Historia Alternativa
Advertisement

La Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) es un partido político peruano proyectado a escala continental, de postura afín a la centroizquierda y a la Tercera Posición.

Su fundador Víctor Raúl Haya de la Torre intentaba formar una red de movimientos sociales y políticos antiimperialistas en América Latina. Sus militantes son llamados "compañeros" debido a la Fraternidad creada por Haya de la Torre, al igual que los peronistas argentinos. El uso de "compañeros" se extendió a todos los miembros de movimientos similares.

Aunque el APRA no logró extenderse a toda América Latina, como era el sueño de Haya, sí pudo integrarse con otras organizaciones progresistas latinoamericanas, como, el Partido Justicialista (o Peronismo) argentino, Acción Democrática de Venezuela, el Partido Liberación Nacional de Costa Rica, el Partido Socialista de Chile, el Partido Aprista de Cuba, el Frente Amplio de Uruguay y el Partido dos Trabalhadores brasileño. 

El partido político latinoamericano es considerado como tal el 7 de mayo de 1924, en un acto en el cual Haya de la Torre, cercano colaborador del político y educador mexicano José Vasconcelos Calderón entrega al presidente de la Federación de Estudiantes de México la bandera Indoamericana y este acto es considerado como la fundación oficial del APRA.

La formulación de sus principios está en un artículo publicado en el número de diciembre de 1926 de la revista inglesa Labour Monthly "What is the A.P.R.A." (en inglés), donde se formulan los 5 puntos del APRA, en la creación de un Frente Único latinoamericano (o indoamericano según Haya de la Torre):

  1. Acción contra el Imperialismo
  2. Por la Unidad Política de América Latina.
  3. Por la nacionalización de tierras e industrias.
  4. Por la internacionalización del Canal de Panamá; y
  5. Por la solidaridad con todos los pueblos y clases oprimidas del mundo.

A fines de 1951, el presidente peruano de facto Odría, presionado por los firmantes del Pacto ABC (Argentina, Brasil y Chile) dictaría la "Ley del Retorno", con la cual cesan las persecuciones políticas a comunistas y apristas, y se planifican elecciones libres para principios de 1952. Incluso se le otorga un salvoconducto a Víctor Raúl Haya de la Torre, líder del APRA. Haya de la Torre ya venía militando fervientemente en pos de la Tercera Posición y la Unión Latinoamericana.

En las elecciones de 1952 obtiene un abrumador triunfo, alcanzando el 62.4% de los votos.

Advertisement