Historia Alternativa
Advertisement
Albert

Albert Einstein en 1952.

Cuando Jaim Weizmann, el primer presidente de Israel y viejo amigo de Einstein, murió en 1952, Abba Eban, embajador israelí en Estados Unidos, le ofreció la presidencia del estado judío, pero Einstein rechazó el ofrecimiento. Pero... y si Einstein hubiera aceptado la oferta del embajador israelí?

Punto de divergencia[]

Originario de una familia judía asimilada, Albert Einstein abogó parcialmente por la causa sionista. Sin embargo, aunque estaba a favor de que Palestina fuese un "hogar" para los judíos, tal y como afirmaba la Declaración Balfour, estaba en contra de la creación de un Estado judío, ya que no coincidía con los sentimientos de Einstein ya que este afirmaba que era "propia de mentes cerradas". Sin embargo, en 1952, Einstein aceptaría la propuesta del embajador isrelí en EE.UU. para ocupar la presidencia de Israel a la muerte de Jaim Weizmann. Una vez que ocupó el cargo de presidente de Israel, estableció una serie de reformas a la constitución de Israel, en el que estableció que Israel pasaría a ser un Estado binacional, donde judíos y palestinos tuvieran los mismos derechos: «Nosotros, esto es, judíos y árabes, debemos unirnos y llegar a una comprensión recíproca en cuanto a las necesidades de los dos pueblos, en lo que atañe a las directivas satisfactorias para una convivencia provechosa». Para ello se le dio un agregado a la llamada "Ley del Retorno", en la que se le permitiría a los palestinos ubicados en otros países árabes regresar a Israel, si así lo desean. En 1953, Einstein dio un discurso memorable frente a millones de israelíes por el quinto aniversario de la independencia de Israel, y que empezaba así: «Hoy les hablo no como ciudadano estadounidense, ni tampoco como judío, sino como ser humano». En 1954, le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz por su política de integración de los palestinos al Estado de Israel.

Línea del tiempo[]

Para mayor información, consulte la línea de tiempo .

Diferencias con NLT[]

  • Debido a los acontecimientos ocurridos en Israel, el fundamentalismo islámico comienza a decaer hasta 1990, cuando tiene una mínima importancia a diferencia de nuestra realidad.
  • La revolución islámica iraní de 1979 nunca sucede, y en la década de 1980, el hijo de Reza Pahlevi hace reformas democráticas convertir al país en una monarquía constitucional.
  • Afganistán sigue siendo un país socialista hasta nuestros días, sobreviviendo incluso a la caída del bloque soviético (tal y como pasó con Cuba, China y Corea del Norte en NLT).
  • Los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001, así como sus consecuencias posteriores (como la guerra contra el terror y la primavera árabe) nunca suceden, por lo que Libia, Siria e Irak se convierten en democracias de tipo occidental al inicio de la década de 2010.
Advertisement