Advertisement

Alzamiento de Gion (Rusia Dekabrista)

El Alzamiento de Gion (en japonés Gion no Hangyaku) fue una rebelión ocurrida en la ciudad japonesa de Kyoto en 1916 contra el Gobierno del Oblast de Japón y la autoridad de la Segunda República Rusa. Promovida fundamentalmente por ultranacionalistas japoneses, apoyados por el servicio secreto británico y chino, el objetivo de esta rebelión era cuestionar el dominio ruso sobre las Islas japonesas y, eventualmente, dar paso a la creación de una nación japonesa independiente.

Киото, главная улица, 1891.jpg
La Calle Principal de Kyoto, según el grabado de un periodista ruso en 1891. En 1916 presentaba aproximadamente el mismo aspecto.

Antecedentes y planificación

El sentimiento nacionalista en Japón, si bien se hallaba ligeramente atenuado por los ya cerca de cincuenta años de dominación rusa, seguía latente en amplios sectores de la sociedad.

Los mas problemáticos en este sentido eran principalmente los descendientes de los antiguos Daimyo, furiosos por haber perdido sus privilegios y serles requisadas sus tierras, que además odiaban intensamente a la Milicia Japonesa, considerada por ellos una "turba de campesinos iletrados, empleados por los bárbaros para someter Nippon".

Así mismo, los fundamentalistas religiosos budistas y shintoistas consideraban como "un ultraje imperdonable" el hecho de que se permitiera misionar a sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Este último sentimiento era compartido por una numerosa capa de la población, pues las enseñanzas tradicionales definían el cristianismo como una forma de contaminación espiritual mas que como una religión merecedora de tal nombre.


El alzamiento

El alzamiento como tal se inició la mañana del 29 de Junio de 1916, con la aparición de pasquines y carteles en las principales calles de Kyoto. Estos carteles, impresos por adictos de la causa nacionalista perfectamente organizados, incluían prácticamente el mismo llamamiento a la insurrección contra el Gobierno ruso y la lucha por la independencia.

Texto de la proclamación original de independencia (traducido del japonés)

"Ciudadanos Japoneses:

El Gobierno Militar del Imperio del Japón, por deseo del pueblo japonés y designio de los Dioses, hace un llamamiento a la población del Imperio del Sol Naciente a la defensa de la independencia de nuestra patria como nación soberana de pleno derecho.

En esta hora de amargura, cuando el resto del mundo se ahoga en su propia sangre, nosotros, el Gobierno Imperial, proclamamos nuestra independencia del yugo del Opresor, la República Federal Rusa. Negamos toda relación con esta entidad que nos oprime, y reafirmamos que desde hoy Japón vuelve a ser independiente y soberano a todos los efectos.

Nuestra patria se halla amenazada, en el exterior y el interior, por enemigos poderosos. El Gobierno Imperial, con el apoyo del pueblo japonés, unidos todos por el mismo destino, derrotará a esos enemigos. Pero se necesita vuestra colaboración. El ejército japonés, el clero japonés, los dioses japoneses y el pueblo japonés estan con nosotros, estamos todos unidos, para hacer frente al Oso Ruso y expulsarlo del Sagrado Suelo de Nippon.

Queda por tanto llamado a empuñar las armas y defender su independencia todo subdito japonés orgulloso de serlo. No desfallezcais. Incluso el menor servicio puede ser un gran paso a la victoria. Rompamos las cadenas que nos oprimen y eliminemos al Opresor y a sus tropas.

Por el Emperador, por la victoria, y por Japón. ¡Victoria o muerte!"

A este alzamiento se unieron varios regimientos de la Milicia Japonesa, la fuerza paramilitar establecida por el Gobierno del Oblast para mantener el orden y apoyar las operaciones militares en la Región del Pacífico.

Japanese soldiers WWI.jpg
Nacionalistas japoneses en la Milicia Japonesa, formados en los alrededores de Kyoto, 1916.
La mayoría de estos, sin embargo, eran unidades compuestas sobre todo por hijos de nobles y personas de honda ideología tradicionalista, que se habían visto influenciados por la ideología nacionalista y clásica, según la cual el Imperio debía ser restaurado. El como era posible que se hubieran concentrado en varias unidades solo podía explicarse por la colaboración activa de oficiales conservadores, los cuales habían organizado los regimientos de modo que pudieran contar con el poder combinado de varias unidades.


Consecuencias posteriores

La desclasificación de documentos de esta época en el enclave de Hong Kong, en manos rusas desde de la Gran Guerra Europea, probó que el Gobernador de la Corona, Sir Francis Henry May , si bien había recibido instrucciones de apoyar con armas y dinero a los nacionalistas, no debía comprometer tropas británicas. Mas aún; telegramas de Winston Churchill, por entonces Primer Lord del Almirantazgo, dejan bien a las claras que la intención británica no era consentir la existencia de un Japón independiente, sino que el plan que Churchill pretendía aplicarle tras la derrota de Rusia era convertirlo en una Colonia de la Corona Británica.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.