FANDOM


Este artículo retoma la idea original del videojuego Hearts of Iron II: Armageddon, donde para la década de los treintas sólo existen diecinueve naciones en el mundo, alineados en tres bloques: el Eje, los Aliados y la liga Comunismo Internacional.

Cabe mencionar que el punto de divergencia original es el fracaso de la Revolución francesa.

El Eje

ARMPRUPrusia

Prusia derrotó a Austria en la guerra de los treinta años, convirtiéndose la principal potencia de Alemania. En seguida comenzó una guerra contra el Imperio Ruso en el año de 1865, consiguiendo el dominio sobre prácticamente toda Polonia. El káiser Guillermo entonces se enfocó hacia el oeste, a las posesiones británicas de Jánover, de habla alemana. No obstante, el bien organizado ejército del emperador Ernesto I derrotó a las tropas prusianas en 1871 y después en 1880. Poco tiempo después, con la revolución británica, el káiser tomó medidas para exterminar a los comunistas que vivían dentro de sus fronteras, que no eran pocos, lo que le valió la enemistad de la República de Suecia. Su hijo, el káiser Guillermo II comenzó el acercamiento al Imperio de Rusia apoyando la resistencia contra la Revolución rusa, que terminó en 1921. Con esto, Rusia se convirtió en su principal aliado ideológico en Europa mientras la República Socialista de Roma y la Federación de Ucrania surgían cerca de sus fronteras.

ARMRUSImperio de Rusia

Tras la guerra civil, el bando ganador rápidamente se hizo de ideas ultranacionalistas. El Imperio de Rusia salió de su estancamiento tecnológico y militar impulsando un modelo económico de control total. Entre sus principales objetivos estaban recuperar los territorios perdidos durante la revolución. El rey Kiril Romanov, coronado Carlos I de Rusia, se hizo rodear de políticos de extrema derecha.

ARMMEXImperio Confederado

Las hostilidades entre los Estados Unidos de Norte América y la pequeña nación independiente de la Confederación del Sur resultaron en un duradero embargo comercial. No obstante, los sureños contaban con un gran aliado cerca de sus fronteras: el Imperio Mexicano, que formaba el bastión ultraconservador contra el liberalismo que los borbones representaban. El temor del rápido crecimiento industrial de sus vecinos del norte provocó que los estados del sur decidieran adherirse al Imperio Mexicano como territorios con autonomía especial. En busca de mayores fuentes de materias primas, los confederados invadieron con su poderosa marina las islas ricas del Caribe, que se encontraban demasiado desabastecidas de la metrópoli. Mientras tanto, el Imperio Confederado unía su corona con la del Reino de la Nueva Granada. Rápidamente el Imperio se convirtió en un país con una exuberante cantidad de recursos y un ejército autosuficiente, que acabó rápidamente con cuanta insurrección se enfrentó.

ARMTAIImperio de Indochina

El caos provocado por las guerras borbónicas en Europa fue una gran oportunidad para el Reino de Tailandia de recuperar sus antiguas posesiones en Indochina. Además, fue prestó a atacar las colonias inglesas cercanas en Burma y Malasia, incorporándolas a su imperio. El carácter del nuevo estado era militarista y expansionista, aunque las potencias vecinas de Japón y Australasia frenaron por el momento sus intenciones de expanderse por el resto de Indonesia.

ARMTURImperio Otomano

El enfermo de Europa perdía rápidamente sus posesiones en Europa, África y Asia frente a las nuevas potencias emergentes. Sin embargo, a principios del siglo XX el Imperio atravesó una serie de reformas que trajeron consigo la creación de una fuerte industria y una amplia red de infraestructuras. La nueva capital de Ankara se llenó rápidamente de intelectuales que buscaban la forma de traer de regreso al esplendoroso Imperio que se expandía infranqueable desde Asia hasta África y Europa.

ARMINDRepública India

Tras la constante explotación de la corona británica de los recursos de la India, intelectuales comenzaban a aparecer a la vez que las insurrecciones duraban más y eran más difíciles de apaciguar. El sultanato británico de la India fue el lugar en que la corona se trasladó tras la pérdida de Gran Bretaña a manos de los revolucionarios, aunque hacia 1910 una fuerte y organizada rebelión comenzó a expandirse por los rincones de la India. El líder, Subhas Chandra Bose, era un hombre que buscaba acabar con siglos de dominación europea y finalmente unir a los pueblos hindúes bajo una sola bandera. Con el apoyo de Indochina, Chandra Bose instauró una república de carácter nacionalista hindú, además deseoso de tener una influencia sobre sus vecinos en Irán, Afghanistán y el Tíbet, aunque pronto conoció a quienes lo impidieron: la República Democrática de Persia y la República China. India logró anexar el reino de Afghanistán hacia 1921, para cólera de Persia, que lo veía como una de sus auténticas provincias.

Los Aliados

ARMUSNEstados Unidos de Norte América

Hacia 1860, la política expansionista de los Estados Unidos miró hacia Canadá, territorio que comenzaba a resentir el control de la autoritaria monarquía de Ernesto I. El presidente Abraham Lincoln inició una guerra para arrebatar Canadá a los británicos, con gran apoyo de los colonos canadienses. Sin embargo, en medio del conflicto, los Estados del sur se independizaron con facilidad. Posteriormente vendrían pérdidas territoriales en manos de la armada japonesa. Hacia el siglo XX, Estados Unidos se convirtió en el centro del liberalismo occidental, mientras su industria florecía, a la par que sus enemigos.

ARMFRAImperio Franco-español (Imperio Borbónico)

Tras el fracaso de la Revolución francesa, los borbones unieron las coronas de España, Francia y Portugal, obteniendo el imperio colonial más grande del mundo, mientras se convertían en rival del Imperio Británico. Éste y otros países europeos que veían con recelo el vasto control del imperio franco-español financiaron una serie de revueltas locales en varias partes tanto de la península ibérica como de la misma Francia. Mientras tanto, el vacío de poder en sus colonias fue aprovechado por países vecinos y movimientos independentistas, que despojaron al imperio de casi todas sus colonias. Las restantes fueron el Sahara Occidental, Argelia, y una pequeña franja del África subsahariana. A principios del siglo XX, las revueltas cesaron cuando el imperio se convirtió en una monarquía constitucional, logrando la unificación popular para iniciar una recuperación económica e industrial.

ARMSWEReino de Suecia

En la Guerra del Norte contra Rusia, el Reino de Suecia, con el apoyo del Imperio borbónico, obtuvo posesión de los países bálticos y la península de Kola. La revolución británica trajo consecuencias en Noruega, que formaba parte del Imperio británico. Suecia aprovechó para arrebatar el territorio al decadente imperio, pero a costa de contagiarse de la revolución. El Reino de Suecia atravesó una especie de guerra civil con el escenario político como frente de batalla en la que finalmente triunfó una facción moderada, encabezada por el liberal Maurik Thorvaldson, convertido en primer ministro en 1908. Thorvaldson inició una serie de reformas sociales que convirtieron a Suecia en un estado avanzado en materia de educación, seguridad y bienestar público, aunque la Unión de Soviets Europeos, que apoyaba a la facción radical, enfrió las relaciones con Suecia. Lo mismo el Imperio Ruso, que reclamaba la entrega de San Petersburgo de vuelta a Rusia, y el Reino de Prusia que exigía la entrega de Lituania como parte de sus posesiones en Polonia.

ARMUKRFederación Ucraniana (Estado cosaco de Ucrania)

Si bien la revolución rusa fue un fracaso, la pequeña oligarquía cosaca en Ucrania, aliada con un amplio frente de revolucionarios, dirigidos por el nacionalista ucraniano Mijaílo Jruchevsky logró crear un estado cosaco con capital en Kiev. Pronto obtuvo el apoyo de Suecia, por lo que pudo mantener su independencia. Obtuvo Moldavia del Imperio Otomano tras aliarse con el Reino de Piamonte y el Imperio franco-español. Sin embargo, tras la revuelta en las posesiones balcánicas de Piamonte, Ucrania decidió apoyar a su aliado invadiendo los territorios en manos de los insurgentes en Rumania. Muchos ideólogos de izquierda abandonaron a Jruchevsky y su cámara, mientras éstos se volvían hacia una democracia liberal.

ARMRCHRepública China

Tras la misteriosa muerte de Mao Tse-tung en 1923, el líder del Partido Comunista Chino, Teng Hsiao-phing inició el cese de las hostilidades contra el Partido Nacionalista de Chiang Kai-shek. Hacia 1925, el ejército nacional revolucionario había tomado el control de las regiones autónomas a lo largo de las provincias en China, excepto en la Manchuria japonesa. La democracia se restauró y comenzó una etapa de colaboración entre comunistas y nacionalistas que produjeron una democracia liberal. China se convirtió en una potencia finalmente fuera de las influencias extranjeras, aunque con muchos enemigos cercanos.

ARMAUSAustralasia

La lejana Australia declaró rápidamente su independencia del Imperio británico a poco de iniciar la revolución británica. Rápidamente obtuvo el control de gran parte de las islas del Pacífico, fijando una esfera de influencia con Japón. Las guerras repetidas en varias partes de Asia atrajeron muchos inmigrantes a la pacífica Australasia, que siguió un modelo democrático y comenzó a industrializar el país.

Liga Comunismo Internacional

ARMGBAUnión de Soviets Europeos

La población de las islas británicas y sus posesiones en Europa estaban cansadas de tantas guerras y del autoritarismo de la corona, en manos de Ernesto I. Esto provocó una serie de revueltas que derivaron en una revolución en 1909. Hacia 1912, el poder de Londres quedó en manos del comunista radical Harry Pollitt. Mientras tanto, los Países Bajos quedaron bajo un régimen socialista encabezado por Paul de Groot. Ambos líderes juzgaron muy conveniente una unión, surgiendo la Unión de Soviets Europeos, que formaron un ejército para anexar el resto de las posesiones británicas: Dinamarca, Jánover y Noruega, aunque ésta última cayó en manos de Suecia, aunque tomaron control de Islandia y Groenlandia, así como de las Islas Bermudas.

ARMITARepública Socialista de Roma

El Reino de Piamonte durante el s XIX se convirtió en el dominante de la política italiana, convirtiendo a los otros estados en sus vasallos. Hacia el s. XX, controlaba también Suiza y el resto del Reino de Austria. Junto con los borbones y los cosacos, arrebató Yugoslavia a los otomanos. Sin embargo, la política que le valió el control de sus dominios sufrió un cambio radical cuando sus pertenencias en la península de los balcanes cayeron en manos de revolucionarios comunistas, encabezados por el croata-esloveno Josip Broz. A su vez, líderes sindicales en Italia, entre los que destacaba Luigi Longo, vieron la oportunidad de continuar la revolución en la península italiana. A pesar de perder posesiones en Saboya y Rumania, un nuevo estado pudo nacer de los esfuerzos de los revolucionarios, caracterizado por su marcado bolchevismo: la República Socialista de Roma.

ARMJPNRepública Popular de Japón

Tras sus exitosas campañas en Rusia y China, los japoneses miraron hacia el Pacífico. Ocuparon Filipinas, Borneo, Célebes y la mayoría de las islas polinesias, incluyendo Hawái. Se convirtió rápidamente en una potencia tanto económica como militar, bajo el mandato del emperador Hirohito. Hacia 1928, no obstante, los intelectuales de Tokio junto con guerrilleros revolucionarios, ejecutan un atentado contra el palacio imperial y derrocan al emperador, instaurando una república de corte marxista en el antiguo imperio. Sin embargo, no dejan de lado las tradiciones japonesas del honor, ni dejan atrás el militarismo y el deseo de expansionismo por Asia y el Pacífico.

ARMAFRRepública Popular Africana

Ernesto I había dirigido campañas contra las posesiones franco-españolas en África, logrando finalmente obtener el control de la mayor parte de el continente. Posteriormente, los terratenientes ingleses decidieron aliarse tras la revolución británica para mantener sus privilegios. Así nacieron una serie de estados que convergirían en una federación. No obstante, no pudieron evitar que las ideas progresistas de Europa llegaran, trayendo consigo una gran cantidad de movimientos liberacionistas contra el pueblo africano, que finalmente tomaba consciencia de su condición de opresión. Con el apoyo de algunos terratenientes y la derrocada monarquía etíope, formaron un ejército y expulsaron a sus antiguos gobernantes.

ARMLIBUnión de los Libertadores de América (República de Sudamérica)

Tras las guerras de sucesión en Europa, los virreinatos de Sudamérica comenzaron a independizarse a lo largo del s. XIX. No obstante, los borbones aún poseían control del norte de Brasil, Guyana y el virreinato de Lima. Hacia 1900 los borbones aprovecharon las disputas territoriales entre las ex-colonias para reconquistar el continente. Ante la situación, movimientos revolucionarios aparecieron para derrocar a sus corruptos dirigentes y reorganizar la resistencia contra los europeos. En 1916 tuvo lugar la toma de Lima, al mismo tiempo que los líderes revolucionarios establecían un gobierno de tipo socialista en las antiguas colonias.

ARMPERRepública Democrática de Persia

El reino de Irán obtuvo el control de grandes extensiones territoriales en Asia central tras la capitulación de Rusia durante la revolución. Se formó un gobierno nacionalista y tradicionalista, que quería ver el esplendor perdido de la cultura persa. No obstante, el gobierno se enfrascó en una guerra contra los otomanos y los indios en donde terminarían derrotados. Entre las pérdidas de la guerra y el colapso de la economía, el ambiente de hostilidad política creció hasta que grupos de guerrilleros tribales aparecieron por todo el país. Ante la incompetencia de los nacionalistas, un líder socialista con ideas de la revolución del norte apareció: Reza Pahlaví, quien recuperó el control de las posesiones persas bajo su mandato e inició reformas políticas de tipo progresista, buscando modernizar a su país sumido en caos tras tantos años de guerra.

ARMTUVRepública de Tannu Tuva

Este pequeño país apareció tras la revolución rusa, heredera de su política comunista. Aislado en las montañas, se encontraba enclavado entre enemigos políticos y muy lejos de países con ideologías similares.

Guerra Mundial

Arm

Situación territorial en 1936.

Guerra de América del Norte

La frontera entre el imperio confederado y los Estados Unidos nunca fue muy un tema claro. Diversas reclamaciones existían. Por un lado, los EEUU desde 1904 reclamaban el control de Nuevo México, ya que aquellas tierras no formaban parte oficial de los estados confederados en 1865. Mientras tanto, la Confederación reclamaba parte de los estados de Misuri y Kentucky, que incluían la ciudad de Nueva Madrid y los territorios de Jackson. Posteriormente, los reclamos abarcaron hasta el paralelo 42°, exigiendo la entrega de la bahía de Norfolk. Los Estados Unidos se negaron rotundamente. No obstante, en 1931 la Confederación descubrió que los Estados Unidos trabajaba en una mina que se adentraba ilegalmente en territorio confederado. Los Estados Unidos no reconocieron este hecho. El 3 de abril de 1936, la Confederación lanzó una amenaza dando un ultimátum a Estados Unidos para desmilitarizar toda la zona al sur del paralelo 42° y al este del meridiano 109°. Ante la negación de la unión americana, la Confederación declaró unilateralmente la guerra el 28 de abril.

Los confederados no tardaron en avanzar por el este hasta Washington, capturada en una semana. Tras esto, la organización del ejército bajó, impidiéndoles realizar acciones coordinadas. Las tropas confederadas avanzaban sin problemas más allá del paralelo 42°, llegando a Charleston el 8 de mayo. San Diego cayó el 19 de mayo. En el centro existía una mayor resistencia, y los estadounidenses capturaron Albuquerque el 2 de junio, para perderlo tres semanas después. La Confederación realizó un gran esfuero a finales de la guerra, aunque aprovechó las industrias en los territorios conquistados que no fueron desmanteladas. Hacia agosto, los Estados Unidos admitían entre ellos la derrota, mientras Nueva York caía. Lo mismo Chicago el 23 de agosto, y Boston el 6 de septiembre. 

Las tropas armadas, al mando del general Douglas McArthur se rindieron tras un desembarco confederado en Seattle el 7 de noviembre de 1936. No obstante, el gobierno jamás lo hizo. Franklin Roosevelt se exilió en Francia.

Poco tiempo después, los confederados declararon libres los territorios de Canadá. Unos días después, se creaba asimismo la República Reorganizada de Estados Unidos, bajo el gobierno revolucionario de Fritz Kuhn. Ese mismo año, los Confederados crearían una alianza con el Reino de Prusia.

Guerra del Mar del Norte

El 2 de diciembre, Prusia declaró la guerra a los Soviets Europeos. Con una guerra relámpago invadió las posesiones continentales de los soviéticos. Hacia febrero, sólo quedaban algunos puertos en Dinamarca. La USE buscaba desesperadamente un final a la guerra, que Prusia rehusaba categóricamente. Poco después, Prusia aceptó una tregua, que fue rota tras el desembarco de tropas confederadas en Europa. Prusia invadió en pocas semanas Irlanda. El Imperio confederado realizaba en marzo y abril múltiples desembarcos en Gran Bretaña, donde se encontraron con gran resistencia. No obstante, el destino fue sellado en la crucial batalla de Birmingham, que acabaría después de varias operaciones el 1° de mayo con una vitoria confederada. Tras tomar Londres con el camino despejado, los líderes soviéticos huyeron y se restauró la monarquía británica, con Eduardo IV como rey.

Segunda guerra borbónica

Se fundó una alianza conocida como el Pacto de München, entre el Imperio confederado, Prusia y el imperio de Rusia. Al poco tiempo, Prusia invadió Alsacia-Lorena, territorio desde hacía mucho reclamado, dando inicio a la guerra contra el Imperio borbónico. Al principio la guerra dio trinfos rápidos al Pacto, ya que los prusianos capturaron varias ciudades del norte y este de Francia. París fue tomada el 3 de julio de 1937, aunque pocos días después fue reconquistada por lo borbónicos. La Ucrania cosaca firmó un pacto con el Imperio y obtuvo pequeños triunfos en las estepas rusas. Mientras la guerra se estancaba en el centro de Francia, en Portugal, los confederados realizaron un nuevo desembarco, encontrándose con relativamente poca resistencia, por lo que fueron avanzando hasta Madrid, tomada fácilmente en agosto. Los rusos realizaron un desembarco exitoso en Brest, aunque no pudieron avanzar debido al organizado ejército borbónico liderado por Philippe Pétain. A pasos lentos por el relieve, los confederados llegaron a Barcelona el 13 de octubre, realizando al poco tiempo la liberación de Portugal y España, con gobiernos afines a las ideas del Pacto. Poco tiempo después, los prusianos y rusos consiguieron una cadena de victorias en el sur y oeste de Francia, mientras los confederados desembarcaban en Argel y Rabat. El imperio se rindió ante los prusianos en noviembre, siendo anexada Francia, Dinamarca, los países bajos, Jánover y el Sahara como posesiones del Reino de Prusia.

Mientras tanto, los cosacos ganaban batallas en Siberia frente al desorganizado ejército ruso, y ahora abrían un frente en la Checoslovaquia prusiana. Fue difícil para el ejército prusiano reconquistar estas zonas durante el invierno, y tras un largo avance por las llanuras, frente a un bien organizado y numeroso ejército cosaco. Para los rusos las cosas no estaban mejor, ya que para diciembre los enemigos se encontraban a escasos kilómetros de Moscú y fue necesario trasladar la capital. Hacia finales de enero de 1938, los cosacos habían logrado dividir Rusia por los montes urales. La Federación cosaca animó a Suecia a unirse a la guerra, lo que resultó en una invasión desde Dinamarca por parte del ejército confederado, y poco después las tropas en Inglaterra desembarcarían en la costa noruega. Suecia se encontraba en una peligrosa posición, y eso sumado a que sus tropas no podían avanzar de Vladivostok, al este, y Vilna al sur, ante la efectiva defensa de sus homólogos rusos y prusianos. En marzo, los confederados ya tenían bajo su poder el sur de la península escadinava y el sur de Finlandia. La paz se pactó entre ambos bandos el 9 de abril. Suecia sería dividida por las repúblicas de Noruega y Finlandia, mientras se convertía en un protectorado confederado. 

Mientras tanto, los prusianos finalmente alcanzaban el Mar Negro, mientras conseguían importantes victorias en el centro de Ucrania. El 30 de abril tras tomar Dnipropetrovsk, capital cosaca, se pactó finalmente la paz, entregando a Rusia la mayoría de sus territorios ocupados y entregando a Prusia varios territorios al oeste. No obstante, apenas Rusia reorganizó su ejército inculmplió el tratado y en menos de un mes la Federación se disolvía, siendo anexada por Rusia.

Guerra del Pacífico

Desde 1938, la imagen de los países del Pacto se vio severamente afectada. Las relaciones con los países liberales y socialistas se vieron enfriadas gravemente. No obstante, eso no impidió a los países continuar con el crecimiento de sus industrias militares.

En febrero de 1940, Australasia acusó al Imperio Confederado de intentar financiar un golpe de estado en sus fronteras. Los confederados negaron rotundamente. Australasia continuó con esta campaña de difamación, mientras el Imperio de Rusia exigía a China la entrega de la provincia de Mongolia. El 31 de marzo, el Pacto declararía la guerra a China, con Australasia como aliada, los últimos dos países liberales del mundo.

El 17 de abril, en Shanghai, tuvo lugar un gran desembarco del Pacto, desde la base naval de Nikolaievsk del Amur. En él participaron más de 50,000 hombres de distintas nacionalidades. Su objetivo principal fue tomar toda la zona llana del norte de China. Unas semanas después, Prusia ejecutaría su propio desembarco en la isla de Hainan, mientras las tropas imperiales rusas avanzaban sobre Xinjiang. Desde Mongolia, el ejército chino, dirigido por Zhou Enlai obtenía algunas ventajas contra las posiciones rusas del lejano oriente.

Al poco tiempo, con el apoyo del líder nacionalista Wang Jingwei, se creó una república china paralela, con capital en Nankín, mientras el ejército de Jiang Jieshi se refugiaba en Yan'an. Con un segundo desembarco en Quzhou, escuadrones montañeses obtenían rápidas ventajas en el sur de China, y se reencontraron con las provincias ocupadas hacia junio. En julio, las tropas ya habían tomado Pekín y el paso sur hacia las montañas de Tian Shan. Lhasa fue capturada en agosto, tras un desembarco aéreo. La república de china capituló el 30 de agosto de 1940.

Mientras tanto, Indochina se había unido al Pacto y tomó la isla de Timor. Poco tiempo después un nuevo desembarco del Pacto tomaba lugar en Sorong, en la isla de Papúa. Hacia octubre, la isla mayor parte de la isla estaba en manos de los confederados, y numerosas naves tomaron su base allí. Los Estados Unidos tomaron Wellingotn en noviembre. Mientras los confederados intentaban acabar con las bases navales en las islas de Polinesia, los australasianos intentaron un contrataque en las selvas papuanas, avanzando algunos kilómetros hacia el oeste, aunque posteriormente tropas prusianas e indochinas acabaron con los últimos bastiones de resistencia al tomar Port Moresby.

En enero de 1941 comenzó una operación coordinada para capturar la isla de Australia. Por el oeste, los indochinos desembarcaron unos kilómetros al norte de Perth. Al este, los confederados cerca de la ciudad de Newcastle y al norte los españoles en los bosques septentrionales de Australia. Éstos últimos quedarían detenidos por falta de suministros. La guerra de pinza se prolongaría durante enero, febrero y parte de marzo, cuando los últimos ejércitos fueron derrotados mientras la marina confederada tomaba las islas de Truk, Samoa y Guadal

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.