Historia Alternativa
Advertisement
{{{nombre}}}
Inicio:

{{{inicio}}}

Fin:

{{{fin}}}

Lugar:

{{{lugar}}}

Causas:

{{{causas}}}

Resultado:

{{{resultado}}}

Combatientes

{{{lado1}}}

{{{lado2}}}

Comandantes

{{{comandantes1}}}

{{{comandantes2}}}

Fuerzas

{{{lado1fuerzas}}}

{{{lado2fuerzas}}}

Bajas

{{{lado1bajas}}}

{{{lado2bajas}}}

La batalla de Gran Bretaña, conocida en clave como Operación Sturm, fue una operación militar llevada a cabo por el Reich Alemán para invadir y ocupar Gran Bretaña, en el marco de los últimos momentos de la Segunda Guerra Mundial y la cual puso fin a la guerra en la Europa Occidental. La operación se inició el 12 de noviembre de 1944, con el desembarco de las tropas alemanas en el sur de Inglaterra, un conjunto de operaciones aeronavales que recibió el nombre en clave de Operación León Marino y que involucró a más de 1.000 barcos de todo tipo. A este desembarco le precedió un asalto aerotransportado de tres divisiones aerotransportadas para asegurar previamente los lugares del desembarco y objetivos importantes del interior. El día 12 de noviembre, cien mil soldados alemanes junto a carros de combate y otros vehículos embarcados cruzaron el Canal de la Mancha de Francia a Gran Bretaña y hacia finales de diciembre, las tropas alemanas en suelo británico eran más de 400.000.

La decisión de emprender de nuevo los preparativos para una invasión de Gran Bretaña en 1944 se tomó el 10 de junio del mismo año en una conferencia celebrada el cuartel general de Hitler para el Oeste, el Wolfsschlucht, con motivo de la decisiva victoria alemana en Normandía al repeler la invasión aliada. El mariscal de campo alemán Erwin Rommel, comandante en jefe del Grupo de Ejércitos B y artífice de la victoria en África y Normandía, fue el que propuso la idea y el encargado de prepararla en colaboración con Gerd von Rundstedt, comandante en jefe del Ejército Occidental. Los lugares elegidos para el desembarco fueron los mismos que los elegidos en el desarrollo de la cancelada Operación León Marino de 1940, las playas y puertos de los condados de Sussex, Kent y Dorset.

En los meses previos a la invasión, los alemanes llevaron a cabo una operación de engaño y distracción militar, la operación Scheinbild, usando desinformación tanto electrónica como visual. El SHAEF aliado había encargado al reputado general británico Bernard Montgomery, comandante del 21.er Grupo de Ejércitos, la defensa de las playas orientales de Inglaterra.

Los alemanes alcanzaron los objetivos previstos para el primer día de la invasión, formando una firme cabeza de playa que expandieron en los días sucesivos con el apoyo de la Luftwaffe, que pudo dar un apoyo constante gracias a la toma inmediata de aeródromos en suelo inglés.

Advertisement