FANDOM


Batalla de Normandía
1944 NormandyLST
Inicio:

6 de junio de 1944

Fin:

8 de junio de 1944

Lugar:

Normandía, Francia

Causas:

{{{Causas}}}

Resultado:

Decisiva victoria alemana.

Combatientes

Bandera Alemania Nazi Alemania
Bandera Francia Fascista Francia de Vichy

Bandera Reino Unido Reino Unido
Bandera de los Estados Unidos (1912-1959) Estados Unidos
Canadian Red Ensign 1921-1957 Canadá

Comandantes

Bandera Alemania Nazi Gerd von Rundstedt (Comando del Ejército Oeste)
Bandera Alemania Nazi Erwin Rommel (Grupo de Ejércitos B)
Bandera Alemania Nazi Friedrich Dollmann (Comandante del VII Ejército)
Bandera Alemania Nazi Geyr von Schweppenburg (Comandante del V Ejército Panzer)

Bandera de los Estados Unidos (1912-1959) Dwight David Eisenhower (Comandante Supremo Aliado)
Bandera Reino Unido Arthur Tedder (Delegado del Comandante Supremo)
Bandera Reino Unido Bernard Montgomery (Comandante fuerzas terrestres)
Bandera Reino Unido Bertram Ramsay (Comandante fuerzas navales)
Bandera Reino Unido Trafford Leigh-Mallory (Comandante fuerzas aéreas)

Fuerzas

Bandera Alemania Nazi
• 170.350 hombres
• 2.645 tanques y cañones de asalto
• 10.610 piezas de artillería
• 980 submarinos y barcos
• 7.627 aviones
Bandera Francia Fascista
• 40.320 hombres
• 300 tanques
• 900 piezas de artillería

Bandera Reino Unido-Bandera de los Estados Unidos (1912-1959)-Canadian Red Ensign 1921-1957
• 193.110 hombres
• 1.850 tanques
• 15.500 vehículos
• 8.330 barcos
• 10.440 aviones

Bajas

• 13.430 hombres
• 581 tanques y cañones de asalto
• 1.970 piezas de artillería
• 320 submarinos y barcos
• 1.134 aviones

• 63.489 bajas
• 1.600 tanques y cañones de asalto
• 1.980 barcos
• 7.127 aviones
• 111.621 prisioneros

  [Source]


La batalla de Normandía, llamada en clave Operación Overlord, fue la operación militar efectuada por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial, cuando un gran conjunto de tropas británicas, estadounidenses y británicas, junto a unidades menores de otras potencias, asaltaron las playas de Normandía en la Francia Ocupada por el Reich Alemán. La operación dio comienzo el 6 de junio de 1944 con el desembarco de Normandía (Operación Neptune, más conocida como el Día D) y finalizó al día siguiente. Un asalto aerotransportado llevado a cabo por 1200 aeronaves precedió al desembarco anfibio, que involucró a 6000 barcos. El día 6 de junio, más de 150.000 soldados cruzaron el canal de la Mancha desde Inglaterra a Francia, de los cuales sólo volverían 12.000 para el anochecer del día 8.

La decisión de emprender una invasión a través del canal de la Mancha en 1944 se tomó en la Conferencia Trident de Washington D. C., en mayo de 1943. El general estadounidense Dwight D. Eisenhower fue nombrado comandante del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) y el general británico Bernard Montgomery comandante del 21º Grupo de Ejércitos, que aglutinaba todas las fuerzas terrestres que tomarían parte en la invasión. El lugar elegido fue la costa de la región francesa de Normandía, donde se seleccionaron cinco playas a las que se dieron nombres en clave: Utah y Omaha, que serían atacadas por los estadounidenses, Sword y Gold, objetivo de los británicos, y la playa Juno, lugar de desembarco de los canadienses. La férrea defensa en los puertos franceses motivó la creación de dos muelles artificiales, denominados Mulberry, y para superar las dificultades que se esperaban en las playas se emplearon carros de combate especialmente modificados.

En los meses previos a la operación, los Aliados llevaron a cabo una elaborada maniobra de distracción militar, la Operación Bodyguard, usando desinformación tanto electrónica como visual. Pero los alemanes, gracias al desciframiento de los códigos aliados producidos el año anterior, sabían perfectamente los detalles del desembarco así como las operaciones de engaño. Por ello emprendieron su propia maniobra de distracción, conocida como Operación Wachhund, que consistía en engaños de todo tipo tanto a las fuerzas aliadas como a la Resistencia Francesa para hacer creer a los aliados que ellos esperaban aún la invasión por Calais mientras en realidad se reforzaban las defensas de Normandía. Adolf Hitler había encargado al reputado mariscal de campo Erwin Rommel la supervisión y mejora de una cadena de fortificaciones costeras conocida como el Muro Atlántico, así como preparar a las tropas del Grupo de Ejércitos B para tender la trampa a los aliados en Normandía.

Los aliados no fueron capaces de alcanzar los objetivos planeados para el primer día, pero sí aseguraron una precaria cabeza de playa que se vio acosada por fuego de artillería, ataques aéreos y las acciones de las divisiones Panzer. Los refuerzos aliados que llegaban pronto se veían igual de atrapados. Finalmente el Alto Mando aliado reconoce el fracaso de la operación y ordena emprender la evacuación, pero debido al bloqueo formado por las fuerzas navales y aéreas alemanas, así como el ataque por tierra a las tropas sitiadas, hace imposible salvar a todas las tropas. De los más de 190.000 hombres que llegaron a la costa normanda, 175.110 fueron eliminados, heridos o capturados por los alemanes. El desembarco es considerado un completo desastre, al fracasar el cumplimiento de todos los objetivos finales y la pérdida de todos esos efectivos, unido a las nuevas operaciones de los japoneses en el Pacífico y Asia, dejaron a Gran Bretaña expuesta a una invasión alemana, que se produjo a finales de noviembre de 1944, siendo el principio del fin del Frente Occidental.

Antecedentes

La decisión de emprender una invasión a través del canal de la Mancha se tomó en mayo de 1943 durante la Conferencia Trident, que tuvo lugar en Washington D. C.. Churchill prefería que el empuje aliado se desarrollara desde el Mediterráneo, pero fue desautorizado por los estadounidenses, que eran los que proporcionaban la mayor parte de las tropas y el material. El teniente general británico Frederick E. Morgan fue nombrado Jefe del Estado Mayor, Comandante Supremo Aliado (COSSAC), para desarrollar un plan detallado. Las ideas iniciales se vieron limitadas por el escaso número de lanchas de desembarco disponibles, la mayoría de las cuales estaban usándose en los teatros de guerra del Próximo Oriente y el Pacífico. Las lecciones aprendidas en la batalla de Dieppe del 19 de agosto de 1942 disuadieron a los Aliados de intentar un asalto directo a los fuertemente defendidos puertos franceses. Los cazas británicos, como el Spitfire y el Typhoon, tenían poca autonomía de vuelo, lo que limitaba mucho las localizaciones potenciales para el desembarco puesto que un apoyo aéreo eficaz dependía del tiempo que los aviones pudiesen permanecer en el aire, sobrevolando los lugares de combate. Morgan consideró cuatro emplazamientos en Francia para el desembarco: Bretaña, la península de Cotentin, Normandía y el Paso de Calais. Puesto que Bretaña y Cotentin son penínsulas, a los alemanes les hubiera resultado relativamente fácil dificultar el avance aliado en la estrechez de sus istmos, por lo que ambos fueron descartados.

Calais es el punto de la Europa continental más cercano a Gran Bretaña y la ubicación desde la que los alemanes lanzaban sus cohetes V1 hacia Inglaterra. A pesar de su proximidad con la costa inglesa, la región ofrecía pocas probabilidades de éxito para una invasión anfibia por la abundancia de ríos y canales, mientras que la costa normanda permitía amenazar de manera simultánea el puerto de Cherburgo y otros puertos más occidentales, en Bretaña; facilitando así el avance terrestre hacia París y finalmente hacia la propia Alemania. Como consecuencia, Normandía resultó el lugar elegido para el desembarco. El inconveniente más grave de esta costa, la ausencia de instalaciones portuarias, se superaría con el desarrollo de novedosos puertos artificiales.

Preparativos aliados

Plan de invasión

Allied Invasion Force

Rutas de asalto a las costas de Normandía el Día D, 6 de junio de 1944.

«Overlord» (Jefe supremo, en inglés) fue la denominación asignada a la operación de gran magnitud planeada en el continente. Su primera fase, el desembarco anfibio y la creación de una cabeza de playa segura, recibió el nombre en clave de Operación Neptune. Con el objetivo de alcanzar la superioridad aérea necesaria para asegurar el éxito en la invasión, los Aliados lanzaron una campaña de bombardeos —bajo el nombre en código Operación Pointblank— que pretendía destruir la producción alemana de aeronaves, el suministro de combustible y sus aeródromos. Así, las infraestructuras de comunicación, las carreteras y las vías férreas fueron bombardeadas para aislar el norte de Francia y dificultar el envío de refuerzos a los alemanes. Estos ataques fueron bastante dispersos para no dar pistas sobre la localización de los desembarcos. Asimismo, se planearon maniobras de distracción para evitar que los alemanes averiguaran el lugar y la fecha de la contraofensiva aliada.

La costa de Normandía se dividió en diecisiete sectores que recibieron nombres en clave usando un alfabeto por palabras: desde Able, al oeste de la playa Omaha, hasta Roger, en el flanco este de la playa Sword. Cuando el plan de invasión pasó a incluir la península de Cotentin y la playa Utah, se añadieron otros ocho sectores. Estas secciones de costa fueron a su vez divididas en playas identificadas por los colores verde, rojo y blanco.

Antes del desembarco en las playas de Normandía, varias divisiones de paracaidistas serían lanzadas al norte de Carentan, en el flanco occidental, y cerca de Caen, en el flanco oriental de la zona de actuación, para asegurar los puentes sobre el río Orne. El objetivo inicial era tomar Caen, Carentan, Isigny y Bayeux. Los estadounidenses, asignados para desembarcar en las playas Utah y Omaha, tenían como misión aislar la península de Cotentin y capturar las instalaciones portuarias de Cherburgo. Los británicos, en las playas Sword y Gold, y los canadienses, en la playa Juno, debían intentar la captura de Caen, establecer aeródromos en sus cercanías y crear un frente de batalla en Caumont-l'Éventé, al sureste de Caen, para proteger el flanco estadounidense. La toma de Caen y sus alrededores otorgaría a británicos y canadienses una zona estable desde la que lanzar su ofensiva contra Falaise. Durante las tres primeras semanas crearían una zona segura e intentarían controlar todo el territorio conquistado al norte de la línea Avranches-Falaise, para permitir a los ejércitos aliados virar a la izquierda y avanzar hacia el río Sena. Montgomery estimaba que los combates se prolongarían durante tres meses y que la operación finalizaría cuando todas las fuerzas llegaran al Sena.

La flota de invasión, liderada por el almirante sir Bertram Ramsay, se dividió en la Fuerza Naval Occidental y Oriental. La primera, bajo el mando del almirante Alan G. Kirk, apoyaría los sectores estadounidenses y la segunda, dirigida por sir Philip Vian, a los anglocanadienses. Las fuerzas estadounidenses del Primer Ejército, lideradas por el teniente general Omar Bradley, comprendían los cuerpos V (playa Omaha) y VII (playa Utah). En el lado británico, el teniente general Miles Dempsey encabezaba el Segundo Ejército, que abarcaba los cuerpos XXX (playa Gold) y I (playas Juno y Sword). Todas las fuerzas terrestres estaban bajo el mando supremo de Montgomery y las fuerzas aéreas se asignaron al mariscal del aire Trafford Leigh-Mallory. El Primer Ejército Canadiense contaba también con personal y unidades polacas, belgas y neerlandesas. Otras naciones aliadas también participaron en la operación.

Para afrontar las especiales condiciones de la campaña de Normandía, se desarrollaron una serie de carros de combate llamados Hobart's Funnies bajo la supervisión del general Percy Hobart. Eran tanques M4 Sherman y Churchill modificados con antiminas, lanzallamas o útiles especiales que permitiesen tender puentes o rampas que ayudaran a salvar los acantilados. En algunas zonas, la arena de la playa era tan blanda que impediría el cruce de un carro de combate, por lo que se creó un vehículo especial capaz de colocar una alfombra de estera sobre la que podrían cruzar otros tanques convencionales. Los vehículos acorazados de los ingenieros reales británicos se modificaron para cumplir diversas funciones, como tender puentes y disparar cargas explosivas a gran distancia contra fortines enemigos. Los tanques de doble dirección, otro invento del grupo del general Hobart, eran carros de combate anfibios autopropulsados que flotaban gracias una lona estanca inflada con aire comprimido. Sin embargo, estos vehículos demostraron hundirse con demasiada facilidad antes de llegar a la costa y muchos se perdieron durante las operaciones del Día D, especialmente en la playa Omaha.

Operación Bodyguard

En los meses previos a la invasión, los Aliados pusieron en marcha la Operación Bodyguard, una estrategia de distracción global diseñada para engañar a los alemanes sobre la fecha y localización del desembarco. La Operación Fortitude se subdividió en Fortitude Norte, una campaña de desinformación a través de falsas radiotransmisiones que hicieran creer a los alemanes que el ataque se produciría en Noruega, y Fortitude Sur, una enorme artimaña para que los alemanes pensaran que el desembarco tendría lugar en el Paso de Calais y en julio. También desarrollaron un ficticio Primer Grupo de Ejército de Estados Unidos, supuestamente acuartelado en Kent y Sussex, y dirigido por el general George Patton. Con este fin, se construyeron falsos carros de combate, camiones y lanchas de desembarco y se ubicaron cerca de la costa. Algunas unidades militares, entre ellas el II Cuerpo y la 2.ª División canadienses, se instalaron en la misma zona para reforzar la ilusión de que allí se estaba concentrando un gran ejército. Además de las radiotransmisiones falsas, se emitieron mensajes reales del 21º Grupo de Ejército a Kent para dar la impresión a los alemanes de que era allí donde se reunían la mayor parte de las tropas. Tanto los soldados como los civiles eran perfectamente conscientes de la necesidad de guardar el secreto y las tropas de invasión se mantuvieron aisladas, especialmente en el período inmediatamente anterior a la operación. A pesar de todas las precauciones, un general estadounidense fue enviado de vuelta a su país después de que revelara la fecha de la invasión en el transcurso de una fiesta.

Los alemanes sabían perfectamente que su extensa red de espías en el Reino Unido se había reducido ya que muchos fueron capturados y convertidos en agentes dobles. Entre ellos se encontraba Joan Pujol, un español contrario al nacionalsocialismo conocido con el sobrenombre de «Garbo», que estuvo los dos años anteriores a la Operación Overlord desarrollando una falsa red de informantes que fingían estar al servicio de los alemanes. En los meses previos a la invasión, Pujol envió cientos de mensajes a sus superiores en Madrid, especialmente preparados por el servicio de inteligencia británico, para convencer al Alto Mando alemán de que el ataque tendría lugar en Calais durante el mes de julio.

Gran parte de las estaciones de radar alemanas afincadas en la costa francesa fueron destruidas para preparar el desembarco. En la noche anterior al Día D, en la Operación Taxable, el Escuadrón N.º 617 de la Royal Air Force lanzó hojas de metal que crearon una señal errónea en los radares. Este ardid se vio reforzado por el despliegue de pequeños grupos de lanchas que arrastraban globos, aparentando ser navíos de guerra. También se recurrió a la argucia de las tiras metálicas en el transcurso de la Operación Glimmer, donde el Escuadrón N.º 218 de la RAF las arrojó sobre Boulogne-sur-Mer con el mismo objetivo. Esa misma noche, un reducido grupo de miembros del Servicio Aéreo Especial británico dejó caer maniquíes camuflados de paracaidistas sobre las localidades francesas de El Havre e Isigny, creyendo inducir a los alemanes a creer que allí se había producido otro asalto aerotransportado.

Preparativos alemanes

La Wehrmacht tenía desplegadas 50 divisiones en Francia y los Países Bajos, y otras 18 en Dinamarca y Noruega. A estas se sumaban otras 20 divisiones francesas creadas y entrenadas desde el año anterior, que estaban supliendo a las tropas alemanas en algunos puntos defensivos de la costa. En Alemania se estaban reuniendo otras 15 divisiones, que formarían parte de la reserva estratégica junto a las tropas liberadas de la defensa de la costa. La región de Calais estaba defendida por el XV Ejército y Normandía por el VII Ejército, comandado por el coronel general Friedrich Dollmann. Antes de los preparativos de Rommel, los soldados alemanes destinados en Normandía eran seis años mayores que los del bando aliado. Gran parte de los destinados por el Tercer Reich en Normandía eran Ostlegionen —legiones orientales—, procedentes de reclutamientos o voluntarios del Turquestán, Rusia, Mongolia y otros lugares. Estaban armados con equipamiento capturado y carecían de transportes motorizados. Pero cuando Rommel comenzó a enviar tropas desde Calais y Alemania llegaron unidades formadas en su mayoría por jóvenes, mucho mejor equipados y entrenados, como la 1.º División Panzer SS Leibstandarte Adolf Hitler, la 130.º División Panzer Lehr, la 12.º División Panzer SS Hitlerjugend o la 21.º División Panzer.

Muro Atlántico

Alarmado por los ataques de los Aliados en Dieppe y Saint-Nazaire en 1942, Hitler ordenó la construcción de fortificaciones a lo largo de toda la costa Atlántica, desde España a Noruega, como protección ante una hipotética invasión. Planeó crear 15.000 emplazamientos defendidos por 300 000 hombres, pero la mayoría de estos puntos fortificados nunca se construyeron. El lugar mejor defendido, como ubicación más probable para un desembarco por su proximidad a las costas británicas, era Paso de Calais. En la zona de Normandía, las mejores fortificaciones estaban alrededor de las instalaciones portuarias de Cherburgo y Saint-Malo.

Erwin Rommel inspecting the defenses in Normandy, 1944

Rommel inspeccionando las defensas de Normandía.

Un informe enviado por Rundstedt a Hitler en octubre de 1943 en referencia a la debilidad de las defensas en Francia, supuso el nombramiento de Erwin Rommel como supervisor de la construcción de más fortificaciones a lo largo del previsible frente de batalla, que se extendía desde los Países Bajos hasta Cherburgo. Rommel recibió el mando del recién reformado Grupo de Ejércitos B, que aglutinaba al XV y VII Ejércitos, así como las fuerzas desplegadas en los Países Bajos. Rommel pudo contar con la total disposición de la Organización Todt, dirigida por el ministro de armamento Albert Speer, acelerando de esta manera la construcción en las zonas más vulnerables.

Rommel sospechaba de Normandía como probable lugar de desembarco y cuando se confirmaron estas sospechas gracias al desciframiento de los códigos secretos aliados, ordenó construir numerosas estructuras defensivas por toda su costa. Además de búnkeres y nidos de ametralladoras de hormigón armado, mandó colocar en las playas estacas de madera, erizos checos, minas y enormes obstáculos antitanque, para dificultar y retrasar la aproximación a la costa de las lanchas de desembarco y entorpecer el movimiento de los carros de combate. Esperando que los Aliados desembarcaran durante la pleamar para reducir el tiempo de exposición de la infantería en las playas, mandó ubicar los obstáculos a la altura que marcaban las mareas altas. Así, se colocaron alambres de espinos y trampas explosivas, y se procedió a la poda de la vegetación costera para complicar el avance de la infantería. Por orden de Rommel, el número de minas en las costas se triplicó. Debido a la enorme superioridad aérea inicial de su enemigo, se colocaron maderos verticales unidos por alambres en los prados y campos denominados Rommelspargel o «espárragos de Rommel», que impidieran el aterrizaje de aeronaves aliadas.

Operación Wolf-Mund

Map 2 1944 Normandygermandefenses

Situación del triple anillo defensivo alemán.

Al descubrir el OKW el lugar del desembarco y los detalles menores como la fecha y las fuerzas implicadas en el mismo, Rommel, en colaboración con Rundstedt, preparó un plan de acción contra las tropas aliadas conocido en clave como Operación Boca del Lobo (en alemán, Unternehmen Wolf-Mund), que fue presentado ante Hitler y su Estado Mayor en el 18 de enero de 1944, siendo aprobado el mismo día mediante la Directiva del Führer nº 52.

La operación consistía en trasladar tropas desde el Paso de Calaís a Normandía para así reforzar la zona con divisiones acorazadas y de infantería bien equipadas, entrenadas y veteranas, a la vez que en torno a las playas de Normandía se creaba un triple anillo defensivo de fortificaciones y puestos armados. A estas se retirarían el grueso de las tropas alemanas para detener a los aliados, dejando solamente unos pocos hombres en las defensas de las playas, así los aliados serían frenados en seco y de forma sorpresiva al creer que los búnkers de las playas eran las únicas fortificaciones. A esto se le sumaría una acción de la Kriegsmarine, en conjunto con la Luftwaffe, para destruir el mayor número de buques posibles y provocar la retirada de la flota aliada. Así las tropas aliadas estarían atrapadas en territorio enemigo y sin posibilidad de ser evacuadas, por lo que las divisiones acorazadas alemanas lanzarían un gran ataque precedido de un gran fuego artillero y ataques aéreos, eliminando o capturando a las tropas enemigas y así detener la invasión.

A comienzos de febrero de 1944 empezaron los traslados de tropas desde Calaís y otras zonas de Europa hacia Normandía, los cuales se hacían de la forma más discreta posible para disimular y no llamar la atención ni de la Resistencia Francesa ni de los espías aliado, a la vez que también se trasladaron a la zona escuadrones de la Luftwaffe y lo que es más sorprendente, todos buques de línea de la Kriegsmarine (entre ellos el acorazado Tirpitz, desplegado en Noruega desde noviembre de 1941), junto a varios U-Boot recibieron la orden de trasladarse a las costas de Normandía, pero el trayecto se realizaría de noche mientras que de día se refugiaban en puertos, alcanzando la velocidad suficiente para llegar a Normandía el día 7, pillando así de sorpresa a la flota aliada, que estaría ocupada bombardeando la costa y defendiendo el convoy de los ataques de la Luftwaffe.

Para finales de mayo de 1944, todas las tropas terrestres y escuadrones aéreos estaban en los lugares preparados para repeler la invasión aliada, mientras que la flota se encontraba en el puerto de Wilhelmshaven, desde donde se dirigirían a la costa normanda a partir del 3 de junio.

Operación Wachhund

Complementando a Wolf-Mund, se desarrolló a su vez otra operación militar conocida en clave como Operación Perro Guardían (en alemán, Unternehmen Wachhund), que consistía en una serie de engaños para hacer pensar a los aliados que habían mordido el anzuelo de Bodyguard y que la mayoría de las tropas alemanas seguían estacionadas en Calais, esperando la hipotética invasión.

Para que el la operación funcionara a la perfección, se recurrieron a diversas maniobras de distracción como la creación de carros de combate, aviones y piezas de artillería falsas hechas en cartón-piedra que serían apostadas en la región de Calais, trasladando a las tropas destinadas a Normandía de noche y por vías férreas secundarias, una mayor persecución de la Resistencia Francesa y de los espías aliados, se hizo creer que se movilizaron tropas a otros frentes (los aliados llegaron a creer que en el norte de Francia sólo había dos divisiones panzer, siendo supuestamente trasladadas las demás al Este u Oriente Próximo).

Debido a estas operaciones de engaño y encubrimiento, los aliados emprendieron la invasión bastante confiados y seguros de su victoria, tan seguros que llegaba a un extremo arrogante, considerando inferiores a las fuerzas germano-francesas. Esto hizo que la estratagema alemana pillara a los aliados totalmente sorprendidos y desprevenidos, contribuyendo a la posterior derrota.

La invasión

En mayo de 1944 había un millón y medio de soldados estadounidenses en el Reino Unido. La mayoría se alojaban en campamentos temporales levantados en el suroeste de Inglaterra, en espera de cruzar el canal de la Mancha hacia el sector occidental de las zonas de desembarco. Las tropas anglocanadienses estaban acampadas al este, repartidas entre Southampton y Newhaven. Un complejo sistema denominado Control de Movimiento aseguró que los hombres y los vehículos partían hacia los veinte puntos de embarque según lo previsto. Algunos soldados tuvieron que montar en sus lanchas una semana antes de la operación. Los barcos se encontraron en un punto de reunión —apodado «Piccadilly Circus»— al sureste de la isla de Wight para formar los convoyes que cruzarían el canal. Los buques dragaminas comenzaron a despejar las rutas a seguir en la noche del 5 de junio, y unos mil bombarderos despegaron antes del amanecer para atacar las defensas costeras alemanas.

Alrededor de mil doscientas aeronaves partieron de Inglaterra justo antes de la medianoche para trasladar a tres divisiones aerotransportadas hasta sus zonas de salto, detrás de las líneas enemigas, varias horas antes del desembarco.  A las divisiones aerotransportadas 82.ª y 101.ª del Ejército estadounidense se les asignaron objetivos en la península de Cotentin, al oeste de la playa Utah. La 6.ª División Aerotransportada británica tenía como misión tomar intactos los puentes sobre el canal de Caen y el río Orne.109 El 4.º Batallón SAS de la Francia Libre, compuesto por 538 hombres, tenía asignados objetivos en Bretaña —operaciones Dingson y Samwest—. En el Día D, 6 de junio de 1944, unos 132.000 soldados cruzaron el canal de la Mancha por mar y otros 24.000 por aire. El bombardeo naval preliminar, efectuado por cinco acorazados, veinte cruceros, sesenta y cinco destructores y dos monitores, comenzó a las 5:45 y se prolongó hasta las 6:25 de la mañana, hora local. La infantería comenzó a llegar a las playas poco después, a las 6:30.

Fracaso de las tropas aerotransportadas

Los aviones y aeroplanos que transportaban a las tropas aerotransportadas aliadas llegaron a suelo francés alrededor de las 3:20 de la madrugada, tras lo cual recibieron infernales descargas de fuego antiaéreo, siendo buena parte de la flota aérea destruida en el aire sin poder lanzar a los paracaidistas. Los aviones que consiguen esquivar el fuego antiaéreo lanzan a los paracaidistas demasiado dispersos y los aeroplanos supervivientes sólo consiguen tocar tierra mediante aterrizajes forzosos en los que mueren varios soldados aerotransportados. La artillería antiaérea alemana deja que los aviones que quedan se retiren de suelo francés para no levantar sospechas al resto de las fuerzas aliadas y así prosigan con el desembarco.

Los paracaidistas que consiguen tocar tierra, los cuales no llegan ni al 50% de los efectivos areotransportados, se hayan muy dispersos y alejados de sus objetivos, por lo que su prioridad principal es reagruparse y formar grupos cohesionados que permitan alcanzar y atacar los objetivos asignados. Pero los paracaidistas aliados no sabían que habían caído en una trampa: varias unidades alemanas, siguiendo el plan acordado, se ocultaron en los bosques de Normandía para emboscar a los paracaidistas que tocaran tierra, labor facilitada por su dispersión. Muchos fueron muertos o capturados al poco de tocar tierra, otros se encontraban aún en el aire cuando los soldados alemanes ya les estaban esperando en tierra, no llegando al suelo con vida los que intentaron oponer resistencia. E incluso, debido a la dispersión y al desconocimiento de su existencia, varios soldados aerotransportados cayeron justo en medio de las grandes concentraciones de carros e infantería del triple anillo defensivo alemán, siendo algunos casos curiosos, como el del cabo Samuel Peterson, de la 82º aerotransportada, que aterrizó justo en medio del cuartel de campaña de la 130º División Panzer Lehr mientras los oficiales de la misma estaban en una reunión concretando detalles, cayendo Peterson en la mesa central para acabar siendo prisionero. También fueron capturados o neutralizados los batallones SAS que debían atacar objetivos asignados en Bretaña.

En torno a las 5:45, cuando se produjo el bombardeo costero de la flota aliada, todos los paracaidistas habían sido muertos, heridos o capturados, lo que significa que en tan solo 2 horas los alemanes habían capturado tres divisiones (la 6º aerotransportada británica y la 82º y 101º aerotransportadas estadounidenses), las cuales habían fracasado en sus objetivos de destruir las piezas de artillería del interior y de frenar y crear confusión en las defensas alemanes. Para evitar que los aliados sospecharan y dieran marcha atrás en el desembarco, los alemanes usaron varias radios capturadas de los paracaidistas para enviar mensajes falsos informando del éxito de la misión al resto de las fuerzas aliadas, por lo que estas siguieron adelante con la operación bastante confiadas. El fracaso de la misión de las fuerzas aerotransportadas aliadas tendría graves consecuencias para la fuerza de desembarco, pues las piezas de artillería alemanas serían las que harían pedazos a buena parte de las tropas aliadas, así como a los buques.

Bombardeo naval y desembarco

A las 5:45 comenzó el bombardeo costero por parte de la escuadra aliada con el objetivo de arrasar con la mayor cantidad de defensas y tropas alemanas posibles para así facilitar el desembarco de las tropas de tierra. Pero dicha acción resultó inútil debido a que el grueso de las tropas alemanas estacionadas en Normandía se hallaban ocultas en el anillo defensivo, que se encontraba fuera del alcance de los buques aliados, además de desconocer estos su presencia. Donde si que afectó el bombardeo fue en las defensas de la playa, pero esto era algo que se daba por echo en el Alto Mando alemán, pues las defensas de la playa sólo debían contener a los aliados el tiempo suficiente para desgastar a las tropas aliadas y aparentar que eran las únicas defensas en Normandía. Aún así el bombardeó no surtió grandes efectos, estando varios búnkers intactos y preparados para recibir a las tropas aliadas. Los alemanes, de acuerdo a los planes, no responden de manera contundente a la flota inicialmente para que cayeran en la trampa y así pillarla posteriormente con la acción conjunta de los buques de superficie de la Kriegsmarine, los U-Boot y la Luftwaffe.

Durante el bombardeo, la flota desplegó y puso en marcha las lanzas y botes de desembarco que transportaban a las tropas de invasión aliada, 132.000 soldados y más de 10.000 carros de combate y otros vehículos, que se dirigen a las playas soportando el bombardeo tibio de la artillería alemana. Al llegar a las playas, las tropas aliadas son recibidas con fuego procedente de las ametralladoras MG-42 apostadas en los búnkeres, de los soldados alemanes y franceses alojados en los mismos y de la artillería de retaguardia. Las lanchas que transportaban a la 4.º División de Infantería estadounidense, que debía asaltar la playa Utah, fueron arrastradas por la corriente hasta un lugar situado a mil ochocientos metros al sur de la posición prevista, topándose con una feroz resistencia y sufriendo numerosas bajas,siendo esta división casi totalmente diezmada y sus restos obligados a retirarse a apoyar el ataque sobre la playa Omaha. De esta manera el ataque a la playa Utah fue rechazado.

Omaha, la playa mejor defendida, se asignó a la 1.º División de Infantería estadounidense, complementada con tropas de la 29.º División y poco después con los restos de la 4.º División. Allí se enfrentaron a la 352.º División de Infantería de la Wehrmacht y la 15.º División de Infantería de la Francia de Vichy, en lugar de al regimiento que esperaban encontrarse. Las fuertes corrientes marinas forzaron a muchas lanchas a desembarcar al este de los puntos previstos o las retrasaron. Aquí, las bajas aliadas superaron con creces a la suma de las registradas en el resto de playas, a causa del intenso fuego recibido desde la cima de los acantilados. Los problemas para sortear los obstáculos costeros obligaron a pedir un alto en la llegada de nuevas lanchas a las 8:30 de la mañana. Sobre esa hora se aproximaron un grupo de destructores para ofrecer apoyo artillero. La toma de esta playa solo fue posible a través de cinco barrancos y, hacia el final de la mañana, apenas seiscientos hombres habían alcanzado el terreno superior. Para el mediodía, cuando el bombardeo naval había hecho su efecto y los alemanes se estaban quedando sin munición, los estadounidenses fueron capaces de despejar algunos caminos. También comenzaron a limpiar los obstáculos de las defensas alemanas para permitir el avance de los vehículos. Los defensores germano-franceses, una vez agotadas las municiones y siguiendo las instrucciones de Rommel, se retiraron al anillo defensivo.

En la playa Gold, los fuertes vientos dificultaron la llegada de las tropas aliadas y los tanques anfibios se desembarcaron cerca de la costa o directamente en la playa, aunque el plan era hacerlo en puntos más alejados. Los ataques aéreos no habían conseguido destruir la fortificación de Le Hamel y su poderoso cañón de 75 mm estuvo disparando hasta las 16:00. En el flanco occidental, el Regimiento Real de Hampshire capturó la localidad de Arromanches —futura ubicación de uno de los puertos Mulberry— y, en su zona oriental, estableció contacto con las fuerzas canadienses de la playa Juno.

El desembarco en la playa Juno se retrasó a causa de la mar gruesa, y las tropas llegaron antes que los barcos de protección antiartillería, razón por la que el fuego enemigo ocasionó numerosas bajas entre los soldados mientras abandonaban las lanchas. Gran parte del bombardeo naval había errado sus objetivos y muchas de las defensas alemanas permanecían intactas. En total, en la playa Juno murieron 1.261 soldados aliados. Sin embargo, las fuerzas canadienses despejaron la playa con rapidez y crearon dos salidas hacia las poblaciones más próximas del interior. El retraso en la toma de Bény-sur-Mer causó un atasco en la costa, pero a la caída de la noche las cabezas de playa contiguas de Juno y Gold abarcaban 19 km de ancho y se ocupaban 7 km tierra adentro.

En la playa Sword, veintiuno de los veinticinco tanques anfibios llegaron indemnes a la costa para ofrecer protección a la infantería, que comenzó a desembarcar a las 7:30 de la mañana. Los soldados despejaron rápidamente la playa y crearon varias salidas para los carros de combate. Con el fuerte viento, la marea subió más rápido de lo previsto y complicó las maniobras para ubicar las protecciones antiartillería. La Infantería Ligera del Rey de Shropshire comenzó a marchar hacia Caen a pie, pero tuvo que retroceder por la falta de protección blindada tras haber avanzado varios kilómetros. A las 16:00, la 21.º División Panzer alemana montó un contraataque de diversión entre las playas Juno y Sword que estuvo a punto de llegar a la costa, pero se topó con una fuerte resistencia por parte de la 3.ª División Mecanizada británica y los alemanes se retiraron siguiendo las ordenes de Rommel.

Las bajas totales de los Aliados durante el Día D fueron unas 17.000, con 7414 muertes confirmadas. Por su parte, los alemanes sufrieron 1.000 bajas. Los planes de invasión de los Aliados tenían como objetivo para el primer día la captura de las localidades de Carentan, Saint-Lô, Caen y Bayeux, así como la conexión de todas las playas por una línea de frente que se adentrase entre 10 y 16 km tierra adentro, pero ninguna de estas metas se alcanzó.

Wolf-Mund, el Kessel de Normandía

A lo largo de la madrugada del día 6 y 7 de junio, la flota aliada seguía enviando hombres y materiales a las playas conquistadas para ensanchar las cabezas de playa, conectarlas e iniciar cuanto antes el avance hacia las localidades de Carentan, Saint-Lô, Caen y Bayeux para consolidar la posición aliada en Francia. Los alemanes, en cambio, siguieron con lo estipulado en el plan y sólo se limitaron a ofrecer una resistencia simbólica pero efectiva que terminaba en retirada y contraataques limitados para dañar a las tropas aliadas y atraerlas más hacia el interior.

7 de junio

Las tropas aliadas avanzaron en tres direcciones: unas hacia el oeste para tomar Carenta, otras hacia el sur para tomar Bayeux y otras hacia el este para tomar Caen. Las tropas aliadas que avanzaron hacia Carenta, en su mayor parte la reorganizada 4.º División y la 29.º División de Infantería estadounidenses, fueron las primeras en chocar contra las formidables fortificaciones y posiciones defensivas del triple anillo defensivo alemán, siendo recibidos por el fuego de los panzers, las MG-42 y la artillería de diverso calibre. El choque fue tan brutal que la reorganizada 4.º División quedó reducida al 10% de su dotación inicial, por lo que fue disuelta y unida a la 29.º División, que había sufrido también numerosas bajas entre muertos, heridos y desaparecidos. Al final del día, las tropas aliadas habían sufrido bastantes bajas en este sector, pero gracias a la llegada gradual de refuerzos desembarcados desde la playa pudieron formar una posición firme en torno al río Aure desde la que resistir los ataques alemanes.

Bundesarchiv Bild 101I-299-1802-08, Nordfrankreich, Michael Wittmann auf Panzer VI (Tiger I)

Wittmann en junio de 1944.

En el este, el avance de las tropas británicas y canadienses hacia Caen experimentaron en su avance emboscadas alemanas desde posiciones ocultas que dificultaron su avance, destacando la asombrosa hazaña del SS-Obersturmführer Michael Wittmann, de la Leibstandarte SS Adolf Hitler, que al mando de seis Tiger I del 501 Batallón SS de Tanques Pesados atacó de forma temeraria y audáz una columna de la 7.º División Blindada británica, destruyendo en sólo 5 minutos más de 57 carros británicos. Tras esto, el grupo de Wittmann se reunió con el resto de su unidad para apoyar a las tropas alemanas que habían emboscado en Bayeux a las tropas estadounidenses. Las tropas británicas y canadienses, mermadas por estas emboscadas y las acciones de la artillería, fueron detenidas en el lado oriental del anillo defensivo alemán por la 21.º División Panzer y la 12.º División Panzer SS Hitlerjugend, dejando a los aliados agotados y obligándolos a detener su avance hacia Caen, pero formando una fuerte posición en torno al río Seule.

Los combates más duros, sin embargo, se experimentaron en el centro, donde la 1.º División de Infantería estadounidense, la 50.º División de Infantería británica sufrieron todo tipo de emboscadas por tropas alemanas escondidas cuyas órdenes era entorpecer el avance aliado. Ambas unidades sufrieron una fuerte emboscada en Bayeux, que se había convertido en un pueblo fortificado por las defensas preparadas por tropas germano-francesas, destacando el resto de la 1º División Panzer SS Leibstandarte Adolf Hitler y de la 130º División Panzer Lehr, élite de las Waffen-SS y del Heer respectivamente. Los combates fueron brutales y los aliados sufrieron numerosas bajas, pudiendo sólamente entrar en el pueblo cuando los germano-franceses se retiraron ordenadamente hacia sus posiciones del anillo defensivo, a la vez que llegaban más refuerzos aliados desembarcados con urgencia en las playas para asistir a toda velocidad hacia los puntos críticos de la cabeza de playa.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.