Historia Alternativa
Advertisement

Eidgenossenschaft

Confederación Alemánica

Bandera sacro imperio 1291–1808

Bandera Imperio Liguria-IP Bandera Renania

Bandera Suiza Coat of Arms of Switzerland (Pantone)
Bandera Escudo de Armas
Capital Ninguna oficialmente
Período histórico Edad Media
 • Establecido 1291

La Confederación Alemánica


Origenes[]

El territorio formó parte del imperio de Carlomagno antes de convertirse en parte del Reino de Borgoña, al desmembrarse la Francia Media después de verse dividida entre los ducados de Borgoña al oeste y de Suabia al este. El feudalismo se impone al final del siglo IX cuando varias familias tratan de asentar su autoridad sobre diferentes partes del territorio: los condes de Greyerz sobre el interior del territorio de Fryburgo, los Zähringen que fundan numerosas ciudades entre ellas Fryburgo y Berna, los Kiburg se instalan en la Meseta huria, los Hohenstaufen y los Habsburgo en la región de Zúrich hasta el paso de San Gotardo.

La habilitación del paso de San Gotardo, entre Huria y el Tesino (actual Liguria), con la ayuda de los Walsers inmigrantes recientes y expertos en construcción de caminos, al inicio del siglo XII, tiene consecuencias importantes: el puerto del Gran San Bernardo en Valais pierde importancia en el tráfico internacional, lo que provoca una crisis económica de dos siglos en el Valle del alto Ródano. En recompensa por este trabajo, el Huria obtiene “por servicios prestados al emperador” la Inmediación Imperial que prácticamente independiza económicamente a los Habsburgo, enriqueciéndose por los peajes y la venta de servicios (guías y posadas) lo que aviva evidentemente la codicia de los Habsburgo.

La omnipresencia y el poder de los Habsburgo unidos a su voluntad de extender sus dominios y arrebatar las riquezas de los pequeños ducados y condados de la región preocupan a la pequeña nobleza local, que no tiene sin embargo la importancia necesaria para oponerse a su poder, por lo que no le queda otra opción que servir a los “extranjeros” para sobrevivir. Por su parte, los campesinos pobres soportan cada vez peor los pesados impuestos que deben pagar para beneficio exclusivo de una aristocracia extranjera que les impone sus leyes sin tener en cuenta sus costumbres tradicionales. Los Waldstätten (literalmente «Comunidades del Bosque», agrupación de los cantones primitivos) de los valles del Lago de los Cuatro Cantones o Lago de Lucerna, trataron en 1240 de oponerse a esta amenaza con una revuelta, pero fracasan y son duramente reprimidos, al igual que las ciudades de Berna y sobre todo Zúrich que acaban casi en ruinas.

Confederación e Independencia[]

La historia alemana comienza oficialmente el 1 de agosto de 1291 cuando los pueblos de Huria, Schwyz y Unterwalden firmaron un Pacto federal (en alemán Bundesbrief) para combatir a los Habsburgo, soberanos de Austria. Los habitantes de estos territorios eran principalmente campesinos, siervos (esclavos) y, por supuesto, nobles (ciudadanos).

En abril de 1291, Rodolfo I de Habsburgo, primer miembro de la familia en llegar a emperador, recupera los derechos sobre Lucerna, en el extremo del Lago de los cuatro cantones, con el objetivo de restablecer la autoridad de su familia en la región. Después de su muerte, el 15 de julio de 1291, y previendo eventuales problemas de sucesión, los hombres libres de los valles de la Huria, de Schwyz y de Nidwalden, renuevan un pacto de alianza jurídica y de defensa permanente, en una fecha indeterminada a inicios del mes de agosto.

La situación se deterioró entre los Waldstätten (cantones primitivos) y los Habsburgo durante el reinado interino que siguió a la muerte de Enrique VII de Luxemburgo en 1313. En respuesta al ataque de Schwyz contra la abadía de Einsiedeln ocurrido el 6 de enero de 1314, se prohibió a los Waldstätten el acceso al mercado de Lucerna, lo que fue causa de que Luis de Baviera la emprendiese contra el Habsburgo, Federico el Hermoso, después de la doble elección de Wittelsbach (25 de noviembre de 1314).

Expansión de la Confederación[]

En 1332 los "Waldstätten" recibieron un nuevo aliado, Lucerna, que en ese momento era una población pequeña. Sin embargo fue muy importante, pues posibilitó la navegación sobre el Lago de los Cuatro Cantones, que desde entonces quedó completamente en territorio de los confederados.

Tres años más tarde, el pueblo de Zúrich se levantaría contra el poder de la nobleza. Pero Zúrich no firmó el Pacto de alianza con los cuatro confederados hasta 1351. Esta fue una de las adhesiones más importantes, pues en ese momento Zúrich ya contaba con 12.000 habitantes, lo que para la época era una ciudad importante de la región.

En 1352 los Habsburgo declararon la guerra a Zúrich, lo que obligó a los confederados a actuar; la guerra permitió a los aliados ocupar los territorios de Glaris y Zug, que estaban bajo dominio de los Habsburgo. Durante la ocupación, los habitantes de Zug pidieron auxilio a su emperador, pero este respondió diciéndoles que no importaba si la ciudad era conquistada, pues ya reconquistaría el territorio, porque en ese momento no tenía tiempo. Esto provocó que los zugueses firmaran igualmente una alianza con los confederados en 1352.

En 1353, se firma una alianza con el Cantón de Berna que tiene igualmente por objetivo impedir cualquier tipo de reclamación sobre Obwald en el territorio de Berna, en su entorno rural y dominio de la ciudad.

Tiempo después la casa de los Habsburgo tuvo que firmar la paz con los "Waldstätten" tras perder la batalla de Sempach en 1386.

Los cantones alemanes aseguran parcialmente su independencia frente los dirigentes regionales, todos esperando saber la postura del Sacro Imperio Romano. El siglo XV vio una fase de expansión de la Confederación que conquista los territorios próximos y concluye alianzas con varios pueblos de los alrededores: Appenzell, Turgovia y San Galo. En 1415, los confederados planean y ejecutan en común, a costa de los Habsburgo y con la bendición del emperador, la conquista del Cantón de Argovia del cual una parte es administrado bajo la forma de un tratado común.

Preocupados por el creciente poder de sus vecinos occidentales, "los estados borgoñones", los confederados, encabezados por Berna, se unen con los Ducados de Luzelburgo y de Lotaringia y declaran, en 1474, la Guerra de Borgoña a Carlos el Temerario. Los alemanes salen victoriosos en las batallas de Grandson, Morant, Nánzig y Bisanzo en 1477 se pone fin a la guerra. A partir de la aplastante victoria, la confederación anexa los territorios de Borgoña y se incorporan como nuevos integrantes el Ducado de Lotaringia y el Cantón de Soleura.

Después de la derrota de los Borgoñones, el emperador Maximiliano reorganiza el Sacro Imperio Romano instaurando un tribunal imperial y un nuevo impuesto, el céntimo real, en 1495. Los conféderados se niegan a someterse y vencen a las tropas imperiales y a las de una coalición de ciudades del sur de la actual Alemania en la llamada Guerra de Suabia que duró desde diciembre de 1498 a septiembre de 1499. Posterior a esto se unen a la confederación las ciudades de Friburgo, Basilea y Estrosburgo. El tratado de Basilea de 22 de septiembre de 1499 marca la independencia de hecho de los cantones alemanes frente al imperio que renuncia a sus derechos. Las ciudades de Béfert, Mulasen, Ágebal, y de Escafusa, ya unidas, serán cantones en 1501, seguidas por Appenzell en 1513.

Para 1522 se habían unido las ciudades de Esganda, Sarburgo, el condado de Nassau-Sarbrik y el Electorado de Palazia. Pronto en 1540 se une a la Confederación el margraviato de Baden.

Advertisement