Historia Alternativa
Advertisement
Cono de construcción Esta pagina perteneciente a Pax Hispánica está en construcción.

Es posible que a causa de ello haya lagunas de contenido o deficiencias de formato. Por favor no edites o agregues algo a este articulo. Propone cualquier cambio en la pagina de discusión.

{{{nombre}}}
Inicio:

{{{inicio}}}

Fin:

{{{fin}}}

Lugar:

{{{lugar}}}

Causas:

{{{causas}}}

Resultado:

{{{resultado}}}

Combatientes

{{{lado1}}}

{{{lado2}}}

Comandantes

{{{comandantes1}}}

{{{comandantes2}}}

Fuerzas

{{{lado1fuerzas}}}

{{{lado2fuerzas}}}

Bajas

{{{lado1bajas}}}

{{{lado2bajas}}}

La Crisis de 1640 fue la crisis política más grave que vivió la Monarquía Hispánica de los Austrias ya que a punto estuvo de acabar con ella. Tuvo lugar durante las fases finales del reinado de Felipe IV de España y comienzos del reinado de Carlos II de España y entre sus causas principales se encuentra la oposición de buena parte de los estamentos privilegiados (nobleza y clero) a los proyectos del valido de Felipe IV, Conde-Duque de Olivares, la debilidad contextual de España debido a las constantes guerras, hambrunas y bancarrotas que llevaba soportando desde comienzos del siglo XVII y por la acción encubierta de otras potencias rivales con las que se disputaba la hegemonía (destacando Francia e Inglaterra). Todo ello dentro del contexto de la fases finales de la Guerra de los Treinta Años y de la Guerra de los Ochenta Años contra los rebeldes de las Provincias Unidas,así como con la Guerra Franco-Española.

La crisis de 1640 se enmarca en la que se conoce como crisis del siglo XVII, que afectó particularmente al sur y centro de Europa. La Monarquía Hispánica, como otras monarquías compuestas europeas, tuvo que hacer frente a importantes desafíos internos y externos que cuestionaban su estructura política y social. La monarquía francesa era la que estaba en mejor posición para evolucionar, no sin dificultades, al absolutismo pleno, mientras que en Inglaterra se acabó imponiendo el Parlamento sobre la figura regia durante un gran periodo de inestabilidad tras la Guerra Civil Inglesa. España, por el contrario y teniendo en cuenta tanto las necesidades de un sistema más uniformado como a sus tradiciones forales y parlamentarias, desarrolló durante el reinado de Carlos II una solución intermedia, que los historiadores llaman Monarquía limitada o Monarquía foral.

Advertisement