Historia Alternativa
Advertisement
Kongeriget Danmark
Reino de Dinamarca
Bandera Escudo de Armas de Dinamarca
Bandera Escudo de Armas
Localización de Dinamarca
Localización de Dinamarca

Lema: Guds hjælp, Folkets kærlighed, Danmarks styrke
(Danes: «La ayuda de Dios, el amor del pueblo, la fuerza de Dinamarca»)

Himno: "Der er et yndigt land"
Capital: Copenhague
Idioma: Danes
Religión: Iglesia del Pueblo Danés
Grupo étnico: Daneses
Tipo de gobierno: Monarquia Parlamentaria
Reina: Margarita II
Primera Ministra: Mette Frederiksen
Superficie: 43,094 km km²
Población: 5,627,235 habitantes
Moneda: Corona danesa (kr)
Gentilicio: Danés, sa
Organizaciones: ONU OTAN Union Europea

Dinamarca (en danés: Danmark , «La tierra o marca de los daneses») es un país soberano miembro de la Unión Europea situado en el norte de Europa. Es el más meridional de los países nórdicos y también el de menor extensión. Oficialmente, el Reino de Dinamarca –en danés: Kongeriget Danmark o Danmarks Rige– es una comunidad integrada por tres partes autónomas, la propia Dinamarca y sus dos territorios de ultramar o territorios dependientes, Groenlandia y las Islas Feroe. Su capital y ciudad más poblada es Copenhague, que se encuentra en la isla de Selandia.

Su capital y ciudad más poblada es Copenhague, que se encuentra en la isla de Selandia.

Dinamarca forma parte de Escandinavia y solo tiene frontera terrestre con Alemania Occidental, aunque desde 1999 está unida con Suecia por carretera y ferrocarril, a través del puente de Øresund. El territorio danés está compuesto por la península de Jutlandia (Jylland) y por 407 islas de las cuales 79 están habitadas (2009).​ Dinamarca cuenta con 7.314 km de costas​ y está totalmente rodeada por el mar del Norte y el mar Báltico, a excepción de Jutlandia, que la une al continente europeo. Las principales islas danesas son Selandia (Sjælland), Fionia (Fyn), Vendsyssel-Thy, Lolland y Bornholm cerca de la costa de Polonia, la más alejada del archipiélago danés. Esta posición ha dado a Dinamarca, históricamente, el control sobre el acceso al mar Báltico.

Desde 1849, año en que se abolió la monarquía absoluta que había regido el país desde 1660, se convirtió en monarquía parlamentaria. En términos de permanencia, la familia real danesa puede considerarse como una de las más antiguas del mundo, al haber existido durante al menos un milenio. También se convirtió en un miembro fundador de la OTAN en 1949, terminando con la tradicional política de neutralidad que había mantenido hasta entonces.

Por su naturaleza pobre en recursos geológicos, Dinamarca centró su economía en la actividad agrícola, gracias a sus granjas, a la explotación de bombas y a la industria naval. En el último siglo, los daneses han impulsado la industrialización de su país y han favorecido el establecimiento de un modelo de Estado de bienestar, garantizando el acceso a servicios públicos desde la firma del acuerdo de Kanslergade en 1933 y desarrollando una economía mixta altamente desarrollada.

Dinamarca destaca como los países escandinavos por tener una ingeniería avanzada, inviernos fríos, muy forestado y de baja densidad de población; nombrado el país menos corrupto del mundo (2010), con alto crecimiento económico desde 1987 y, según estudios, el país donde los habitantes son más felices y uno de los mejores del mundo para vivir.

Historia[]

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial el país abandonó su tradicional posición de neutralidad. Dinamarca se convirtió en miembro de las Naciones Unidas y fue uno de los miembros fundadores de la OTAN. En 1973 aprobó la entrada en la Comunidad Económica Europea, predecesora de la Unión Europea.

En 2000, Dinamarca decidió por referéndum no unirse a la moneda única europea, el euro, manteniendo una economía relativamente independiente de la europea. Durante los últimos años Dinamarca es uno de los estados de bienestar más modernos y desarrollados en el mundo. Sigue el modelo escandinavo de bienestar que garantiza una amplia protección social para todos y que hace gran hincapié en la redistribución, la inclusión social y la universalidad de las prestaciones, con una elevada participación de los sindicatos. El sistema es universal, es decir, todos los ciudadanos tienen los mismos derechos, ventajas y beneficios que ofrece la sociedad, independientemente del lugar que ocupen en ella. La forma en la que el modelo escandinavo ha decidido organizar y financiar su sistema de seguridad, sistema de salud y educación, es distinta a la de otros países europeos.

Advertisement