Historia Alternativa
Advertisement
Dinastía Oiscinga
Gobernante en Reino de Kent
Casa materna Ninguna
Fundador Hegest
Fundación 455
Disolución ?
Etnicidad Juta
[editar datos en Wikidata]

Introducción[]

La dinastía Oscinga fue la familia gobernante en el reino de Kent desde su fundación. El nombre de la dinastía procede de Oisc hijo de Hengest.

Fundación de la dinastía y dominio de Kent (455-673)[]

La dinastía se funda en el 455 cuando Hengest mercenario juto que se estableció en Britania tras apoyar a los bretones contra los pictos.

Desde sus inicios Kent se convierte en uno de los reinos británicos más importante. Su apogeo llega en el reinado de Ethelberto I que logra tener una gran influencia en los reinos vecinos. Además Ethelberto I se convirtió al cristianismo alrededor del 600 lo que produjo la conversión del resto de miembros de la dinastía. Tras el reinado de Ethelberto I será costumbre que el primogénito herede el reino y el segundo herede parte de este pero subordinado al primero de forma que haya un rey principal y un subrey que le acompaña. Esta dinámica se rompería a la muerte de Egberto I en la que heredaría su hermano Clotario llegando a controlar todo el reino en vez de su hijo.

Decadencia de Kent y la dinastía (673-765)[]

En el reinado de Clotario comienza la decadencia de Kent y en consecuencia de la dinastía Oiscinga. Durante su reinado el reino de Mercia invadió Kent lo que devastó el reino. Eadric, sobrino de Clotario y por lo tanto hijo de Egberto I, organizó un ejército con el que logró expulsar a Mercia y hacerse con el trono. De esta forma el trono vuelve a la línea primogénita de la dinastía. Aprovechando la debilidad de Kent el reino de Wessex invade el reino. Mercia y Wessex apoyan a diversos familiares de los reyes de sus respectivos reinos para ocupar el reino de Kent. En este contexto la dinastía Oiscinga pierde el control efectivo del reino y se lo disputan los candidatos apoyados por Mercia y Wessex. Whitredo hermano de Eadric se levanta en armas contra los invasores y logra expulsarlos. De esta forma la dinastía recupera el trono de Kent pero no la línea principal sino una secundaria.

Con Whitredo, el reino logra recuperarse levemente gracias a lograr la paz con Wessex y forjar una alianza contra Mercia. Sin embargo, esta recuperación no duró mucho ya que a su muerte Kent volvió a desmoronarse.

Al morir Whitredo, Ethelberto II heredó el trono pero recuperando la antigua tradición a sus hermanos se le dieron diversas tierras pero siempre subyugados al rey. Ethelberto se vió rápidamente obligado a someterse a Mercia para conservar el trono ya que este amenazaba con una invasión y Kent ya no contaba con la ayuda de Wessex. A su muerte hereda Eadberto II pero la debilidad del reino provoca el levantamiento de varios pretendientes al trono. Esta situación provocó que Mercia ejerciera un control prácticamente total del reino.

Perdida del trono de la dinastía y recuperación (765-?)[]

En el 765 ante una situación de caos y guerra interna entre diferentes facciones por el trono se produce un levantamiento en la capital. Eadberto II es encarcelado por considerarle un traidor al estar sometido a Mercia. La rebelión proclamó a Egberto II rey de Kent por lo que la dinastía perdió el control del reino. Eadberto II moriría en la cárcel por el miedo de Egberto a que al salir organizará un derrocamiento al ser el rey legítimo.

En el 779 el reino volvería a ser controlado por la dinastía Oiscinga. Al morir Egberto II sin herederos el trono volvió al rey legítimo, Eadberto III, el hjo de Eadberto II.

Advertisement