Historia Alternativa
Advertisement

Wiki.png Esta Historia Alternativa tiene un autor. Cualquier cambio debe ser primero consultado con esta persona antes de editar.



Cono de construcción.png Esta pagina está en construcción.

Es posible que a causa de ello haya lagunas de contenido o deficiencias de formato. Por favor no edites o agregues algo a este articulo. Propone cualquier cambio en la pagina de discusión.


El mapa descriptivo de la Operación León Marino, la operación militar con la cual toda Gran Bretaña e Irlanda del Norte fueron ocupadas por la Alemania nazi en 1941.

Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, cada bando propuso varios planes y operaciones militares. Uno de ellos fue la Operación León Marino, que consistió en un hipotético plan de invasión de las islas británicas por la Alemania nazi. El plan, evidentemente, no se llevó a cabo. ¿Por qué? Porque la Luftwaffe no pudo dominar los cielos del Reino Unido y porque la Royal Marine dominaba las aguas del canal de la Mancha y del mar del Norte.



Pero, ¿qué ocurriría si los alemanes ocupaban Gran Bretaña? ¿Lograrían ganar la guerra? ¿O de igual forma la perderían? Para saber estas respuestas, le recomiendo a usted, lector/a, que se quede aquí para averiguarlo; recoja un aperitivo y algo bebible, y disfrute de esta gran historia.

Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945)

El enfoque alternativo (1940)

Cazas alemanes cruzando el canal de la Mancha y dirigiéndose a atacar las estructuras militares del Imperio británico en su metrópolis.

Cuando se tomó Francia, Hitler se llenó de orgullo y, en conjunto con el Oberkommando der Wehrmacht, planificó una invasión hacia las islas británicas para ponerle fin a la guerra. Hitler desvió fondos para la creación de embarcaciones de desembarco (en vez de destinar fondos para la creación de las Wunderwaffe, armas futuristas alemanas), para que la Wehrmacht desembarque sobre Gran Bretaña en un futuro. La batalla de Inglaterra continúa igual que en NLT hasta el momento en el que, involuntariamente, parte de una edificación civil británica es destruida por los alemanes y la Royal Air Force, en venganza, ataca estructuras civiles alemanas; por órdenes de Hitler, la Luftwaffe sigue concentrándose en la Royal Air Force y no ataca estructuras civiles, que son vistas como innecesarias de destruir (haciendo ver a los británicos como unos sádicos que atacan estructuras civiles sin remordimiento y de manera indiscriminada). Reino Unido pierde buena parte de su Fuerza Aérea y muchísimos campos de aterrizaje y hangares, y la Royal Marine todavía es muy fuerte. Tras eliminar las bases aéreas, la Luftwaffe comienza a destruir las fábricas británicas e intenta destruir los puertos, pero tiene que retirarse tras la destrucción de varios de sus cazas debido al uso de artillería antiaérea. Sin embargo, los británicos se verían gravemente afectados: el golpe de perder la mayoría de sus bases aéreas le daría un bajón a la moral británica.

Señuelo (1941)

Un empleado de la Abwehr trabajando en el Servicio de Radio Secreta. La Abwehr resultó de gran utilidad, ya que logró, a través de mensajes falsos, tenderle a los británicos una trampa y desviar su flota hacia el océano Índico.

El día 21 de febrero de 1941, en una magnífica y sublime operación de inteligencia de la Abwehr (la Operación Locken, que en alemán significa señuelo), los alemanes le hacen creer a los servicios de inteligencia británicos (como el MI5 y el MI6) que una gran y secreta flota de la Kriegsmarine en el océano Índico se disponía a atacar a las colonias británicas en esa zona para “liberarlas”. A través de la suerte y la estupidez británica, esto realmente comienza a funcionar y los británicos, confiados, desvían su flota de la Royal Marine en el Atlántico y el Mediterráneo, trasladándola hacia el océano Índico para atacar a la “Kriegsmarine del Índico”.

La flota británica tardó casi un mes en llegar al Índico, un tiempo más que suficiente para que Hitler reubique el 40% de sus tropas de Europa en Normandía y Calais para su siguiente objetivo: la Operación León Marino. La Royal Marine tardó en darse de cuenta de que todo era un engaño y, cuando se enteró, ya era demasiado tarde.

Operación León Marino y Operación Verde (1941)

Los paracaidistas alemanes, con vía libre para aterrizar dado a la destrucción casi total de la Royal Air Force, aterrizaron en territorio británico.

Los paracaidistas alemanes aterrizan en Brighton, Dover y la isla de Wight el 17 de marzo de 1941, a las 8:55 AM; la flota de desembarco, defendida por la Luftwaffe, desembarca en Poole, Portsmouth, Behill, Folkestone, Southampton y Ramsgate entre las 9:21 AM y las 9:28 AM. La mayoría de objetivos son tomados, mientras que en otros, se generan cabezas de playa que retrasan el avance y se cobran miles de vidas de alemanes y británicos. La ofensiva alemana continúa tres días después, siendo tomada la región de Kent. El Royal Army intenta contraatacar, pero la Wehrmacht logra retenerlo en la batalla de Reigate. Los alemanes están a las puertas de Londres.

La cruda batalla de Londres provocó que la ciudad se convierta prácticamente en ruinas, como si fuera una antigua ciudad romana en la Europa continental.

Winston Churchill, sin embargo, decide no rendirse, ya que él quería seguir luchando hasta el final. El día 1 de abril, Devon y Cornualles son embolsados por la Wehrmacht, creando la denominada bolsa de Devon-Cornualles. La Wehrmacht y las Waffen-SS se disponen a rodear a Londres, tomando las ciudades de Gloucester, Oxford y Maldon. Los británicos evacúan Devon y Cornualles, retirándose para Gales. El día 10 de abril, ante la pésima situación, el Rey Jorge VI y el resto de la Casa de Windsor escapa a Terranova, luchando desde el exilio; Churchill se queda peleando en su búnker de Londres. El día 19 de abril, tras una durísima batalla, Londres es tomada. A Churchill se le encontró muerto con un disparo en la cabeza, aparentemente se había suicidado, reacio a que su patria caiga ante los nazis.

Con una moral baja, los británicos son derrotados cada vez más: Cardiff cae el día 25 de abril; Cambridge el día 28 de abril; Birmingham el día 1 de mayo; Norwich el día 6 de mayo; Mánchester y Liverpool el día 11 de mayo, y Newcastle el día 13 de mayo. Eventualmente, el resto de Gran Bretaña y Úlster caerían ante la Wehrmacht y las Waffen-SS, con casi un millón de soldados británicos muriendo o siendo capturados. Gran Bretaña es convertida en un régimen republicano, fascista y semiindependiente: por un lado, el colaboracionista Oswald Mosley gobernaba como un despiadado dictador, persiguiendo y aniquilando a todo aquel que hubiese apoyado en algún momento a los aliados así como a los judíos que residían en el país, y por otro lado, Gran Bretaña era un régimen administrado militarmente por la Wehrmacht. Las islas Feroe, las Orcadas y las Shetland son tomadas a base del uso de paracaidistas.

Paracaidistas alemanes aterrizando en Irlanda, mayo de 1941. Las fuerzas alemanas no sufrieron casi bajas ante una pobre Fuerza de Defensa irlandesa que poco pudo hacer ante la maquinaria bélica de Alemania.

Para asegurar el control sobre el Atlántico y por el exilio de muchos soldados británicos hacia Irlanda, Alemania encuentra dos perfectas excusas para invadir la República de Irlanda. La Operación Verde se lleva a cabo dos semanas luego de la ocupación de Gran Bretaña. El pobre Ejército Irlandés cae derrotado en cuestión de ocho días. El destino de Irlanda es idéntico al de Reino Unido: el fascista irlandés Eoin O’Duffy gobierna como Jefe de Estado de Irlanda, pero son los alemanes quienes tienen control militar sobre la isla céltica.

Resistencia británica e irlandesa ante la ocupación alemana (1941 – 1944)

Como en muchas regiones ocupadas por la Alemania nazi, comenzaron a hacerse notar movimientos de resistencia que se oponían a la ocupación del nazismo en Gran Bretaña e Irlanda. En Gran Bretaña, esta resistencia estaba compuesta por conservadores, laboristas, liberales, demócratas, comunistas y anarquistas, luchando desde diversos puntos de las islas británicas ante los ocupantes nazis y los colaboracionistas británicos.

Las milicias protestantes del Úlster (sobretodo la ULF) tenían la costumbre de taparse el rostro con un pasamontañas, dado a que no querían que su rostro se le sea visible, ya que eso haría que se le reconozca para la administración ocupante nazi, quien tenía registros de cada ciudadano nacido en Gran Bretaña e Irlanda.

En Irlanda, habían dos resistencias distintas: la católica y la protestante. La católica se componía por antiguos miembros del IRA que se oponían a los colaboracionistas irlandeses, a los protestantes y a los nazis, y la protestante, que se oponían a los colaboracionistas, los nazis y los católicos. Las dos resistencias irlandesas tenían sus grupos paramilitares: los católicos el IRA Intransigente (en inglés conocido como Intransigent Irish Republican Army - IIRA) y los protestantes la Fuerza de Liberación de Úlster (Ulster Liberation Force - ULF). La ocupación nazi duró tres años, hasta que los aliados liberaron Gran Bretaña e Irlanda en 1944; durante ese período de tres años, Irlanda (sobretodo Úlster) se convirtió en un baño de sangre entre las tres facciones, resultando asesinadas y heridas decenas de miles de personas (soldados y civiles).

Colaboracionismo británico e irlandés (1941 – 1945)

Oswald Mosley, Lord Protector de Gran Bretaña e Irlanda del Norte durante la ocupación nazi. Al ser el colaboracionista británico más importante, tuvo mucha notoriedad durante y luego de la ocupación alemana en las islas británicas.

En Gran Bretaña, los fascistas británicos estaban previamente encarcelados debido a las restricciones impuestas por el Reino Unido en 1940. Sin embargo, cuando la Operación León Marino fue efectuada, muchos fascistas británicos pasaron a las líneas alemanas y decidieron colaborar activamente con ellos. Oswald Mosley y John Amery fueron muy importantes para fomentar una colaboración con los alemanes nazis, quienes los consideraban como hermanos germánicos. De hecho, el mismo Hitler quería mantener buenas relaciones con los británicos, ya que, a fin de cuentas, los británicos también eran parte de los pueblos germánicos.

El joven (29 años) John Amery lanzó importantes campañas propagandísticas pronazis durante la ocupación alemana en Gran Bretaña e Irlanda del Norte. También, se le reconoce el mérito de haber reclutado hasta treinta mil británicos para luchar en el Frente Oriental.

Amery logró, a través de la propaganda anticomunista, reclutar hasta treinta mil hombres británicos y los juntó en el British Free Corps (Cuerpo Voluntarios Británico en inglés), que fue directamente puesto bajo el mando de la Wehrmacht en el Frente Oriental. Un año antes del fin de la guerra, la División King Arthur de las Waffen-SS es formada por los británicos que optaron por seguir a los nazis tras la batalla de Escocia.

Eoin O'Duffy, el jefe de Estado irlandés que colaboró con el Eje. Es reconocido, además, por la creación del IRA Oficialista, el sector del IRA que colaboró abiertamente con el Eje.

En Irlanda, mientras tanto, Eoin O’Duffy, junto con Tom Barry, formó una nueva sección del antiguo IRA: el IRA Oficialista (Officialist Irish Republican Army - OIRA). Nombrado así por ser la milicia predilecta del gobierno colaboracionista irlandés, este nuevo grupo paramilitar terrorista, nacionalista católico y ultraderechista comenzó a causar estragos en iglesias protestantes y en los opositores a la Irlanda de O’Duffy (sin importar si eran católicos o no), lo que motivó a que otros irlandeses católicos y protestantes formaran sus propios grupos paramilitares de resistencia armada y terrorista para resistir los embates del IRA Oficialista.

El cocreador del IRA Oficialista, el guerrillero Tom Barry. Barry era el Jefe de Estado Mayor del IRA Oficialista.

La Brigada Irlandesa (Irish Brigade), que colaboró en la guerra civil española para el bando sublevado, vuelve a ser formada y transferida a la Wehrmacht, pero esta ocasión con unas trece mil tropas. A un año antes del fin de la guerra, la División Hibernia de las Waffen-SS es formada por los irlandeses que escaparon con los nazis a Francia en 1944.

El Cuerpo Voluntario Británico y la Brigada Irlandesa en el Frente Oriental (1942 – 1945)

El SS-Mann Kenneth Berry y el SS-Sturmmann Alfred Minchin, con oficiales alemanes durante la ofensiva del lago Balatón en 1944.

En junio de 1942, la Operación Barbarroja es puesta en marcha. En esta inmensa invasión, además de todo el Eje europeo, participaron también decenas de miles de británicos e irlandeses. Las fuerzas del British Free Corps y la Irish Brigade participaron en batallas muy importantes, como la batalla de Moscú (las dos fuerzas), el asedio de Leningrado (la fuerza irlandesa), la batalla de Stalingrado (la fuerza británica) y la batalla de Berlín (las dos fuerzas, junto con otras de su misma nacionalidad perteneciendo a las Waffen-SS). Varios de ellos (cuatro mil británicos y dos mil irlandeses) fueron aniquilados por el Ejército Rojo, mientras que el resto fueron capturados por los aliados (la mayoría por los aliados occidentales). Cuando los aliados occidentales se enteraron de la existencia de fuerzas colaboracionistas en el Frente Oriental, estos pidieron que sean extraditados/repatriados a sus respectivos países para un juicio de guerra; el gobierno de Moscú afirmó que habían fuerzas voluntarias del nazismo provenientes de países como Francia, Reino Unido e Irlanda, pero que todos murieron en acción. La realidad es que los soviéticos, al enterarse que estas fuerzas colaboraron con los nazis, los ejecutaron o los mandaron directamente a los gulags siberianos, donde eventualmente pasarían el resto de su vida.

La planificación aliada de la batalla de Escocia (1941 – 1944)

Cuando Gran Bretaña e Irlanda fueron tomadas, las fuerzas de la Mancomunidad Británica de Naciones siguieron luchando, no desistieron a pelear a pesar de que la metrópolis estaba ocupada. Lo que provocó que los estadounidenses, cuando se unieron a la contienda en diciembre de 1941, planifiquen operaciones militares en conjunto para la liberación de las islas británicas e Irlanda. Aunque habían retomado el control marítimo, los buques británicos seguían pereciendo ante los cazas alemanes, al menos hasta la entrada de Estados Unidos en la guerra, quien le daría un apoyo total a las fuerzas de la Mancomunidad.

Durante la Operación Jubilee, conocida también como batalla de Thurso, muchos canadienses fallecieron y fueron capturados por los anglo-alemanes.

Para cuando empezó la Operación Barbarroja en junio de 1942, los estadounidenses, en conjunto con las resistencias y las fuerzas de la Mancomunidad, planificaron varias operaciones militares previas a la batalla de Escocia, como la Operación Torch (1942) y la Operación Husky (1943), entre otras; también se produjo la batalla de Thurso (1942), entre fuerzas aliadas (mayormente canadienses) y alemanas, resultando en una victoria para los alemanes. Durante ese lapso, buques y avionetas de los aliados occidentales iniciaron misiones de reconocimiento sobre las costas de Noruega y Escocia, las regiones ocupadas por los nazis que tenían más posibilidades de desembarco aliado; Noruega tenía fortificaciones en caso de desembarco, pero Escocia no, lo que motivó a que la eventual Operación Overlord sea llevada a cabo en Escocia. El MI5, el MI6 y la OSS planificaron una estrategia para engañar a la Abwehr y hacerle pensar que el desembarco iba a ser realizado en Irlanda, resultando un éxito: los alemanes fortifican Irlanda, pero dejan sin fortificaciones a Escocia, dándole luz verde a los aliados occidentales de iniciar la Operación Overlord.

Operación Overlord y la liberación de Gran Bretaña e Irlanda (1944)

Soldados estadounidenses desembarcando en las islas Hébridas, al norte de Gran Bretaña, en Escocia. La cabeza de playa generada en este desembarco fue de las más recordadas de toda la Segunda Guerra Mundial.

Los ejércitos aliados, de la mano de tropas paracaidistas, toman posiciones en las playas de las Hébridas, las Shetland y las Orcadas, islas defendidas por pequeñas guarniciones de alemanes y británicos colaboracionistas. Una vez que los paracaidistas han tomado posiciones, comienza el desembarco. Los ejércitos aliados dividieron sus fuerzas en tres: las fuerzas estadounidenses comenzaron su ataque sobre las Hébridas y Fort Williams, las fuerzas británicas sobre las Shetland y Aberdeen, y las fuerzas del resto de la Mancomunidad (principalmente canadienses) sobre las Orcadas e Inverness.

Se generaron pocas pero crudas cabezas de playa en Escocia, mayormente en la playa de Aberdeen, donde las ametralladoras MG-42 y los francotiradores alemanes le hicieron la vida imposible a los británicos, aunque, eventualmente, gracias al apoyo aéreo (cazas y paracaidistas), pudieron sobreponerse sobre los anglo-alemanes que defendían Escocia. Los desembarcos aliados en Escocia fueron muy exitosos, a pesar de que perecieron en combate muchos soldados. Una vez tomadas Fort Williams, Aberdeen e Inverness, los ejércitos aliados siguieron avanzando sobre Gran Bretaña e Irlanda, enfrentándose a un poco más de un millón de fuerzas alemanas, irlandesas y británicas. El 7 de agosto, Dublín es liberada por la resistencia irlandesa y los aliados, y los terroristas católicos y protestantes son parcialmente derrotados; el 25 de agosto, la resistencia británica y los aliados liberan Londres. Oswald Mosley logra ser capturado, a la espera de un juicio por alta traición (y posterior ejecución) y John Amery escapa con la División de las Waffen-SS King Arthur a Francia.

Operación Júpiter, un fracaso aliado (1944)

Paracaidistas aliados en el centro de Francia durante la Operación Júpiter.

Diez días antes de la liberación de Londres, es llevada a cabo la Operación Dragoon (dragón en francés), donde el sur de Francia es liberado, pero, sin embargo, todavía faltaba liberar el norte. Es entonces que, con la ayuda de las divisiones que se encontraban en Gran Bretaña e Irlanda (que son transferidas al sur de Francia), se lleva a cabo la Operación Júpiter, una operación militar de ofensiva sobre el territorio francés ocupado por los nazis. Consistía, en definitiva, en hacer explotar los puentes del centro de Francia para luego invadir el resto del territorio francés. Tuvo éxito al principio, pero fallaron en explotar un puente cercano a Grenoble, lo que motivó a los alemanes a contraatacar. Júpiter resultó en un fracaso aliado, pero eso no hizo que los aliados se retiren, todo lo contrario: incitó directamente a otro avance, donde los alemanes intentaron lanzar una contraofensiva sobre Occitania.

La batalla de Occitania, el as bajo la manga del OKW (1944 – 1945)

La idea alemana de la batalla de Occitania era darle un duro golpe a los aliados, embolsar a sus ejércitos y destruirlos, para así firmar una hipotética paz.

Conocida, por sobre todas las cosas, como la última gran ofensiva alemana en el Frente Occidental, la batalla de Occitania se llevó a cabo en la montañosa región homónima. Tenía como objetivo embolsar a los ejércitos aliados del sur de Francia, a través del uso de la Blitzkrieg (guerra relámpago en alemán), método con el cual la Wehrmacht logró veloces victorias sobre sus enemigos entre el 1939 y el 1942. La intención era embolsar al medio millón de soldados aliados en el sur de Francia para, eventualmente, negociar la paz con los aliados occidentales y concentrarse en el Frente Oriental y derrotar a la Unión Soviética.

Confiados, los aliados occidentales nunca esperaron un gran contraataque alemán, además de que los alemanes fueron muy precavidos con esta operación militar. Se esperaba una contraofensiva en Occitania, pero los aliados fueron tomados por sorpresa. Sin embargo, el contraataque es contenido por los aliados, sobre todo gracias a su valentía, siendo los alemanes derrotados y obligados a retirarse a la línea Alsacia-Ardenas. París es liberada el 25 de enero de 1945 casi sin luchar.

La caída del régimen nazi y fin de la guerra en Europa (1945)

Los aliados occidentales iniciaron su ofensiva sobre la línea Alsacia-Ardenas el 26 de enero de 1945 y la finalizaron el día 9 de mayo del mismo año, cuando los alemanes capitularon ante los aliados. Fue una ofensiva donde murieron casi un millón de soldados (tanto para los aliados occidentales como para los alemanes) y donde hubo demasiadas pero grandes escaramuzas entre los dos bandos. Ocurrieron dos importantes batallas: la batalla de Nancy y la batalla de Amberes. La primera resultó en una batalla que duró veinte días y que, finalmente, terminó en una victoria aliada; la segunda fue una victoria parcial alemana, pero que eventualmente terminaría en una victoria de los aliados.

Mientras los aliados occidentales se encontraban aún batallando con los alemanes en Francia, Bélgica y Luxemburgo, los soviéticos ya se encontraban tomando Berlín, algo que hizo que los aliados occidentales se enfaden ante la impotencia de no haber tocado siquiera territorio alemán.

Cuando Alemania se rindió el 9 de mayo de 1945, los soviéticos y los aliados tomaron prisa en ocupar grandes porciones del territorio ocupado por los nazis y lo liberaron, siendo la Unión Soviética quien tomó un buen botín: Alemania, Dinamarca, Noruega, Austria, Checoslovaquia, Yugoslavia, Países Bajos, Albania, Bulgaria, Hungría y Rumania. Debido al rechazo que sentían los nazis al marxismo-leninismo, diversos remanentes nazis que permanecieron en Alemania crearon un grupo armado de resistencia: la Werwolf. Este grupo armado de resistencia se mantuvo en la clandestinidad desde el fin del nazismo hasta que la República Democrática Alemana llegó a la transición democrática, tras las revueltas pacifistas (principalmente, aunque también hubieron revueltas violentas), en el año 1990.

Guerra fría y actualidad (1945 – actualidad)

¿Qué ocurrió con los colaboracionistas británicos e irlandeses?

Tras el fin de la guerra, en Gran Bretaña se celebraron unas nuevas elecciones generales, que fueron ganadas por el laborista Clement Attlee. El gobierno de Attlee se encargó de ilegalizar todo tipo de partido fascista o nacionalista, además de juzgar a los que previamente colaboraron con los nazis. Dependiendo la jerarquía del colaboracionista en la ocupación nazi/gobierno de facto de Mosley, se le daban cierta cantidad de años (por ejemplo, los militantes británicos del fascismo recibían una condena de seis años en la cárcel); Oswald Mosley fue la excepción: como el gobernador de facto de la Gran Bretaña ocupada por los nazis, se le otorgó el peor castigo de todos, que era la ejecución. Mosley fue ejecutado el día 5 de diciembre de 1945.

El español "Juan Fábregas", en una foto tomada el día 7 de agosto de 1946 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

John Amery, otro de los jerarcas fascistas británicos, fue perseguido intensivamente desde la batalla de Berlín. Él había logrado escapar gracias a las ratlines (de las cuales muchos nazis y fascistas utilizaron para lograr escapar a Sudamérica) y llegó a la Argentina, bajo el nombre falso de Juan Fábregas, haciéndose pasar como un español que viajaba de Barcelona a Buenos Aires en busca de ofertas laborales. Cuando el coronel Juan Domingo Perón se convirtió en Presidente de la Nación Argentina, Amery y Perón entablaron una buena relación de amistad, lo que derivó en que Perón le regale una casa quinta en la Patagonia, específicamente en la provincia de Río Negro, a las cercanías de San Carlos de Bariloche. Se llegó a decir que “Juan Fábregas” era un hombre muy mujeriego y que, cada semana, siempre llevaba mujeres a su casa quinta para mantener coitos constantes.

Vivió allí desde 1946 hasta 1957 (dos años después del golpe de Estado antiperonista que derrocó al régimen de Perón, conocido como Revolución Libertadora), cuando la SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado) argentina, en conjunto con el MI6 británico y la Policía Federal Argentina, dieron con su paradero. Amery, tras intentar escapar y asesinar, al menos, seis policías con una pistola calibre 38, muere luego de que los agentes anglo-argentinos lo rodeen en el tejado de su casa y él intentase abrir fuego sobre los agentes, reacio a rendirse. El cuerpo de Amery es extraditado posteriormente para Reino Unido.

En Irlanda, Eoin O’Duffy fue sentenciado a cadena perpetua, aunque la sentencia se le fue posteriormente retirada dado a sus problemas de salud (moriría en 1949, a causa de una neumonía), mientras que Tom Barry, el otro jerarca colaboracionista irlandés, fue sentenciado a diez años de prisión por traición, pero se le redujo la condena a ocho años. Los colaboracionistas irlandeses son enviados a la cárcel, pero luego fueron absueltos en su mayoría. El IRA Oficialista es disuelto, siendo reorganizado como parte del nuevo IRA: el IRA Renovado (Renovated Irish Republican Army - RIRA).

La Segunda Guerra Mundial provocó aún más choques entre los protestantes y los católicos de Úlster, lo que motivó a la existencia del conflicto norirlandés, un conflicto que finalizó en 1998. Se enfrentaron las fuerzas paramilitares (ambas consideradas terroristas por el Reino Unido e Irlanda) de los protestantes (los unionistas, quienes buscan que Irlanda del Norte se mantenga como parte de Gran Bretaña) y de los católicos (los republicanos, quienes afirman que la isla de Irlanda debe ser unificada bajo un régimen republicano). Hasta el día de hoy, a pesar del Acuerdo de Viernes de Santo, siguen habiendo conflictos en el Úlster, aunque más reducidos y poco frecuentes.

Diferencias entre esta historia alternativa y nuestra línea de tiempo

Diferencias generales

  • Al estar Gran Bretaña e Irlanda ocupadas por Alemania, el avance de los aliados occidentales se ve sumamente retrasado. Esto hace que en Europa Occidental, los aliados occidentales solamente logren tomar Francia, Italia, Luxemburgo y Bélgica.
  • Cuando los soviéticos tomaron Países Bajos, Dinamarca y Noruega, les “liberó” (eufemismo que significaba que las casas reales que reinaban en estos países debían ser expulsadas en nombre del bolchevismo estalinista) del dominio nazi y de sus gobiernos monárquicos constitucionales, tal como ocurrió en Yugoslavia. Se formaron gobiernos comunistas en estos países posteriormente después del fin de la guerra. Las dinastías de estos países se exiliaron hacia Reino Unido, Francia y Estados Unidos, países que les da asilo tras la expulsión soviética.
  • Al existir más países comunistas, el comunismo en el mundo es mucho más fuerte que el de nuestra línea de tiempo. Un ejemplo de esto es el golpe de Estado comunista en Suecia (1946), el golpe de Estado comunista en Finlandia (1948), la victoria del comunismo en Grecia (1949), la fallida pero sangrienta revolución comunista en Italia (1950) y el golpe de Estado comunista en Portugal (1974).
    • Una vez que los izquierdistas portugueses, liderados por Octávio Rodrigues Pato, Mário Soares y António Ramalho Eanes, derrocan al Estado Novo, la España franquista, en conjunto con la OTAN, invade Portugal. Tras cuatro meses de lucha, Portugal es anexado a España y dividido como tres comunidades autónomas distintas: Algarves, Lusitania Septentrional y Portugal; el separatismo portugués es muy fuerte en la región, incluso más fuerte que el separatismo catalán y el vasco.

Diferencias en el Reino Unido

  • La ocupación nazi en el Reino Unido hará que el neonazismo y el neofascismo en esta nación sean más frecuentes tanto durante la década de los 60 (con la aparición de los skinheads) como en la actualidad.
    • Ciertos sectores del movimiento punk británico cuentan con una ideología neonazi.
  • La resistencia británica fue, junto con la francesa, yugoslava, italiana y soviética, de los movimientos de oposición al nazismo más importantes de la guerra, con muchos militantes de los partidos conservadores, liberales, demócratas, anarquistas y comunistas unidos con un solo propósito: expulsar al nazismo de las islas británicas.
  • El señuelo de los alemanes en el océano Índico provocó que el Reino Unido mejore sus servicios de inteligencia y sus radares, para evitar otra ocupación de las islas británicas a manos de enemigos que logren burlar de forma inaudita su inteligencia de seguridad.
  • La alianza de Alemania con un sector colaboracionista del IRA provoca un conflicto norirlandés mucho más temprano. Y además, provoca que muchas de las organizaciones paramilitares protestantes y católicas se formen antes de la década de los 60, década en la que en nuestra línea de tiempo los problemas en Irlanda del Norte se agravaron aún más.
  • El sentimiento antialemán en Gran Bretaña, tras la Operación León Marino, es aún mayor, lo que provoca que cuando estas dos naciones se enfrentan en el ámbito deportivo (por ejemplo en partidos de fútbol), la previa resulte ser muy mediatizada por el lado británico, hasta el punto de prácticamente politizar el choque.

Diferencias con Irlanda

  • La entrada de Irlanda en la guerra provocó un pequeño pero relevante declive en la demografía irlandesa, ya que muchos irlandeses mueren durante la Operación Verde, durante los enfrentamientos clandestinos de la resistencia con los colaboracionistas y durante la liberación de Irlanda por los aliados durante la batalla de Escocia. Sin embargo, la natalidad y la inmigración solucionan en menor medida este problema, pero nada ni nadie podrá solucionar las vidas de los irlandeses que fallecieron durante la Segunda Guerra Mundial.
  • A pesar de tener que ingresar como beligerante en la Segunda Guerra Mundial por una invasión a su territorio, Irlanda, desde la Operación Verde, es un país totalmente neutral. Brindó su apoyo a la OTAN, mas no se unió a ella dado su política de neutralidad y no intervención en los conflictos armados, política exterior que mantiene hasta el día de hoy.

Diferencias con Rusia

  • La Unión Soviética, en vez de disolverse en 1991, se transforma, a través del Tratado de la Nueva Unión, en la Federación de Rusia, una unión de repúblicas autónomas democrática y multipartidista. Su primera medida fue demasiado cuestionada por la comunidad internacional: invadir y anexar a las efímeras repúblicas separatistas de Estonia, Lituania, Letonia, Moldavia, Georgia y Armenia.
  • La crisis constitucional rusa de 1993 nunca sucede, dado a que el Presidente de la Federación de Rusia de ese momento, Aleksandr Rutskói, nunca disuelve el Sóviet Supremo, evitando, así obtener todo el poder de Rusia a través de un semigolpe de Estado. Esto significa que el cargo de Vicepresidente de la Federación de Rusia continúa existiendo hasta nuestros días.

Diferencias con Alemania

  • El ex oficial militar alemán y neonazi Otto Ernst Remer, fundador de la Werwolf.

    Como era evidente que toda Alemania caería ante la Unión Soviética en 1945, se formaron los remanentes nazis, producto del sentimiento anticomunista fomentado por Hitler y el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (y luego fomentado mayoritariamente por su sector juvenil, las Juventudes Hitlerianas). Muchos de los remanentes toman caminos distintos, ya que algunos apoyan al strasserismo, otros apoyan la inclusión de otros caucásicos (sin importar si son "arios" o no) en los remanentes, pero otros se unifican en una sola resistencia: la Werwolf, convirtiéndose así en la resistencia nazi predilecta ante el comunismo estalinista. Su primer líder fue el neonazi Otto Ernst Remer (quien lideró a la Werwolf desde el 1945 hasta su asesinato por agentes germano-soviéticos del NKVD en 1953).
  • La captura total de Alemania por la Unión Soviética hace que los alemanes tengan sentimientos antirusos muy frecuentes. A pesar de eso, el comunismo se ve en parte más fortalecido, al igual que el nacionalismo (tanto el nacionalismo de izquierda como el de derecha y el de centro) y el nacional-bolchevismo.
  • El gobierno nacionalista cívico de la actual Alemania, en conjunto con grupos nacionalistas y populistas (de derecha), reclama los territorios orientales de Alemania antes de 1939: Prusia Oriental, Memel, Pomerania, Brandemburgo Oriental y Silesia. Las gobernaciones de Varsovia y Moscú ningunean a Berlín, negándole la adquisición alemana de estas tierras, aunque muchos empresarios alemanes erigieron colonias de alemanes en estos territorios, con el permiso de Polonia y Rusia, quienes, con este acuerdo, vieron la posibilidad de obtener beneficios económicos.

Artículos

Advertisement