Historia Alternativa
Advertisement
Enrique VII de Inglaterra y II de Francia
Rey de Inglaterra e Irlanda, Rey de Francia, Duque de Milan
Historia Alternativa: Victoria Inglesa en la Guerra de los 100 años
81bf049928be840129e893445fc5588c.jpg
Ejercicio
Predecesor Juan II de Inglaterra y III de Francia
Sucesor Joanna I de Inglaterra y Francia
Rey de Inglaterra e Irlanda
28 de enero de 1562-3 de Junio de 1568
Predecesor Juan II de Inglaterra
Sucesor Joanna I de Inglaterra
Rey de Francia
28 de enero de 1562-3 de Junio de 1568
Predecesor Juan III de Francia
Sucesor Joanna I de Francia
Información personal
Otros títulos Duque de York, Delfín de Francia, Príncipe de Gales
Nacimiento 12 de Marzo de 1551
Maison de Jean Second, Moret-sur-Loing, Isla de Francia.
Fallecimiento 24 de agosto de 1568
Saint-Cloud, Isla de Francia.
Sepultura Basílica de Saint-Denis
Familia
Casa real Plantagenet-Anjou
Padre Juan II de Inglaterra y III de Francia
Madre Catalina de Médicis
Regente Catalina de Médicis
Untitled-1-0.jpg
Dieu et mon droit
[editar datos en Wikidata]

Enrique VII de Inglaterra y II de Francia (Moret-sur-Loig, 12 de Marzo de 1551-Saint-Cloud, 24 de agosto de 1568) fue rey de Inglaterra y Escocia desde el 28 de enero de 1562 hasta su prematura muerte en 1568.

Su gobierno estuvo fuertemente influenciado por su madre la ambiciosa Catalina de Médicis y por los Guisa con los cuales su madre había mantenido el poder. Continuo las políticas represivas de finales del gobierno de su padre Juan II y III que llevarían a las Guerras de Religión Anglo-Francesas, el déficit de sus consejeros y de su regente (su madre), alargando el conflicto a pesar de la superioridad del bando católico.

Fue duramente criticado tanto por el bando protestante como el católico debido a la matanza del día de San Francisco en París, en la cual murieron tanto protestantes como católicos.

Al segundo año de su reinado sufriría un intento de derrocamiento por parte de los Montmorency con apoyo de los Habsburgo para poner a su medio hermana Juana Plantagenet-Anjou en el trono, el intento fracaso por el cual Juana huyo hacia Flandes.

Su corto gobierno estuvo marcado de inestabilidad política y social la cual culminaría con la Intervención española y de la Liga Católica Anglo-Francesa a inicios de 1568 para detener el avance hugonote en Francia, Catalina de Medici y Enrique VII desconfiaron de España y los Guisa ordenando asesinar a Don Juan de Austria, medio-hermano del rey Felipe II y general de las tropas españolas en Francia; el intento de asesinato fracaso y el rey y su madre se ganaron el desprecio tanto de Ingleses como de Franceses, los ejércitos del Duque de Guisa ocuparon París y entregando a Enrique VII y Catalina de Medici al bando protestante, ambos morirían asesinados por un fanático religioso en Saint-Cloud el 3 de Junio de 1568.

Biografía

Infancia y ascenso al trono

Catalina de Medicis

Hijo de Juan II de Inglaterra y III de Francia y de Catalina de Medici, creció en París en compañía de su madre y sus hermanas. Enrique no tuvo nunca el aprecio de su padre, ya que este se mantuvo alejado de la corte por la Ultima Guerra italiana y al regresar frecuentaba únicamente a sus medio-hermanas Bianca y Juana y algunos de sus hijos extramatrimoniales, cuando el monarca se retiro a las afueras de París prohibió a su esposa y a los hijos que tuvo con ella, incluyendo al mismo Enrique, ir a visitarlos o si quiera dirigirse a Fontainebleau. Su madre incentivo el odio de su padre en años posteriores así como forjando alianzas con familias nobiliarias francesas como los Guisa o los Borbones frente a las familias inglesas como os Grey, los Seymour, o los Dudley que gozaban del favor del ya enfermo rey, el control de la París era de Catalina de Medici y sus aliados.

La situación de las Dos coronas al final del gobierno de Juan II y III era ambivalente, por un lado el poder e Influencia de Inglaterra-Francia crecía gracias a la reincorporación de territorios a Francia, la obtención del Ducado de Milán y las emergentes colonias en América otorgaron a las dos coronas el poder para evitar el dominio del Imperio Habsburgo en Europa y gozando de una economía en ascenso; sin embargo en el aspecto social las dos coronas, principalmente Francia, se encontraba dividida por las confesiones católicas y protestantes que ya había dado varias revueltas contra las políticas represivas de Juan II y III de fines de su gobierno, que llevaron incluso a que varios nobles de confesión protestante iniciaran planes de convertir las revueltas en una guerra civil con relativo apoyo, casi simbólico, de algunos príncipes protestantes en Alemania y los Calvinistas de Ginebra.

Cuando Juan II y III murió en 1562, la situación no podía ser mas complicada, la parte hugonote (calvinistas franceses) de las familias de Los Montmorency y los Borbones se declararon en en armas contra el gobierno de la Católica corona y sus persecución contra los protestantes,desencadenando el inicio del conflicto de la Guerras de Religión en el territorio de Francia, en Inglaterra el conflicto no llego a desencadenarse ya que al país no llego los movimientos protestantes.

Los Guisa y la matanza de San Francisco

Procesión de la Liga Católica Anglo-Francesa

François de Coligny

Enrique I de Guisa

Enrique VII Y III seria coronado rey de Francia e Inglaterra en la catedral de Ruan, la coronación fue breve por temor a un levantamiento protestante, o un asalto por parte de François de Coligny, uno de los lideres del bando hugonote.

Por temor a perder la capital el retorno a París fue acompañado de la Liga Católica Anglo-Francesa un grupo conformado por nobles de Inglaterra y Francia que buscaba imponer el catolicismo en las dos coronas, este grupo no dependía del Estado ni de la iglesia y se comportaba mas bien como una especie de bando mercenario que no contaba con una administración y organización adecuada que había recurrido a los Guisa como su principales mecenas (con el tiempo se comporto mas como un ejercito privado de esta familia nobiliaria).

A la llegada de la corte a París estallo una serie de enfrentamientos entre campesinos y ciudadanos protestantes que asaltaron y saquearon iglesias y capillas por toda la ciudad. El rey presumió que los levantamientos eran culpa de Luis de Borbón, ordenando apresarle a Enrique I de Guisa el cual ordeno la búsqueda de Luis ni siguiera paso de París ya que el ejercito de la Liga inicio la "búsqueda" saqueando y matando a protestantes que se encontraban en la misma ciudad, el problema estallo ya que los ejércitos de la Liga no solo asaltaron hogares protestantes, sino asaltaron hogares católicos matando por igual ciudadanos de ambas confesiones; la matanza se extendió por las ciudades de la isla de Francia atacando palacios, casas, granjas e inclusive monasterios e iglesias de poblados pequeños en tan solo días.

El malestar general no se hizo esperar, tanto en el país como en el extranjero las opiniones fueron ambivalentes, Pio V celebro el acto del rey como defensor de la fe Católica celebrando un Te Deum, la situación fue similar entre los estados católicos del Sacro Imperio y los Habsburgo, menos de la medio hermana del rey, la condesa del Triol Juana "Joanna" Plantagenet y Anjou esposa de Fernando II de Habsburgo la cual lamento la muerte de católicos durante la masacre.

A pesar de que las ordenes habían sido dadas por el duque de Guisa, fueron inmensamente populares y sirvieron de apoyo al tambaleante gobierno de Enrique VII que tan solo a inicios de su gobierno ya había desencadenado crisis sociales por el territorio francés, Enrique I de Guisa empezó a ganar el favor del parlamento francés y mas influencias en el joven rey frente a su madre Catalina de Medicis, la creciente impopularidad de la monarquía daría la oportunidad a los franceses Montmorency y a ciertas familias nobles inglesas como los Seymour a derrocar al monarca en favor de su medio-hermana Joanna para que esta pudiera en "encargarse de esa terrible peste que aqueja a las dos coronas".

Joanna, el fallido intento de derrocamiento

Juana de Plantagenet y Anjou, como Duqueza consorte del Tirol y archiduquesa de Austria

Maximiliano II de Habsburgo, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

El 14 de octubre de 1563 llegaría a París la Condesa consorte del Tirol y archiduquesa de Austria para visitar a su "hermano" y ofrecer una mediación para que los ejércitos Imperiales y de España pudieran prestar su apoyo al bando católico en terminar con los enfrentamientos contra los Hugonotes por el territorio, dada la notoria incapacidad del ejercito Francés de hacer frente al re alineamiento de los ejércitos hugonotes que contaban con relativo apoyo de los calvinistas suizos, esto fue visto por parte de el rey como una amenaza a su autoridad desencadenando una fuerte tensión con la llegada de su medio-hermana en la corte, aparte de que esta contaba con el apoyo de varias familias nobles tanto de Inglaterra como Francia también contaba ahora con el apoyo de los Habsburgo en sus reclamaciones al trono de las Dos Coronas.

Los Montmorency vieron con la llegada de Juana como una oportunidad de derrocar al débil rey y a los Guisa, llegando a conspirar con Alejandro Farnesio, que estaba de visita en París como parte del ejercito español que acompañaba la comitiva Imperial de Juana de Plantagenet y Anjou. Alejnadro Franesio solo apoyo el complot de manera nominal pues entendía el riesgo que supondría fallar en el intento de derrocar a Enrique VII.

El intento de derrocamiento se llevo a cabo el 28 de octubre de 1563 cuando los ejércitos de los Imperiales y Españoles tomaron el Palacio del Louvre, afortunadamente Enrique VII logro escapar a tiempo con su madre gracias al rápido actuar de los Guisa.

Las tropas Españolas e Imperiales abandonaron a los conspiradores una vez que se dieron cuenta que el rey no se encontraba en el palacio, Alejandro Farnesio temiendo represiones por parte del monarca Anglo-francés que recomendó a la archiduquesa Juana de Plantagenet y Anjou a huir de la ciudad temiendo que sea apresado por las tropas de las Dos-Coronas o en un caso peor incluso ejecutada por alta traición a la corona.

Juana huyo hacia los Países Bajos lo mas rápido posible, llegando finalmente a territorio Imperial. Al llegar trato de evitar a toda costa que su cuñado el Sacro Emperador Maximiliano II intentara intervenir otra vez en Francia y evitar asi una guerra entre las Dos potencias de Europa de la Época los Habsburgo (España y Austria) y Las Dos Coronas (Inglaterra y Francia), Juana logro convencer a su cuñado y a los embajadores de España de no intervenir en Francia.

La Crisis de 1567, y la Intervención Española.

Louis Ier de Bourbon, 1er prince de Condé (1530-1569)

Don Juan de Austria, medio hermano de Felipe II de España, acudio al llamado del rey Enrique VII por apoyo en la Guerra contra los Hugonotes.

La persecución religiosa iniciada por el cardenal de Lorena, que además era gran inquisidor de Francia, agravó el problema religioso en meses posteriores al derrocamiento y temiendo una conspiracion similar por parte de los hugonotes, a pesar de los intentos mediadores de la reina Catalina, los calvinistas buscaron protección y liderazgo en la persona de Luis de Borbón, príncipe de Condé, hermano de Antonio de Borbón, que en su condición de segundón estimaba que la causa religiosa podría permitirle ascender a la cumbre del poder.

El resultado de todo ello fue la Conspiración del 1567, un incidente grave de las Guerras de Religión, que tenía por objeto hacerse con la persona del Rey y sustraerlo a la influencia de los hermanos Guisa, que serían apartados del poder y procesados. Sin embargo, para evitar implicarse directamente en el complot, Condé dejó la ejecución del plan en manos de un noble menor, el Señor de la Renaudie, cuya incompetencia resultó en el descubrimiento del complot. El Rey se trasladó a la fortaleza de Amboise, y los conspiradores fueron capturados y ejecutados.

Pronto quedó claro que lo único que quería un importante sector de los hugonotes era acabar con los Guisa, y que quedarían apaciguados si éstos eran sustituidos por un Parlamento Francés dirigido por los Borbones. Se entablaron conversaciones, y en torno a la reina madre y el canciller Michel de L’Hospital surgió un partido “político” dentro del Parlamento Francés, cuyo objetivo era lograr una solución pacífica al problema religioso y el restablecimiento de la supremacía regia. Finalmente el parlamento francés decidió establecer una asamblea que reunida a instancias de Catalina en Fontainebleau, en agosto de 1567, fortaleció la posición de la reina madre, pero fue incapaz de acabar con el predominio de los Guisa.

La situación parecía estar en punto muerto cuando Enrique VII y II, solicito el apoyo español para diciembre de 1567 para acabar de una vez con toda con la amenaza hugonote, evitando así cualquier intento de terminar con el conflicto de manera pacifica y destruyendo cualquier esfuerzo de Catalina de Medicis de disminuir la influencia de los Guisa, que ganaron mas apoyo por parte de las tropas Españolas que oyeron el llamado del rey y que eran lideradas por Don Juan de Austria, hermano del rey Felipe II de España, el cual fue mandado por ordenes de su hermano a defender la hegemonía católica en la Europa Occidental.

La eficiencia de los ejércitos españoles permitieron detener a varios de los lideres hugonotes como Enrique de Borbón que fue juzgado y ejecutado por traición y heregia en París en Enero de 1568.

Abdicación y muerte

Los ejércitos aliados lograron prácticamente derrotar al bando hugonote quedando únicamente un para de plazas protestantes al este del país, con esto la popularidad y poder de los Guisa se encontró en su punto mas alto , lo que llevo a Enrique VII de 17 años sentirse amenazado del creciente poder de los Guisa y la influencia española en su territorio, con temor a ello el joven monarca ordeno asesinar en secreto a Don Juan de Austria creyendo que sin el apoyo francés, los Guisa perderían su influencia en el parlamento Francés y ganaría el "favor" de las nobleza Inglesa, la cual se había mostrado indiferente a la situación que se libraba en Francia.

El intento de asesinato fallo a atrapando a los culpables en abril de 1568, tras el interrogatorio llevado por loes ejércitos españoles, Don Juan de Austria ordeno la captura del monarca ocupando toda la ciudad de París y evitando que este huyera a las afueras de la ciudad. El temeroso rey fue obligado a abdicar el 3 de Junio de 1568 tras un largo proceso judicial iniciado por el mismo Parlamento francés y los Guisa que habían apoyado al monarca durante toda la guerra, el rey pidió apelar al Parlamento de Inglaterra pero este se negó a intervenir en el juicio, tras la abdicación se nombro a Juana de Platagenet y Anjou como reina de las Dos coronas por lo cual ella retornaría al territorio de las dos coronas esta vez con su esposo Fernando II del Tirol.

Enrique VII ahora llamado únicamente Enrique de Plantagenet y Anjou se retiro con su madre a -Saint-Cloud a las afueras de París, su vida duraría poco ya que un día en que el y su madre estaban a las afueras de la ciudad fueron asesinados por un fanático religioso hugonote, la mayoría de los hugonotes veían en Enrique el símbolo de la intolerancia religiosa católica. Así termino la vida de Enrique VII un joven temeroso que fue manipulado por su madre y por nobles franceses para sus intereses y siendo el chivo espiratorio de los conflictos sociales que afrontaban las Dos coronas desde el final del reinado de su padre.

Entierro

Basilica de Saint-Denis.

La noticia de la muerte de Enrique de Plantagenet fue celebrada tanto por hugonotes como por católicos y por ingleses y franceses, su medio-hermana le dio la sepultura digna de los monarcas de las Dos Coronas y fue enterrado en la basílica de Saint-Denis, su madre Catalina de Médicis también fue enterrada en Saint-Denis, lugar donde eran enterrados los Reyes de Francia, fue el único rey de las Dos Coronas que seria enterrado en Francia.

Advertisement