Historia Alternativa
Advertisement
Federico Guillermo III de Prusia
871A01C2-FE11-49FE-B7E1-8FF3A5C05A97.jpeg
Rey de Prusia
Predecesor Federico Guillermo II de Prusia
Sucesor Federico Guillermo IV de Prusia
Información personal
Tratamiento

Su Majestad

Su Majestad Imperial
Residencia Palacio Real de Berlín (posteriormente Imperial)
Familia
Padre Federico Guillermo II de Prusia
Madre Federica Luisa de Hesse-Darmstadt
Consorte Luisa de Mecklemburgo-Strelitz
Descendencia

Federico Guillermo IV de Prusia (II de Alemania)

Guillermo I de Alemania

Princesa Carlota de Prusia

Príncipe Carlos de Prusia

Princesa Alejandrina de Prusia

Princesa Luisa de Prusia

Príncipe Alberto de Prusia

B5411022-18A2-4422-91BD-2EE8C972D1E0.png
Escudo de Federico Guillermo III de Prusia

[editar datos en Wikidata]

Federico Guillermo III (en alemán: Friedrich Wilhelm III; Potsdam, 3 de agosto de 1770 - Berlín, 7 de junio de 1840) fue rey de Prusia de 1797 a 1840, y emperador de Alemania entre 1832 y 1840, tras la unificación del reino de Prusia con la Confederación Germánica.

Biografía

Accedió al trono el 16 de noviembre de 1797, e inmediatamente dio muestras de sus buenas intenciones reduciendo el gasto de la corona, despidiendo a los ministros de su padre y reformando los abusos más opresivos del último reinado.

Al principio, tanto él como sus consejeros intentaron mantener una política de neutralidad en las Guerras Napoleónicas, y de hecho, consiguieron mantenerse al margen de la Tercera Coalición en 1805. A pesar de ello, entró en guerra contra el Imperio francés en octubre de 1806. El 14 de octubre, en la Batalla de Jena-Auerstädt, los franceses vencieron al ejército prusiano liderado por Federico Guillermo, y la familia real tuvo que huir a la Prusia Oriental, donde fueron acogidos por el Emperador Alejandro I de Rusia (quien, según rumores de la época, se había enamorado de la Reina Luisa).

Alejandro I también sufrió la derrota a manos de los franceses, y en Tilsit, junto al río Niemen, Francia firmó la paz con Rusia y Prusia. Napoleón I, el Emperador Francés, trató con dureza a Prusia, a pesar de la entrevista personal de la reina embarazada con el emperador francés. Prusia perdió casi todos sus territorios polacos, así como todos los territorios al oeste del río Elba, y hubo de financiar una extensa indemnización, así como pagar al ejército francés que ocupaba los puntos clave del reino.

A pesar de que el monarca parecía resignado con el destino de Prusia, varios ministros reformistas, como el Barón von Stein, el Príncipe von Hardenberg, von Scharnhorst y el Conde de Gneisenau, se propusieron reformar la administración pública y el ejército prusianos, alentados por la reina, quien en 1810 murió con gran luto nacional.

En 1814 firmó, debido a las numerosas derrotas prusianas frente a las tropas francesasa, el Tratado de Elba, por el cual le fueron reconocidos algunos territorios de la zona central de Alemania y se firmó una paz entre los países europeos que será violada en 1911 con la Gran Guerra Europea.

Su carácter algo apocopado facilitó la democratización del país, que se produjo en los años 20 del siglo XIX. Los liberales, ya en el poder, alentaron la unificación con la Confederación Germánica, la cual estaba gobernada por un miembro de la Casa de Sajonia. Prusia, para favorecer los acontecimientos, decidió financiar los movimiestos revolucionarios contra Napoleón II, por motivos políticos (los que ya hemos dicho) y económicos, sobre todo por los elevados aranceles de los productos alemanes en Francia.

Una vez triunfó la Revolución de Mayo, se firmó el Tratado de Estrasburgo, por el cual se reconocía la unificación alemana.

El imperio se reestructuró, intentando acabar con los antiguos privilegios feudales y con los derechos territoriales de la numerosa nobleza alemana. Si bien se comenzaron estas reformas, sería con su hijo Federico Guillermo IV cuando se lleven a cabo de forma más profunda.

Advertisement