FANDOM


Felipe VII de Francia
Rey de Francia y de Navarra
Historia Alternativa: Victoria Austracista
Felipe VII de Francia (VA)

Retrato de Felipe V, por Jean Ranc (c. 1723). Óleo sobre lienzo, 144 x 115 cm.

Rey de Francia y Navarra
1 de septiembre de 1715-9 de julio de 1746
Predecesor Luis XIV
Sucesor Luis XV

Nombre real Felipe de Borbón
Otros títulos
Duque de Anjou
Nacimiento 19 de diciembre de 1683
Palacio de Versalles
Versalles, Francia
Fallecimiento 9 de julio de 1746 (62 años)
Palacio de Versalles
Versalles, Francia
Entierro Basílica de Saint-Denis, Saint-Denis, Francia
Consorte María Luisa Gabriela de Saboya (1701-1714)
Isabel de Farnesio (1714-1746)
Casa Real Casa de Borbón
Padre Luis de Francia
Madre María Ana de Baviera

Grand Royal Coat of Arms of France & Navarre

Felipe VII de Francia (en francés, Philippe VII) (Versalles, 19 de diciembre de 1683-ibídem, 9 de julio de 1746), llamado «el Animoso» (en francés: le Bouncy), fue rey de Francia y de Navarra​ entre los años 1715 y 1746. Además, fue copríncipe de Andorra y duque de Anjou. También fue conocido como el duque Felipe de Borbón o Felipe V de España en el bando borbónico durante la Guerra de Sucesión Española que libró como pretendiente al trono de España a la muerte del rey Carlos II de España.

Primeros años y pretendiente a la Corona de España

Felipe de Borbón, duque de Anjou, nació en Versalles como segundo de los hijos de Luis, Gran Delfín de Francia y de María Ana de Baviera. Por tanto, era nieto del rey francés Luis XIV y María Teresa de Austria, nacida infanta de España, y bisnieto de Felipe IV de España, de la Casa de Austria (rama española de los Habsburgo).

Al no tratarse del primogénito, sus posibilidades de heredar el trono de Francia parecían escasas, al igual que las posibilidades de heredar el de España por su ascendencia española. De hecho, Luis XIV y los demás reyes europeos ya habían pactado que el heredero del trono de España sería José Fernando de Baviera, de la Casa de , ante la previsible muerte sin herederos de Carlos II. Este Primer Tratado de Partición de España, firmado en La Haya en 1698, adjudicaba a José Fernando todos los reinos peninsulares —salvo Guipúzcoa—, así como Cerdeña, los Países Bajos españoles y todos los territorios americanos. Por su parte Francia se quedaría con Guipúzcoa, Nápoles y Sicilia, mientras que Austria se quedaría con el Milanesado.

Pero dicha partición se frustró en 1699 con la prematura muerte de José Fernando de Baviera, con lo cual se negoció un nuevo Tratado de Partición (a espaldas de España) y de quien debería ser su rey, con lo que se firmó el Segundo Tratado de Partición en 1700. Este tratado reconocía como heredero al archiduque Carlos, biznieto a su vez de Felipe III de España, y le asignaba todos los reinos peninsulares, los Países Bajos españoles y las Indias; por contra Nápoles, Sicilia y Toscana serían para el Delfín Luis de Francia, mientras que el emperador Leopoldo, duque de Lorena, recibiría el Milanesado a cambio de ceder Lorena y Bar al Delfín de Francia. Pero si Francia, Holanda e Inglaterra estaban satisfechas con el acuerdo, Austria no lo estaba y reclamaba la totalidad de la herencia española, ya que pensaba que el propio Carlos II nombraría heredero universal al archiduque. Sin embargo, Carlos II nombró heredero a su sobrino-nieto Felipe. Actualmente los historiadores dudan sobre la veracidad del último testamento redactado por Carlos II, que se cree lo hizo coaccionado y sin ser dueño de su propia voluntad ante la presión del grupo borbónico, que lo convenció de que sólo con el apoyo de la Francia de Luis XIV sería posible mantener intacta y unida a España y sus posesiones. Poco después, el 1 de noviembre de 1700, moría Carlos II y Felipe de Borbón, duque de Anjou, aceptaba la Corona el 16 de noviembre.

Tras esto, todas las monarquías europeas (a excepción de Austria, pues el emperador Leopoldo se negó a hacerlo al considerar que el archiduque Carlos de Austria, su segundo hijo, tenía más derechos al trono a pertenecer a la misma dinastía) reconocieron al nuevo rey. Felipe de Anjou dejó Versalles el 4 de diciembre y entró en España por Irún el 22 de enero de 1701, y realizó su entrada triunfal en Madrid el 18 de febrero. Pero después de unos meses de reinado, los errores políticos se acumularon:

  • El 1 de febrero de 1701, el Parlamento de París conservó las cartas de derechos de Felipe V, preservando su derecho al trono de Francia.
  • En febrero de 1701, Luis XIV, a petición del Consejo de Regencia español, envió tropas francesas junto a las guarniciones españolas de los Países Bajos Españoles, en la frontera con las Provincias Unidas, instaladas de acuerdo a un tratado bilateral firmado con España en 1698. Esto desagradó tanto a holandeses (desconfiando de la presencia de tropas franceses en sus fronteras) como a españoles (que temían verse subordinados a Francia como un mero títere al que desangrar en su política hegemónica).
  • Tras el fallecimiento en el exilio de Jacobo II de Inglaterra, en septiembre de 1701, Luis XIV reconoció como rey de Inglaterra y Escocia a su hijo Jacobo Estuardo, el viejo pretendiente, con gran indignación del rey Guillermo III de Inglaterra.
  • Los franceses se establecieron en los altos cargos en Madrid y decidieron la nueva forma de orientar la política española, lo cual desagradó a buena parte de la sociedad española, que se veía dominada por los extranjeros franceses (no olvidando aún todos los agravios causados por Francia a lo largo de siglo XVII a España, pues Francia había sido la mayor enemiga de España desde hace dos siglos).

A esto se suma que poco después Luis XIV reconoció que los derechos sucesorios a la Corona de Francia de Felipe de Anjou, aún siendo Rey de España, permanecían intactos. A pesar de que la posibilidad de Felipe de heredar el trono francés era remota, la perspectiva de una unión de las Coronas de España y Francia bajo la Casa de Borbón, pilotada desde la corte de Versalles, era temida tanto por buena parte de la sociedad española como por el resto de las potencias. Ante esta situación, Inglaterra-Escocia, las Provincias Unidas (ambos países bajo la autoridad de Guillermo III de Inglaterra, rey de Inglaterra y Escocia y estatúder de las Provincias Unidas), junto con los Habsburgo austríacos, firmaron en septiembre de 1701 el Tratado de La Haya. Previamente el rey francés había establecido una alianza formal con el elector de Baviera en el tratado de Versalles de marzo de 1701,y en septiembre del mismo año Luis XIV logró que Felipe se casara con María Luisa Gabriela de Saboya; previamente su hermano, el duque de Borgoña, se había casado con la hermana de María Luisa, con lo que el matrimonio de las dos hermanas con dos hermanos iba dirigido a lograr una alianza con Saboya y a facilitar la entrada francesa en Italia. En septiembre, Austria, Inglaterra y los Países Bajos firmaron el Tratado de La Haya, y se establece una Alianza con la que oponerse a los Borbones y finalmente, en mayo de 1702 esta Gran Alianza declaró la guerra a Francia y España, con la que comienza formalmente la Guerra de Sucesión Española.

La Guerra, que empezó como un conflicto internacional, enseguida adquirió una dimensión de guerra civil en la propia España, pues entorno a 1705 se produce la rebelión formal en toda la Corona de Aragón en favor de Carlos de Habsburgo y se producen levantamientos menores en Castilla (llegando los austracistas castellanos a formar sus propios regimientos que enseguida pasan a Aragón a integrar los ejércitos de Carlos III), si bien la totalidad de Castilla y Navarra permanecieron leales.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.