FANDOM


Frente Africano

Africa MAPA 1950

Libia

Cuando estalló la Tercera Guerra Mundial, Libia se hallaba ocupada por Gran Bretaña (Cirenaica y Tripolitania) y Francia (Fezzan), en virtud de la derrota italiana.
Yusuf Mohammad al-Arjentiny fue nombrado Jefe de un Consejo Revolucionario Provisional libio y, con el apoyo de fuerzas egipcias, arrestó a Idris as-Senussi, emir de Tripolitania y Cirenaica, quién fue ejecutado bajo el cargo de "cipayo de los imperialistas". Los 'voluntarios' egipcios avanzaron hacia el oeste, capturando Al Jaghbuub, Al Maalah, Bardyan y Mussad, luego de una débil resistencia inglesa, adentrándose casi 50 kilómetros en territorio cirenaico. Desde las bases italianas de Pantelleria y Decimomannu (Cerdeña), los aviones de la OTAN brindan soporte a las fuerzas colonialistas europeas, además de atacar objetivos en Libia, Tunez y Argelia.

La rebelión también estalló en Sabha, capital de sureña provincia de Fezzán, y pronto se extendió a Awbari y Murzuq. Cabe aclarar que el relieve permitía a los rebeldes libios y argelinos moverse de un lado a otro de la frontera y unir fuerzas, emboscando a las escasas tropas francesas y provocando actos de sabotaje en las instalaciones "colonialistas".

En la capital, Trípoli, los incidentes y las demostraciones antieuropeas estaban a la orden del día, y la estratégica ruta P1, que unía la ciudad con Túnez, se hallaba pobremente controlada, siendo peligroso transitar por ella.

A principios de Noviembre, una vez firmado el armisticio por parte de Israel, numerosas tropas egipcias pudieron ser trasladadas al frente libio.

Argelia

Tras la Segunda Guerra Mundial, en la sociedad argelina empezó a crecer el sentimiento de independencia. Muchos militares argelinos que habían colaborado en liberar Francia, se vieron frustrados por el trato que la metrópoli daba a los ciudadanos nativos.

La dotación de la guarnición francesa se había visto mermada con el recrudecimiento de la guerra en Indochina. Y cuando comenzó la invasión soviética en Europa, aún más efectivos fueron llevados a la metrópoli. Ese fue el momento esperado por los insurgentes en todo el Mahgreb.

La guerra se llevó a cabo en forma de lucha de guerrillas y enfrentamientos contra el ejército francés y las unidades adicionales de origen local llamadas Harkis. Los guerrilleros independentistas se autodenominaban djounoud o muyahidines.
Abdelaziz Bouteflika lideró el Frente de Liberación Nacional o Jabhat al-Taḩrīr al-Waţanī, donde se mezclaban grupos de ultraizquierda, nacionalistas árabes y socialistas moderados.

Cada francés, ya fuese militar o civil, se convirtió en un blanco. Incluso cualquier otro "hombre blanco".
Pronto se formaron grupos paramilitares, integrados por civiles franceses que emplearon apremios ilegales, tortura y secuestros, de forma indiscriminada contra todo aquel sospechoso de apoyar la independencia.

Túnez

Tras la retirada de Italia de la guerra y la recaptura de Túnez por los aliados, Habib Burguiba volvió a su país y trató de llegar a nuevos acuerdos con las autoridades coloniales francesas reinstaladas, pero fracasó en su empeño.

Al renovarse la represión francesa contra el independentismo, Burguiba terminó por refugiarse en El Cairo en 1946. Sus actividades no cesaron, mientras el Neo-Destour (oficialmente llamado Nuevo Partido Constitucional Liberal) crecía en fuerza dentro de Túnez hasta lograr que el pueblo en masa saliera a las calles a reclamar. El Neo-Destour impulsaba, además de la independencia, un socialismo árabe.
Neo-Destour

Dos tendencias rivalizaban dentro del movimiento, el gradualismo de Burguiba y los radicales encabezados por Salah ben Yusuf. Los acontecimientos mundiales (principalmente la revuelta argelina y la libia) volcaron la balanza en favor de este último y su política de 'acción directa'. Dándose así al inicio a la campaña "La liberté et l'indépendance de la Tunisie".

Marruecos

Muhammad Ibn 'Abd al-Karim al-Khattabi, quién encabezaba el Comité de Liberación del Magreb (Mauritania, Sáhara español, Marruecos, Túnez y Argelia) y el sultán Mohamed V, habiendo pasado a la clandestinidad, reclaman la independencia total y la vuelta de todas las tropas marroquíes en Europa e Indochina. Además, solicitan al pueblo la no colaboración con el gobierno colonialista francés y la colaboración con la insurgencia. Al igual que en Argelia y Túnez, la represión es feroz y los insurgentes no le van en saga. La presión sobre los colonos franceses, saqueo de comercios, sabotaje de las vías férreas y huelgas, aumenta.

Rafael García Valiño, Alto Comisario del Protectorado español, solicita a Madrid el envío de más tropas, pero el avance soviético en Europa hace que Francisco Franco prefiera reforzar la frontera de los Pirineos. Además, el estado de las fuerzas armadas españolas era paupérrimo y las fuerzas antifranquistas comenzaban a agitarse en la península.

Así, las guerrillas marroquíes comenzaron a golpear a las fuerzas francesas y corrían a sus bases en el Marruecos español, en el Rif, Cabo Juby y Tarfaya. Pero era cuestión de tiempo antes que este se viera envuelto en el conflicto. No era un secreto que Abd el-Krim, quién había luchado contra España y Francia durante 1921/1926 y había proclamado la República del Rif el 18 de septiembre de 1921, deseaba unificar a todo Marruecos.

Respecto al sultán, sus ambiciones eran aún mayores, ya que ambicionaba no solo todo Marruecos, sino también el Sahara español, Mauritania y amplias zonas (sino todas) de Argelia.

África Occidental Francesa

Paul Béchard y su sucesor Bernard Cornut-Gentille, debieron hacer frente a la difícil tarea de tratar de mantener unido y fiel a la metrópoli al enorme territorio de la África Occidental Francesa. La agitación producida en el norte (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia) repercutieron en el ánimo de los pobladores de la colonia, principalmente en Mauritania, donde los lazos con las tribus marroquíes eran más fuertes. Los aguerridos habitantes de la región hostigaron a las fuerzas francesas al mismo tiempo que colaboraban con los insurgentes marroquíes.

También en la propia capital colonial, la ciudad de Dakar, la situación se tornaba intranquila por la acción de diversos grupos, como el Movimiento Popular Senegalés (MPS), que vió la oportunidad de sacudirse la tutela francesa. En esta zona el levantamiento tuvo características distintas, ya que el MPS estaba formado por jóvenes educados, muchos de ellos en universidades francesas y con una gran carga doctrinaria socialista.

Otro foco de conflicto se desató en la ciudad de Bamako, capital de la región de Mali, donde Modibo Keita, miembro del Rassemblement Democrátique Africain y consejero de la Unión Francesa, aprovechó para reclamar la independencia de la región, formando una Junta Provisional de Gobierno, con él mismo como secretario general.

África Ecuatorial Francesa

Las grandes reformas llevadas a cabo en las colonias francesas desde 1946, que incluyeron la abolición del trabajo forzado, la extensión de la ciudadanía francesa a los súbditos coloniales, la descentralización de ciertos poderes y la elección de asambleas consejeras locales, habían apaciguado los planteos de quienes se mostraban más insumisos con París.

Barthélémy Boganda, un ex sacerdote católico y quién fue detenido por un corto periodo de tiempo en 1951, acusado de "poner en peligro la paz" (lo que le valió un gran prestigio), pidió a las autoridades francesas que "dejaran para siempre la bendita tierra africana" y proclamó la independencia de la región de Oubangui-Chari, encabezando el Movimiento por la Evolución Social de África.

Al mismo tiempo, en el norte de la colonia, el Parti Populaire du Afrique Équatorial, con bases en la región de Chad, comenzó a promover la desobediencia civil y la lucha armada, liderado por François Tombalbaye.

En toda la colonia, tres líneas antagónicas comenzaron a delinearse, la prooccidental que deseaba el manteniento de la relación con Francia, la prosoviética de Tombalbaye y la noalineada de Boganda, estas últimas, ambas pro independencia.

Congo Belga

El Congo belga fue uno de los mayores exportadores de uranio para Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y principios de la Guerra Fría; la mayor cantidad extraída especialmente de la mina de Shinkolobwe.

Es de destacar, que en la década de 1950 aún subsistían trabajos forzados en el Congo y la esperanza de vida no alcanzaba los 40 años de edad. Los abusos y represiones costaron la vida de 10 millones de nativos durante el reinado de Leopoldo II. El gobierno belga hizo oídos sordos a cualquier pedido de reforma socio-política. A poco de asumir su cargo, el Gobernador General Eugène Jacques Pierre Louis Jungers escribió al Secretario Colonial, diciendo que si no se hacía nada para mejorar la situación en el Congo, Bélgica perdería su colonia más rica. Él proponía otorgarle a la población nativa mayores derechos civiles, inclusive el derecho al voto. El gobierno belga se opuso a esta propuesta, diciendo que "sólo desestabilizaría la región".

Cuando estalla la Tercera Guerra Mundial y el territorio belga es ocupado por las fuerzas soviéticas, los grupos nacionalistas de los territorios de Bakongo en la costa del Atlántico, en Kasaï y en Katanga, ven el momento propicio de sacudirse el yugo belga. A la cabeza de lucha se situó el Movimiento Nacional Congoleño (Mouvement Congolais Nacional), dirigido por Patrice Lumumba. Este, dirige un audaz golpe de mano y logra capturar al mismísimo Gobernador General, Eugène Jacques Pierre Louis Jungers para luego internarse en la región de Katanga, no sin antes declarar la independencia de la República Democrática del Congo y la adhesión de esta a los principios de la Tercera Posición. Desde Katanga dirigirá una guerra de guerrillas, basada en los principios expuestos por Mao y Ho Chi Min. Constituirá una junta de gobierno en la ciudad de Kisangani, ex Stanleyville, declarada capital provisional.

El levantamiento de Lumumba no se agota en el Congo belga, sino que pronto se extiende como una macha de aceite por el vecino territorio de Ruanda-Urundi, también en manos belgas.

África Oriental Británica

La Kikuyu Central Association (KCA), liderada por James Beauttah y Joseph Kang'ethe, fue una organización política de la Kenia colonial formada en 1924-25 para representar a la comunidad kĩkũyũ presentando sus quejas al Gobierno Británico. La principal fuente de tensión entre ambos fue la pérdida por parte de los granjeros africanos de las tierras más productivas en favor de los colonos.

La KCA se formó tras la prohibición de la anterior Young Kikuyu Association, fundada por Harry Thuku, y la East African Association. Jomo Kenyatta, que sería más tarde el primer presidente de Kenia, llegó a Secretario General en 1927.

En 1940, la prohibida Kikuyu Central Association, una organización que había nacido en 1924/25 para servir de portavoz de los kikuyus ante los jefes coloniales, se reorganizó en Nairobi e inició los preparativos para emprender una campaña de desobediencia civil.

La KCA publicaba el Muiguithania, un diario en lengua kikuyu. Fue prohibido junto con la propia KCA en 1940, cuando la Segunda Guerra Mundial alcanzó el África Oriental. Posteriormente algunos combatientes Mau Mau consideraron que su lucha era una continuación de la KCA y se llamaban a sí mismo KCA.

Tras la Segunda Guerra Mundial, muchos ex-soldados keniatas se enfrentaban en Nairobi al desempleo y los bajos salarios. Miembros de este grupo fundaron el llamado anake wa 40 o Forty Group en inglés, que estaba dispuesto a emplear la fuerza contra el gobierno. Por otra parte, seis sindicatos comerciales formaron el East African Trades Union Congress (EATUC), que organizó una campaña para sabotear la concesión de un Decreto Real a Nairobi.

El 1 de mayo de 1950 los líderes de la EATUC fueron arrestados. El 16 de mayo, el resto de la organización convocó una huelga general que paralizó Nairobi durante nueve días y que acabó con el arresto de 300 trabajadores y una muestra de fuerza de las autoridades británicas. La huelga se propagó a otras cuidades. Mombasa, por ejemplo, quedó paralizada durante dos días. Sin embargo la EATUC se desmoronó a causa del apresamiento de sus líderes.

Lo que quedó de esta organización se unió con el Forty Group, cuyos juramentos iban más allá de lo anterior, pues abogaban por el derrocamiento del régimen colonial mediante la violencia. Sus simpatizantes consiguieron armas y municiones.

En 1951, Julius Nyerere, un maestro de escuela que por entonces era uno de los dos únicos habitantes de Tanganica que habían estudiado en la universidad en el extranjero, organizó un partido político la Unión Nacional Africana de Tanganica (Tanganyika African National Union - TANU). La TANU tuvo una activa participación en el levamiento Muingi, aunque se cuidó de cometer las atrocidades perpetradas por los rebeldes de Kenia y Uganda.
Maumau

En diciembre de 1951 estalló la Rebelión Muingi (también llamada Mau-Mau), integrada for miles de sanguangos, kikuyus, sorongos, mucangas y muchingos. La rebelión se extendió como un reguero de polvo por todo el Gran Valle del Rift, desde el lago Alberto hasta el lago Malawi, abarcando los territorios británicos de Kenia, Uganda, Tanganyka y Niassalandia. Aunque militarmente el levantamiento Muingi no obtuvo los éxitos pretendidos (es decir, la total eliminación de los blancos de la zona), precipitó la independencia de la región y motivó la lucha contra las potencias coloniales en otras regiones africanas.

Sudán

Los británicos dividieron a Sudán en dos colonias separadas, el norte (musulmán) y el sur (cristiano y animista), mediante un régimen de closed districts (distritos cerrados), en el que las tropas egipcias y británicas impedían todo contacto entre ambas regiones.

En el seno de la sociedad política sudanesa coexistían dos tendencias. Una, proclive al mantenimiento del status quo, moderado, pro británica, y otro radical, que se volcó hacia Egipto, cuyo líder fue Ismael al-Azhari. En 1951, Azhari y sus seguidores conformaron el primer partido político sudanés, Ashiqa (Hermanos-Partido Nacional Unionista- PNU) a partir de 1951.
Ismail al-Azahri

Una vez producida la toma del poder por parte del los oficiales nacionalistas, Egipto derogó el Tratado de condominio anglo-egipcio y se proclamó soberano absoluto del territorio de Sudán. Esta noticia no cayó bien ni en los círculos que aspiraban al autogobierno ni en los simpatizantes de los británicos, y desde luego, mucho menos entre estos últimos.

Sin embargo, Azhari llamó a la insurrección general antibritánica y a colaborar con las fuerzas egipcias, posponiendo el tema del autogobierno para luego de la victoria contra el Reino Unido.

Ibrahim Abbud, un veterano soldado y diputado en la legislatura local, que había actuado en la Segunda Guerra Mundial en Eritrea y Etiopía, asumió el mando militar de las fuerzas sudanesas.

Nigeria

La lucha por la independencia nigeriana se incrementó apenas recibidas las noticias internacionales (hechos especialmente influyentes fueron el golpe militar egipcio, la insurrección sudanesa y la atomización de Londres).

La diversa composición étnica se manifestó de inmediato en las divisiones que surgieron entre las fuerzas nigerianas. Los igbos componían el 60 o 70% de la población del sudeste, los fulani el 65% de los del norte y los yorubas el 75% de los del suroeste. A estos grupos hay que sumarles los hausa y los kanuri al norte, los niupe, los gbagyi y los makurdi al centro, y los izon en el delta del río Niger, y varias etnias más. Estas etnias a su vez estaban divididas por motivos religiosos. Así, dentro de los Hausa-Fulani, una gran mayoría eran musulmanes y la mitad de los yorubas eran cristianos al igual que los igbo.

A esto hay que sumarle las divisiones entre moderados y radicales, pro-occidentales, no alienados y pro-soviéticos, etc.

Las potencias europeas, al repartirse África en 1888, no tuvieron en cuenta a las distintas nacionalidades existentes. Por eso algunos los yorubas pretendían formar un solo estado con la vecina colonia francesa de Dahomey, los tiv, ekoi y efik pretendían lo mismo con sus parientes yaoundé del Camerún y los kanuri del norte tenían sólidos vínculos con los habitantes de la región del lago Chad.

Así estando las cosas, el yoruba Obafemi Awolowo reclamó la independencia de Nigeria dentro del marco de la Commonwealth, siendo perseguido por las autoridades británicas.

Le resultó difícil a las fuerzas rebeldes no enfrentarse entre sí, no hablemos ya de organizar una acción en común. Pronto el país se dividió entre los focos pro-británicos (Lagos, Benín City, Abeokuta y Port Harcourt), el territorio yoruba (entre el río Niger, Dahomey y el Océano Atlántico), la región Hausa-Fulani al norte, el sector controlado por los Kanuri (noreste) y la región de Biafra (la región sudoriental de Nigeria frente a la bahía de Biafra, habitada mayoritariamente por igbos, al sur del río Benue). Los ful manejaban la región al noroeste del Camerún y querían unirse a sus parientes de allí.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.