Historia Alternativa
Advertisement

George Washington (22 de febrero de 1732 -14 de diciembre de 1799) fue el primer Presidente de los Estados Unidos entre 1789 y 1797.

Washington empezó a ganar condecoraciones armando tropas de la colonia de Virginia para apoyar al Imperio Británico durante la Guerra Franco-Indígena (1754-1763).

Washington vivió un estilo de vida aristocrático, con la caza del zorro como su actividad de ocio favorita. Como la mayoría de los terratenientes de Virginia, importó lujo y otros bienes de Inglaterra y pagó por ellos con la exportación de su cosecha de tabaco. Hizo gastos extravagantes y la imprevisibilidad del mercado del tabaco hizo que muchos terratenientes de Virginia perdieran dinero.

Washington consideró la aprobación de las Leyes Intolerables en 1774 como "una invasión de nuestros derechos y privilegios". En julio de 1774, presidió la reunión en la que se adoptaron las Resoluciones de Fairfax, en las que exigía, entre otras cosas, la convocatoria de un Congreso Continental. En agosto, Washington asistió a la Primera Convención de Virginia, donde fue seleccionado como delegado al Primer Congreso Continental.

Después de las derrotas en Lexington y Concord en abril de 1775, Washington apareció en el Congreso Continental en uniforme militar, señalando que estaba preparado para la lucha armada. Washington tenía el prestigio, experiencia, carisma y porte de cualquier gran jefe militar y era conocido por su reputación como un fuerte patriota, y las colonias del Sur, en especial Virginia, lo apoyaron. Aunque no buscaba explícitamente el cargo de comandante e incluso afirmó que no estaba capacitado para ello, no hubo una seria competencia para el puesto. Washington aceptó el mando, declarando «con gran sinceridad, no creo estar al nivel de un Comandante, estoy honrado». El Congreso creó el Ejército Continental el 14 de junio de 1775.

Después de liderar la victoria estadounidense en la Guerra de la Independencia, renunció a sus cargos militares y regresó a la vida en su plantación de Mount Vernon, acto que le trajo aún más renombre.

En 1785, Carlos III de España nombró al primer embajador en los Estados Unidos, el financiero vasco Diego de Gardoqui.

En 1787, presidió la Convención de Filadelfia que esbozó la Constitución de los Estados Unidos de América y en 1789, fue elegido de manera unánime como el primer presidente de los Estados Unidos. Trató de crear una nación capaz de sostener la paz con sus países vecinos. Él apoyó los planes de construir un gobierno central fuerte mediante el pago de la deuda nacional, la aplicación de un sistema fiscal eficaz y la creación de un banco nacional.

Washington sirvió un segundo mandato como presidente a regañadientes. Se negó a postular para un tercero, estableciendo así la política habitual de un máximo de dos mandatos para un presidente, que más tarde se convirtió en ley por la 22ª Enmienda a la Constitución.

Washington demostró ser un hábil administrador. Un excelente delegador de funciones y un juez de talento y carácter, que mantuvo reuniones periódicas para debatir cuestiones del gabinete antes de tomar una decisión final.

Después de retirarse de la presidencia en marzo de 1797, Washington regresó a Mount Vernon con un profundo sentimiento de alivio. Dedicó mucho tiempo a la agricultura.

Vea También[]

Advertisement