Historia Alternativa
Advertisement

Gran duque o su femenino gran duquesa de Quito, con el trato de Su Alteza Real, fue un título nobiliario del Reino de Quito que se otorgaba a los hijos no herederos del monarca y, por extensión, a sus consortes y descendientes de primera línea. De ésta manera, eran portadores del título los hijos, nueras, yernos y nietos de un rey en funciones o uno que lo fue.

Equiparable con el título austríaco de archiduque o su homónimo en el imperio ruso, los grandes duques de Quito poseían ésta distinción de manera vitalicia pero no heredable. Adicionalmente, el monarca podía otorgar algún título adicional con rango de ducado o marquesado, éstos si heredables pero solo por vía masculina, de lo contrario revertían a la Corona.

Las hijas mujeres, aunque no fueren herederas del trono, podían ser nombradas princesas reales, pero solo una a la vez. Es decir que si una princesa real permanecía con vida, el título no podía volver a ser entregado hasta la muerte de la anterior. De todas maneras, una princesa real conservaba también el honor de gran duquesa y el tratamiento correspondiente.

Véase también

Advertisement