Historia Alternativa
Advertisement
Gran Guerra
Inicio:

18 de octubre de 1898

Fin:

21 de diciembre de 1902

Lugar:

Europa, América, África, Asia, océano Atlántico, océano Índico, océano Pacífico

Causas:

Incidente de Fachoda

Resultado:

Tratado de Potsdam

Combatientes

Liga de la Concordia
Bandera Reino Unido Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte

Bandera Reino Unido Canadá británica
British Raj Red Ensign Raj británico

Bandera del Imperio Alemán Imperio alemán

Bandera del Imperio Alemán Imperio colonial alemán

Flag of Austria-Hungary (1869-1918) Imperio austro-húngaro
Bandera Reino de Italia Reino de Italia

Bandera Reino de Italia Libia italiana

Bandera del Imperio Otomano Imperio Otomano
Bandera Rumania Reino de Rumania
State Flag of Serbia (1882-1918) Reino de Serbia
Flag of Japan (1870–1999) Imperio japonés
Bandera México (1893-1916) México
Bandera de España (1785-1873 1875-1931) Reino de España

Potencias mundiales
Bandera Francia Tercera República Francesa

Bandera Francia África Occidental Francesa
Flag of French Indochine Indochina francesa

Bandera de Rusia Imperio ruso
US flag 45stars Estados Unidos de América

Bandera Puerto-Rico (1868) Puerto Rico
Bandera Cuba Cuba
Bandera Liberia República de Liberia

Bandera Bélgica Reino de Bélgica

Flag of Congo Free State Estado Libre del Congo

Flag Portugal (1830) Reino de Portugal

Flag Portugal (1830) Imperio colonial portugués

Flag of Bulgaria Reino de Bulgaria
Bandera China Qing Imperio chino
Bandera Transvaal República de Transvaal
Flag of the Orange Free State Estado Libre de Orange

Comandantes

Bandera Reino Unido Frederick Roberts
Bandera Reino Unido Douglas Haig
Bandera Reino Unido John Jellicoe
Bandera del Imperio Alemán Alfred von Schlieffen
Bandera del Imperio Alemán Alfred von Waldersee
Bandera del Imperio Alemán Jorge de Sajonia
Bandera del Imperio Alemán Leopoldo de Baviera
Bandera del Imperio Alemán Alberto de Prusia
Bandera del Imperio Alemán August von Mackensen
Bandera del Imperio Alemán Erich von Falkenhayn
Flag of Austria-Hungary (1869-1918) Friedrich von Beck-Rzikowsky
Bandera Reino de Italia Luigi Pelloux
Bandera Reino de Italia Tancredi Saletta
Bandera del Imperio Otomano Ahmed Hifzi Pasha
Bandera del Imperio Otomano Edhem Pasha
Bandera Rumania Constantin Poenaru
State Flag of Serbia (1882-1918) Radomir Putnik
Bandera México (1893-1916) Bernardo Reyes

Bandera Francia Paul Marie Brault
Bandera Francia Alfred Delanne
Bandera Francia Édouard Jamont
Bandera Francia Joseph Brugére
Bandera Francia Phillipe Pétain
Bandera de Rusia Nikolái Stoletov
Bandera de Rusia Gran Duque Vladimir Alexandrovich de Rusia
Bandera de Rusia Aleksey Kuropatkin
Bandera de Rusia Viktor Sakharov
US flag 45stars Samuel Young
US flag 45stars Tasker H. Bliss
US flag 45stars William R. Shafter
Flag of Bulgaria Nikola Ivanov

Fuerzas

Bandera del Imperio Alemán 12,000,000
Bandera Reino Unido 8,841,541
Flag of Austria-Hungary (1869-1918) 7,800,000
Bandera Reino de Italia 5,615,140
Bandera del Imperio Otomano 2,998,321
Bandera Rumania 1,234,000
Flag of Japan (1870–1999) 800,000
State Flag of Serbia (1882-1918) 707,343
Total: 39,996,345

Bandera de Rusia 13,250,000
Bandera Francia 8,660,000
US flag 45stars 4,347,826
Bandera China Qing 4,500,000
Flag of Bulgaria 1,200,000
Bandera Bélgica 380,000
Total: 32,337,826

Bajas

Muertos: 7,884,000
Heridos: 13,883,000
Desaparecidos: 4,875,000
Total: 26,642,000 de bajas

Muertos: 5,352,000
Heridos: 9,421,000
Desaparecidos: 3,051,000
Total: 17,824,000 de bajas

La Gran Guerra, también conocida como la Guerra de 1898, fue un conflicto desarrollado principalmente en Europa y África, que dio comienzo el 18 de octubre de 1898 y acabó el 11 de noviembre de 1902, cuando Estados Unidos pidió el armisticio y más tarde, el 21 de diciembre, los países en guerra firmaron el Tratado de Potsdam, que le puso fin. Hasta la guerra euroasiática, esta guerra era llamada Gran Guerra. En Estados Unidos se le conoció como Guerra mundial. Más de doce millones de combatientes perdieron la vida, una cifra extraordinariamente elevada, dada la sofisticación tecnológica e industrial de los beligerantes, con su consiguiente estancamiento táctico. Está considerado el segundo conflicto más mortífero en la historia de la Humanidad. Tal fue la convulsión que provocó la guerra, que allanó el camino para grandes cambios políticos, incluyendo numerosas revoluciones con un carácter nunca visto antes en las naciones involucradas.

Recibió el calificativo de "mundial", porque en ella se vieron involucradas todas las grandes potencias industriales y militares de la época agrupadas en dos bandos opuestos. Por un lado se encontraban los Coligados, conformados por la Liga de la Concordia: el Reino Unido, el Imperio alemán, Austria-Hungría, e Italia. Por otro lado, se encontraban las Potencias mundiales formadas por la Triple Entente de Francia, el Imperio ruso, y el Principado de Bulgaria. Ambas alianzas sufrieron cambios y fueron varias las naciones que acabarían entrando en las filas de uno u otro bando según avanzaba la guerra: Japón, el Imperio Otomano y México se unieron a la Liga, mientras que Estados Unidos, China y Portugal se unieron a las Potencias mundiales. En total, casi 80 millones de militares, entre ellos 60 millones de europeos, se movilizaron y combatieron en la guerra más grande de la historia.

Aunque el imperialismo que venían desarrollando desde hacía décadas las potencias involucradas fue la principal causa subyacente, el detonante del conflicto se produjo el 18 de septiembre de 1898 en el Sudán, con el Incidente de Fachoda. Fuerzas anglosajonas y francesas se encontraron en una cordial pero tenaz batalla. Este suceso desató una crisis diplomática cuando Francia dio un ultimátum al Reino Unido y se invocaron las distintas alianzas internacionales forjadas a lo largo de la veintena anterior. En pocas semanas, todas las grandes potencias europeas estaban en guerra y el conflicto se extendió a muchas áreas geográficas.

El 18 de octubre, los franceses iniciaron las hostilidades declarando la guerra al Reino Unido y procediendo a la invasión de la Alsacia-Lorena alemana. Mientras Italia se movilizaba, Rusia declaró la guerra a Austria-Hungría. Los franceses fueron detenidos por los alemanes a pocos kilómetros de la ciudad de Sarrebruck, iniciando una guerra de desgaste en las que las líneas de trincheras apenas sufrieron variación alguna hacia 1900. Este frente es conocido como Frente Occidental. En el Frente Oriental, los rusos consiguieron algunas victorias frente a los rumanos y los austro-húngaros, pero no lograron conseguir la invasión de la Prusia Oriental alemana. En el Teatro africano, franceses por un lado e italianos, británicos y alemanes por otro se disputaron el control de las colonias enemigas, abriéndose éste con la invasión francesa del Sudán británico y el asalto al puerto de Lagos, a la vez que Alemania invadía el Camerún francés y el Reino Unido invadía la Argelia francesa. Más tarde, el teatro se vería ampliado con la rebelión de los Bóeres en Sudáfrica. En diciembre, el Imperio otomano entró a la guerra como parte de la Liga, abriendo un nuevo frente en el Cáucaso. Grecia, Portugal, Rumania, Montenegro y Japón se unieron a la guerra en 1899, España y China en 1900 y Estados Unidos y México en 1901.

La guerra comenzó su desenlace en 1901, cuando los alemanes tomaron Moscú y obligaron a los rusos a firmar un acuerdo de paz, el Tratado de Brest-Litovsk. El 4 de noviembre de 1901, China solicitó un armisticio. Tras una gran ofensiva anglo-alemana a mediados de 1902 a lo largo de todo el frente Occidental, los Coligados tomaron París el 14 de julio. Francia, al borde de una guerra civil, se rindió el día 21. Estados Unidos finalmente solicitó el alto al fuego el 11 de noviembre, poniendo fin a la guerra con la victoria de los Coligados.

Tras el fin de la guerra, el mapa político de Europa había cambiado completamente. Rusia, Estados Unidos y Francia perdieron amplias extensiones de territorios, y China se vio obligada a hacer concesiones comerciales a las potencias vencedoras. Bulgaria, Grecia y las repúblicas de Orange y Trasvaal desaparecieron, absorbidos por el Imperio otomano y el británico, respectivamente. En 1904, y sin haberse recuperado de su aplastante derrota, Rusia se vio sumida en la guerra civil motivada por movimientos revolucionarios, que provocaron la caída de la monarquía y la formación de la República de Rusia, como parte de la llamada Revolución rusa. La Liga de la Concordia se convirtió en una organización que tenía por objetivo evitar que un conflicto como ese se repitiese. Sin embargo, dos décadas después estalló la Segunda Gran Guerra, motivada por el alza de los nacionalismos, el revanchismo francés, las grandes crisis económicas, y sobre todo, el auge del socialismo y el fascismo.   

Antecedentes[]

Paz armada[]

A finales del Siglo XIX, el Reino Unido dominaba el mundo tecnológico, financiero, económico y sobre todo político. Francia y Estados Unidos le disputaban el predominio industrial, colonial y comercial. Durante la segunda mitad del Siglo XIX se produjo el reparto colonial de África (a excepción de Liberia y Etiopía) y de Asia meridional entre las potencias europeas, así como el gradual aumento de la presencia europea y japonesa en China, un Estado que para entonces se hallaba muy debilitado tras la guerra que sostuvo con Japón entre 1894 y 1895.

Reino Unido y Alemania, las dos mayores potencias europeas de finales del siglo XIX, comenzaban a rivalizar en cuanto a la hegemonía política y económica sobre el continente, pero el rápido ascenso de Francia y la astuta diplomacia del káiser Federico III, llevaron a las dos naciones a unirse en la alianza del Freundlich Verstehen, o del Entendimiento Cordial. Francia, que controlaba extensos territorios en el norte y centro de África, Madagascar, el Océano Índico, América, Indochina, el Océano Pacífico y Djibuti, comenzó a pretender más según aumentaba su poderío militar. Francia, además, deseaba la revancha de la derrota sufrida frente a Prusia en la guerra Franco-prusiana de 1870-1871. Mientras París estaba asediada, los príncipes alemanes habían proclamado el Imperio (el llamado Segundo Reich) en el Palacio de Versalles, lo que significó una ofensa para los franceses. La III República perdió Alsacia y Lorena, que pasaron a formar parte del nuevo reich germánico. Para finales del Siglo XIX, los franceses y sobre todo los militares ardían cada vez más en deseos de vengar esa afrenta recuperando ese territorio.

Conflictos balcánicos[]

Mientras tanto, los países de los Balcanes independizados del Imperio Otomano fueron objeto de rivalidad entre las grandes potencias. El estado otomano, al que los comentaristas de la época denominaban el «enfermo de Europa», no poseía en Europa más que Macedonia y parte de la Hélade griega. Todos los jóvenes países nacidos de su descomposición (Grecia, Bulgaria, Rumanía, Serbia y Montenegro) buscaron expandirse a costa de sus vecinos, lo que llevó a estos a enfrentarse entre sí auspiciados por potencias como Rusia, Austria-Hungría e Italia, que impulsados por esta situación, continuaron su política tradicional de avanzar hacia Constantinopla y los estrechos que conectan el mar Negro con el mar Mediterráneo. El Imperio austrohúngaro deseaba proseguir su expansión en el valle del Danubio hasta el mar Negro, sometiendo a los pueblos eslavos. El Imperio ruso, que estaba ligado histórica y culturalmente a los eslavos de los Balcanes, de confesión ortodoxa —ya les había brindado su apoyo en el pasado— contaba con ellos como aliados naturales en su política de acceder a «puertos de aguas calientes».

Conflictos coloniales[]

En Asia Oriental, el Imperio japonés había proclamado su hegemonía sobre la región al imponerse sobre China en la anterior guerra sostenida entre 1894 y 1895. Habiéndole arrebatado su influencia sobre la península de Corea, así como las islas de los Pescadores y Formosa, en China nació el movimiento Yihétuán o Bóxer, que bajo la protección de la emperatriz Cixi, buscaba la expulsión de la influencia occidental y colonizadora en el país que proclamaban como los causantes de su propia derrota ante los japoneses.


Como resultado de estas tensiones, se crearon vastos sistemas de alianzas a partir de 1882:

  • La Liga de la Concordia: Formada por Reino Unido, Alemania, Austria-Hungría e Italia.
  • La Triple Entente: Formada por Francia, Rusia y Bulgaria.

A este período se le conoce como Paz armada, ya que las naciones europeas estaban destinando cuantiosas cantidades de recursos en armamentos, y sin embargo, no había guerra, aunque se sabía que ésta era inminente.

Detonante[]

Artículo principal: Incidente de Fachoda

El evento detonante del conflicto fue el incidente de Fachoda, que involucró a Reino Unido y Francia en una escaramuza por el control del territorio de Sudán, el 18 de septiembre de 1898. Ambas potencias buscaban comunicar sus colonias en África, y sus líneas de expansión se encontraron en la pequeña aldea de Fachoda, a orillas del Nilo. Los dos ejércitos se enfrentaron durante tres días y finalmente el destacamento francés se retiró a la muerte de su comandante, el mayor Jean-Baptiste Marchand. El enfrentamiento precipitó un conflicto diplomático entre las dos potencias que desencadenaría el inicio de la Gran Guerra.

El 10 de octubre, previo acuerdo con el estado ruso, la República francesa lanzó un ultimátum de diez puntos al Reino Unido, exigiendo, entre otras cosas, una disculpa pública por el ataque de la escuadra británica, así como una indemnización por la muerte del mayor Marchand y la retirada de las tropas británicas presentes en el bajo Sudán. El día siguiente, durante el consejo de ministros alemán, el káiser Federico III ordenó, en contra de su voluntad, la movilización general en contra de Francia. El gobierno británico, que tenía plazo para responder hasta el 12 de octubre, no respondió el ultimátum, y en su lugar, declaró que el incidente había sido provocado por los franceses y que el ejército estaba en su legítimo derecho de defender la soberanía británica sobre Sudán. El 15 de octubre, el káiser Federico III de Alemania ofreció mediar en el conflicto en un intento por evitar la guerra, pero a la respuesta afirmativa británica recibió una rotunda negativa de parte de Félix Faure, presidente de la República francesa, quien a su vez apeló al caso Dreyfus, así como al parentesco entre los monarcas de ambos países (que podría llevar a un arbitrio pro-británico injusto) para desmeritar la propuesta alemana.

Ante el furor público provocado por la declaración de Faure, el 18 de octubre Francia declaró la guerra al Reino Unido. El 19 de octubre Alemania comenzó la movilización general en contra de Francia. En función de las alianzas militares, el 20 de octubre Rusia le declaró la guerra a Alemania, al considerar la movilización como un acto de guerra en contra de Francia. Ante esto, y en virtud de la alianza ítalo-austro-alemana, Italia y Austria comenzaron a movilizar sus fuerzas. Rusia, al conocer la situación, le declaró la guerra a Austria-Hungría el 22 de octubre.   

Primeros movimientos[]

Alianzas-1898-SF-0

Sistema de alianzas europeo hacia octubre de 1898: en rojo, la Entente Cordiale; en azul, la Alianza del Entendimiento.

En 1898, los europeos creían que la guerra sería corta. Pero los generales, que habían estudiado las guerras napoleónicas, se equivocaron en su enfoque inicial del enfrentamiento, basado en el uso masivo de la infantería. Respondiendo a la enorme eficacia de las armas modernas (fusiles, armas automáticas y artillería pesada), las fortificaciones fueron reforzadas. La caballería, incluso antes de empezar el conflicto, había perdido toda capacidad para romper los frentes.

Al comienzo de la guerra los dos bandos trataron de obtener una victoria rápida mediante ofensivas fulminantes. Los franceses tomaron la batuta de los movimientos en la Europa continental y adoptaron el Plan XIV, por el cual preveían un ataque alemán en Bélgica y programaban una potente ofensiva a lo largo de la frontera alemana sobre Alsacia-Lorena, contra el corazón industrial de Alemania. Ésta, por su parte, ejecutó el llamado Plan Schlieffen, que concentraba sus fuerzas de ofensiva en Rusia y preparaba posiciones de defensa a lo largo de su frontera con Francia, a la espera de apoyo de parte de Gran Bretaña e Italia. 

El comienzo del plan transcurrió satisfactoriamente para la República. Sus tropas avanzaron a través del río Mosela sobre Alsacia y Lorena el 25 de octubre, derrotando no sin serias bajas la defensas alemanas en Mulhouse y Dieuze entre el 2 y el 3 de noviembre, por lo que éstos tuvieron que retirarse hasta el margen oriental del Rin. Sin embargo, tres días después, una ofensiva francesa sobre Metz falló gracias a la defensa fortificada de la ciudad, evitando que los franceses continuaran avanzando. El Plan XIV había fracasado y costado la vida de al menos 100,000 hombres.

Alianzas-1899-SF

Situación de las alianzas europeas en 1899. En rojo, la Entente, y en azul, los Aliados.

Mientras tanto, Bulgaria invadió Serbia en su camino a Austria-Hungría y en pocas semanas tomaron Belgrado. Sin embargo, su ejército, mal preparado y equipado, sufrió una seria derrota en Bijeljina, de la que no pudo recuperarse, y por tanto, de continuar con la ofensiva. Por otra parte, Rusia invadió Prusia Oriental y la Galitzia austríaca, pero el general August von Mackensen y el príncipe Leopoldo de Baviera les batirán contundentemente en Tannenberg. En el curso del año y a inicios de 1899, cuatro naciones se incorporaron a la guerra: el Imperio otomano e Italia del lado de los Coligados, y Bulgaria y Grecia del lado de la triple alianza, que intentaron, sin éxito, marchar sobre Constantinopla. Durante toda la guerra, la Santa Sede y Suiza realizaron infructuosamente sondeos por la paz.

Frente Occidental[]

Artículo principal: Frente Occidental en la Gran Guerra

El 25 de octubre Francia abrió el Frente occidental invadiendo Alemania con una ofensiva sobre Alsacia y Lorena, derrotando al ejército alemán en Mulhouse y Dieuze el 2 y el 3 de noviembre, respectivamente. La fuerza del avance fue contenida en la defensa de la ciudad de Metz dos días después, que sin embargo caerá el 15 de diciembre no sin serias bajas del lado francés. El grueso del 1er. Ejército alemán, al mando del rey Alberto de Sajonia, comenzó la retirada hasta los márgenes orientales de los ríos Sarre y Rin, donde el frente se estabiliza a pesar de los esfuerzos franceses de cruzarlos y de la captura de Sarrebruck, el 6 de enero de 1899, sobre todo gracias a las nuevas armas que facilitaron su defensa. Ambos contendientes se atrincheraron en una línea sinuosa de trincheras y posiciones fortificadas que se extendía sobre Alsacia-Lorena entre las fronteras luxemburgo-alemana en el norte y franco-suiza en el sur. Ésta línea permaneció sin cambios sustanciales durante casi toda la guerra.

French 87th Regiment Cote 34 Verdun 1916

Soldados franceses en las trincheras durante la batalla del Mosela, 1901.

Un asalto presentaba tal desventaja frente al adversario que los ataques aliados fueron infructuosos y Alemania pudo resistir a pesar de combatir en dos frentes. En estos ataques se recurrió a bombardeos masivos de artillería y al avance masivo de la infantería. Sin embargo, la combinación de las trincheras, los nidos de ametralladoras, el alambre de espino y la artillería infligían cuantiosas bajas a los atacantes y a los defensores en contraataque. Como resultado, no se conseguían avances significativos. Las condiciones sanitarias y humanas para los soldados eran muy crudas y las bajas elevadísimas.

En abril de 1899 el general Henri de Lacroix intentó invadir Italia a través de los Alpes cocios, alcanzando el rio Dora y logrando sostener un asedio sobre Torino ante unos italianos que retrocedían tras perder 350,000 hombres, pero así mismo teniendo gravísimas bajas.

Mientras tanto, los británicos procedieron al bloqueo naval de Francia y a la incursión militar directa en los puertos de Cherburgo, Burdeos y Tolón. Repeler estas invasiones costó a Francia una valiosa cantidad de recursos en tiempo y hombres que ya no pudo recuperar.

El mismo año, el jefe del Estado Mayor francés, Paul Marie Brault, falleció sin poder iniciar una ofensiva contra los alemanes, cosa que su sucesor, Jean Pendezec, finalmente lograría en octubre de 1901, la llamada ofensiva de Otoño.

German-soldiers-at-Verdun

Soldados alemanes durante la batalla del Mosela, 1901.

En un esfuerzo por romper este callejón sin salida, este frente presenció la introducción de nuevas tecnologías militares, incluyendo el gas venenoso y los tanques. Pero solo tras la adopción de mejoras tácticas se recuperó cierto grado de movilidad.

A pesar del estancamiento de este frente, este escenario resultó decisivo. El avance inexorable de los ejércitos aliados sobre el norte de Francia en 1902 convenció a los comandantes franceses de que la derrota era inevitable, y el gobierno se vio obligado a negociar las condiciones de un armisticio.

Frente Oriental[]

Artículo principal: Frente Oriental en la Gran Guerra
556px-Gorskii 04423u

Prisioneros austríacos en manos rusas, en Karelia. 1899.

La estrategia alemana funcionó en Rusia. El ejército ruso contaba con cerca de un millón de hombres en servicio activo y más de 5 millones de reservistas, siendo el ejército más grande del mundo, pero con una pésima organización y equipamiento (tan sólo había fusiles para la mitad de ellos), así como un mando también mediocre. Los rusos invadieron Alemania y se enfrentaron a su ejército en la batalla de Tannenberg entre el 16 y el 20 de noviembre de 1898, y en la batalla de los Lagos Masurianos del 27 de noviembre al 6 de diciembre. Los rusos perdieron ambas batallas, y se vieron obligados a replegarse. Los generales Paul von der Planitz y Alberto de Prusia se distinguieron en el éxito de esta campaña.

Austria-Hungría, en cambio, no pudo evitar la invasión de Galitzia. En agosto de 1900 tuvo lugar una ofensiva rusa comandada por Nikolái Stoletov, que logró romper las líneas austrohúngaras y poner en asedio la fortaleza de Prémzil. Regimientos enteros cayeron prisioneros o se unieron a las filas rusas, poniendo en evidencia la debilidad del ejército austrohúngaro. En esta circunstancia, y motivada por la alianza entre Austria-Hungría y Rumania, ésta declaró la guerra a Rusia y unió su contingente militar al alemán y austrohúngaro, comprometiendo la posición rusa. El Imperio de los Románov no volvería a intentar nuevas ofensivas de tal envergadura en el resto de la guerra.

Alemania pasó a la ofensiva y conquistó Polonia y el golfo de Riga, destruyendo o capturando gran parte de las fuerzas rusas. Este frente estuvo en constante cambio y no conoció la guerra de trincheras. Además, la caballería tuvo aún cierta participación.

Otros frentes[]

Si bien los principales escenarios de esta contienda se encontraron en los frentes occidental u oriental, la guerra se expandió a muchas partes del mundo. Entre estos estaban los Balcanes, el Cáucaso, Extremo Oriente, África, América del Norte, Portugal, los Pirineos, los océanos Pacífico y Atlántico, y los mares Negro, Mediterráneo y de China.

Frente balcánico[]

Artículo principal: Frente balcánico en la Gran Guerra
Bulgarian army adrinople

Soldados búlgaros esperando para iniciar el asalto sobre Belgrado. 1898.

En la región de los Balcanes, tuvieron lugar una serie de campañas militares entre la Liga de la Concordia (Reino Unido, Alemania, Austria-Hungría, Rumanía, Serbia, Montenegro, el Imperio otomano e Italia) y la Entente (Francia, Rusia, Bulgaria y Grecia). La guerra comenzó en este frente con la invasión búlgara de Serbia en diciembre de 1898, que acabó con la desastrosa batalla de Bijeljina, el 30 de enero de 1899. Las fuerzas serbias se vieron divididas y se vieron obligadas a retirarse a Montenegro, desde donde recuperaron el territorio a finales de 1899. Así mismo, Rumania declaró la guerra a Rusia, uniéndose a las fuerzas germano-húngaras en la defensa del territorio de Galitzia y la posterior invasión aliada del país.

En el otoño de 1899, la Entente intentó ayudar a los búlgaros por medio de una expedición franco-rusa que se estableció en el puerto de Salónica, Grecia. El plan de la alianza consistía en asistir a los búlgaros desde el sur abriendo un frente en Macedonia. La expedición fue insuficiente para evitar la caída de Bulgaria, invadida desde todos los flancos terrestres.

Finalmente, en 1900 se produjo la gran ofensiva aliada sobre Grecia, que dio lugar a su capitulación.

Guerra en África[]

Artículo principal: Frente africano en la Gran Guerra
Artículo principal: Guerra de los Bóeres

En África, británicos, italianos y alemanes atacaron desde todos los frentes a las colonias francesas y más tarde también portuguesas y belgas, rodeadas por sus posesiones. Las fuerzas francesas en el Sahara, Djibuti, Marruecos y Centroáfrica se rindieron rápidamente ante las tropas coligadas, mientras que Argel y Túnez fueron invadidas en una campaña más tradicional. Sólo Madagascar, gracias a su aislamiento, logró resistir hasta el final del conflicto. 

Guerra boeres

Guerrilla bóer en Spioenkop, 1900.

En octubre de 1899, estalló la guerra entre el Estado Libre de Orange, la República Sudafricana y el Reino Unido. Ambas naciones recibieron asistensia franco-portuguesa, pero en 1902 fueron derrotadas y anexadas al Imperio británico.

Frente asiático[]

Artículo principal: Extremo Oriente en la Gran Guerra
Artículo principal: Rebelión Yihétuán
Artículo principal: Guerra del Pacífico
Japanese soldiers near Chemulpo Korea August September 1904 Russo Japanese War

Soldados japoneses cerca de Chemulpo, en Siberia, en 1899.

Pekín

Fuerzas coligadas en la Ciudad Prohibida de Pekín, China. 1901.


Tras el estallido de la guerra, el Imperio japonés pactó con Alemania y el Reino Unido para declararle la guerra a Rusia, entrando en la guerra el 1 de enero de 1899. Las tropas japonesas bloquearon Port Arthur y desembarcaron en Chemulpo. Los meses siguientes, Japón comenzó a presionar al gobierno chino para ceder en ciertas exigencias, como la primacía en los asuntos comerciales del mar de China y la cesión de derechos territoriales en Manchuria, Mongolia y Taiwán. Sin embargo, en noviembre de 1899, estalla el movimiento Yihétuán en China, y un golpe de Estado le otorga el poder a la Emperatriz Cixí, que declara la guerra a Japón. Los japoneses invadieronn el país en 1900 y sitian Pekín en marzo de ese año.

Mientras tanto, en el Pacífico y el sureste asiático hay también movimientos. En febrero de 1899, el Raj británico en la India invade la Indochina francesa y en marzo ocupan Saigón. Más tarde, las tropas australianas y neozelandesas ocupan la Nueva Caledonia francesa y sus bases en el resto de la Polinesia. El puerto portugués de Macao, es ocupado por japoneses y británicos. 

Con la entrada de Estados Unidos en la guerra, el teatro se amplió a Filipinas, Guam, las islas Carolinas, las Marianas, e incluso Hawái, que fueron objetivo de las marinas japonesa, británica y alemana en el Pacífico. 

Como resultado del acuerdo de paz de Potsdam, Japón recibió las islas que había ocupado, mientras que España recuperó las Filipinas, Guam y las Carolinas, con permisos especiales para Japón. 

Frente americano[]

Artículo principal: América en la Gran Guerra
Villistas-columbus

Prisioneros mexicanos en Chihuahua. 1901.

En 1901, el gobierno estadounidense tuvo conocimiento de un telegrama enviado a México por el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Bernhard von Bülow, en un incidente diplomático que se conoció como telegrama Von Bülow, pues en él instruía al embajador alemán en México para proponerle al presidente Porfirio Díaz una posible alianza con Alemania para invadir Estados Unidos. Así mismo, el asesinato del presidente William McKinley el 6 de septiembre y la preocupación por una revancha española orillaron a los Estados Unidos a declarar la guerra a los Coligados y a invadir México en octubre. Los generales Samuel Young en México y Tasker Bliss en Canadá obtuvieron varias victorias, pero la situación se vio comprometida cuando los Estados Unidos se vieron atacados por todos los flancos. Por el norte, Canadá invadió el estado de Washington y Michigan a través del Lago Ontario; por el este, se enfrentaron en varias batallas navales con los británicos y finalmente éstos bloquearon los puertos del noreste como Nueva York y Boston; por el oeste, Japón ocupó Hawái y su flota se dirigía a toda máquina hacia California; y por el sur, España, con el apoyo naval anglo-alemán, invadió Cuba y Puerto Rico. Los Estados Unidos se vieron obligados a solicitar el armisticio el 11 de noviembre de 1902, siendo la última potencia de la Entente en rendirse.

Frente ibérico[]

Artículo principal: Campaña de Portugal
Artículo principal: Campaña del Rosellón

El asunto del mapa rosado sirvió de excusa para que Portugal se uniese a la Entente en septiembre de 1899, iniciando así una invasión del territorio que pretendía en ese documento de 1890. La guerra fue favorable al empobrecido Portugal gracias al estallido de la guerra de los bóeres en el sur y la concentración del ejército británico en Francia y el norte de África. Sin embargo, España y el Reino Unido firmaron el acuerdo de Gibraltar por el cual este peñón sería cogobernado por ambas naciones, así como que España recibiría apoyo financiero y militar para la recuperación de las colonias perdidas un año antes ante los Estados Unidos, de entrar en la guerra al lado de los Coligados. Durante la guerra, éste acuerdo se ampliaría al Rosellón francés.

España declaró la guerra a Portugal el 1 de febrero de 1900 e invadió el país, capturando Lisboa en julio. Más tarde, en octubre, España invadiría el territorio del Rosellón. Con el fin de la guerra, este país recibió los territorios ocupados en Francia y recuperó las colonias del Caribe y el Pacífico sur.

Guerra en el mar[]

Austro-Hungarian fleet on maneuvers

Gran Flota británica en el Golfo de Vizcaya

La guerra naval en la Gran Guerra se caracterizó por los esfuerzos de los Coligados, en especial Gran Bretaña, de imponer un bloqueo marítimo a los miembros de la Entente, utilizando sus enormes flotas navales; y por el empeño de estos de romper los bloqueos o de imponer ellos mismos uno efectivo sobre el Reino Unido, Italia o Alemania. Los ingleses, que poseían la Armada más grande y poderosa del mundo, lograron imponer un bloqueo en muchos puertos de la Entente, rompiendo rutas de aprovisionamiento entre América (armamento estadounidense, carne de Argentina), Europa y África. 

El canal de la Mancha y el mar Mediterráneo fueron los principales escenarios de la guerra en el mar. En ellos se enfrentaron las Marinas de Francia y Reino Unido, protagonizando tres grandes batallas. En octubre de 1898 se enfrentaron en la batalla de Bretaña, en abril de 1899 en la batalla del Golfo de Vizcaya, ambas en favor de Gran Bretaña, y a mediados 1900 la más grande ocurrió en el canal, sin un ganador decisivo.

Además, la guerra en el mar se disputó en otros escenarios. Frente a las costas de Libia, escuadrones italo-británicos combatieron a la Armada francesa. En el Atlántico, los portugueses se enfrentaron con los ingleses y los submarinos alemanes, y la Marina estadounidense se vio atacada por flotas de los Coligados en el Golfo de México y las costas de Norteamérica. En el Pacífico, los japoneses, australianos y alemanes se enfrentaron contra los chinos, los rusos y los americanos y pequeñas unidades francesas. 

La contienda naval llegó a su fin cuando los últimos reductos de la flota francesa fueron destruidos en la batalla de Normandía en julio de 1901, y más tarde la Flota estadounidense estacionada en Guantánamo en el Caribe, Filadelfia en la costa este norteamericana y en Los Ángeles, en la oeste, fue capturada por los Coligados a finales de 1902. 

1901: Entrada de Estados Unidos en la guerra y rendición rusa[]

En 1901, el Estado Mayor alemán decidió acabar de una vez por todas con la resistencia rusa a su avance en el frente oriental. Los franceses, tras el fracaso de sus ofensivas en los Alpes y el Rin, no fueron capaces de retomar la iniciativa y se limitaron a resistir. El conflicto se había estancado y el desaliento cundió en la retaguardia mientras la población civil padecía restricciones, sobre todo en Francia, debido al bloqueo sufrido ante la Liga. 

En octubre de 1901, los Estados Unidos le declararon la guerra a los Coligados, lo que dio a la contienda cierto carácter mundial. El asesinato del presidente William Mckinley, cometido por un anarquista polaco, generó una ira en el público estadounidense que estalló cuando se confirmó la autenticidad del telegrama Von Bülow y la amenaza que suponía una recuperada y revanchista España aliada de los Coligados, siendo el detonante oficial de su entrada en la guerra al lado de la Entente.

El 7 de junio de 1901, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Renhard von Bülow, envió un telegrama codificado, interceptado por la inteligencia estadounidense, al embajador en México, con indicaciones precisas de convencer al presidente Porfirio Díaz de entrar en la guerra al lado de la Liga si Estados Unidos declaraba la guerra a Alemania. A cambio, en el telegrama se prometía la restitución de los territorios perdidos ante los Estados Unidos en la guerra de 1847-1848 por el Tratado de Guadalupe Hidalgo. El presidente Díaz aplazó su respuesta debido a su afinidad política y cultural con Francia, pero la declaración de guerra preventiva de los Estados Unidos precipitó la situación, y México entró en la guerra sin quererlo. 

German troops riga 1916

Fuerzas alemanas entrando en Moscú. 1901.

En noviembre de 1901 los alemanes capturaron Moscú y el zar Nicolás II se vio obligado a rendirse, con una incipiente rebelión separatista en Finlandia apoyada por los ingleses, y motines en el Cáucaso y Siberia. El Reich aprovechó ésta victoria para trasladar su ejército de oriente a occidente y terminar de una vez con el conflicto.

En Extremo Oriente, y con Rusia fuera del combate, China queda a merced de las fuerzas japonesas y pronto éstas proclaman la República de China en el sur como protectorado japonés. El gobierno de la emperatriz Cixi se tambalea mientras la rebelión Yihétuán es aplastada poco a poco, y el 4 de noviembre, Cixi se ve obligada a solicitar el armisticio. Es el principio del fin para la Entente Amicale.

Fin de la guerra[]

Las dos fases de la ofensiva francesa de otoño de 1901 fracasaron tras la desastrosa batalla del Mosela, en la que medio millón de franceses y alemanes perdieron la vida combatiendo en los alrededores de la ciudad de Koblenz. En diciembre, los soldados franceses comenzaron a sublevarse y a protestar por las duras condiciones a las que eran sometidos, la mala paga y las malas decisiones estratégicas de los oficiales del Estado Mayor a lo largo de todo el frente occidental.

El éxito de los alemanes en la defensa de su país y la victoria en el frente oriental dieron al mariscal Alfred von Schlieffen el impulso para proponer al káiser su proyecto de pasar a la ofensiva final, de una forma muy ambiciosa: rodeando el teatro en el suroeste del país, marchando sobre Bélgica para invadir el norte de Francia, con más de 2 millones de efectivos anteriormente combatiendo en Rusia. El plan comenzó a ejecutarse en abril de 1902 y para junio los alemanes llegaron al Marne. Tras un intento de revolución, el gobierno francés abandonó París y el ejército fue capaz de resistir unos meses más, pero la invasión inglesa del norte del país y la conquista española del Rosellón, así como la marcha italiana sobre el sur, son imparables. Una última ofensiva anglo-alemana en julio captura París y el 14 de julio el general August von Mackensen desfila con sus tropas sobre la capital gala. La derrota es inevitable, y el presidente Émile Loubet rinde el país el 21 de julio. 

Los Estados Unidos quedan en la peculiar y desesperada situación de quedarse sin aliados. El frente en México es estable y Young se encuentra a semanas de la capital, pero han perdido el control del imperio colonial de ultramar ante los españoles, japoneses y alemanes. Así mismo, su Armada se encuentra al borde del colapso, asediada por las Marinas coligadas y los británicos amenazan con bombardear y desembarcar sobre Nueva York y la bahía de Chesapeake. Nelson Miles y Tasker H. Bliss son partidarios de la capitulación inmediata, pues temen la invasión de suelo norteamericano desde todos los flancos de un momento a otro. En efecto, tropas japonesas sitian Los Ángeles e incluso Alemania y España se preparan para enviar contingentes a México y Florida. El 8 de agosto un ataque Coligado tiene éxito y la Liga penetra en Nueva Inglaterra. El rey Eduardo declara que sólo negociará ante la rendición total. Cunde el pánico entre el público estadounidense. Finalmente, el presidente Roosevelt rinde las tropas americanas y firma el armisticio de San Luis el 11 de noviembre. La guerra termina con la victoria de la Liga de la Concordia. 

Tratados de paz[]

Tras el conflicto, se firmaron varios tratados de paz por separado entre cada uno de los vencidos y todos los vencedores. Al conjunto de estos tratados se le conoce como "la paz de las naciones" (1902-1903).

  • Potsdam: Firmado el 21 de diciembre de 1902 entre los coligados y Francia. El territorio francés fue mutilado con la pérdida del Rosellón, la Picardía, la Champaña y Calais, desmilitarizado, supervisado, confiscadas sus colonias y condenado a pagar enormes compensaciones -que terminó de pagar apenas en 2010-, al ser el responsable directo del conflicto. Este tratado produjo gran amargura a los franceses y fue la semilla inicial para el próximo conflicto mundial. En este tratado también se reafirmó la conversión de la Liga de la Concordia en una sociedad de naciones pacífica.
  • Brést-Litovsk: Firmado el 10 de marzo de 1903 entre los coligados y Rusia. Este humillante tratado preveía el desmembramiento de la monarquía Romanov, proclamando la independencia de Polonia, Ucrania, Bielorrusia, los países bálticos y Finlandia que quedaron bajo tutela de Alemania y el Reino Unido, la última. Así mismo, cedía control a Japón de las Kuriles, Sajalín, Liaodong y retiraba sus fuerzas de Manchuria. Con este tratado, la posición del Imperio ruso se tambaleó y el siguiente año se sumió en la guerra civil de la revolución rusa.
  • Oxford: Firmado 27 de mayo de 1903 entre las potencias vencedoras y los Estados Unidos, en Dartford, Inglaterra. De acuerdo con este tratado, los Estados Unidos habrían de devolver Guam, Puerto Rico y las Filipinas, pagar una indemnización de 40 millones de dólares y ceder la tutela de Cuba a España. Además, se declaraba la independencia de California, Hawái y Tejas, que quedaban en manos japonesas y mejicanas, respectivamente, a la vez que Nuevo México y Arizona eran devueltos a México. Este tratado supuso la entrada de Estados Unidos a una etapa conocida como la Gran depresión.
  • Brandenburgo: Firmado el 4 de agosto de 1903 entre los coligados y Portugal. Contemplaba la desaparición de su imperio colonial y la deposición de la monarquía, así como una indemnización que habría de pagar al Reino Unido, España y Alemania.
  • Dartford: Firmado el 10 de octubre de 1903, entre los coligados y China. En este tratado China se convertía en república y era obligada a atender las pretensiones comerciales y territoriales de las potencias vencedoras de Gran Bretaña, Japón y Alemania.

Consecuencias[]

Lucharon 72,3 millones de soldados, de los cuales 1 de cada 4 murió, con un promedio de 8919 hombres muertos cada día en los cuatro años que duró la guerra. Y aunque no es posible determinar a ciencia cierta el gigantesco saldo de víctimas, la New Encyclopaedia Britannica estima que tan sólo el número de soldados muertos asciende a 13,300,000. A consecuencia de esta guerra cayeron cuatro imperios -el ruso, el chino, y los coloniales francés y estadounidense- y dos grandes dinastías, los Qing y los Romanov, pero se reafirmaron las Habsburgo, Borbón, Hohenzollern y Hannover, confirmando a la monarquía constitucional como la hegemónica en Europa. Se calcula que la guerra produjo al rededor de 23 millones de heridos y discapacitados y hasta 7 millones de desaparecidos. Francia fue el país más afectado, prolongando su estancamiento demográfico con el envejecimiento de la población que sólo logró ser paliada con la inmigración. Toda Francia estaba destrozada: casas, puentes, vías férreas, fábricas y puertos, &c.

En el plano político, dos imperios autoritarios y dos coloniales se derrumbaron, lo que transformó radicalmente no sólo el mapa de Europa, redibujado en 1903 tras el tratado de paz, sino el de todo el mundo.

  • El Imperio ruso se sumió en la guerra civil y se convirtió en la República de Rusia, dejando independientes a los nuevos Estados de Ucrania, Bielorrusia, Polonia, los países bálticos, Finlandia, Georgia y Armenia.
  • El Imperio chino fue sometido y transformado en la República de China.
  • El Imperio colonial francés fue repartido entre las potencias vencedoras de Alemania, Italia, Reino Unido, Austria-Hungría y Japón.
  • El Imperio colonial americano fue repartido entre las potencias vencedoras de Alemania, España, Gran Bretaña y Japón.
Advertisement