FANDOM


Elección, 1970 (CNS) Esta página perteneciente a Chile No Socialista está bajo revisión.
Si bien el artículo ya es parte de la Línea de Tiempo, hay un debate sobre si existe algún conflicto entre este y el canon más antiguo, o si es necesario realizar algunos cambios para ajustarlo a la historia. Vea la Discusión para mas detalles. Si usted añadió esta etiqueta al artículo, por favor no olvide hacer mención de aquello en la Página de Discusión Principal.
Guatemala
Historia Alternativa: Chile No Socialista
Flag of Guatemala Coat of arms of Guatemala
Bandera Escudo de Armas
Guatemala (Chile No Socialista)
Localización de Guatemala

Lema: Libre, Crezca, Fecundo

Capital: Ciudad de Guatemala
Idioma: Español
Religión: Catolicismo
Tipo de gobierno: Presidencial
Presidente: Claudia Arbenz
Vicepresidente: Anabella Morfín
Superficie: 108 889 km²
Población: 19 658 562 habitantes
Establecimiento: 1821
Moneda: Quetzal
Organizaciones: ONU, OEA

Guatemala (en náhuatl: Quauhtlemallan, ‘lugar de muchos árboles’)? —oficialmente, República de Guatemala— es un Estado soberano situado en América Central, en su extremo noroccidental, con una amplia cultura autóctona producto de la herencia maya y la influencia castellana durante la época colonial.

Limita al oeste y al norte con México, al este con Belice, el golfo de Honduras (mar Caribe) y la República de Honduras, al sureste con El Salvador, y al sur con el océano Pacífico. El país posee una superficie de 108 889 km². Su capital es la Ciudad de Guatemala, llamada oficialmente «Nueva Guatemala de la Asunción».

El territorio donde actualmente se ubica Guatemala forma parte de Mesoamérica y en él se desarrollaron, junto a los países limítrofes, la cultura Maya y la Olmeca. Tras la conquista de América, Guatemala pasó a formar parte del Virreinato de Nueva España en calidad de Capitanía General. Tras su independencia de España en 1821 formándose ese mismo año en el Reino de Guatemala, lo que hoy es Guatemala pasó a formar parte del Primer Imperio Mexicano así como también de la República Federal de Centro América; no siendo hasta el año 1847 cuando fue establecida la actual república y cuando el país empezó a abrirse con los países vecinos y estableciendo relaciones diplomáticas con algunas potencias del mundo.


Historia

Artículo principal: Historia de Guatemala

Gobierno de Carlos Arana Osorio

Golpe de estado de 1973

El 16 de septiembre de 1973, una facción de las Fuerzas Armadas comandadas por Romeo Lucas García, Benedicto Lucas García y Horacio Maldonado Schaad, ejecutaron un golpe de estado contra el entonces presidente Carlos Manuel Arana Osorio donde se estima que murieron entre cinco y veinte mil personas incluyendo al presidente.

Dictadura de Lucas García

El gobierno de los Estados Unidos presidido en ese entonces por Richard Nixon reconoció inmediatamente el nuevo gobierno militar de Guatemala, considerando que era la única opción para frenar a las guerrillas en ese país; por lo que poco después, duplicó el envío de armas para reforzar al ejército y derrotar definitivamente a los insurgentes.

Sin embargo a finales de ese mismo año, el presidente Lucas García nombró a su hermano menor, Benedicto como vicepresidente de la república, lo que a criterio de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia era una violación a la constitución, y en una histórica sesión, los letrados resolvieron por unanimidad la ilegitimidad del gobierno de Lucas, así como la exigencia al Congreso de la República para que nombrara a un presidente provisorio que convocara elecciones lo más antes posible. El Congreso trató de sesionar, pero el presidente ordenó a las Fuerzas Armadas que cercaran el parlamento y evitaran que los diputados ingresaran al edificio. Ese mismo día, el presidente disolvió el Congreso (aunque los diputados siguieron sesionando en otros lugares) y destituyó a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia; además decretó toque de queda, horas más tarde, por la noche la guerrilla atacó la gobernación de Totonicapán, asesinando al gobernador.

El presidente asumió poderes dictatoriales e inmediatamente inició una fuerte campaña para erradicar a la guerrilla, en enero de 1976 el embajador de Alemania en Guatemala recibió a personas que habían huido de una masacre en una aldea de Quiché, la masacre había sido perpetrada por el ejército de Guatemala; al principio, la prensa del país temiendo represalias evitó publicar la nota periodística, sin embargo, tomó notoriedad a nivel internacional y los grandes medios como The New York Times y The Washington Post publicaron la noticia, además sus corresponsales en Guatemala y Centroamérica encontraron más casos de masacres que habían sido perpetradas por el ejército de Guatemala y ordenados por el presidente.

En febrero de 1976, Guatemala sufrió un terremoto que dejó 22.870 muertos, 76.504 de heridos y más de un millón de damnificados. En ese mismo mes, las agencias de inteligencia de Estados Unidos detectaron barcos cargados de armas en las costas de Belice que provenían de Cuba. Sin embargo, el presidente Ford le pidió al director de la CIA George H. W. Bush, que contactara al presidente de Guatemala para planear una posible invasión hacia Belice. El gobierno descuidó a los damnificados por enfocarse en el conflicto, por lo que varias organizaciones internacionales y no gubernamentales se encargaron de atender a los afectados, entre ellos llegó a Guatemala el hijo del presidente John F. Kennedy, John F. Kennedy Jr. como parte de una delegación estadounidense.

En marzo de 1976, The New York Times publicó otro artículo en el que estimaba que el ejército de Guatemala había asesinado a más de 6.000 personas en casi dos años y seis meses, también filtró informes en el que la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), estaba al tanto de las masacres y las ocultó. También se denunció la desaparición forzada de opositores al gobierno. El senador por Massachussetts Ted Kennedy y el senador por Maine Edmund Muskie exigieron al gobierno de Ford que cortara la ayuda militar al estado guatemalteco y que ordenara que se investigaran las masacres cometidas por el régimen de Lucas García.

Para mayo de ese mismo año, la guerrilla había aumentado considerablemente su número de reclutados y atacó puntos estratégicos como municipalidades, gobernaciones, sedes de policía, cuarteles militares y oficinas del Estado; esto evidenció la debilidad del gobierno de Lucas para contener a los sublevados. En julio, la guerrilla había expandido su área de influencia, mientras que los periódicos internacionales seguían denunciado nuevas masacres.

El entonces candidato presidencial republicano Ronald Reagan evitó posicionarse ante los eventos y respondió que estudiaría la situación y en base a ello tomaría medidas; mientras que el candidato demócrata Jimmy Carter condenó el actuar de la dictadura militar y dijo que en caso de llegar a la presidencia, presionaría al presidente para que dimitiera y se realizara una transición democrática.

En agosto de 1976, se descubrió que el gobierno beliceño había vendido armas a los guerrilleros guatemaltecos, además en ese mismo mes, el ejército beliceño traspasó la línea de adyacencia y en un altercado con campesinos guatemaltecos, resultó en una masacre, lo que instó al director de la CIA a indicarle al dictador guatemalteco que era necesario iniciar con la invasión hacia Belice y era preciso usar este pretexto para justificar la invasión, Bush le prometió a Lucas que si aceptaba realizar la invasión, Guatemala podría anexar el territorio reclamado a su territorio con el apoyo de Estados Unidos.

En septiembre de 1976, el Ejército de Guatemala invadió Belice. La invasión duró unas 25 horas, las tropas guatemaltecas ocuparon fácilmente el territorio beliceño al no encontrar mayor resistencia. Sin embargo se llevaron a cabo pequeños encuentros bélicos que concluyeron oficialmente en noviembre de 1976, Guatemala anexó el territorio reclamado. El acuerdo de paz entre Guatemala y Belice se realizó en enero de 1977, creando dos nuevos departamentos con el territorio ganado en la guerra: Amatique y Sarstún.

Reagan asumió la presidencia de los Estados Unidos el 20 de enero de 1977. El 23 de enero, el ministro de Gobernación Donaldo Álvarez Ruiz fue asesinado por la guerrilla, luego de este evento, el gobierno de Lucas se encontraba mucho más débil, —en parte porque había dejado gran parte del ejército en el territorio ocupado anexado durante la guerra con Belice— y se temía que el gobierno podía caer en cualquier momento en manos de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), a finales del mes, The New York Times volvió a publicar un documento de la CIA filtrado en el que indicaba que el presidente continuaba las masacres en el interior del país, dejando la macabra cifra de 8.560 asesinados.

El 5 de febrero de 1977, la URNG, el EGP y la ORPA pusieron en marcha la Operación Soledad que era una serie de ataques terroristas contra los principales centros de poder en el país para derrotar definitivamente al gobierno de Guatemala y establecer un estado socialista. Las guerrillas atacaron el Palacio Nacional, la Casa Presidencial, la Embajada de los Estados Unidos en Guatemala, el Banco de Guatemala, el Congreso de la República, la Municipalidad de Guatemala, y la Embajada de España en Guatemala. En los ataques murieron más de 653 personas, entre ellos el vicepresidente y hermano del dictador, Benedicto Lucas García, resultó herido el embajador estadounidense y el presidente del Banco de Guatemala. Los guerrilleros ocuparon la Embajada de Estados Unidos, y el Congreso de la República; así como ocuparon dos bases militares guatemaltecas. También bombardearon varias municipalidades en el interior de Guatemala, así como estallaron las antiguas oficinas de la United Fruit Company en el país.

El 7 de febrero, el presidente Ronald Reagan determinó que era imposible que el gobierno de Lucas siguiera más en el poder y que la guerrilla finalmente lograría establecer un estado socialista en Guatemala, y en represalia por el ataque a la embajada norteamericana, ordenó aumentar la presencia militar estadounidense con un objetivo claro: disolver las guerrillas por la fuerza.

Sin embargo en los siguientes días, la incompetencia de Lucas para manejar la situación, así como las masacres realizadas dentro del país llevaron a Reagan a tomar la decisión de ocupar Guatemala para derrocar al dictador y establecer un gobierno transitorio estable que permitiera que las tropas estadounidenses disolvieran a los guerrilleros. El presidente Reagan le exigió su dimisión, pero este se negó. El vicepresidente Dole le explicó al presidente Reagan que una invasión sería mucho más rápida que apoyar un golpe de estado para derrocar a Lucas, que sumiría al país en una acefalia de poder, que le daría la oportunidad a la URNG de asestar el golpe final para hacerse con el poder.

El 8 de marzo, el Comando Sur de Estados Unidos inició la Operación Destino (en inglés: Operation Destiny) decidió bombardear campamentos militares y guerrilleros en Guatemala. El presidente Lucas García se dirigió a la radio y anunció que no iba a dimitir de su cargo.

Sin embargo, el 10 de marzo, los altos mandos del Ejército de Guatemala le retiraron su apoyo al dictador y le anunciaron al comandante del Comando Sur Dennis P. McAuliffe que desconocían a Lucas García como presidente del país, y que estaban dispuestos a negociar con Estados Unidos para cesar la invasión; sin embargo, McAuliffe exigió la dimisión de Lucas para aceptar una negociación. El 12 de marzo, los militares se reunieron con Lucas para exigirle su rendición, pero este se negó. Lucas escapó exitosamente de la ciudad de Guatemala, pero a la medianoche fue interceptado por la URNG en Quiché, fue capturado y llevado a una aldea arrasada por el Ejército en ese mismo departamento, donde fue asesinado junto a su comitiva. El 13 de marzo, cuando se conoció la noticia, el militar moderado Kjell Laugerud García intentó asumir la presidencia, pero el Secretario de Estado Richard Schweiker se mostró reacio a otro gobierno militar y ordenó que un civil asumiera la presidencia del país.

El Congreso de Guatemala sesionó ese mismo día en Antigua Guatemala, y nombró al diputado democristiano Francisco Villagrán Kramer como presidente del país, y al diputado Mauricio Quixtán como vicepresidente. El nuevo presidente juramentó en el convento de las Capuchinas en la Antigua Guatemala, y llamó al comandante McAuliffe para anunciar la rendición del país.

Se negoció un gobierno de transición con una dirigido por Villagrán, pero con la condición de que el Ejército de Estados Unidos combatiría a las guerrillas hasta asegurarse de que fueran derrotadas por completo.

Gobierno de transición

La Organización de los Estados Americanos urgió a Guatemala a establecer un plan para hacer una transición ordenada hacia la democracia. Los primeros años se enfocaron en derogar acuerdos que eran considerados nocivos para las libertades y los derechos humanos de los guatemaltecos, también se estableció un comité de reconstrucción para mejorar la infraestructura del país afectada por el terremoto, también un comité independiente que investigaría a fondo los crímenes cometidos por el ejército de Guatemala y la guerrilla durante el conflicto, así como se encargaría de desmantelar los pequeños ejércitos clandestinos anticomunistas que operaban en el país.

La ocupación estadounidense fue sumamente impopular, según encuestas difundidas por medios locales indicaban que solo el 15% de la población aprobada la ocupación.

El presidente interino decidió convocar a una Asamblea Nacional Constituyente en 1979, que entraría en vigencia en 1980.

Las fuerzas armadas estadounidenses derrotaron finalmente a las fuerzas restantes guerrilleras en noviembre de 1979, por lo que el presidente Reagan ordenó que volvieran a su base militar. La ocupación estadounidense concluyó oficialmente el 4 de enero de 1980, se realizó una ceremonia en el Patio de la Paz, en el Palacio Nacional de Guatemala, que fue presidida por el presidente Villagrán Kramer, también asistieron el vicepresidente de los Estados Unidos Bob Dole y el secretario de Estado Schweiker.

Se convocaron a elecciones libres y democráticas en 1981, donde el democristiano Alejandro Maldonado Aguirre ganó las elecciones en la segunda vuelta, enfrentándose con el socialdemócrata Manuel Colom Argueta.

Retorno a la democracia

El gobierno de Maldonado Aguirre se desarrolló en un período convulso, ya que la izquierda había tomado impulso, en parte, por el descontento con la población con relación a la intervención estadounidense. Sin embargo, Maldonado logró estructurar la economía del país, y lograr una presidencia eficiente, tratando de restaurar las deficiencias que había ocasionado la dictadura en el país. Su presidencia tuvo una aprobación notable y se retiró de su mandato con un alto índice de aprobación.

Maldonado fue sucedido por Vinicio Cerezo Arévalo, que presentaba un ambicioso programa electoral que impulsaría un nuevo bono laboral, promesa por la que fue electo en primera vuelta. Pese a ser electo con una amplia base, pronto perdió apoyos por su ineficiencia para combatir la corrupción en las instituciones del estado y los avances logrados por las administraciones anteriores fueron revertidos. Su nuevo bono laboral fue aprobado por el Congreso de la República, pero sus propuestas para reformar la Ley Electoral, así como la reforma judicial no fueron aprobadas.

Cerezo fue sucedido por el ex procurador de los derechos humanos Ramiro de León Carpio, también un democristiano, que fue postulado por el partido al percatarse que Manuel Colom Argueta estaba liderando las encuestas. De León Carpio era considerado uno de los personajes más populares de Guatemala por su papel durante las negociaciones de la guerra civil. De León ganó la presidencia y asumió el cargo en 1990. Su gobierno se enfocó en el combate a la pobreza, así como a la denominada "Reconciliación Nacional", un proyecto que buscaba disminuir la polarización entre la población. Durante la primera mitad de su mandato, se obtuvieron buenos resultados, sin embargo, la promoción de las políticas públicas se estancaron y no tuvieron mayor resultado. Al concluir su mandato, De León había erosionado por completo su popularidad y fue sucedido en 1994 por su primo lejano, Jorge Carpio Nicolle.

Carpio Nicolle, se presentó a las primarias democristianas con un discurso que criticaba a sus antecesores (Cerezo y De León) por su estancamiento para promover políticas y su desapego con la población. Se presentó con un plan de gobierno centrista y elogiado por varios sectores políticos del país. Su gobierno obtuvo buenos resultados en la reducción de la pobreza, así como ampliar el sistema de salud del país y mejorar las carreteras. Aunque su gobierno fue bien aceptado por la población, el auge de la Democracia Cristiana Guatemalteca finalizó cuando el hijo del ex presidente Jacobo Arbenz, Jacobo Arbenz Vilanova se postuló a la presidencia por el Partido Revolucionario (PAR) y ganó las elecciones presidenciales.

Arbenz Vilanova estableció un gabinete tecnocrático. También impulsó la formulación de una política exterior, así como la aprobación de la Ley del Servicio Diplomático. Su gobierno tuvo significativos avances contra la pobreza, también impulsó una reforma del Código Penal para incrementar las penas para delitos de corrupción, así como se creó un comité que comenzó a investigar las masacres cometidas por el Ejército de Guatemala y las guerrillas comunistas. La delincuencia fue contrarrestada efectivamente por la reforma a la Policía Nacional Civil y el aumento de los esfuerzos para asegurar una educación gratuita. Se impulsaron programas sociales y se fomentaron varios proyectos para la población más desfavorecida. Se aumentó el salario mínimo, se expandieron las redes viales y se construyeron nuevos hospitales. Su gobierno fue elogiado por varios académicos e incluso el ex presidente Alejandro Maldonado felicitó al presidente en funciones por su mandato, algo rara vez dado en el país.

Fue sucedido por el académico suizo guatemalteco Eduardo Suger, perteneciente a la Democracia Cristiana Guatemalteca. Su gobierno se caracterizó por una fuerte priorización de la educación, así como el combate a la delincuencia. También impulsó una campaña de alfabetización en los municipios con mayor índice de analfabetismo, alcanzando grandes logros. Le sucedió Edmond Mulet, que promovió la economía como uno de los puntos centrales de su plan de gobierno, sin embargo, no tuvo mayores logros en su gobierno.

Durante el mandato de Suger, salió a la luz el caso de corrupción Banco del Café, que era una de las mayores estafas y considerado el caso de corrupción más grande en la historia de Guatemala. La lentitud de Suger y Mulet para colaborar con los afectados por el caso, le dieron un gran impulso al centro izquierda. La entonces fiscal general, Thelma Aldana ordenó la captura de los implicados en el caso, así como solicitó el retiro de la inmunidad de algunos ministros por negarse a colaborar con el Ministerio Público. Aldana obtuvo rápidamente una gran popularidad en el país, al punto de que se le otorgó el mote de La Fiscal de Hierro.

El juez Miguel Ángel Gálvez, en un tiempo récord, logró reunir las pruebas suficientes para condenar a los implicados. Así mismo, otorgó un fallo histórico en el que exigió al gobierno a pagar una indemnización a los afectados por la estafa bancaria. Poco tiempo después del juicio, Gálvez se retiró de la magistratura, aduciendo intimidaciones y amenazas constantes a su vida. La Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó medidas cautelares a su favor.

Gálvez se presentó como candidato presidencial, respaldado por una coalición de centro izquierda liderada por el Partido Revolucionario. Gálvez ganó la presidencia.

Sorpresivamente, la ex fiscal general Thelma Aldana también se presentó a la presidencia por la misma coalición y fue electa presidenta del país, convirtiéndose en la primera mujer en ostentar el cargo.

Aldana fue sucedida por la hija del ex presidente Jacobo Arbenz Vilanova, Claudia Arbenz Canales.

Geografía

Gobierno y política

La actual política de Guatemala está regida por la Constitución Política de la República de Guatemala de 1980 en la que se establece a Guatemala como un Estado libre, independiente y soberano. Su sistema de gobierno es republicano, democrático, representativo y organizado.

Organismo ejecutivo

Este organismo o poder es ejercido por el Presidente de la República de Guatemala, el Vicepresidente de la República de Guatemala y el Consejo de Ministros y por la demás entidades públicas correspondientes a este organismo. El Presidente y el Vicepresidente son elegidos por un período improrrogable de cuatro años por medio del sufragio universal y secreto. El Presidente de la República es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Guatemala y las Fuerzas Públicas.

Organismo legislativo

Este organismo o poder está ejercido por el Congreso de la República de Guatemala, el cual consta de un hemiciclo formado por 160 diputados de los diferentes distritos electorales para un período de gestión de cuatro años pudiendo ser reelectos mediante el sufragio universal y secreto. Su función primordial es representar al pueblo, además tiene la potestad legislativa, es decir está a cargo de crear, derogar o modificar las leyes.

Sus períodos o sesiones ordinarias comenzarán el 14 de enero al 15 de mayo y del 1 de agosto al 30 de noviembre de cada año, sin necesidad de convocatoria, así también podrá hacerlo en reuniones extraordinarias cuando sea de principal importancia.

Organismo judicial

La Corte Suprema de Justicia, Guatemala (HDR) (5984725549)

Palacio de Justicia, sede de la Corte Suprema de Justicia.

Este organismo es ejercido por la Corte Suprema de Justicia de la República de Guatemala la cual está conformada por 13 magistrados electos por el Congreso de la República para un período de gestión de cinco años. La función de dicho organismo está establecida en la ley, que establece que la Corte Suprema de Justicia podrá administrar la justicia conforme lo dicte la Constitución y las demás leyes. Su sede se encuentra en el Palacio de Justicia en la Zona 4 de la Ciudad de Guatemala.

El máximo tribunal en materia constitucional es la Corte de Constitucionalidad formada por 5 magistrados, los cuales velan porque se cumpla la Constitución Política de la República de Guatemala. Actualmente el Organismo Judicial encabeza el Sistema de Justicia en Guatemala.

Derechos humanos

Organización político-administrativa

Economía

Patrimonio y turismo

Guatemala en el contexto internacional

Demografía

Cultura

Servicios básicos

Deportes

Notas

Véase también

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.