FANDOM


Guerra Civil China
Inicio:

1 de agosto de 1927

Fin:

1 de mayo de 1953

Lugar:

Flag of the Republic of China República de China

Causas:

Conflicto político por el control del gobierno de la República de China
Divergencias ideológicas irreconciliables entre ambos bandos
Interferencias extranjeras.

Resultado:

Armisticio de 1953

  • Continuidad del Kuomintang en el poder en el sur de China continental.
  • Consolidación de la República Popular de China en el norte de China continental.
  • Destrucción de Pekín y Nanking con armas nucleares.
  • División de China en dos Estados, uno comunista al norte y uno capitalista al sur.

.

Combatientes
Flag of the Republic of China
República de China

Apoyo internacional:
Bandera Estados Unidos Estados Unidos
Flag of the United Kingdom Gran Bretaña
Bandera Corea del Sur Voluntarios de Corea
Bandera India División Verde

Flag of the Chinese Communist Party.svg
República Popular de China

Apoyo internacional:
Flag of the Soviet Union (1936-1955) Unión Soviética
Bandera Corea del Norte Partido Juche
Flag of Vietnam Vietnam del Norte

Comandantes

Naval Jack of the Republic of China.svg Chiang Kai-shek
Naval Jack of the Republic of China.svg Bai Chongxi
Naval Jack of the Republic of China.svg He Yingqin
Bandera Estados Unidos Thomas Dewey
Bandera Estados Unidos Douglas MacArthur

Flag of the Chinese Communist Party.svg Mao Zedong
Flag of the Chinese Communist Party.svg Zhu De
Flag of the Chinese Communist Party.svg Lin Biao
Flag of the Soviet Union (1936-1955) José Stalin
Flag of the Soviet Union (1936-1955) Nikolái Shvérnik

Fuerzas

Soldados:
Flag of the Republic of China 3.000.000
Bandera Estados Unidos 200.000
Bandera India 120.000

Soldados:
Flag of the Chinese Communist Party.svg 1.200.000
Flag of North Korea 350.000
Flag of the Soviet Union (1936-1955) 200.000
Militantes (civiles):
Flag of the Chinese Communist Party.svg 2.000.000

Bajas

Bajas Militares:
Naval Jack of the Republic of China.svg 1.000.000
Bajas Civiles:
Flag of the Republic of China 2.000.000

Bajas Militares:
Flag of the Chinese Communist Party.svg 700.000
Bajas Civiles:
Flag of the Chinese Communist Party.svg 1.000.000

  [Source]


La guerra

Probando

Periodo de los Señores de la Guerra (1927 - 1931)

Periodo Japonés (1931 - 1945)

Este periodo de la guerra, iniciado con la invasión japonesa de Manchuria, se vería marcado principalmente por la incómoda tregua que mantendrían el Partido Comunista de China y el Kuomintang, ambos únicamente unidos en la misión de expulsar a Japón de su país.

Pese a que oficialmente ambas partes estaban en tregua y formaban un frente común frente a Japón, en la práctica tanto Mao como Chiang hicieron cuanto pudieron para usar a los japoneses como aliados de facto contra su rival chino, tratando de que los comandantes japoneses atacasen a su rival y les dejasen a ellos en paz. Por su parte, los comandantes del Ejército Imperial Japonés no dudaron en aprovecharse de esta división para consolidar sus posiciones. Irónicamente, sería esta actitud de los chinos la que motivaría que los japoneses despreciasen profundamente a sus rivales chinos.

Según los escritos de los oficiales y soldados desplegados en este frente, los japoneses se mostraban sinceramente sorprendidos de que los chinos fuesen incapaces de superar sus diferencias y unir fuerzas frente a ellos, siendo que en conjunto los soldados chinos superaban a Japón en una proporción de 7 a 1 a favor de los chinos.

Aplicando la lógica del Gobierno militarista, los imperialistas japoneses llegarían a la conclusión de que un pueblo que hacía algo así era necesariamente una nación de cobardes, por lo tanto indignos de vivir; en consecuencia, no tendrían el menor escrúpulo en comportarse como demonios contra aquellos a los que veían como una raza miserable e inferior.

Periodo post-Japonés (1945 - 1953)

Frente del Tibet (1950 - 1952)

Como parte de la estrategia china para romper el estancamiento, las fuerzas del Ejército Rojo lanzaron una invasión sorpresa contra el Reino del Tibet, que hasta entonces había permanecido sin ser molestado mientras a su alrededor China ardía.

Esto aumentó el miedo que se sentía a la expansión del comunismo en Asia, pues tanto Estados Unidos como la India comprendieron que, si Tibet era invadido, los comunistas chinos no solo tendrían una forma de rodear el frente con la República de China, sino que podrían atacar a la India y a los países fronterizos.

Sería esto lo que marcaría la ruptura definitiva de relaciones entre India y la China Roja: Consecuentemente, y pese a la reticencia del Gobierno indio a implicarse en el conflicto que arrasaba el país vecino, se desplegó la División Verde, una agrupación de voluntarios anticomunistas que sentían era su deber ayudar a sus hermanos tibetanos frente a la opresión china y comunista.

Así mismo, el Reino de Nepal contribuiría con tropas a esta división; por su parte, Pakistán optó por no implicarse, pues el Gobierno pakistaní veía con repugnancia la idea de entrar en alianza con un Gobierno comunista y ateo, y con todavía mayor repugnancia la idea de combatir en el mismo frente que la India, país con el que mantenían unas relaciones horribles después de la Guerra Indo-Pakistaní de 1948..

La principal característica del Frente Tibetano fue prácticamente la misma que en la Guerra Indo-Pakistaní de 1948: grandes masas de ejércitos moviéndose y peleando trabajosamente en una región de alta montaña, con clima imprevisible, suministros dificultados por lo abrupto del territorio, y dificultades de movimiento y localización del enemigo. Hoy se sabe que, en al menos dos ocasiones, fuerzas aliadas se dispararon entre si identificando erroneamente al otro como parte de las fuerzas enemigas.

Lo que marcó la diferencia en este frente sería el hecho de que, al contrario que sus rivales chinos, India ya tenía experiencia peleando en alta montaña, debido al ya mentado conflicto indo-pakistaní; experiencia que no dudaron en aprovechar para hostigar a los chinos. Irónicamente, pese a que la guerra se suponía que era comandada por la República de China, la superior experiencia de combate de India motivó que, de facto, India ejerciese de comandante supremo aliado en el Frente Tibetano. Esto posteriormente se revelaría importante para la capacidad de combate del Ejército Indio, pues le supondría una valiosa adquisición de experiencia práctica de combate liderando ejércitos aliados.

Sería la intervención de la División Verde, las Brigadas de Voluntarios del Nepal, y las acciones guerrilleras del grupo terrorista Chushi Gangdruk, las que posibilitarían la expulsión del Tibet de las fuerzas del Ejército Rojo, pobremente suministradas y desesperadamente necesitadas en otros frentes de la Guerra Civil China. Finalmente, poco antes del invierno de 1952, las fuerzas chinas se retiraron definitivamente del Tibet; solo para asegurarse de que no intentasen volver, las tropas de India, Nepal, Estados Unidos y la República de China permanecerían en el Tibet.

Un intento de usar el Tibet recién liberado para abrir un segundo frente y atacar a la República Popular de China por la retaguardia resultó ser un fracaso; mientras los chinos se retiraban, en segunda línea habían preparado fuertes defensas, en previsión precisamente de ese escenario, contra las que se estrellaron las acometidas aliadas. Para Septiembre de 1952 el Frente Tibetano había quedado nuevamente estabilizado en torno a las fronteras anteriores a 1950: permanecería así durante toda la guerra y con posterioridad al Armisticio de Ginebra.


Destrucción de Pekin y Nanking (1953)

Para 1953 la guerra estaba llegando a un punto muerto: la dificultad de expulsar a los comunistas del norte del Río Azul había estancado la guerra en una larga y agotadora guerra de trincheras, en la que ambas partes se bombardeaban con artillería, gases químicos y ataques aéreos, convirtiendo ambas orillas del Yangtse en una tierra de nadie donde la supervivencia era imposible.

Estudiando el mapa de China, el General Douglas MacArthur llegó a la conclusión de que simplemente tratar de forzar el cruce del río y abrirse camino hacia el norte significaría perder cientos de miles de vidas de soldados, abrirse paso entre millones de civiles (muchos de los cuales podrían ser comunistas fanatizados) y recorrer cientos de kilómetros... solo para que los comunistas pudiesen replegarse a Manchuria.

Consecuentemente, MacArthur concluiría que la única manera de forzar el final del conflicto era destruir Pekin con un arma nuclear, e impartiría ordenes en ese sentido.

Actualmente sigue siendo objeto de controversia si el Presidente Truman estaba al corriente de los planes de MacArthur, y por lo tanto dio su aprobación y después se hizo el sorprendido, o si realmente le pilló por sorpresa esta acción del que era considerado el general más imprevisible de todas las fuerzas armadas de Estados Unidos.

También se ha debatido hasta la saciedad si Chiang Kai-Chek estaba al corriente de esta acción, o que pensaba de ella; Chiang defendería hasta su muerte en 1975 que este plan no contaba con su aprobación, y que de haber sabido que eso era lo que planeaba MacArthur, lo habría impedido porque "no quiero presidir el país sobre los cadáveres de millones de chinos". Esta afirmación sería cuestionada con el argumento de que, de hecho, hasta entonces ya habían muerto más de tres millones de chinos, tanto civiles como militares, solamente en el periodo entre 1945 y 1953.

El 4 de Julio de 1953, aniversario de los Estados Unidos, bombarderos Tu-4 de la Unión Soviética dejaron caer una bomba atómica sobre Nanking, destruyendo completamente la ciudad y matando a por lo menos dos millones de personas, así como dejando heridos a cuatro millones; el hecho de que el Gobierno chino se hallase en la práctica en Changsha (Chiang Kai-Chek juzgaba que era demasiado peligroso mantener el Gobierno tan cerca del frente) se considera la única razón por la que este ataque no condujo al colapso de la República de China.

Armisticio de Ginebra (27 de Julio de 1953)

La destrucción de Nanking y Pekín convenció defintivamente tanto al Kremlin como al Pentágono de que era necesario impedir que la guerra escalase todavía más. Ni los americanos ni los soviéticos tenían el interés en desatar una guerra nuclear total por China; actualmente se sabe que los Estados Unidos habían llegado a creerse su propia propaganda sobre la enorme capacidad militar soviética y la "brecha de los bombarderos" (la creencia en que la URSS poseía una superioridad abrumadora en número y capacidad de bombarderos estratégicos capaces de lanzar armas nucleares), mientras que la Unión Soviética temía embarcarse en una guerra nuclear contra Estados Unidos, convencidos de que Estados Unidos poseía capacidades mucho más exageradas que la realidad.

Aparte de eso, ambas naciones enfrentaban sus propios problemas internos: la sociedad de Estados Unidos empezaba a hartarse de una guerra que en apariencia era interminable, mientras que la sociedad soviética estaba en proceso de reorganización para purgar a los estalinistas que continuaban en los recovecos del sistema burocrático soviético.

En consecuencia, ambas partes iniciaron contactos a partir del día mismo de la destrucción de Nanking, a través de sus embajadas en Ginebra. No tardaron demasiado en llegar a un consenso: la guerra estaba yendo demasiado lejos y era necesario pararla. La conversación derivó rápidamente a la necesidad de forzar un armisticio, habida cuenta de que ninguna de las dos partes parecía capaz de romper las defensas de la otra, y ninguno de los patronos quería involucrarse activamente desplegando soldados propios en territorio chino. Finalmente, el 25 de Julio, se iniciaron las conversaciones definitivas, que concluirían en la firma del armisticio el día 27, a las 11:00 de la mañana hora de Ginebra, haciéndose efectivo con efecto de las 12:00 del mediodía hora de Ginebra.

Como parte del acuerdo de armisticio se acordó establecer el Río Yangtse como frontera de facto entre ambas Chinas, así como la renuncia de ambas Chinas al Tibet (que se convertiría en un Estado libre e independiente de iure), la creación de una zona desmilitarizada (que no llegaría a implantarse) y un intercambio de prisioneros (que tuvo que implantarse por la fuerza, pues muchos de los prisioneros de la República Popular de China se negaron a ser trasladados de vuelta al norte, mientras que los coreanos que militaban en el Ejército de la República de China y tuvieron la desgracia de ser capturados por el Ejército Rojo fueron mayormente ejecutados por los maoistas como "combatientes ilegales" y "mercenarios a sueldo", en un acto que Corea calificó de "genocidio racial" y "venganza gratuita por no poder ganar honestamente"). También se acordó que ninguna de las partes tenía por qué indemnizar a la otra, al ser imposible ponerlas de acuerdo sobre quién debía pagar a quien.

El hecho de que el Acuerdo de Ginebra no hiciese ninguna mención a la cuestión de "Una Sola China", debido principalmente a la ignorancia al respecto por parte de los funcionarios de la ONU que redactaron el acuerdo, ha sido empleado posteriormente como prueba para decir que el Acuerdo de Ginebra de facto reconocía la existencia de dos Chinas. Esta interpretación ha sido objetada enérgicamente tanto por la República de China como por la República Popular de China.

Consecuencias.

El final de esta guerra mediante un armisticio en lugar de un final claro y definitivo tendría consecuencias de diversa importancia a lo largo y ancho del continente asiático. La permanencia de un Gobierno republicano y capitalista en el sur de China debilitaría considerablemente la posición de la República Popular, incapaz de asegurar su posición como representante legítimo de "Toda China", así como posibilitaría el hecho de que muchos países se negasen a reconocer a la República Popular de China como "la China verdadera".

Igualmente, la creación de la Zona Desmilitarizada dio como resultado la segunda frontera más militarizada del planeta, solo por detrás de la frontera entre la República Popular de China y la República de Corea, que se volvería especialmente militarizada después de la corta Guerra Sino-Coreana.

Pese a la necesidad de mantener gran cantidad de tropas en el norte para proteger su frontera, Chiang Kai-Chek pudo enviar una fuerza expedicionaria a Vietnam, en apoyo de las fuerzas de Estados Unidos para contener la expansión del comunismo en Vietnam del Norte. Esto eventualmente conduciría a una victoria del bando aliado en la Guerra de Vietnam. (Tal vez)

La firme actuación de Douglas MacArthur en la Guerra Civil China, plantando cara al enemigo comunista, en especial en la decisión del bombardeo nuclear de Pekín, motivó una gran aclamación popular hacia su persona, que eventualmente posibilitaría su arrolladora victoria en las elecciones presidenciales de 1956 en Estados Unidos, frente al candidato demócrata Adlai Stevenson, quien fue tildado de cobarde y traidor por sus intentos de desautorizar a MacArthur.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.