Historia Alternativa
Advertisement
Guerra Italo-Etíope
Fecha 15 de diciembre de 1894 - 26 de agosto de 1896
Lugar Abisinia
Resultado

Victoria Italiana

Beligerantes
Flag of Italy (1861–1946) Reino de Italia Ethiopian Pennants.svg Imperio de Etiopía
Unidades

70.000 hombres

80.000-120.000 hombres (estimado)

Bajas
23.000 muertos ~85.000 muertos

La Primera Guerra Ítalo-Etíope (en italiano Guerra di Abissinia,Campagna d'Africa Orientale)

corresponde a la invasión italiana de Etiopía ocurrida entre los años 1894 y 1896.

Antecedentes[]

El 5 de marzo de 1889, Menelik II, el rey de Shewa, se declaró oficialmente emperador de Etiopía, después de haber conquistado las regiones de Tigray y Amhara con el apoyo del Reino de Italia. Un mes más tarde, firmó el Tratado de Wuchale con el gobierno italiano, el cual presentó dos versiones distintas. En la versión en italiano se establecía a Etiopía como protectorado de Italia y se reconocía el control italiano sobre Eritrea y la costa etíope del Mar Rojo, a cambio del reconocimiento al reinado de Menelik II; mientras que la versión en amárico, Etiopía permanecía completamente independiente.

Fase Inicial y Desarrollo[]

En 1893, cuando Menelik II consideraba que su poder se había consolidado, comenzó a impugnar el tratado, en el momento en que los italianos comenzaban a aumentar la presión sobre su gobierno de diversas formas, incluida la anexión de pequeños territorios limítrofes a su reclamación original. Finalmente, en diciembre de 1894, esta presión culminó con una campaña militar en todo el río Mareb en Tigray (en la frontera con Eritrea).

Los italianos esperaban que los diversos pueblos de Tigray se unieran a ellos para combatir a Menelik II, sin embargo, todos los clanes de las etnias tigray y amárica acudieron en ayuda del emperador. Unos, motivados por el nacionalismo para luchar contra el colonialismo italiano, y otros, presionados por el propio Menelik II. Este último, había pasado los últimos 4 años aumentando el suministro de armas y municiones modernas, adquiridas de los franceses, británicos y de los mismos italianos.

En diciembre de 1894, Bahta Hagos lideró una rebelión contra los italianos en Akkele Guzay, solicitando el apoyo de las fuerzas de Mengesha. Sin embargo, tropas del ejército del general Oreste Baratieri al mando de Pietro Toselli aplastaron la rebelión y mataron a Hagos. Luego, el ejército italiano ocupó Adua, la capital de Tigray. Previendo que las fuerzas de Mengesha invadirían Eritrea, Baratieri se adelantó encontrándolo en la Batalla de Coatit, en enero de 1895. Resultando victoriosos los italianos, persiguieron a las tropas de Mengesha durante su retirada, capturando gran cantidad de armas e importantes documentos que demuestran su complicidad con Menelik. La victoria de esta campaña, junto con las obtenidas contra los mahdistas sudaneses, llevó a los italianos a subestimar las dificultades que deberían enfrentar en la campaña contra Menelik.

Después de un período de varios meses de calma relativa, el siguiente enfrentamiento se produjo en Amba Alagi el 7 de diciembre de 1895, cuando tropas etíopes atacaron las posiciones italianas, tras una ardua batalla, los italianos ganarían de manera pírrica la batalla, desbaratando el ejército etíope. Fue una cruenta experiencia para las fuerzas italianas, ya que se daban cuenta del enemigo al que se enfrentaban. Los refuerzos italianos partirían desde la fortaleza de Maqele, aún en construcción.

Giuseppe Galliano lleva la mayor parte de sus tropas a Adigrat, donde se concentra el grueso del ejército italiano de Oreste Baratieri. Pocos días más tarde comienzan a llegar las tropas etíopes a Maqele, atacando a los defensores el 20 de diciembre, pero sin lograr derrotarlos.

En los primeros días de enero, el emperador Menelik, lanza fuertes ataques sobre la fortaleza, sitiando a los italianos por 15 días (6 de enero al 21 de enero de 1896), tratando en vano de vencer la defensa italiana.

En la zona montañosa de Adua (o Adowa), con el objeto de sorprender al ejército etíope. Las fuerzas italianas estaban compuestas por cuatro brigadas, con un total aproximado de 50.000 soldados, ochenta piezas de artillería y alrededor de 15.000 askaris eritreos. El ejército de Melenik, por su parte, contaba aproximadamente con 120.000 hombres, entre infantería y caballería, con un número indeterminado de cañones.

El General Baratieri había previsto un ataque temprano en la mañana, con la esperanza de que su enemigo se encontraría dormido y poco preparado. Sin embargo, los etíopes habían adelantado sus oficios religiosos, y al enterarse con anticipación de las intenciones italianas, decidieron avanzar al encuentro de los italianos.

La batalla fue dura, en momentos precisos se predijo una derrota italiana, pero con el tiempo a base de hostigamiento de los cañones desde puntos altos, los etíopes entraron en crisis y acabaron retirándose en masa. La batalla dio otra Victoria Pírrica a Italia, pero para suerte italiana, el emperador Menelik II se rendiría poco tiempo tras esta.

Fin de la Guerra[]

Luego de la victoria, las fuerzas italianas avanzaban hacia Addis Abbeba, pero durante el asedio, luego de que los cañones destruyeran gran parte del interior de la ciudad, Menelik II depuso las armas, tras esto, Etiopía fue anexada en las negociaciones de paz con Italia.

Esto desató gran cantidad de festejos en Italia, que le garantizaron a Crispi el poder ejercer un futuro tercer mandato.

Esto también ocasionó gran cantidad de roces diplomáticos con las principales potencias mundiales, entre ellas Reino Unido, el cual se distanció de Italia.

A pesar de que Italia ganara la guerra, en todo el mundo surgieron una buena cantidad de burlas por la cantidad de bajas sufridas, o por la duración de la campaña intentando buscar una debilidad de un europeo contra un africano.

Advertisement