FANDOM


Gnome-system-file-manager Este artículo perteneciente a Cabral descubre América esta obsoleto.

Este artículo ya no forma parte de la línea de tiempo asociada. Esta página no se ha eliminado de este sitio web con fines de referencia. Puedes comentar en la página de discusión.


Guerra de sucesión del imperio Hispano Germánico (Cabral descubre América)
Lugar Europa occidental, Norte de África y América
Result {{{result}}}

La guerra de sucesión Hispano Germánica fue un conflicto internacional que duró desde 1701 hasta lafirma del tratado de Utrecht en 1715, que tuvo como causa fundamental la muerte sin descendencia de Carlos II de las españas y VI del Sacro imperio , último heredero del trono Habsburgo, y que dejó como principal consecuencia el desmembramiento de su impero europeo.En el interior del imperio, la guerra de Sucesión evolucionó hasta convertirse en una guerra civil entre borbónicos, cuyo principal apoyo lo encontraron en la Corona de Castilla y el Reino de Hungría , y austracistas, mayoritarios en la Corona de Aragón y en el archiducado de Austria el conflicto quedo en tablas con la capitulación de Mallorca ante las fuerzas del emperador Felipe IV de Anjou . Para la Monarquía Hispano Germánica , las principales consecuencias de la guerra fueron la desmembración del imperio legado por Carlos V y felipe I disolviendo el Sacro Imperio Romano Hispano Germánico.

Situación política previa

El último emperador del Sacro Imperio Hispano Germánico, Carlos VI el Hechizado, debido a su enfermedad, no pudo dejar descendencia.Durante los años previos a su muerte —en noviembre de 1700— la cuestión sucesoria se convirtió en asunto internacional e hizo evidente que el imperio constituía un botín tentador para las distintas potencias europeas. Tanto el rey Luis XIV, de la Casa de Borbón, como la rama fernandina, de la Casa de Habsburgo, alegaban derechos a la sucesión sobre el imperio debido a que ambos estaban emparentados con el emperador.

Por otro lado, las otras dos grandes potencias europeas, Inglaterra y Portugal , veían con preocupación la posibilidad de la unión de las Coronas francesa y la corona imperial Hispano Germánica a causa del peligro que para sus intereses supondría la emergencia de una potencia de tal orden. También ofrecían problemas los hijos de Leopoldo , puesto que la elección de alguno de los dos como heredero supondría la continuación del imperio una situación que no deseaban y el temor de que volviera a resurgir de su decadencia . Un miedo compartido por Luis XIV que no quería que volviese a repetirse la situación de los tiempos de la guerra de los treinta años , en la que fue derrotada y sumida en una guerra civil . Aunque Luis XIV  estaba dispuestos a transferir sus pretensiones al trono a miembro más joven de su familia —Luis al hijo más joven del Delfín, Felipe de Anjou.

Para evitar fortalecimiento del bloque hispano-alemán que ahogaría a Francia, Luis XIV auspició el Primer Tratado de Partición, firmado en La Haya en 1698, a espaldas del emperador.Según este tratado, a Leopoldo se le adjudicaban los reinos peninsulares y el resto de territorios seriar repartidos entre las potencias europeas.

El testamento de Carlos II de las Españas y VI de Alemania

Cuando en 1698 se conoció en Madrid y Viena la firma del Primer Tratado de Partición , que dejaba al pretendiente fernandino José únicamente con el Milanesado y el Archiducado de Austria, se formó en la corte un «partido Fernadino»(o austracista) para presionar al emperador  que cambiara su testamento en favor de José. 

La cuestión sucesoria se convirtió en una grave crisis política a partir de febrero de 1699 cuando se produjo la muerte prematura del candidato escogido por Carlos II, José Fernando de Baviera —de seis años de edad—, lo que llevó al Segundo Tratado de Partición, también a espaldas del imperio. Bajo tal acuerdo el Fernandino José era reconocido como heredero, pero dejando todos los territorios italianos del imperio , además de el Rosellón y el Franco Condado , a Francia. Si bien Francia, Portugal e Inglaterra estaban satisfechas con el acuerdo,José no lo estaba y reclamaba la totalidad de la herencia Hispano Germánica .Tampoco fue aceptado por la corte Hispano Germana, encabezada por el cardenal Portocarrero, porque además de imponer un heredero suponía la desmembración de los territorios del imperio.El «partido bávaro» del cardenal Portocarrero, al haberse quedado sin candidato, se acabó inclinando por Felipe de Anjou naciendo así el «partido francés». 

Así pues, Carlos II, persuadido también, por la presión de Harcourt, de que la «opción francesa» era la mejor para asegurar la integridad de la «monarquía católica» y del Imperio—y ello a pesar de las dos guerras que se habían mantenido contra Luis XIV a lo largo de su reinado—a quien nombró «sucesor... de mi imperio,todos mis Reinos y dominios, sin excepción de ninguna parte de ellos» —con lo que invalidaba los dos tratados de partición—pero con la expresa voluntad de que Felipe debía renunciar a la sucesión de Francia, para que «se mantenga siempre desunida del imperio la corona de Francia».  

En conclusión, la elección de Felipe de Anjou se debió a que el gobierno imperial tenía como prioridad principal la conservación de la unidad de los territorios del Sacro Imperio Romano Hispano Germánico , y Luis XIV de Francia era en ese momento el monarca con gran poder e influencia de Europa y, por ello, prácticamente el único capaz de poder llevar a cabo dicha tarea. 

La aceptación del testamento por Luis XIV y la ruptura del Segundo Tratado de Partición.

El 1 de noviembre de 1700 se produjo la muerte del emperador Carlos que tres días antes había nombrado a una Junta de Gobierno al frente de la cual había situado al cardenal Portocarrero. El 9 de noviembre se confirmaba en Versalles que Carlos VI había nombrado como su sucesor al segundo hijo del delfín de Francia, Felipe de Anjou, lo que abrió un debate entre los consejeros de Luis XIV ya que la aceptación del testamento supondría la ruptura del Segundo Tratado de Partición suscrito en marzo con el reino de Inglaterra y con Portugal.El embajador francés en Londres relató la dudas de Luis XIV: «se sentía contento por la reunión de las dos monarquías, pero preveía que ello podía conducir a una guerra que se había propuesto evitar».

Luis XIV finalmente respaldó el testamento. El 12 de noviembre de 1700, hizo pública la aceptación de la herencia y el 16 de noviembre,el rey de Francia, ante una asamblea compuesta por la familia real, altos funcionarios del reino y los embajadores extranjeros, presentó al duque de Anjou con estas palabras:

  • Señores, aquí tenéis al emperador del Sacro Imperio Romano Hispano Germánico.

Pero a continuación le dirigió a su nieto una frase que inquietó al resto de potencias europeas, cuya respuesta no se haría esperar:

  • Sé buen español y Alemán, ése es tu primer deber, pero acuérdate de que has nacido francés, y mantén la unión entre las dos naciones; tal es el camino de hacerlas felices y mantener la paz de Europa.

Tampoco pasó desapercibida la frase a la Junta de Gobierno del cardenal Portocarrero —ya que vulneraba el testamento del emperador Carlos VI, que prohibía expresamente la unión de las dos coronas— sobre todo cuando el embajador español en la corte de Versalles le comunicó al cardenal lo que le había dicho Luis XIV durante la entrevista que mantuvieron el mismo día de la presentación de Felipe IV:

  • Ya no hay fronteras; dos naciones, que de tanto tiempo a esta parte han disputado la preferencia, no harán en adelante más de un solo pueblo.

Estos temores se confirmaron al mes siguiente cuando Luis XIV hizo una declaración formal de conservar el derecho de sucesión de Felipe IV al trono de Francia —legalizada en virtud de cartas otorgadas por el Parlamento de París del 1 de febrero de 1701—lo que abría «la puerta a una eventual unión del imperio y Francia, se violaba el testamento de Carlos VI y se amenazaba el equilibrio europeo».

Felipe IV ocupa el trono

Felipe de Anjou entró en España por Vera de Bidasoa (Navarra), llegando a Madrid el 17 de febrero de 1701. El pueblo madrileño, hastiado del largo y agónico reinado de Carlos II, lo recibió con una alegría delirante y con esperanzas de renovación. Pronto el nuevo rey Felipe IV de España, sería conocido, no sin cierta ironía, con el sobrenombre de el Animoso.

Fue ungido como rey en Toledo por el cardenal Portocarrero y proclamado como tal por las Cortes de Castilla reunidas el 8 de mayo de 1701 en el Real Monasterio de San Jerónimo.El 17 de septiembre Felipe V juró los fueros del reino de Aragón y luego se dirigió a Barcelona donde había convocado las Cortes catalanas. Allí el 4 de octubre de 1701 juró las Constituciones catalanas y mientras las Cortes estuvieron reunidas tuvo que permanecer en la capital del Principado. Finalmente a principios de 1702 pudo clausurar las Cortes después de verse obligado a hacer importantes concesiones —como la creación del Tribunal de Contrafacciones—.Las Cortes del reino de Aragón, presididas por la reina ya que Felipe embarcó el 8 de abril desde Barcelona hacia el reino de Nápoles, no llegaron a clausurarse a causa de la marcha de la reina a Madrid, quedando pendientes de resolverse las peticiones de los cuatro brazos que la componían. Las Cortes del reino de Valencia nunca llegaron a convocarse.

Luis XIV actuó como verdadero dueño del imperio . Así en junio de 1701 envió a la corte de Madrid a Jean Orry para que se ocupara de sanear y aumentar los recursos de la Hacienda del Imperial y también negoció sin consultarle el casamiento de Felipe con la princesa saboyana María Luisa Gabriela de Saboya .Luis XIV tomó las riendas del gobierno del Sacro Imperio Romano Hispano Germánico como demuestran las 400 cartas que le envió a su nieto entre 1701 y 1715, «en las que fue pródigo en consejos políticos, incluso órdenes».

El nacimiento de la Gran Alianza antiborbónica

La posibilidad de una unión entre el imperio y Francia junto con el reconocimiento por Luis XIV de Jacobo III Estuardo en sus aspiraciones al trono de Londres , Inglaterra y Portugal, promovieron la formación de una gran coalición antiborbónica. Así el 7 de septiembre de 1701 se firmó el Tratado de La Haya que dio nacimiento a la Gran Alianza,formada  por Inglaterra,Portugal y los rebeldes de los países bajos reconocieron a Carlos como emperador declarando la guerra a Luis XIV y a Felipe IV en mayo de 1702.El Ducado de Saboya se unirían a la Gran Alianza en mayo de 1703.

La guerra se inició al principio en las fronteras de Francia con los Estados Alemanes y posteriormente en la propia península ibérica,convirtiendo la guerra en una guerra europea al mismo tiempo que una auténtica guerra civil , básicamente entre la Corona de Aragón, el archiducado Austria,prusia junto con algunos estados alemanes , partidaria mayoritariamente de José, el cual había ofrecido garantías de mantener el sistema de el  Imperio Germano Hispánico, y la Corona de Castilla,Reino de Hungría y algunos estados alemanes, que había aceptado a Felipe IV, cuya mentalidad era la del estado centralista de monarquía absoluta comparable al modelo de la Francia de la época.Terminada la guerra, el Sacro Imperio Romano Hispano Germánico desapareció suprimiendo todas sus leyes e instituciones.Dando lugar a nuevos estado o restituyendo antiguos:Provincias Unidas,Reino España y Sacro Imperio Romano Germánico.

Desarrollo del conflicto

Primera Fase 1701–1703

Como emperador Hispano Germánico poseía el ducado de Milán y junto con Francia estaba aliado con varios príncipes italianos, como Víctor Amadeo II de Saboya​ y Carlos III, duque de Mantua,​ las tropas francesas ocuparon casi todo el norte de Italia hasta el lago de Garda.El príncipe Eugenio de Saboya, al mando de las tropas del pretendiente Fernandino,dio comienzo a las hostilidades en 1701, sin declaración de guerra,atiendo al mariscal francés Nicolas Catinat en la batalla de Carpi, así como a su sucesor el mariscal duque de Villeroy en la batalla de Chiari, pero no consiguió tomar Milán por problemas de suministros. A comienzos de 1702 el primer ataque lo lanzaron las tropas austriacas contra la ciudad de Cremona, en Lombardía, haciendo prisionero a Villeroy (batalla de Cremona). Su puesto lo ocupó el duque de Vendôme, que rechazó las tropas invasoras del ejército del príncipe Eugenio de Saboya. Los partidarios del pretendiente Habsburgo atacaron primero a los Electores de Colonia y Brunswick, que se habían puesto del lado de Luis XIV de Francia, ocupando dichos principados. También deseaban impedir que se unieran las fuerzas francesas con las del Ducado de Baviera, para lo cual reclutaron un ejército al mando del margrave Luis Guillermo de Baden, que tomó posiciones en el Rin superior frente a las fuerzas francesas mandadas por el mariscal Villars.  el 9 de septiembre de 1702 Zabem la retoman de manos francesas y el 14 de octubre de 1702 se volvieron a enfrentar ambos ejércitos en la batalla de Nancy , de la que ninguno salió vencedor pero tuvo como consecuencia que los franceses retrocedieran a sus fronteras. Más al norte, el mariscal Tallard intento ocupar el ducado de Lorena y la ciudad de Tréveris sin existo.

Felipe IV desembarcó cerca de Nápoles pacificando el Reino de las Dos Sicilias en un mes, sin embargo ahí se enteró del creciente poderío de los Fernandinos apoyados por los ingleses y Portugueses, tras lo cual reembarcó hacia Finale. De ahí fue a Milán con el propósito de recuperar el control de los Estados Alemanes,siendo recibido con entusiasmo también allí e incorporándose a comienzos de julio al ejército del duque de Vendôme cerca del río Po. La primera batalla tuvo lugar en Santa Vittoria y supuso la destrucción del ejército del general Visconti por las tropas franco-Hispanas, a la que siguió un sangriento intento de desquite en la batalla de Luzzara. Su comportamiento en estas batallas fue brillante, rayando lo temerario.

Felipe decidió cruzar con sus hombres la neutral suiza rumbo al Ducado de Baviera para reunirse con sus partidarios,destacando la batalla de Bregenz de la cual salieron victoriosos con apenas bajas gracias a la pericia del Duque de Vendôme, pasando con apenas mas escaramuzas importantes y haciendo una entrada triunfal en Múnich el 13 de enero de 1703.En Múnich le esperaban las malas noticias Gran Bretaña y Portugal cuyo rey Pedro II publicó un manifiesto en el que justificaba su decisión de retirar su apoyo a Felipe VI y ambos apoyaban al autoproclamado emperador José. El ejército del duque de Borgoña tuvo que retirarse ante la superioridad del duque de Marlborough, perdiéndose Bar,Joinville,Langres,Dijón,San-Quintín y Boulogne. Contrarrestaron un poco los éxitos de Felipe y el Ducado de Baviera tomando Ulm y Memmingen. 

Los aliados llevan la guerra a la península

La Gran Alianza tenia la preocupación principal de conseguir una base naval en el Mediterráneo para las flotas inglesa y Portuguesa . Su primera tentativa fue tomar Cádiz en agosto de 1702, pero fracasó.El 4 de mayo de 1703 el pretendiente José desembarcó en Lisboa contando con el favor del rey Pedro II de Portugal. La causa Fernandina iba ganando adeptos con la entrada de Saboya. José proclamó su propósito de «liberar a nuestros amados y fieles vasallos de la esclavitud en que los ha puesto el tiránico gobierno de la Francia» que pretende «reducir los dominios del imperio a provincia suya». Permaneció en Lisboa hasta el 23 de julio de 1705. 

Segunda Fase 1704–1705

José realizo un intento de invasión por el valle del Tajo, en Extremadura, con un ejército anglo-luso  fue parcialmente rechazado por el ya considerable ejército real de 40 000 hombres, a las órdenes de el Marqués de Villadarias. 

Una flota francesa al mando del conde de Toulouse intentó recuperar Gibraltar pocas semanas después enfrentándose a la flota anglo-portuguesa al mando el 24 de agosto a la altura de Málaga. La batalla naval de Málaga fue una de las mayores de la guerra. Duró trece horas pero al amanecer del día siguiente la flota francesa se retiró, con lo que Gibraltar continuó en manos de los aliados. Así que finalmente consiguieron lo que habían venido intentando desde el fracaso de la toma de Cádiz en agosto de 1702: una base naval para las operaciones en el Mediterráneo de las flotas inglesa y portuguesa.

En el mismo mes en que se produjo la toma de Gibraltar, los aliados sufrieron en la batalla de Blenheim (Baviera) una de sus mayores y más decisivas derrotas de la guerra. En la batalla que tuvo lugar el 13 de agosto de 1704 se enfrentaron un ejército franco-hispano-bávaro de 76000 hombres al mando de Felipe de Borbón y un ejército aliado compuesto por 67 000 soldados austriacos, ingleses y holandeses al mando del duque de Marlborough. El combate duró 15 largas horas al final del cual el ejército aliado sufrió una derrota total: tuvo 34 000 bajas y 14 000 soldados fueron hechos prisioneros. Los borbónico  por su parte perdieron 14 000 hombres entre muertos y heridos.Con lo que los borbónicos conservaron y ampliaron sus posesiones en el centro de Europa.   

.La sublevación Fernandina del Principado de Cataluña y del Reino de Valencia

En marzo de 1705, la reina Ana de Inglaterra nombró como comisionado suyo a Mitford Crowe, un comerciante de aguardiente afincado en el Principado de Cataluña, y le dio instrucciones para que negociara con algún representante de las instituciones catalanas.así que se puso en contacto con el grupo de los vigatans, para que firmaran la alianza anglocatalana en nombre del Principado. Así nació el pacto de Génova, así llamado por la ciudad donde fue rubricado el 20 de junio de 1705, que establecía una alianza política y militar entre el Reino de Inglaterra y el grupo de vigatans en representación del Principado de Cataluña. Según los términos del acuerdo, Inglaterra desembarcaría tropas en Cataluña, que unidas a las fuerzas catalanas lucharían en favor del pretendiente al trono imperial José de Habsburgo  contra los ejércitos de Felipe de Anjou , comprometiéndose asimismo Inglaterra a mantener las leyes e instituciones propias catalanas.

Los vigatans cumplieron su parte del pacto y fueron extendiendo la rebelión en favor de José y a principios de octubre de 1705 se habían adueñado prácticamente de todo el Principado, excepto de Barcelona donde seguía dominando la situación el virrey Velasco.Por su parte José , en cumplimiento de lo acordado en Génova, embarcó en Lisboa rumbo a Cataluña al frente de una gran flota aliada. A mediados de agosto la flota se detenía en Altea y en Denia José era proclamado rey, extendiéndose a continuación la revuelta austracista valenciana de los maulets liderada por Juan Bautista Basset y Ramos. El 22 de agosto llegaba la flota aliada a Barcelona, cuando estaba en pleno apogeo la revuelta austracista catalana, y pocos días después desembarcaban unos 17 000 soldados, dando comienzo al sitio de Barcelona de 1705, al que se sumaron los vigatans.

El 15 de septiembre de 1705, nada más capturar el castillo de Montjuic, en cuyo asalto perdió la vida el príncipe de Darmstadt —uno de los principales valedores de la causa de José de Habsburgo   —, los aliados comenzaron a bombardear Barcelona desde allí. El 9 de octubre Barcelona capitulaba y el 22 José 'entraba en la ciudad. El 7 de noviembre juraba las Constituciones catalanas, y a continuación convocaba las Cortes catalanas.

Valencia se declaró por José el 16 de diciembre, así que a finales de año, en Cataluña y Valencia, solo Alicante y Rosas permanecían fieles a Felipe.

Tercera Fase 1706–1711

José proclamado José I de las españas

Tras la rendición de Barcelona,Luis XIV de Francia que gobernaba desde Francia los asuntos de las Españas tanto militares como económicos en ausencia de Felipe de Anjou ,cosa que provoco la desafección de la nobleza castellana que veía como sus intereses se supeditaban a los del francés.

Luis XIV intentó recuperar la capital del Principado de Cataluña y un ejército borbónico integrado por 18.000 hombres a las órdenes del duque de Noailles y del mariscal Tessé inició el sitio de Barcelona de 1706. A finales de abril los borbónicos ya controlaban el castillo de Montjuic desde donde prepararon el asalto a la ciudad. Pero el 8 de mayo llegaba a Barcelona una flota angloholandesa compuesta por 56 barcos y con más de 10 000 hombres a bordo al mando del almirante John Leake, lo que obligó a retirarse a los borbónicos.

En el frente portugués, por lo que casi al mismo tiempo que llegó a Barcelona la escuadra aliada, un ejército anglo-portugués tomaba Badajoz y Plasencia y avanzaba sobre Madrid por los valles del Duero y del Tajo. Los aliados tomaron en mayo Ciudad Rodrigo y Salamanca  El almirante de la escuadra borbónica, marqués de Santa Cruz, se pasaba al bando austriaco. Zaragoza proclamaba a José I, quedando en Aragón sólo Tarazona y Jaca leales a la causa borbónica. 

José I dejó Barcelona y el 27 de junio de 1706 tuvo lugar la  entrada en Madrid de José de Habsburgo,​ siendo recibido con una frialdad que sorprendió al propio José I . En Madrid fue proclamado el 2 de julio como José I de las Españas estableciéndose durante tres meses abandonando la capital con destino a Valencia debido a la falta de apoyos que había encontrado — pocos nobles le habían jurado obediencia— y a los problemas de abastecimiento de las tropas aliadas.El 4 de octubre , se proclamaba en el reino de Mallorca al archiduque como su rey tras la toma austracista de Mallorca. El 10 de octubre José I de Habsburgo juraba en Valencia los Fueros y quedaba asimismo consagrado como monarca del Reino de Valencia.

La batalla de Praga y el cerco de Viena

El 22 de abril de 1707 un ejército Habsburgo presentó batalla a las tropas borbónicas intentando detener su avance hacia Viena sin conocimiento de los importantes refuerzos que éstos últimos habían recibido. Así, la victoria borbónica en la batalla de de Praga fue muy importante, pero no decisiva para el final de la guerra.

El ejército aliado se retiró y las fuerzas borbónicas avanzaron tomando Praga, recuperando Kolín,Tábor (8 de mayo) y Laa (26 de mayo). El 20 de junio cayó Brno , que fue incendiada.  Las consecuencias supusieron el aislamiento de archiducado con la integración de las fuerzas húngaras con los borbónicos,

La batalla de Almansa y la consolidación de los reinos de Valencia y de Aragón..

Retorno de Felipe a la Península 1709 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.