Historia Alternativa
Advertisement
Guerra del Conde
Cristian III de Dinamarca
Inicio:

Otoño de 1531 / 10 de Abril de 1533

Fin:

1 de Septiembre de 1535

Lugar:

Norte de Europa

Resultado:

Victoria de Cristóbal II de Oldemburgo

Combatientes

Cristian II:
Bandera de Dinamarca Cristian II de Dinamarca
Bandera de Dinamarca Escania
Bandera de Dinamarca Selandia
Bandera de Dinamarca Campesinos de Jutlandia
Bandera de Dinamarca Campesinos de Fiona
Arzobispado de Upsala Arzobispado de Upsala

Duque Cristián:
Bandera de Dinamarca Duque Cristián de Dinamarca
Bandera de Dinamarca Schleswig
Bandera de Dinamarca Holstein
Bandera de Dinamarca Consejo Real Danés

Conde Cristóbal de Oldemburgo:
Bandera de Oldemburgo Cristóbal II de Oldemburgo
Bandera de Lübeck Lübeck

Comandantes


Bandera de Dinamarca Cristian II de Dinamarca
Arzobispado de Upsala Gustav Trolle †
Bandera de Dinamarca Skipper Clement †


Bandera de Dinamarca Duque Cristián de Dinamarca
Bandera de Dinamarca Johan Rantzau †
Bandera de Dinamarca Niels Brock
Bandera de Dinamarca Holger Rosenkrantz


Bandera de Oldemburgo Cristóbal II de Oldemburgo
Bandera de Lübeck Juan II de Hoya
Bandera de Dinamarca Jørgen Kock
Bandera de Dinamarca Ambrosius Bogbinder

Fuerzas


Bandera de Brabante Mercenarios neerlandeses
Bandera de Dinamarca Campesinos daneses
Campesinos suecos


Bandera de Dinamarca Ejército Danés


Bandera del SIRG Mercenarios alemanes
Bandera de Lübeck Ejército de Lübeck

Bajas

Sin cifras exactas, pero numerosas

No tan numerosas como las de Cristián II, pero duras

Escasas bajas

  [Source]

La Guerra del Conde fue la mayor guerra civil de la historia de Escandinavia. Su inicio se puede poner en dos fechas, el retorno de Cristian II a Noruega en Otoño de 1531 o si no, la muerte de Federico I el 10 de Abril de 1533; la primera está menos aceptada por los historiadores, pero es más popular a nivel nacional; en cambio, la segunda fecha da un número más preciso para la historiografía. En todo caso, ambos son correctos.

La guerra, fue un conflicto a tres bandos entre:

  • El ex-monarca danés, Cristián II de Dinamarca, quien estaba apoyado por el campesinado danés de Jutlandia, Fiona y las regiones de Selandia y Escania, además de los sectores católicos de la sociedad sueca y noruega.
  • El heredero al trono de los tres países escandinavos, el duque Cristian, quien era hijo mayor de Federico I. El derecho legítimo al trono era suyo, pero la nobleza y el clero estaban en contra de su llegada al gobierno, sólo los ducados de Holstein, Schleswig y Gottorp estaba a favor de su llegada. También los países luteranos y reformistas estaban a favor de su ascenso al trono, pero ninguno envió apoyo.
  • El conde de Oldemburgo Cristóbal, quien dió nombre a la guerra. Él fue el comandante de las fuerzas de Lübeck, país que apoyaba su llegada al gobierno. Aun siendo luterano, obtuvo el apoyo de los noruegos y suecos, quienes en un principio apoyaban a Cristián II. Por otra parte, su capacidad diplomática hizo que otros nobles daneses (Jørgen Rantzau y Ambrosius Bogbinder, alcaldes de Malmö y Copenhague respectivamente) le diesen apoyo, cosa que repercutió en el resultado de la guerra, dándole finalmente la victoria.

Antecedentes[]

A principios del siglo XVI hubo en Europa del Norte un fuerte movimiento reformista, no sólo en la forma del protestantismo de Martín Lutero, sino también a través del catolicismo reformista. Esta última forma de reformismo interesó al rey Cristián II, lo que no fue del agrado de los obispos católicos de Dinamarca. Como la mayoría de los obispos pertenecían a las familias nobles más poderosas del país, la actitud del rey también fue mal vista por éstas, como también el hecho que el rey tratara de establecer un poder monárquico central más fuerte con ayuda de sus funcionarios. Por lo tanto, a finales de marzo, la nobleza y el alto clero, los prelados, proclamaron como nuevo rey al tío de Cristián II, Federico I, y el primero tuvo que escapar a los Países Bajos. En la coronación del nuevo rey se declaró que no se permitiría que los seguidores de Lutero predicaran contra la Iglesia Católica.

El nombramiento de Federico I llevó a varias dificultades.Como por ejemplo, que las ciudades de Malmö y Copenhague mantuvieron su apoyo a Cristián II y fueron sitiadas por el ejército del rey danés, aunque las dos ciudades capitularon a inicios de 1524. Sin embargo, los campesinos, que habían sido favorecidos con las políticas de Cristián II, hicieron estallar rebeliones en todo el país. El gobernador de Gotland, Søren Norby, quien apoyaba a Cristián II, decidió involucrarse y envió apoyo a los sublevados. Tyge Krabbe, representante de Federico I en el castillo de Helsingborg, se enfrentó al ejército rebelde, pero tuvo que retirarse. Enseguida Norby asedió el castillo de Helsingborg, pero al mismo tiempo una flota de Lübeck cortó su línea de aprovisionamiento de Gotland y los asediados recibieron refuerzos selandeses. El nuevo ejército, al mando de Johan Rantzau, se unió al de Tygve Krabbe y el 28 de abril de 1525 atacaron a Norby en las cercanías de Lund, en una batalla que resultó una completa masacre del ejército campesino. Norby se retiró a Landskrona, donde finalmente capituló. Tras sofocar la rebelión, la alta nobleza y la ciudad hanseática de Lübeck obtuvieron mayores privilegios del gobierno de Federico I, y asimismo se incrementó su apoyo al rey.

En agosto de 1526 el rey Federico I, que por mucho tiempo había tenido simpatía por el catolicismo reformista, se convirtió al luteranismo. Los predicadores evangélicos fueron autorizados para realizar su actividad por todo el país y con la protección del rey, varias congregaciones luteranas se crearon en las ciudades comerciales danesas. En Malmö, las congregaciones contaron con el apoyo de los alcaldes Jørgen Kock y Jep Nielsen. En 1528 abrió en la ciudad una imprenta de textos luteranos y Jørgen Kock obtuvo autorización del rey para expropiar el monasterio franciscano y el monasterio dominico con el fin de ocuparlos como ayuntamiento y hospital.

Estallido de la Guerra[]

  • Como dos fechas son consideradas como válidas, las dos serán admitidas en esta sección del artículo.

En Otoño de 1531, el ex-monarca Cristián II de Dinamarca, quien fue depuesto por su tío en Abril de 1523 retornó a Noruega desde Brabante, donde había vivido durante sus años de exilio. Allí se había convertido al catolicismo y gracias a esto, obtuvo apoyo suficiente para zarpar con 25 navíos hacia Noruega, pero por infortunios del destino, sólo 10 de ellos desembarcaron. El rey Federico I, quien no consideró importante esto dejó que los Noruegos se encargasen de él, pero el rey danés no contaba con que la mayoría de nobles, apoyarían al ex-rey Cristián, especialmente por su condición de católico. Al poco tiempo de llegar, Cristián atacó el castillo de Akershus, que se rindió en ese mismo año.

Ocupado este fuerte, logró contactar con el Arzobispo de Upsala, Gustav Trolle, quien durante muchos años fue aliado de Cristián II en su gobierno sobre Suecia. El Arzobispo, descontento con las reformas de Federico I que daban cierta libertad religiosa en los reinos escandinavos, dio su apoyo al rey, con el objetivo de que éste retomase el trono. Moviendo los hilos de su influencia, obtuvo un ejercito a base de soldados cedidos por nobles suecos católicos y campesinos religiosos que habían sido favorecidos por las políticas de Cristián II.

Paralelo a esto, el Arzobispo de Nidaros Olav Engelbrektsson obtuvo los medios suficientes para una confrontación con el monarca danés.

El 12 de Marzo de 1532, las fuerzas de Cristián II y las de Gustavo Trolle se encuentran en la provincia sueca de Västergötland y a su vez, el ejercito de Federico I y sus aliados de Lübeck llegó allí para confrontarse con los rebeldes. Contra todo pronóstico, el ex-monarca danés obtiene la victoria, y las fuerzas danesas se retiran hacia Escania.

Entre Junio y Julio, el Arzobispo Olav pactó con Cristián y Gustav, obteniendo permiso para ocupar Finnmark y Trøndelag, mientras que los otros rebeldes lograron ocupar las provincias del sur de Noruega, con ello, Cristián II es reconocido como rey por el Consejo Real de Noruega.

El 10 de Abril de 1533 muere Federico I a los 61 años en el Castillo de Gottorp y su hijo mayor, el duque Cristián es nombrado heredero de Suecia, Noruega y Dinamarca. Esto no hace más que avivar situación del país, puesto que el heredero, había sido educado por protestantes y era abiertamente favorable a ellos.

En Marzo de ese mismo año, un nuevo comandante entra en el plano de la guerra, el Conde de Oldemburgo Cristóbal, quien es elegido por Jürgen Wullenwever para comandar las fuerzas de Lübeck en Dinamarca. A pesar de que Lübeck en un principio luchaba a favor de Cristian II, Cristóbal pactó con Juan II de Hoya para que él obtuviese la corona de los tres reinos escandinavos. Moviendo los hilos de la diplomacia, obtuvo el apoyo de Jørgen Kock, alcalde de Malmö y Ambrosius Bogbinder, alcalde de Copenhague, para que estas ciudades reconociesen a Cristóbal como rey. El título nobiliario de Cristóbal fue lo que dió nombre a la guerra civil.

Durante el resto del año se respira cierta calma, aunque esto es debido a que los tres bandos se detienen para reorganizar sus ejércitos y observar estrategias. En 1534 el primer movimiento es el del conde Cristóbal, que irrumpe en el sur de Jutlandia, al norte de Dithmarschen obligando al consejo real danés a moverse hacia el norte, en la isla de Selandia.

El 4 de Julio, el duque Cristian es electo como rey bajo el nombre de Cristian III por la nobleza selandesa, cosa que sólo caldea los ánimos por toda Dinamarca. Entre las primeras decisiones de Cristian III, está la de mover al Consejo Real a Escania, para defender las regiones occidentales de Dinamarca, pero esto fue aprovechado por Jørgen Kock, quien cerró las puertas de Malmö mientras que un grupo de burgueses entraron al castillo de Malmöhus y tomaron por prisionero al representante del rey. Posterior a esto, Cristóbal desembarca con el ejército del Lübeck en Selandia, que es rápidamente ocupada, ya que con el apoyo del alcalde Ambrosius, las fuerzas defensoras acaban rindiéndose y los nobles selandeses reconocen a Cristóbal como regente y un mes después, gracias a las negociaciones hechas por Jørgen Kock, la nobleza escanesa también reconoce a Cristóbal.

El conde sigue hacia la isla de Fiona, que es rápidamente ocupada, pero paralelo a este movimiento, el 19 de Agosto, en el norte las fuerzas de Cristián II y Gustav Trolle asaltan la ciudad de Malmö, pero Jørgen Kock logra resistir el ataque del ex-monarca, obligando a su ejército a batirse en retirada hacia el castillo de Akershus. Cristóbal, sintiéndose amenazado pro su primo Cristian II decide viajar hacia Noruega, lugar donde desembarca el 25 de Octubre. Allí derrota a las fuerzas rebeldes pro-Cristian. Gustav Trolle es herido de muerte y Cristián II capturado por las fuerzas del duque. Con esta derrota, los suecos y noruegos deciden jurar lealtad a Cristóbal, a pesar de profesar la fe luterana. El Arzobispo de Nidaros Olav Engelbrektsson decide retirarse y abandonar las provincias del norte, entregando su ejército al conde de Oldemburgo.

El 16 de Octubre, los miembros del consejo real Niels Brock y Holger Rosenkrantz se enfrentaron al ejército rebelde de Skipper Clement en la batalla de Svenstrup, donde el ejeŕcito de la nobleza sufrió una estrepitosa derrota. El corsario, que había servido años atrás a Cristian II instigó a los campesinos para que éstos luchasen contra Cristian III y la creciente amenaza del conde Cristóbal. A principios de Diciembre, el duque Cristian viaja hacia Jutlandia, donde reúne a sus seguidores bajo el mando del comandante Johan Rantzau, quien había sido el mejor general de su padre durante su reinado. El 18 de Diciembre las tropas de Rantzau logran sofocar la rebelión campesina de Jutlandia mediante el asalto de Aalborg. Skipper Clement fue herido y aunque logró escapar, poco después fue capturado.

A estas alturas de la guerra, sólo quedaban el duque Cristian y el conde Cristóbal, ambos con unos ejércitos bastante pares, pero con la diferencia de que los primeros habían quedado reducidos a la península de Jutlandia. La única opción de victoria se encontraba en ganar la Batalla de Bornholm, el 9 de Junio, un enfrentamiento naval entre las flotas de Dinamarca y Lübeck. La victoria se la llevaron los alemanes, a pesar de que todo el tiempo, el resultado estuvo bastante ajustado. Con la distracción de esta batalla, Johan Rantzau se trasladó a Fionia, donde las tropas del conde Cristóbal de Oldemburgo se situaban; el ataque sorpresa funcionó al principio, pero las fuerzas del conde, que consistían de soldados de Lübeck, el ejército cedido por Olav Engelbrektsson y algunos suecos que se habían unido a Cristóbal aplastaban en números al comandante danés. De esta manera, la batalla de Assens acaba en derrota para Rantzau, quien es herido de muerte.

El 30 de Julio El ejército del Conde de Oldemburgo, ya considerado rey de Noruega y Suecia, Cristóbal II, se enfrenta al ejército del duque Cristián III, hijo de Federico I y heredero del trono de los tres reinos escandinavos. La Batalla de Aarhus da lugar, tras una intensa batalla con pérdidas masivas para ambos bandos, el ejército de Cristóbal II se hace con la victoria, Cristian III es capturado. Este es el enfrentamiento más importante de toda la guerra, y la batalla que determinó el final. El 1 de Septiembre se firmó en Copenhague la rendición de Cristian II y Cristian III, quienes reconocieron a Cristóbal como rey bajo el nombre de Cristóbal II de Oldemburgo; además, los dos nobles fueron recluidos en diferentes castillos, el primero en el castillo de Akershus, donde pasaría una vida tranquila hasta su muerte, y el segundo pasaría al castillo de Kalø, una afamada prisión danesa. Por último, Federico, único hijo varón de Cristian III pasa a la regencia de Cristóbal, quien jura encargarse de su educación y quien le nombre príncipe de Dinamarca, Suecia y Noruega a los 2 años de edad.

Advertisement