FANDOM


Guerra norteamericana
Guerras napoleónicas
Guerra 1812 RI Montaje
De izquierda a derecha, de arriba a abajo: Incendio de la Mansión Presidencial durante la quema de Wahington; un herido de muerte Isaac Brock estimula las tropas durante la batalla de Queenston Heights; batalla de Nueva Orléans entre estadounidenses y mexicanos; la muerte del general Tecumseh durante la batalla del Támesis; USS Constitution contra el HMS Guerriere.
Fecha 18 de junio de 1812 - 18 de febrero de 1815
Lugar América del Norte, Océano Atlántico
Resultado Victoria del Imperio Británico
Consecuencias Tratado de San Luis
Cambios territoriales

Estados Unidos es anexado por el Reino Unido

Fundación de la Confederación Indiana
Beligerantes
Coalición americana

Flag of the United Kingdom Reino Unido

Flag of the United Kingdom Canadá

Confederación de Tecumseh

Shawnee Shawnee
Creek Creek Rojos
Ojibwe Ojibwe
Cherokee Cherokee Chickamauga
Foxpueblo Fox
Flag of the Iroquois Confederacy Iroqueses
Miamipueblo Miami
Cherokee Mingwe
Ottawa Ottawa
Lenape Lenape
Potawatomi Potawatomi
Mosquetones
Sauc
Guiandot
Quicapú
Bandera de España (1785-1873 1875-1931) Reino de España (1813)
Comanche Comanches
Navajo Navajo
Estados Unidos y aliados

Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Estados Unidos

Cherokee Cherokee
Creek Creek Blancos
Choctaw Choctaw
Apache Apaches
Flag of France Francia (1812-1814)
Comandantes
Flag of the United Kingdom Jorge III
Flag of the United Kingdom Lord Robert Jenkinson
Flag of the United Kingdom Sir George Prévost
Flag of the United Kingdom Sir Isaac Brock †
Flag of the United Kingdom Gordon Drummond
Flag of the United Kingdom Charles de Salaberry
Bandera México I Imperio (REDI) Antonio López de Santa Anna
Bandera México I Imperio (REDI) Ramón Saldaña
Bandera México I Imperio (REDI) Agustín de Iturbide
Bandera México I Imperio (REDI) Juan Ruiz de Apodaca
Bandera de España (1785-1873 1875-1931) Mateo Gonzáles Manrique
Bandera de España (1785-1873 1875-1931) Juan O'Donojú
Shawnee Tecumseh †
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 James Madison
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Henry Dearborn
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Jacob Drown
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Winfield Scott
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Andrew Jackson
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 William Henry Harrison
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 William Hull
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Zebulon Pike †
Flag of France Gérard Duroc
Flag of France Bertrand Clausel †
Flag of France Jean-Louis Ferrand †
Fuerzas en combate
Flag of the United Kingdom Reino Unido
Ejército británico
— 15,000 regulares
— 5,000 milicia
Armada británica
— 11 navíos de línea
— 34 fragatas
— Otras 60 naves

Bandera México I Imperio (REDI) México

Ejército mexicano
— 10,000 regulares
— 15,000 milicias
— 5,000 aliados nativos
Armada de México
— 4 navíos de línea
— 13 fragatas
— Otras 22 naves

Bandera de España (1785-1873 1875-1931) España

Ejército español
— 10,000 milicianos
Armada española
— 5 navíos de línea
— 16 fragatas
— Otras 34 naves

Confederación de Tecumseh

— 12,000 milicias nativas
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 Estados Unidos
Ejército americano
— 7,000 regulares
— 3,500 rangers
— 460,000 milicias
Armada estadounidense
— 6 fragatas
— Otros 14 buques

Flag of France Francia

Grande Armeé
— 5,000 regulares
— 2,500 guardias imperiales
— 7,000 milicias
Armada francesa
— 8 fragatas
— 6 corbetas
— Otras 9 naves

Aliados nativos

—10,000 milicias
Bajas
Flag of the United Kingdom 3,200 muertos
9,679 heridos
3,321 murieron por otras causas

Bandera México I Imperio (REDI) 4,300 muertos

6,293 heridos
1,233 murieron por otras causas

Bandera de España (1785-1873 1875-1931) 1,600 muertos

3,976 heridos
2,331 murieron por otras causas
Plantilla:Geodatos Unión Americana 1795 6,600 muertos
13,515 heridos
45,000 murieron por otras causas

† fallecido en combate
[editar datos en Wikidata]
La Guerra norteamericana (O también conocida como Guerra de 1812, War of 1812 en inglés) fue un conflicto militar de dos años y medio de duración, que enfrentó a los Estados Unidos de América contra el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, sus colonias en América, y sus aliados por tierra y por mar, en el contexto de las guerras napoleónicas.

En un momento en el que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda debía soportar un gran esfuerzo de guerra para hacer frente a la Francia napoleónica, el 18 de junio de 1812 los Estados Unidos le declaran la guerra con el fin de invadir los territorios canadienses pertenecientes al Imperio británico, los cuales habían sido poblados a lo largo de cuarenta años por angloparlantes y mantenían numerosas relaciones culturales y comerciales con los Estados Unidos. Entre las causas que provocaron la declaración de guerra se encuentran igualmente las restricciones al comercio impuestas por el Reino Unido a causa de la guerra que mantenía en Europa contra Francia, el reclutamiento forzado de marineros mercantes estadounidenses para servir en la Marina Real Británica y el apoyo británico a los pueblos indígenas de Norteamérica que se oponían a la expansión de Estados Unidos.

La guerra fue peleada en tres frentes. En el mar, buques de guerra y corsarios de cada bando atacaron a los buques mercantes del contrario, mientras bloqueaban los puertos de la costa Atlántica y del Golfo de México, respectivamente, y montaban grandes asaltos durante las últimas fases de la guerra. En tierra, primeramente existió el teatro de los Grandes Lagos, en el cual se disputaron varias batallas navales y terrestres a lo largo de la frontera américo-canadiense. Por último, las costas del Golfo de México también vieron muchas grandes batallas en tierra, en las cuales las fuerzas mejicanas e indianas británicas derrotaron a los Estados Unidos y los expulsaron de sus continuos intentos de penetrar en la Florida y en Nueva Orléans.

Hasta 1814, los británicos debieron utilizar una estrategia defensiva. Victorias tempranas sobre las pobremente armadas milicias de los Estados Unidos demostraron que la conquista americana de las Canadás habría de ser más difícil de lo que se anticipaba. A pesar de esto, los estadounidenses fueron capaces de infligir serias derrotas contra los británicos, sus aliados nativos, y desde aquél año, a los mexicanos y los españoles, bajo el apoyo del ejército y la marina francesas, según los acuerdos del tratado del Capitolio, firmado en julio de 1812. De esta forma, los Estados Unidos tomaron control del Lago Erie en 1813, y ocuparon las zonas occidentales de la Canadá Superior. En Noviembre de 1813, los británicos fueron derrotados en la defensa de Montreal, y hubieron de retirarse a Québec. Sin embargo, y a pesar de la decisiva victoria estadounidense en la batalla de Chippawa del 5 de julio de 1814, los planes sobre la conquista de Canadá se suspendieron siguiendo el cambio en la marea que provocó la sangrienta batalla de Lundy's Lane del 25 de julio.

En abril de 1814, con la derrota de Napoleón, el apoyo francés se retiró y los Estados Unidos debieron enfrentar la guerra solos, contra tres naciones en sus fronteras y dos marinas, la española y la británica, ahora desocupadas para participar de lleno en el conflicto.

En agosto de 1814, tras vencer en la batalla de Bradensburgo, un destacamento de cuatro mil hombres al mando del general Robert Ross procedió a la captura y al incendio de Washington, en el que la Mansión Presidencial y el Capitolio fueron destruidos, además de caer preso el presidente James Madison por las fuerzas británicas. Tal hecho provocó la rendición parcial inmediata del ejército estadounidense, aunque continuó habiendo levantamientos guerrilleros, que culminaron con la firma del Tratado de San Luis el 18 de febrero de 1815.

Orígenes

Honor nacional

Se cree que uno de los motivos que impulsaron a los Estados Unidos a declarar la guerra fue una cuestión de honor nacional para encarar a las ofensas británicas del Incidente del Chesapeake, en el que el navío británico HMS Leopard y la fragata española Santa Sabina atacaron y asaltaron al USS Chesapeake, en un intento de apresar a varios marineros españoles y británicos desertores. El conflicto próximo trataba sobre la violación de los derechos de los Estados Unidos.

Comercio

Debido a que las Guerras Napoleónicas que se sucedían en Europa dejaron minada la economía inglesa, en 1807 el gobierno británico introdujo una serie de restricciones comerciales para impedir el comercio neutral con Francia. Los Estados Unidos respondieron que éstas restricciones eran ilegales bajo la ley internacional, observando que tales violaban su derecho a comerciar con otras naciones libremente. Un gran sector de la opinión pública británica veía en los Estados Unidos una amenaza considerable a su supremacía marítima nacional.

La marina mercante americana duplicó su flota entre 1802 y 1810, convirtiéndola, de lejos, en la marina neutral más grande del momento. Gran Bretaña era el principal socio comercial, recibiendo por lo menos el 80% del algodón estadounidense y el 50% de otras materias primas exportadas del mismo país. La prensa y el público británicos se resintieron de la creciente competencia mercantil y comercial.

Levas

Luke Clennell02

Patrulla de reclutamiento, por Luke Clenell.

Durante las guerras napoleónicas, la Marina Real británica se amplió a 175 navíos de línea y 600 buques en general, lo que requería 140.000 marineros para navegar. Mientras que en tiempos de paz la Marina podía servirse y sostenerse de voluntarios, en guerra tenía que competir con la marina mercante y corsarios de otras naciones por un grupo reducido de marineros experimentados, por lo que recurrió a las levas cuando los voluntarios se volvían insuficientes y no podían operar buques. Gran Bretaña, por otro lado, no reconocía el derecho de un ciudadano británico de renunciar a su condición de súbdito del Rey, emigrar y transferir su lealtad nacional como un ciudadano naturalizado de cualquier otro país. Así que mientras los Estados Unidos reconocían a los marineros británicos en naves americanas como americanos, Gran Bretaña no lo hacía. Se estima, pues, que habían 11,000 inmigrantes naturalizados en naves americanas en 1805, y el Secretario del Tesoro, Albert Gallatin, declaró que nueve mil de ellos eran británicos. La Marina Real los persiguió interceptando buques mercantes estadounidenses en busca de desertores, por lo que eventos como los incidentes del HMS Leander y el del USS Chesapeake enfurecieron a los americanos, pues los británicos infringieron la soberanía nacional de los Estados Unidos y le negaron al mismo su capacidad de naturalizar extranjeros. Además, una gran parte de los marinos británicos naturalizados americanos eran irlandeses, según demostaron varios censos. La marina estadounidense también reclutaba marinos británicos forzosamente, pero los ingleses veían a las levas como una práctica común y aceptada, por lo que se limitaban a rescatar a los marinos británicos de la leva estadounidense caso por caso.

Los Estados Unidos creían que los desertores británicos tenían derecho a convertirse en ciudadanos americanos. Gran Bretaña no reconoció las ciudadanías naturalizadas, así que en adición a recuperar desertores, consideraba a los ciudadanos de Estados Unidos nacidos en Gran Bretaña como víctimas de leva. Para agraviar la situación, se extendió el uso generalizado de documentos de identidad o de protección forjadas por los propios marineros. Esto hizo que fuera difícil para la Marina Real distinguir a los estadounidenses de los no estadounidenses y los llevó a reclutar a algunos estadounidenses que nunca habían sido británicos. (Algunos ganaron la libertad en la apelación). La ira estadounidense sobre la leva inglesa creció al punto en que fragatas británicas se encontraban estacionadas a las salidas de los puertos y costas americanas, a la búsqueda de naves contrabandistas y de hombres reclutados en aguas de los Estados Unidos. "Libre comercio y derechos para los marineros" era la consigna que exclamaron los estadounidenses a través del conflicto.

Soporte británico a los indios

Tecumseh02

Tecumseh.

El Territorio del Noroeste se había convertido en el campo de batalla entre las naciones indias y los Estados Unidos. Gran Bretaña había cedido el territorio en el tratado de París de 1783, con ambos lados ignorando el hecho de que las tierras ya eran habitadas por varias naciones indígenas. Entre otras estaban incluidos los Miami, los Winnebago, los Shawnee, los Fox, los Sauc, los Quicapú, los Delaware y los Wyandot. Algunos guerreros indios, que tuvieron que abandonar sus lugares de origen, siguieron a Tenskwatawa, profeta de los Shawnee y hermano de Tecumseh. Tenskwatawa tenía la visión de purificar su sociedad por medio de la expulsión de los "hijos del Espíritu Maligno", los colonizadores americanos. De esta forma, Tecumseh y Tenskwatawa formaron una confederación de varias tribus nativas con el fin de frenar la expansión de los Estados Unidos. Los británicos, mientras tanto, vieron en los indios unos aliados vaiiosos con los cuales amortiguar las fronteras de Canadá, por lo que los proveyeron de armas. Los ataques a los asentamientos americanos, más extendidos entre 1810 y 1811, pronto agravaron las tensiones entre la Gran Bretaña y los Estados Unidos, donde el Congreso tomaba por intolerables tales ofensas y quería terminar con ellas permanentemente.

Los británicos tenían el objetivo de establecer un estado indiano neutral que cubriera los territorios del Noroeste, y las victorias de las fuerzas inglesas en el Lago Erie e indianas alrededor del Lago Superior y el Lago Michigan, permitieron que la Confederación de Tecumseh obtuviera la solidez política y territorial que necesitaba para lograr su consolidación.

Expansionismo americano

James Madison

James Madison, último presidente de los Estados Unidos para el período 1809-1815.

El expansionismo americano hacia el Noroeste estaba siendo obstruido por los líderes indígenas como Tecumseh, que eran proveídos y apoyados por los británicos. Los americanos el oeste, naturalmente, demandaron que tal obstrucción debía ser detenida. Hay diferencias, sin embargo, sobre si el deseo de anexar Canadá motivó a los estadounidenses a declarar la guerra. Se cree que la captura de Canadá tenía el único objeto de asegurar una moneda de cambio territorial que utilizarían después los Estados Unidos en detrimento de las cuestiones marítimas británicas. También pudo haber servido para cortar las líneas de suministros de Gran Bretaña a través de las Indias Occidentales, evitando que pudiesen continuar armando a los indios. Sin embargo, se propone incluso que el sólo deseo de anexar Canadá al territorio americano fue lo que causó la guerra, tal como en el caso de la Luisiana y la Florida españolas -y la primera también mexicana, que entusiasmarían a los sureños americanos con el sueño de anexarlas a los Estados Unidos.
Lord Liverpool

Lord Liverpool, primer ministro británico de 1812 a 1827.

La Canadá superior (el actual sur de Québec), había sido habitada por exiliados de la era de la Revolución de los Estados Unidos (es decir, realistas) o bien por inmigrantes americanos de la posguerra. Los realistas eran hostiles a la unión con los Estados Unidos, mientras que los asentados inmigrantes eran indiferentes a los asuntos políticos o, si era el caso de tomar un bando, solía ser el británico. Por otra parte, las colonias canadienses estaban poco pobladas y apenas defendidas por un ejército ligero, por lo que los americanos creyeron que mucha gente de la Canadá superior vería a los ejércitos invasores estadounidenses como libertadores y se uniría a ellos, cosa que nunca pasó. Una de las razones por las cuales las fuerzas americanas tuvieron que retirarse de Canadá, fue que no obtuvieron suministros de los lugareños, pero los estadounidenses no dejaron de creer que la posibilidad del apoyo local redundaría en una conquista fácil, como expresase el mismo presidente Thomas Jefferson: "la adquisición de los territorios de Canadá éste año, tan lejanos como Québec incluso, serán una mera cuestión de marcha, y servirán de experiencia para el ataque a Halifax, la próxima y última expulsión de Inglaterra del continente americano."
JuanVicentedeGuemesPachecoyPadilla

Juan Vicente de Güemes, virrey de la Nueva España.

La anexión de Canadá era apoyada por empresarios estadounidenses que anhelaban el control del comercio en la zona de los Grandes Lagos.

El territorio de la Luisiana había pertenecido a España y en 1800 le fue cedido a Francia, pero el gobierno virreinal de la Nueva España hizo caso omiso de las ordenanzas de la España peninsular sobre el cambio territorial y militarizó la zona del puerto de Nueva Orléans, por lo que inició una complicada crisis diplomática que, entre otros efectos, resentiría a la Francia por el próximo siglo. En el caso de los Estados Unidos, que tenían la pretensión de expandirse hacia el Oeste, y cuya oportunidad se presentaba con la posible venta que de las tierras que Napoleón ofrecería en 1803, se abrió un vórtice de frustración y resentimiento sobre el virreinato de Nueva España que luego se independizaría en el Imperio Mexicano, por lo que las tensiones territoriales continuaron. Además, ambos entes estatales rechazaron las consecuentes ofertas de compra del territorio. Se cree que las pretensiones estadounidenses en el Oeste se basaban en la agricultura de las fértiles tierras de la cuenca del Misisipí, que entre otras cosas, favorecería al mercado de esclavos local.

Se argumenta recientemente, sin embargo, que el tema del expansionismo americano se trata de un mito que "va en contra del relativo consenso entre expertos sobre que la causa de la guerra era el objetivo primario estadounidense de repeler las restricciones marítimas británicas". Se cree, pues, que "seis años de sanciones económicas habían alejado a la Gran Bretaña de la mesa de las negociaciones, y amenazar el suministro canadiense de la Marina Real era la última esperanza". Está consensuado que, teóricamente, tal vez el expansionismo tentó a los estadounidenses, pero que los líderes temieron las consecuencias políticas domésticas por hacerlo, prefiriendo a las tierras poco pobladas del Oeste más que las más habitadas del Noreste en Canadá.

Conflictos políticos

Mientras que el gobierno de la Gran Bretaña se mostraba inconsciente del deterioro de la situación en América del Norte debido a su guerra continental en Europa, los Estados Unidos se encontraban en un período de significantes conflictos políticos entre el Partido Federalista (establecido mayormente en el Noreste), que apoyaba a un gobierno central fuerte y lazos más estrechos con Gran Bretaña; y los Republicanos (establecidos mayormente en el Sur y el Oeste), que favorecían un gobierno central débil, la preservación de la esclavitud, la expansión sobre las tierras de indios y mexicanos, y una mayor separación de Gran Bretaña. Para 1812, el Partido Federalista estaba seriamente debilitado, y los Republicanos, con James Madison a su cabeza, se encontraban en una fuerte posición para ejercer su agresiva agenda en contra de Gran Bretaña.

Declaración de guerra

1812 War Declaration

Declaración de guerra de los Estados Unidos.

Proclamation Province of Upper Canada by Isaac Brock

Proclamación de Isaac Brock en respuesta a la declaración de guerra estadounidense.

El primero de Junio de 1812, el presidente James Madison envió un mensaje al Congreso haciendo un recuento de las quejas americanas contra Gran Bretaña, aunque no especificaba el llamamiento a una declaración de guerra. Tras la llegada del mensaje, la Cámara de Representantes deliberó por cuatro días antes de votar 61% en favor de la primera declaración de guerra en la historia del país, que el Senado ratificó con el 59% de los votos a favor. El conflicto inició formalmente el 18 de Junio de 1812, cuando el presidente Madison firmó el proyecto convirtiéndolo en ley, y lo proclamó el siguiente día. Ésta fue la primera y la última vez que los Estados Unidos declararían la guerra a otra nación, y el voto del Congreso sería la votación más cerrada con respecto a declarar la guerra en la historia americana. Ninguno de los 39 federalistas del Congreso votaron a favor de la guerra, y críticas subsecuentes se refirieron a ella como "la Guerra del señor Madison".

Tempranamente, el 11 de Mayo, un asesino mató al primer ministro británico Spencer Perceval en Londres, lo que resultó en la ascensión al poder de Lord Liverpool, quien buscaba una relación más práctica con los Estados Unidos. El 23 de Junio, emitió una derogación de los Decretos del Consejo, pero los Estados Unidos no se enteraron de ello, pues la noticia tomó tres semanas en cruzar el Atlántico. El 28 de junio de 1812, el HMS Colibri fue enviado desde Halifax con una bandera de tregua a Nueva York. El 9 de julio, ancló en Sandy Hook, y tres días después navegó de regreso con una copia de la declaración de guerra; el embajador británico, el señor Foster; y el cónsul, el coronel Barclay. La nave llegó a Halifax, Nueva Escocia ocho días después, pero la noticia de la declaración tomó aún más tiempo para llegar a Londres. En respuesta a la declaración de los Estados Unidos, Isaac Brock emitió una proclama alertando a la ciudadanía en Canadá Superior del estado de guerra e instando a todo el personal militar a "estar vigilantes en el cumplimiento de su deber" para evitar la comunicación con el enemigo y para arrestar toda persona sospechosa de ayudar a los estadounidenses.

Desarrollo de la guerra

Teatro del norte

Invasiones de 1812

Los líderes americanos creyeron que Canadá sería fácilmente doblegada. De hecho, el expresidente Thomas Jefferson se refirió con optimismo a la conquista de Canadá a una "mera cuestión de marcha". Sin embargo, muchos realistas americanos habían emigrado al Alto Canadá después de la guerra Revolucionaria, a la vez que había muchos americanos no realistas inmigrantes en la región debido a la oferta de tierras para los inmigrantes, por lo que los Estados Unidos creyeron que los no realistas apoyarían la causa americana, pero no lo hicieron. Por otro lado, durante la preguerra, el general Prévost se encontraba en la inusual posición de tener que comprar la mayor parte de las provisiones para sus tropas desde los Estados Unidos, peculiar situación que permaneció a través de la guerra aún con los intentos del gobierno estadounidense para detenerla. En la Baja Canadá, que estaba mucho más poblada, el apoyo británico provino de la élite inglesa que era férreamente leal al Imperio, y de la élite franco-canadiense, que temía que la conquista americana destruyera el antiguo equilibrio de las cosas al introducir el protestantismo, la democracia republicana y el capitalismo comercial, debilitando también a la Iglesia católica canadiense. Los franco-canadienses además temían perder sus tierras de cultivo frente a los potenciales inmigrantes americanos.

Entre 1812 y 1813, la experiencia militar británica prevaleció sobre los inexpertos comandantes americanos, a la vez que la geografía determinó que las operaciones tendrían que tomar lugar en el Oeste: en los alrededores de los Lagos de Erie, Ontario y Champlain, y de los ríos Niágara y de San Lorenzo. Éstos fueron los objetivos de los primeros tres ataques de los americanos en 1812, y aunque capturar Montreal y Québec cortando el río de San Lorenzo habría vuelto la situación de Gran Bretaña insostenible, los estadounidenses iniciaron sus operaciones hacia el Occidente debido al furor popular que provocaba la guerra en cuanto al suministro británico a los indios que buscaban la expulsión de los colonos.

En julio, el embajador francés Louis Barbe Charles Sérurier y el vicepresidente de los Estados Unidos, Elbridge Gerry, se reunieron frente al Congreso en Washington y firmaron el Tratado del Capitolio, que buscaba establecer lazos de ayuda económica y militar mútua entre franceses y estadounidenses en el contexto de las guerras napoleónicas y las pretensiones estadounidenses en América.

Los británicos consiguieron una temprana victoria cuando su destacamento en la isla de San José, localizada en el Lago Hurón, se enteró de la declaración de guerra antes que lo hiciera la guarnición estadounidense en el importante puesto comercial de la isla de Mackinac, en Michigan. Una fuerza de ataque desembarcó en la isla el 17 de Julio de 1812 y montó un cañón en vista al fuerte Mackinac. Tan sólo tras disparar el primer tiro, los americanos, tomados por sorpresa, se rindieron. Ésta peculiar victoria alentó a los nativos, quienes, en grandes números, se movilizaron para apoyar a los ingleses en Amherstburgo. La isla controlaba por completo el acceso al territorio del Noroeste, por lo que el control británico de la misma les concedió el control nominal del área, y, más importante aún, el monopolio del comercio de pieles.

Un ejército americano bajo el mando de William Hull invadió Canadá el 12 de Julio, con sus fuerzas mayoritariamente compuestas por milicianos sin adiestramiento e indisciplinados. Una vez en tierra canadiense, Hull emitió una proclama ordenando a todas las fuerzas británicas a rendirse, o sino "los horrores y calamidades de la guerra les acecharían", lo que, efectivamente, llevó a muchos hombres británicos a desertar. John Bennet, impresor y editor de la Gaceta y Oráculo de York, fue un desertor prominente. Por su lado, Andrew Mercer, quien había trasladado la producción de su publicación a su casa, perdió la imprenta y su tipografía durante la ocupación americana, ejemplificándose así lo que ocurrió con quienes se resistieron. Hull también amenazó con matar a cualquier prisionero británico capturado luchando junto a un nativo. Tal anuncio ayudó a endurecer la resistencia a los ataques estadounidenses. El ejército de Hull, sin embargo, tenía una artillería demasiado débil y estaba demasiado mal suministrado para alcanzar sus objetivos, por lo tuvo que luchar tan sólo para mantener sus propias líneas de comunicación.

El oficial del Alto Mando británico en la Canadá Superior, Mayor general Sir Isaac Brock, presintió que debía tomar medidas audaces para calmar a los colonos del país, y convencer a los aborígenes que necesitaba para defender la región que el poder de Gran Bretaña era firme. Viajó rápidamente a Amherstburgo cerca del extremo occidental del Lago Erie con refuerzos e inmediatamente decidió atacar Detroit. Hull, creyendo que los británicos eran superiores en número y temiendo que los nativos fieles a Brock comenzarían una masacre de haber combate, rindió el fuerte el 16 de agosto. Además, a sabiendas de los ataques indígenas instigados por los británicos en otras regiones, Hull ordenó la evacuación del Fuerte Dearborn (el actual Chicagú) al Fuerte Wayne. Sin embargo, tan sólo a tres kilómetros del fuerte, los habitantes (militares y civiles) fueron atacados por los Potawatomis el 15 de agosto, en lo que se conoce como la batalla del Fuerte Dearborn, que fue subsecuentemente quemado por los nativos.

Brock prontó se transfirió al extremo oriental del Erie, donde el general americano Stephen Van Rensselaer se encontraba preparando una segunda invasión. Un armisticio (organizado por Prévost con la esperanza de que las órdenes del Consejo que los Estados Unidos objetaron llevaran hacia las negociaciones de paz), previno a Brock de invadir el territorio americano. Sin embargo, cuando el armisticio terminó, los estadounidenses lanzaron un ataque sobre el río Niágara el 13 de octubre, pero sufrieron una seria derrota en Queenston Heights. en la que el propio Brock pereció. Y mientras que el profesionalismo de las tropas americanas se desarrolló en las últimas etapas de la guerra, el liderazgo británico sufrió de forma severa con la muerte de Brock. Un último intento de avanzar más allá del Lago Champléin en el mismo año falló cuando las milicias del general Henry Dearborn rehusaron a abandonar el territorio americano.

En contraste con la milicia americana, la canadiense actuó satisfactoriamente. Los francocanadienses, que hallaban la postura anticatólica de los Estados Unidos como problemática, y los realistas, quienes pelearon por la Corona durante la revolución, se opusieron enérgicamente a la invasión americana. Sin embargo, muchos colonos del Alto Canadá provenían de los Estados Unidos y no parecían leales al Reino Unido. Con todo, mientras que sí hubo quienes apoyaron y simpatizaron con los con invasores, los estadounidenses hallaron una férrea oposición general de los habitantes leales al Imperio británico.

Campaña en Ohio, frontera del Niágara e intervención francesa (1813)

Después de la rendición de Hull en Detroit, el general William Henry Harrison obtuvo el comando del ejército estadounidense en el noroeste y se centró en recuperar la ciudad, que se encontraba bajo la defensa del coronel Henry Procter en conjunto con Tecumseh. Un destacamento del ejército de Harrison fue derrotado en Frenchtown a lo largo del río Pasas el 22 de enero de 1813. Procter dejó a los prisioneros bajo una guardia inadecuada, que no logró evitar que los aliados nativos de los británicos atacaran y asesinaran a no menos de sesenta hombres americanos, en un incidente que se conoció como la masacre del río Pasas. La derrota acabó con la campaña de Harrison contra Detroit, y la frase "¡Recordad el río Pasas!" se convirtió en un grito de protesta de los estadounidenses.

El Tratado del Capitolio entró en vigor en 1813 y el 13 de febrero salió de Burdeos una escuadra de 6 fragatas y quince naves de transporte que llevaban a dos mil quinientos soldados de infantería de línea y dos mil quinientos miembros de la Guardia Imperial al mando de Gérard Duroc y Bertrand Clausel, en dirección a Port-au-Prince, en Haití, donde se reunirían con el ejército colonial francés en América al mando de Jean-Louis Ferrand. El 3 de marzo llegó la escuadra francesa a Haití, y diez días después partió en dirección a Boston. La llegada de las experimentadas, frescas y bien equipadas tropas francesas propició un alza en la moral de los estadounidenses, que comenzaron a referirse al conflicto como "la segunda guerra de independencia". El gobierno de Madison se mostró muy satisfecho de esta situación, y la promovió.

En mayo, Henry Procter y Tecumseh asediaron Fort Meigs en el noroeste de Ohio, pero fueron derrotados tras el arrivo de refuerzos franco-americanos. Los indios se dispersaron, forzando a Procter y Tecumseh a volver por el norte a Canadá. Una segunda ofensiva también fue derrotada en julio. En un intento por levantar la moral de los nativos, Procter y Tecumseh se lanzaron al asalto del Fuerte Stephenson, un pequeño reducto americano del río Sanduski, sólo para ser rechazados de nuevo con incontables bajas y marcando el final de la campaña en Ohio.

El 10 de septiembre, el capitán Oliver Hazard Perry venció en la batalla del Lago Erie, asegurando el control militar de los estadounidenses en la región circundante, elevando la moral del continuamente derrotado ejército americano, y en fin obligando al británico a abandonar Detroit. Ésta victoria cimentó el terreno para que el general Harrison lanzara una nueva invasión sobre la Canadá Superior, que alcanzó su punto cúlmine en la batalla del Támesis del 5 de octubre de 1813, en la que Tecumseh fue asesinado, y más tarde en la batalla de Montreal del 8 de noviembre, en la que la ciudad cayó bajo control estadounidense.

Debido a las dificultadas que presentaban las comunicaciones terrestres, el control de los Grandes Lagos y del corredor del río de San Lorenzo eran cruciales. Al inicio de la guerra, los británicos poseían un pequeño escuadrón de naves de guerra en el Lago Ontario, y poseían la ventaja inicial. Para revertir la situación, los estadounidenses construyeron un astillero en Sackett's Harbor, en el noroeste de Nueva York. El comodoro Isaac Chauncey se hizo cargo del gran número de marineros y carpinteros navales enviados desde Nueva York, con lo que completaron la segunda nave construida ahí en tan sólo 45 días. Fundamentalmente, el trabajo de los casi 3,000 hombres en el astillero consiguió once buques y varias naves más pequeñas para transporte, con lo que Chauncey y Dearborn recuperaron la ventaja marítima en el lago. Las fuerzas americanas atacaron, pues, la capital de la Canadá Superior, York, ubicada en la costa contraria del lago. La batalla resultó en una victoria pírrica para los estadounidenses, echada a perder por el saqueo y el incendio de varios edificios importantes, como el Parlamento provincial (resultando en un espíritu de venganza por los británicos y canadienses guiados por el general George Prévost, quien demandó satisfacciones al alentar al Almirantazgo británico a ordenar a sus oficiales operantes en la Bahía del Chesapeake a crear la misma devastación en la capital americana el año siguiente). Sin embargo, Kingston era un punto estratégicamente más importante para la línea de suministro y comunicaciones británica a lo largo del corredor del río San Lorenzo. Sin el control de Kingston, la marina de los Estados Unidos no podría controlar efectivamente las riveras del Lago Ontario ni cortar la línea de suministros británica procedente de la Baja Canadá.

El 27 de mayo, una fuerza anfibia franco-estadounidense procedente del Lago Ontario asaltó el Fuerte George en el extremo norte del río Niágara, capturándolo con pocas bajas, tras lo cual se procedió a la persecución de las fuerzas británicas en retirada, que trataron de plantar cara mientras aún se encontraban desorganizadas, consiguiendo los estadounidenses una victoria rápida en la batalla de Stoney Creek el 5 de junio. Más tarde, el 24 de junio, las tropas americanas tomaron por sorpresa a los británicos en la batalla de Beaver Dams, lo que permitió a los estadounidenses tomar completo control de la península del Niágara y seguir avanzando hacia el norte. Mientras tanto, el comodoro James Lucas Yeo tomó el mando de la escuadra británica del lago y lanzó un contraataque contra el principal puerto americano, que sin embargo fue rechazado en la batalla de Sackett's Harbor. Tras el encuentro, ambas flotas combatieron dos veces más, pero no consiguieron una victoria decisiva.

Teatro del sur

Teatro del Atlántico

Fin de la guerra

Consecuencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.