Introducción

La Hermandad cristiana fue una alianza en todos los aspectos entre diferentes países de religión cristiana. Pese a ser una alianza política, económica y diplomática, entre otros, claramente el aspecto más destacado fue el militar. La alianza fue creada por el papado en el 733, y aunque en un inicio incluía otras iglesias no católicas como la oriental luego se unificaron con esta en el Concilio de Roma del 741, para defender y extender el cristianismo, además de proteger sus valores en los países ya cristianizados. La alianza iría creciendo a lo largo de los años y ganando influencia convirtiéndose en uno de lo bloques más poderosos del mundo, siendo una alianza fundamental en la historia. La Hermandad cristiana acabó desintegrándose cuando las amenazas por parte de otras religiones disminuyeron, provocando que salieran a la luz las rivalidades entre sus miembros por la hegemonía.

Fundación de la Hermandad Cristiana en la guerra omeya-cristiana

Tras la conquista del Reino franco por parte del Califato omeya en el 733 el papa Gregorio III convoca a los reinos cristianos y a líderes religiosos de la iglesia oriental como Anastasio. El motivo de la reunión era combatir el Califato omeya, consciente de que este resultaba una amenaza para todos lo reinos cristianos. Gregorio no sólo quería organizar una guerra con objetivos de contención sino también para recuperar los territorios de la Galia y de la península ibérica en los que la mayoría era claramente cristiana. A la reunión asistieron finalmente, Gregorio III, el papa, Anastasio, líder de la iglesia oriental, León III, del Imperio Bizantino,Liutprando, del Reino lombardo, Huberto I, del Ducado de Baviera y los duques de Spoleto y Benevento. Gregorio pretendía conformar una alianza que reuniera todos los reinos cristianos pero aparte de los no asistentes por su incomunicación, el Reino de Asturias y los reinos británicos, los ducados de Spoleto y Benevento se negaron a participar si los lombardos y bizantinos no cedían a sus demandas, reconocer su independencia y otorgar el sur de Italia. Finalmente la Hermandad cristiana se fundó en el año 733 con Imperio Bizantino,el Reino lombardo y el Ducado de Baviera; sería liderada por el papado.

Pronto comenzaron las hostilidades contra los omeyas dando inicio a la guerra omeya-cristiana, la batallas se libraron en un inicio en dos frentes, por una lado los bávaros atacaron la Galia con éxitos iniciales y del mismo modo los bizantinos en Oriente. Pero la guerra con los ducados de Spoleto y Benevento abre un nuevo frente en el sur italiano. En el frente Italiano los omeyas toman Sicilia pero la Hermandad logra dominar la Italia continental. En el frente oriental los bizantinos perdieron la iniciativa y los omeyas llegaron a acercase peligrosamente a Constantinopla, la capital de del Imperio bizantino. Pese a los malos resultados, el frente occidental fue determinante, tras el fracaso de una contraofensiva omeya por la derrota en la Batalla del pico de Chablais en los Alpes contra los Lombardos, la victoria de la hermandad en la batalla y la posterior toma de los pirineos obligó a los omeyas a negociar una paz. La Hermandad, tuvo que renunció a expulsar a los omeyas de Europa y a recuperar Sicilia ya que los omeyas amenazaban con conquistar Constantinopla que podría suponer la caída del Imperio bizantino.

El final de la guerra no supuso ninguna expansión del cristianismo pero si detener el avance omeya y la creación de la Hermandad cristiana organización que traerá grandes éxitos a sus miembros.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.