FANDOM


Imperio ruso (en ruso: Российская Империя, Россійская Имперія) es la denominación que se le da a Rusia desde 1721.  Abarcó grandes zonas de los continentes europeo y asiático.  

Organización

La capital del imperio fue San Petersburgo.  A finales del siglo XIX, el imperio comprendía 22.800.000 km². De acuerdo al censo de 1897, su población alcanzaba las 125.640.000 personas, habitando la mayoría (93,44 millones) en Europa. Más de 100 diferentes grupos étnicos convivían en el imperio (la etnia rusa componía el 44% de la población).

En 1910, el Imperio ruso estaba dividido en 81 provincias (óblasti) y 20 regiones (gubérniyas). Entre los vasallos y protectorados del imperio se incluían el Emirato de Bujará y el Kanato de Jiva.

Gobierno

El Imperio ruso estaba gobernado por una monarquía hereditaria liderada por un rey autocrático (zar) desde la dinastía Románov. La religión oficial del imperio era el cristianismo ortodoxo, controlado por el monarca a través del Santísimo Sínodo Gobernante. Sus habitantes estaban divididos en estratos (clases) tales como dvoryanstvo («nobleza»), el clero, los comerciantes, los cosacos y los campesinos. Los nativos de Siberia y Asia Central fueron oficialmente registrados en el estrato inorodtsy («extranjeros»).

Situación previa

Campesinado

Rusia era mayormente una nación de campesinos, casi en su totalidad analfabetos y muy pobres. Vivían en 500 mil pueblitos. Se habla de lo desconectados que estaban los campesinos; lo que causaba un inmenso problema político: ¿Cómo unir a gente tan esparcida en un país tan grande?

Existía una diferenciación social en el campesinado. Algunos era muy ricos. En verdad algunos eran grandes terratenientes, ligados a los capitalistas. En el otro extremo había campesinos sin ninguna propiedad, peones agrícolas. Se veían obligados ofrecer a sueldo su fuerza de trabajo a los capitalistas o a fincas más ricas.

Unos sesenta mil latifundistas controlaban unos cien millones de campesinos; era una capa muy pequeña de terratenientes, frecuentemente de la nobleza. A fines del siglo XIX, la nobleza pasaba por malos tiempos y comenzaba a vender sus tierras a la burguesía, causando mucha tensión social. No obstante, los nobles eran muchísimo más ricos que la gran mayoría de campesinos.

Industria y proletariado

Hacia fines del siglo XIX, se acelera el crecimiento de la industria. Ésta dependía de capitales extranjeros, primordialmente de Inglaterra y Francia, un poco menos de Alemania. Esa transformación ejemplifica lo que se llama “desarrollo desigual y combinado”. A pesar de que Rusia estaba muy por detrás de los países avanzados del occidente, cuando capitalistas ingleses o franceses invertían en Rusia, importaban capitales que representaban la tecnología más avanzada, las fábricas más grandes, las máquinas industriales más modernas, etcétera. Por lo tanto Rusia saltó sobre varias las etapas intermedias de desarrollo que otros países no pudieron evitar. Se concentraron obreros en fábricas de más de mil trabajadores cada una (mayor concentración que en los Estados Unidos de ese entonces, país modelo de ese tipo de plantas industriales). Así es que nace un proletariado joven, migrante del campo y empleado en textiles, metales, minería, tabaco, etcétera. Ese proletariado se concentró en centros industriales, generalmente en los suburbios. Fueron plantas industriales que no evolucionaron dentro de zonas urbanas.

Entre tres y cinco millones de obreros en grandes centros industriales, en San Petersburgo, Moscú, Ivánovo, Kiev y otras ciudades producían la mitad del ingreso nacional. Lo que equivalía a todo el sector agrícola; una cantidad de obreros relativamente pequeña, tenía un enorme impacto económico. Su influencia social y económica era grandísima.

El liberalismo político existía en algunas de los centros administrativos rurales, los zemstvos, encargados de los caminos, la educación y la previsión de salud, y poco más. Los liberales tenían poca influencia política. No eran muchos. Por lo general los liberales pequeño burguesas de las ciudades era muy pocos y con poca influencia política.

El gran juego

El Gran Juego es el término utilizado para describir la rivalidad entre el Imperio ruso y el Reino Unido, en su lucha por el control de Asia Central y el Cáucaso, durante el siglo XIX. La rivalidad entre el Imperio Británico y el Imperio Ruso se mantuvo siempre en un estado de Guerra Fría. A fines del siglo XIX y principios del XX, la aparición de otras dificultades en otras fronteras ayudarían a aliviar la tensión. Los británicos tuvieron que hacer frente a la Segunda Guerra de los Boers (1899-1902) mientras que los rusos tuvieron que hacer frente a la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905) y a los conflictos internos que tuvieron que ver con la Revolución rusa de 1905 en el país.

El 31 de agosto de 1907 se firmó el Tratado Anglo-Ruso de Mutua Cordialidad que formalizó las relaciones entre los dos imperios en Asia Central, asegurando la independencia de Afganistán, Persia y Tíbet como estados-tapón.

La guerra ruso-japonesa

La guerra ruso-japonesa (Русско-японская война en ruso) (日露戦争, Nichirosensō en japonés) (8 de febrero de 1904 - 5 de septiembre de 1905) fue un conflicto surgido por las ambiciones imperialistas rivales de la Rusia Imperial y el Japón en Manchuria y Corea. Los principales escenarios del conflicto fueron el área alrededor de la península de Liaodong y Mukden, los mares de Corea y Japón y el mar Amarillo. Las campañas resultantes, en las cuales el Ejército Imperial Japonés logró obtener varias victorias de manera consistente sobre sus oponentes rusos, fueron un hecho inesperado para muchos en el mundo, pues fue la primera vez que un pueblo no caucásico se enfrentaba y vencía a una potencia imperialista europea.  

Se organiza una conferencia de paz en Portsmouth (EE. UU.) el 5 de septiembre de 1905, gracias a la mediación del presidente estadounidense Theodore Roosevelt. Las cláusulas contienen las siguientes estipulaciones: Rusia debe reconocer la preeminencia de los intereses del Japón en Corea; cede al vencedor su arrendamiento de la península de Liaodong, su base de Port Arthur, el ferrocarril meridional de Manchuria y la mitad sur de la isla de Sajalín. Ambos países, de común acuerdo, se comprometen a restituir Manchuria a China.

Revolución Rusa de 1905

Las vergonzosas derrotas generaron insatisfacción en los rusos con su corrupto e ineficiente gobierno zarista, y fueron una de las principales causas que ocasionaron la Revolución Rusa de 1905.

Fue en el año 1903 que el anarquismo apareció en Rusia, con muy pocos seguidores. Con el inicio de la Revolución de 1905 comenzó a extenderse, y miembros del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia y del Partido Social-Revolucionario se adhirieron a la ideología. Tras los sucesos de 1905, las insurrecciones campesinas se repitieron en 1906 y durarían hasta 1908. Las concesiones por parte del gobierno fueron vistas como un apoyo tácito de la redistribución de la tierra, por lo que se produjeron nuevos ataques para forzar a los terratenientes y propietarios «no campesinos» a que huyeran. Creyendo que una reforma agraria era inminente, los campesinos quisieron aplicarla anticipadamente pero fueron firmemente reprimidos.

Después de la revolución de 1905 el anarquismo en Rusia experimentó un crecimiento vertiginoso, surgiendo decenas de grupos por todo el país. Las obras de Kropotkin comenzaron a editarse de forma legal o ilegal; su influencia se dio fundamentalmente entre los anarquistas comunistas y los anarcosindicalistas.  

Política interna

Para disolver la Duma (parlamento), el zar llamó en 1906 al cargo de ministro de interior a quien sería uno de los hombres más ejecutivos, leales y efectivos que tuvo, Piotr Stolypin, quien tomaría el cargo con gran determinación, partiendo con una fuerte represión contra las huestes revolucionarias en forma tan efectiva (600 ejecuciones). El 3 de junio de 1907 fue disuelta la Duma Imperial de Rusia por el gobierno zarista y llevados a juicio los diputados socialdemócratas. El ministro Piotr Stolypin cubrió de horcas y patíbulos a Rusia y desató la represión contra los socialistas y otros revolucionarios. En las filas socialdemócratas surgieron nuevos debates sobre el papel de las organizaciones legales y clandestinas.

Luego instauró una Tercera Duma en 1909, que favorecía a la autocracia en forma velada y con representantes más moderados.}

En esencia el país permaneció inalterado, el poder político continuó perteneciendo al zar en exclusiva, con la riqueza y la tierra en manos de la nobleza. La creación de la Duma y la represión, sin embargo, desestabilizó los grupos revolucionarios. Sus líderes fueron encarcelados o huyeron al exilio, mientras que las organizaciones se debatían en disputas internas: ¿debían presentarse a la Duma o continuar al margen?

Tanto la oposición como el oficialismo se organizó en diversos partidos, siendo los principales:

Repercusiones

Frente externo

El magnicidio de Londres y la Segunda guerra de independencia india vino a enturbiar nuevamente las relaciones entre el Imperio ruso y el Reino Unido. Así, Rusia incentivó a Habibullah Khan, emir de Afganistán para que interviniera en la India Británica.

El estallido el 26 de Septiembre de 1911 de la Guerra de la Liga Europea o Guerra Anti Otomana vino a agravar aún más las tensiones con Austria-Hungría por los Balcanes. Incluso muchos se preguntaban si no era el momento adecuado de saldar deudas con el decadente Imperio Otomano.

Frente interno

Los historiadores han discutido si Rusia tenía el potencial para desarrollar un gobierno constitucional entre 1905 y 1912. El fracaso de ello consistía en parte porque el zar no quiso dejar la regla autocrática o el poder de parte. Manipulando la licencia, el gobierno se volvía más conservador, pero menos representativo en la Duma. Además, el régimen a veces evitaba al conservador Dumas y gobernó por decreto.

Durante este período, las políticas del gobierno cambiaron de reformista a represivo. Los historiadores han especulado sobre si los proyectos de reforma valientes de Wite y Stolipin podrían haber "salvado" el Imperio ruso. Pero la política de tribunal, junto con el aislamiento persistente del zar y la burocracia del resto de la sociedad, obstaculizó todas las reformas. Las suspensiones de libertades civiles y la regla de ley siguieron en muchos sitios, y ni los trabajadores ni la Iglesia ortodoxa tenían el derecho de organizarse como ellos eligieron. La discriminación contra polacos, judíos, ucranianos, y "viejos creyentes" era común. El malestar doméstico crecía...

Revolución rusa

Así las cosas, en el invierno 1910-1911 la situación se vuelve insostenible y estalla la Revolución Rusa de 1912.

Vea También

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.