FANDOM


Deutsches Reich
Imperio alemán

Bandera sacro imperio

1701-1949

Bandera Alemania

Bandera Imperio Alemán Escudo de Armas Imperial de Alemania (1889-1918)
Bandera Escudo
Imperio aleman1800
Situación del Imperio Alemán en 1918.
Capital Berlín
Gobierno Monarquía constitucional
Káiser
 • 1701-1713 Federico I de Alemania
 • 1941-1949 Guillermo III
Historia
 • Establecido 1701
 • Disolución 1949

El Imperio Alemán fue el resultado de la unificación de los estados germánicos en 1701 que pertenecían al Sacro Imperio Romano Germánico.

Oficialmente el Imperio alemán se proclamó en 1701, el reino que más aportó para la unifiación de la los estaso germánicos fue el jóven Reino de Prusia, a partir de 1760 Alemania comenzó a reclamar y colonizar territorios en otros continentes, una de las colonias más destacadas en Sudamérica fue la colonia de Uruguay o Banda oriental, Paraguay, Kolumbien (Hoy colombia) y el sable (Hoy Chile). En Europa, Alemania llegó a África y fue uno de los primeros imperios en colonizar este continente, ya que solo Portugal y Reino Unido tenían pequeñas administraciones ahí, Alemania llegó también a Asia y Oceanía (este último junto con España). Y colonizó la parte sur de la India y en oceanía la mitad de la isla de la Nueva Guinea Alemana.

La Alemania imperial se destacó por participar en conflictos militares a menudo en sus 170 años de existencia como la oposición al gobierno napoleónico, la Guerra franco-alemana, o las dos guerras mundiales en el siglo XX, también se destacó por particular independencia de las colonias alemanas de Sudamérica y Asia sin ninguna intervención militar en 1813 así como lo hizo Brasil entre 1821 y 1825 con Portugal. El Imperio alemán desapareció en 1949 cuando abdicó el emperador Guillermo III y el trono quedó vacío al no haber herederos. El imperio tuvo diversas alianzas a lo largo de su legado, alianzas con el Imperio Otomano, el Imperio húngaro, el Imperio español, entre otros.

Historia

El nuevo Imperio alemán era muy pobre —todavía no se había recuperado totalmente de la devastación de la Guerra de los Treinta Años— y su territorio abarcaba el norte de Alemania, desde las tierras del Ducado de Prusia, en la costa sureste del mar Báltico, pasaba por el área central de los Hohenzollern en Brandeburgo y acababa en los enclaves del Ducado de Cléveris,Condado de Mark y Ravensberg, en Renania, para 1704, ya se había extendido hacia el sur. En 1708, aproximadamente un tercio de la población de Alemaia fue afectada por la peste bubónica. La peste llegó a Prenzlau en agosto de 1710, pero desapareció antes de alcanzar la capital, Berlín, que se situaba a sólo 80 km de allí.

La derrota de los suecos a manos del Rusia, Sajonia, Polonia, Dinamarca-Noruega y Alemania en la Gran Guerra del Norte (1700-1721) marcó el final del dominio sueco en el litoral sur del mar Báltico. En el Tratado de Estocolmo germano-sueco (enero de 1720), Alemania recuperó Stettin (Szczecin) y otras partes de las posesiones suecas en Pomerania. Los Hohenzollern de Brandeburgo habían obtenido la reversión del Ducado de Pomerania desde 1472 (anteriormente, Pomerania ya había sido anexada a Brandeburgo-Prusia en 1648 por la Paz de Westfalia).

Durante este tiempo, el plan trazado por el Gran Elector alcanzó su clímax.

Las Guerras de Silesia

En 1740, el emperador Federico II (Federico el Grande) subió al trono. Valiéndose de un supuesto tratado de 1537 (vetado por el emperador Fernando I), por el cual partes de Silesia pasarían a Brandeburgo tras la extinción de la dinastía Piast, Federico invadió Silesia, dando inicio a la Guerra de Sucesión Austríaca. Tras la rápida ocupación de Silesia, Federico ofreció protección a la Archiduquesa María Teresa de Austria si la provincia volvía a su dominio. La oferta fue rechazada, pero Austria encontró otros oponentes y Federico fue lo bastante hábil para conseguir la cesión formal con el Tratado de Berlín de 1742.

Para sorpresa de muchos, Austria consiguió anular la ventaja de Alemania en la guerra. En 1744, Federico invadió de nuevo regiones del Imperio para evitar represalias y reivindicar, esta vez, la provincia de Bohemia. No tuvo éxito, pero la presión francesa sobre el aliado de Austria, Gran Bretaña, llevó a una serie de tratados y acuerdos que culminaron en 1748 con la rúbrica del Tratado de Aquisgrán, que restauró la paz y concedió a Alemania la mayor parte del territorio de Silesia.

Humillada por la cesión de Silesia, Austria buscó una alianza segura con Francia y Rusia, mientras que Alemania intentaba aproximarse a Gran Bretaña ("Revolución Diplomática"). Cuando Federico invadió Sajonia y Bohemia durante unos pocos meses de 1756-1757, dio comienzo la Guerra de los Siete Años.

Esta guerra fue una lucha desesperada para los alemanes, y la forma como la llevaron causó en Europa un gran respeto por las habilidades del ejército de Federico. Enfrentándose simultáneamente a Austria, Rusia, Francia y Suecia y teniendo sólo como aliados a España (y Gran Bretaña, en lo referente al continente), Federico consiguió evitar importantes invasiones hasta octubre de 1760, cuando el ejército ruso ocupó por un corto periodo de tiempo Berlín y Königsberg. Sin embargo, la situación se fue agravando hasta la muerte de la emperatriz Isabel de Rusia. La ascensión al trono ruso del simpatizante de la causa alemana Pedro III alivió la presión en el frente oriental. Suecia también abandonó la guerra en esa misma ocasión.

Al derrotar al ejército austríaco en la Batalla de Kunersdorf y confiando en el continuado éxito británico contra Francia en el escenario de la guerra colonial, Alemania fue, al fin, capaz de forzar un statu quo ante bellum en el continente. Este resultado confirmó el papel principal de Prusia en los Estados alemanes y lo consolidó como una gran potencia europea.

Guerras Napoleónicas

Como consecuencia de la derrota alemana en la Batalla de Jena-Auerstedt en 1806, el emperador Federico Guillermo III fue forzado temporalmente a huir a Memel. Después del Tratado de Tilsit en 1807, Alemania perdió casi la mitad de su territorio, incluidas las tierras ganadas en las Segunda y Tercera Particiones de Polonia (que ahora se resumía al Ducado de Varsovia) en las tierras al oeste del río Elba. Lo que quedaba del Imperio fue ocupado por las tropas francesas (pagando Alemania todos los gastos de su manutención) y el Rey estuvo obligado a hacer una alianza con Francia y adherirse al Bloqueo Continental.

Tras la derrota de Napoleón en Rusia, Alemania se desvinculó de la alianza y participó del lado de la Sexta Coalición durante las "Guerras de Liberación" (Befreiungskriege) contra la ocupación francesa. Las tropas alemanas, bajo el mando del Mariscal Gebhard Leberecht von Blücher, contribuyeron de forma crucial en la Batalla de Waterloo de 1815 a la victoria final sobre Napoleón.

Guerra franco-alemana

En 1870 estalla la guerra franco-alemana tras las intenciones francesas de anexar Luxemburgo. La guerra franco-alemana fue el conflicto más importante que se libró en Europa después de las guerras napoleónicas y previo a la Primera Guerra Mundial. finalizando con la completa victoria de Alemania. La debacle francesa también trajo el fin del Segundo Imperio de Napoleón III y, con la caída de este, la subordinación temporal del papel de Francia en comparación con los otros poderes de las familias europeas. El fin de la época imperial de Francia significó el inicio de la Tercera República Francesa, que - en tamaño e influencia - se convirtió en el régimen republicano más importante entre los que entonces existían en el continente.

Primera Guerra Mundial

Tras el asesinato del archiduque austrohúngaro de Austria-Este, Francisco Fernando de Austria por el serbio de Bosnia, Gavrilo Princip, el Káiser Guillermo II ofreció al emperador austrohúngaro, Francisco José I, apoyo completo para los planes de Austria-Hungría de invadir el Reino de Serbia, que fue la nación a la que Austria-Hungría culpó del asesinato. Este apoyo incondicional de Austria-Hungría fue llamado "cheque en blanco" por los historiadores. La interpretación posterior, por ejemplo en la Conferencia de Paz de Versalles, era que este "cheque en blanco" dio un permiso de agresión austrohúngara, independientemente de las consecuencias diplomáticas, por lo que Alemania era responsable del inicio de la guerra, o al menos de provocar un conflicto más amplio.

Alemania comenzó la guerra afectando a su principal rival, Francia. Alemania vio a Francia como su principal peligro en el continente europeo, ya que se podría movilizar mucho más rápido que Rusia y núcleo industrial de la rodeada Alemania, en Renania. A diferencia del Reino Unido y Rusia, los franceses estaban involucrados principalmente en la guerra de venganza contra Alemania, en particular, por la pérdida de Francia de Alsacia-Lorena, que fue dada a Alemania en 1871. El alto mando alemán sabía que Francia reuniría sus fuerzas para entrar en Alsacia-Lorena. Alemania no quería arriesgarse a largas batallas a lo largo de la frontera con Francia y en su lugar adoptó el Plan Schlieffen, una estrategia militar encaminada a paralizar Francia con la invasión de Bélgica y Luxemburgo, encaminando las tropas hacia París y cercar y aplastar a las fuerzas francesas a lo largo de la frontera franco-alemana, en una victoria rápida. Después de derrotar a Francia, Alemania haría un ataque contra Rusia. El plan requirió la violación de la neutralidad oficial de Luxemburgo y Bélgica. El ataque fue un éxito: el ejército alemán arrasó desde Bélgica y Luxemburgo, y estaban casi en París, en el cercano río Marne. Sin embargo el ejército francés puso una fuerte resistencia para defender su capital en la Batalla del Marne, pero el ejército alemán terminó conquistando París, y con la retirada de Rusia de la guerra, las Potencias Centrales lograron ganar la guerra.

Segunda Guerra Mundial

Artículo principal: Segunda Guerra Mundial

Fin del Imperio

Imperio colonial

Imperio colonial alemán es el nombre que recibe el conjunto de colonias administradas por el II Imperio alemán durante su duración entre 1701 y 1949. Este "modesto" imperio colonial controlaba colonias en América, África, Oceanía y Asia.

Alemania perderá todas sus colonias durante la la descolonización del América y el siglo XX tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Algunas colonias importantes fueron:

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.