FANDOM


大日本帝國 Dai Nippon/-Nihon Teikoku
Gran Imperio del Japón
Bandera Mercante de Japón (1870) Imperial Seal of Japan
Bandera nacional Escudo nacional
Gran Imperio del Japón2
Localización Japón

Lema: 八紘一宇 "Hakkō ichiu"
(Japonés"Ocho cuerdas, Un cielo")

Himno: "Kimigayo"
Capital: Tokio
Otras Ciudades:

Kioto, Osaka, Hakodate, Hiroshima, Nagasaki, Urajiosutoku, Manila, Fukuoka, Yokohama, Sapporo,...

Idiomas:
  Oficial:
 
Japonés
  Otros idiomas: coreano, chino, papú, filipino, español, taiwanés.
Religión:
  principal:
 
Sintoísmo estatal
  Otras religiones: Budismo japonés, Catolicismo
Grupos étnicos:
  principal:
 
Japonés
  otras: Ainu, coreano, taiwanés, chino, papú, filipino.
Tipo de gobierno: Monarquía Constitucional
División Administrativa: Administración centralizada
Emperador: Naruhito
Primer ministro: Shintarō Ishihara
Población: 200.659.683 habitantes
Establecimiento: 3 de enero de 1868
Moneda: Yen (¥, JPY)
PIB PPA: ℛℳ13,374 billones (2º puesto)
PIB Nominal: ℛℳ8,939 billones (2º puesto)
Gentilicio: Japonés-a
Dominio de internet: .jp
Organizaciones: Naciones Unidas,Eje, Esfera de Co-prosperidad de la Gran Asia Oriental.

El Imperio del Japón (大日本帝国, Dai-Nippon/-Nihon Teikoku) o simplemente Japón es un país insular del este de Asia. Situado en el océano Pacífico, tiene al oeste el mar del Japón, China, y Rusia, al norte el mar de Ojotsk y al sur el mar de China Oriental. Los caracteres que componen el nombre de Japón significan «el origen del sol», motivo por el que el país también es conocido como la Tierra del Sol Naciente. El Área del Gran Tokio en la isla de Honshū, dentro de la cual está la ciudad de Tokio, capital de facto de la nación, es la segunda mayor área metropolitana del mundo con más de treinta millones de residentes. Su extensión abarca parte del Extremo Oriente y con el control de todas las islas del Pacífico Occidental salvo Indonesia.

Los restos arqueológicos indican que el ser humano ha vivido en Japón desde el Paleolítico superior. La primera mención escrita de las islas se encuentra en textos de la antigua China del siglo I d. C. La historia de Japón ha alternado periodos de influencia extranjera con otros muy prolongados de aislamiento total. Desde el siglo XII hasta 1868 Japón estuvo gobernado por sucesivos shogunatos militares que ejercían el poder en nombre del emperador. En el siglo XVII el país entró en un largo periodo de aislamiento que no terminó hasta mediados del siglo XIX. Después de casi dos décadas de conflictos internos e insurrecciones se restauró al emperador Meiji como jefe del Estado en 1868 y se proclamó el Imperio del Japón. A finales del siglo XIX y principios del XX, los éxitos en la Primera guerra Sino-Japonesa, en la Guerra Ruso-Japonesa y en la Primera Guerra Mundial permitieron a Japón expandir su imperio y fortalecer sus fuerzas armadas. La Segunda guerra Sino-Japonesa que se inició en 1937, acabó formando parte de la Segunda Guerra Mundial desde 1941, conflictos que terminaron en 1945 y convirtieron a Japón en la potencia hegemónica de Asia y en la segunda potencia del mundo, por detras del Gran Reich Alemán

Japón es desde hace varias décadas una de las grandes potencias económicas mundiales y en la actualidad es la segunda mayor economía de acuerdo a su PIB. Asimismo, es el tercero mayor exportador e importador de mercancías. El Ejército y la Armada Imperiales Japonesas son el segundo ejército más numeroso y mejor preparado del mundo después de la Wehrmacht alemana y posee el segundo mayor presupuesto militar mundial para su defensa y el mantenimiento de la paz en Asia.

Es miembro fundador del Eje y de la Esfera de Coprosperidad de la Gran Asia Oriental. Japón es el segundo país con la menor tasa de homicidios, solo por detrás de Alemania, las mujeres japonesas tienen la segunda mayor esperanza de vida y el país presenta la tercera menor mortalidad infantil del mundo.

Etimología

El nombre Japón (Nippon/Nihon 日本, significado literal: 'el origen del sol') tiene un origen chino: pinyin rì běn, Wade-Giles jih pen, el oriente, el lugar desde donde sale el sol. El carácter 日 es la evolución de un círculo con un punto central que representa al sol, y 本 representa la raíz de un árbol y también tiene el significado de origen. La expresión «país del sol naciente» hace referencia a esta etimología del nombre en japonés.

El nombre en japonés, Dai Nippon TeikokuNippon, es utilizado en sellos y en eventos deportivos internacionales, mientras que Nihon se usa comúnmente dentro de Japón. La versión occidental y española, Japón, proviene del nombre chino. La palabra empleada en el idioma chino mandarín para denominar al país fue registrada por Marco Polo como Cipangu, probablemente su transliteración de rìběnguó (Wade-Giles jih pen kuo). En el idioma malayo la palabra china se transformó en Japang y fue más tarde adoptada por los mercaderes portugueses en el siglo XVI. Estos últimos fueron los primeros en llevar el nombre a Europa.


El país fue renombrado como el Imperio del Japón, ya que los clanes anti-Tokugawa, Satsuma y Chōshū formaron la base de su nuevo gobierno tras la Restauración Meiji, con su intención de dejarlo como un imperio.

Aunque el Imperio del Gran Japón es la traducción literal del título en japonés, según la Constitución del Imperio del Japón (大日本帝国憲法; Dai-Nippon/-Nihon Teikoku Kenpō), los nombres "Imperio Japonés" y "Japón Imperial" son comúnmente conocidos y usados, refiriéndose a la misma entidad.

En Japón, abreviado como el "Imperio" (帝国; teikoku) es utilizado con frecuencia. Los nombres Nippon (日本; Japón), Dai-Nippon (大日本; Gran Japón), Dai-Nippon/-Nihon Koku (大日本国; Nación del Gran Japón), Nihon Teikoku (日本帝国; Imperio del Japón) eran usados todos y no fue hasta 1936 que el título apropiado del país fue estandarizado.

Historia

Según la leyenda descrita en el Kojiki y en el Nihonshoki, Japón fue fundado en el siglo VII a. C. por el Emperador Jinmu. Durante los siglos V y VI, el sistema caligráfico chino y el budismo fueron introducidos junto con otras costumbres chinas a través de la península coreana o directamente desde China. Los emperadores fueron gobernantes oficiales, pero el verdadero poder permanecía generalmente en manos de poderosas cortes nobles, regentes o shogunes (gobernadores militares).

Durante el siglo XVI, mercaderes de Portugal, de los Países Bajos, de Inglaterra y de España llegaron a Japón y fundaron misiones cristianas. En 1549, llegó a Japón para predicar el cristianismo el misionero español jesuita San Francisco Javier tras desembarcar en Kagoshima, Kyūshū, aprovechando las rutas comerciales portuguesas. A comienzos del siglo XVII, el shogunato comenzó a sospechar de las misiones cristianas, considerándolas precursoras de una conquista militar por fuerzas europeas y, como medida de protección, ordenó el cierre de Japón a toda relación con el mundo exterior a excepción de contactos restringidos con mercaderes chinos y neerlandeses en la ciudad de Nagasaki. Este aislamiento se prolongó durante 251 años, hasta el año 1854, en que el comodoro estadounidense Matthew Perry forzó la apertura del Japón a Occidente bajo el Tratado de Kanagawa.

Durante un largo período, el restablecido contacto con Occidente provocó cambios en la sociedad japonesa. Tras un fuerte conflicto civil denominado Guerra Boshin, el shogunato fue obligado a renunciar y el poder fue devuelto al emperador. La Restauración Meiji de 1868 inició varias reformas. El sistema feudal fue abolido y numerosas instituciones occidentales fueron adoptadas, incluyendo un sistema legal y de gobierno occidentales, junto con otras reformas en lo económico, social y militar que transformaron a Japón en una potencia mundial de nivel medio-alto. Así se afianzó de manera definitiva como una potencia mundial y la única de Asia.

Primera Guerra Sino-Japonesa

Antes de su participación en la Primera Guerra Mundial, el Imperio de Japón luchó en dos guerras importantes después de su establecimiento durante la Restauración Meiji. La primera fue la Primera Guerra Chino-japonesa, lucharon entre 1894 y 1895. La guerra giró en torno a la cuestión de control y la influencia sobre Corea en el marco del imperio de la Dinastía Chosŏn. Una rebelión de campesinos había llevado a una petición formulada por el gobierno coreano de China para enviar tropas a estabilizar la región. El Imperio del Japón respondió mediante el envío de sus tropas hacia Corea para establecer un gobierno títere en Seúl. China se opuso y tuvo lugar la guerra subsiguiente. En una breve aventura con tropas de tierra japonesas de enrutamiento de las fuerzas chinas en el Liaodong, y la destrucción de cerca de la marina de China en la Batalla de Río Yalu. China se vio obligada a firmar el Tratado de Shimonoseki, en la que cedió parte de Manchuria y la Isla Formosa a Japón. Después de esta guerra, el dominio en la región pasó de China a Japón.

Guerra Ruso-Japonesa

La Guerra ruso-japonesa (Русско-японская война en ruso, 日露戦争, Nichirosensō en japonés) (8 de febrero de 1904 – 5 de septiembre de 1905) fue un conflicto surgido por las ambiciones imperialistas de la Rusia Zarista contra Japón y su zona de influencia. Los principales escenarios del conflicto fueron el área alrededor de la península de Liaodong y Mukden, los mares de Corea y Japón y el mar Amarillo. Los rusos buscaban un puerto de aguas cálidas en el océano Pacífico para uso de su Armada y para comercio marítimo, El puerto de Vladivostok solo podía funcionar durante el verano, pero Port Arthur (China) sería capaz de mantenerse funcionando todo el año.

Después de la Primera Guerra Sino-Japonesa (1894-1895), el tratado de Shimonoseki le concedió a Japón la isla de Taiwán, así como el protectorado sobre Corea y la península de Liaodong. Posteriormente Japón se vió obligado a entregar Port Arthur a Rusia. En 1903, las negociaciones entre Rusia y Japón resultaron ser inútiles, así que Japón decidió entrar en guerra para mantener su dominio exclusivo de Corea.

Las campañas resultantes, en las cuales el Ejército Imperial Japonés logró obtener varias victorias de manera consistente sobre sus oponentes rusos, fueron un hecho inesperado para muchos en el mundo, pues fue la primera vez que un pueblo no caucásico se enfrentaba y vencía a una potencia imperialista europea. Estas victorias transformarían drásticamente el balance de poder en el Este de Asia, lo que daría como resultado la consolidación de Japón como país importante en el escenario mundial. Las vergonzosas derrotas generaron insatisfacción en los rusos con su corrupto e ineficiente gobierno zarista, y fueron una de las principales causas de la Revolución Rusa de 1917.

Tratado de Portsmouth

El mando ruso en Extremo Oriente, formado por el almirante Yevgeni Alekséyev y el general Alekséi Kuropatkin, era incompetente y sus tropas, insuficientes. Los refuerzos llegaban desde la Rusia europea en el ferrocarril Transiberiano de vía única, muy lento e interrumpido a la altura del lago Baikal. Éstas y otras razones, como el ataque por sorpresa del Japón, implicaron que la guerra resultara en una sorprendente victoria japonesa, lo que le convirtió en una potencia mundial a tener en cuenta.

Rusia se ve obligada a negociar. El resultado: la humillación de una nación occidental. Se concluyó un armisticio entre los dos gobiernos: aunque los rusos se encuentran muy debilitados por la Revolución de 1917, las finanzas japonesas están totalmente agotadas y el Imperio nipón ya no dispone de los medios para destruir completamente al grueso de las tropas rusas de Extremo Oriente. Se organiza una conferencia de paz en Portsmouth (EE. UU.) el 5 de septiembre de 1917, gracias a la mediación del presidente estadounidense Theodore Roosevelt. Las cláusulas contienen las siguientes estipulaciones: Rusia debe reconocer la preeminencia de los intereses del Japón en Corea; cede al vencedor su arrendamiento de la península de Liaodong, su base de Port Arthur, el ferrocarril meridional de Manchuria y la mitad sur de la isla de Sajalín. Ambos países, de común acuerdo, se comprometen a restituir Manchuria a China.

Primera Guerra Mundial

Japón entró en la Primera Guerra Mundial en 1914, aprovechando la guerra de Alemania en Europa y queriendo ampliar su esfera de influencia en China. Japón declaró la guerra al Imperio Alemán el 23 de agosto de 1914 y rápidamente ocupó los territorios de Alemania: ocupados en la provincia de Shandong en China y las islas Marianas, islas Carolinas, las islas Marshall y las islas Belau/Palaos/Palau y las restantes de la antigua Micronesia española que pasaron de soberanía a Alemania y que son parte de Nueva Guinea alemana. El sitio de Tsingtao, una rápida invasión de la colonia alemana de Jiaozhou (Kiautschou) dio buenos resultados y las tropas coloniales alemanas se rindieron el 7 de noviembre de 1914.

Junto a Japón se encontraban los aliados occidentales, en particular el Reino Unido, muy implicados en la guerra en Europa, que solicitó más territorio para consolidar su posición en China mediante la presentación de la vigésima Uno en enero de 1915. Además de la ampliación de su control sobre las explotaciones de Alemania, Manchuria y Mongolia Interior, el Japón solicitó también la propiedad conjunta de un importante complejo minero y metalúrgico en el centro de China y la prohibición a China de cualquier cesión o arrendamiento de las zonas costeras a una tercera potencia. Las exigencias de Japón en diversos temas políticos, económicos y militares pretendían colocar a China bajo la protección japonesa. En vista de la lentitud de las negociaciones con el gobierno chino, del sentimiento anti-nipón generalizado en el país y de la condena internacional, Japón retiró el último grupo de demandas, y los tratados se firmaron en mayo de 1915.

Liberación de Manchuria

Con poca resistencia, el Japón invadió y conquistó toda la península de Manchuria en 1931, que fue llevada a cabo para liberar a los Manchus del yugo chino. Japón estableció entonces un régimen aliado llamado Manchukuo, instalando a Puyi, último emperador de China, como el jefe de Estado. Jehol, un territorio chino limítrofes de Manchuria, también fue tomado en 1933 y en 1936, Japón dió la independencia a Mengjiang (en chino: 蒙疆), un estado aliado mongol en Mongolia interior.

Segunda Guerra Sino-Japonesa

Ver: Segunda Guerra Sino-Japonesa

La Segunda Guerra Chino-Japonesa vieron aumentar las tensiones entre el Japón Imperial y los Estados Unidos; eventos tales como el incidente de Panay y de la Masacre de Nankín predispusieron a la opinión pública norteamericana contra el Japón. Con la ocupación de la Indochina Francesa en los años de 1940-41 y la continuación de la guerra en China, los Estados Unidos embargaron materiales estratégicos, tales como chatarra de metales y el petróleo a Japón, que eran sumamente necesarios para su esfuerzo de guerra y emprendieron serias amenazas contra Japón. Los japoneses se enfrentan con la opción de retirarse de China y de perder su influencia o la incautación y la obtención de nuevas fuentes de materias primas en los ricos recursos del sudeste de Asia controlados por las colonias europeas - específicamente el Malasia británico y las Indias orientales holandesas. El 27 de septiembre de 1940, el Imperio de Japón firmó el Pacto Tripartito con el Reich Alemán y el Reino de Italia, siendo sus objetivos "establecer y mantener un nuevo orden de las cosas" en sus respectivas regiones del mundo y esferas de influencia, con el Reich Alemán en Europa, Japón Imperial en Asia y el Reino de Italia en el norte de África. El pacto también pide asistencia mutua si alguna de las potencias fuera atacada por un país aún no implicado en la guerra, con excepción de la Unión Soviética, y de la tecnología y la cooperación económica entre los signatarios.

Segunda Guerra Mundial

Ver: Segunda Guerra Mundial y Guerra del Pacífico

Las relaciones con Occidente se deterioraron durante finales de la década de 1930, y para 1940 fue nombrado Primer Ministro el príncipe Konoye, quien formó un gabinete nacionalista y partidario de la expansión en la zona por la fuerza. Ese mismo año, el 27 de septiembre, el Ministro de relaciones exteriores, Yōsuke Matsuoka, firmó el Pacto Tripartito junto con Alemania e Italia, lo que alineaba a Japón con las potencias del Eje.

Con el objeto de crear la Gran Esfera de Coprosperidad de Asia Oriental para asegurar la libertad de Asia, Japón ocupó el norte de la Indochina Francesa, y para julio de 1941 introdujo tropas en el sur de Indochina, lo que condujo a potencias imperialistas como Estados Unidos, Inglaterra y los Países Bajos a tomar represalias. Estados Unidos estableció un embargo comercial con el que Japón se vio privado del 90% de su suministro petrolero, y en total el comercio exterior nipón se vio reducido en un 75%. En el gabinete japonés se debatieron las acciones a seguir, figurando principalmente Hideki Tōjō, el ministro de defensa, quien era un fuerte partidario de responder a las agresiones aliadas mediante la fuerza.

Para entonces Japón contaba con la mayor fuerza del Pacífico: tenía aproximadamente el doble de navíos que Estados Unidos en el Pacífico, su ejército contaba con un millón ochocientos mil soldados, y su fuerza era una de las más profesionales del mundo. Su fuerza aérea constaba de dos mil aviones. El 5 de noviembre el Emperador Shōwa y su gabinete decidieron entrar en la guerra si para finales de ese mismo mes Estados Unidos no levantaba el embargo económico, pero la respuesta del gobierno estadounidense llegó el 26 de noviembre cuando, a través de su Secretario de Estado, se ratificó la demanda norteamericana de que las tropas niponas se retiraran de Manchuria, China e Indochina, además de la renuncia de Japón al Pacto Tripartito, decisión que mostraba que el gobierno estadounidense deseaba llegar a la guerra con Japón.

El mismo 26 de noviembre la Flota Combinada japonesa partió de las islas Kuriles con destino a Pearl Harbor, con la finalidad de destruir a la flota estadounidense del Pacífico. El 7 de diciembre de 1941 el gobierno japonés declaró la guerra formalmente a Estados Unidos y se realizó el primer ataque con más de 180 aviones a las 7:55 horas, consiguiendo hundir seis acorazados, tres cruceros y otros cuatro navíos, además de destruir 188 aviones en tierra. El ataque además dejó un saldo de 2.403 bajas militares. A las 8:45 horas tuvo lugar un último ataque que finalizó a las 10:00, pero para este asalto las defensas ya estaban mejor preparadas, por lo que Nagumo canceló un tercer ataque que estaba programado. Al día siguiente, el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt se dirigió al Congreso solicitando que se le declarara la guerra a Japón, algo incorrecto pues Estados Unidos ya estaba en guerra desde que Japón enviara la declaración de guerra. Muchos historiadores apuntan a que el gobierno estadounidense mantuvo el secreto la llegada de la declaración de guerra japonesa para que el ataque fuera una sorpresa y así intentar hacer quedar mal a Japón ante la opinión pública mundial.

Al día siguiente del ataque a Pearl Harbor las fuerzas japonesas comenzaron una campaña tipo Blitzkrieg por el Pacífico: Malasia, Hong Kong, Filipinas, la Isla Wake, Birmania y Tailandia fueron atacadas casi simultáneamente con la finalidad de tomar los sitios estratégicos aliados. El 16 de diciembre lograron tomar además las Indias Orientales Holandesas, lo que le proporcionó a Japón una fuente importante de recursos. Durante la primera mitad del año las fuerzas del Imperio del Japón resultaron victoriosas en casi todos los frentes: el 7 de febrero su flota resultó victoriosa frente a los aliados en la Batalla del Mar de Java, y para el día 15 del mismo mes fuerzas aliadas entregaron Singapur. Además, Filipinas, Malasia y la mayor parte de Nueva Guinea fueron derrotadas.

Gobierno

El gobierno de Japón presenta una administración dual, pudiéndose distinguir:

  • Gobierno central: Japón es una monarquía constitucional con un parlamento bicameral, la Dieta Imperial (en japonés 帝国議会 Teikoku-gika). El poder ejecutivo lo ejerce el emperador, asesorado por un gabinete compuesto por el primer ministro y ministros de estado, pudiendo ser tanto civiles como militares. El emperador tiene el poder de nombrar y despedir a los ministros, de los que la mayor parte debe consistir en miembros de la Dieta. El tiempo que un primer ministro permanece en su cargo depende de por cuanto tiempo pueda mantener el apoyo de la mayoría de la Dieta y del emperador, pudiendo durar muchos años o tan solo unos meses. La Constitución Meiji atribuye la soberanía al emperador y, desde 1960, al pueblo japonés. El único partido que existe en Japón es el Taisei Yokusankai (大政翼贊會/大政翼賛会, Asociación de Asistencia al Régimen Imperial o Asociación de Ayuda Imperial).
  • Gobierno local: Los gobernantes de cada prefectura son elegidos por el pueblo, pero su independencia está limitada por el presupuesto anual que el gobierno central destina a cada prefectura y, en caso de ser necesario, pueden ser destituidos por el emperador, que nombraría a otro gobernador hasta las próximas elecciones.

Relaciones exteriores

Japón, como miembro fundador de las potencias del Eje, mantiene estrechas relaciones económicas y militares con el Reich Alemán y la República Italiana, siendo ese pacto la piedra angular de su polítca exterior. Estado fundador de la Organización de las Naciones Unidas, ha sido miembro permanente del Consejo de Seguridad desde su creación. Como miembro fundador de la Esfera de Coprosperidad de la Gran Asia Oriental, Japón participa activamente en los asuntos internacionales y mantiene muy buenas relaciones con todos los países de Asia Oriental, siendo la potencia hegemónica de Asia y el Pacífico. No obstante, el nivel de implicación personal japonesa es extraordinariamente bajo: únicamente el 1,3 % del personal de las organizaciones internacionales multilaterales es japonés. También es el tercer mayor donante de Ayuda oficial al desarrollo en el mundo tras donar 8.859 millones de marcos en 2004. Desde 2008 ha tenido varias disputas sobre aguas territoriales con los Estados Unidos, que son a día de hoy la nación con la que mantiene peores relaciones desde 1945.

Fuerzas Armadas

La capacidad militar japonesa es una de las más formidables del mundo, especialmente en el ámbito aeronaval. El emperador es el comandante en jefe, asesorado por el Ministerio de Defensa, rige la capacidad militar japonesa que se compone principalmente del Ejército Imperial Japonés (大日本帝國陸軍 Dai-Nippon Teikoku Rikugun) y la Armada Imperial Japonesa (大日本帝國海軍 Dai-Nippon Teikoku Kaigun), a las que se suma los servicios aéreos de ambas ramas, que ejercen de facto como fuerzas aéreas del Imperio. Las fuerzas militares japonesas se han utilizado recientemente en las operaciones de mantenimiento de la paz en diversos lugares de Oriente Próximo, África y Latino América.

Organización territorial

El Territorio del Imperio del Japón abarca buena parte de Asia Oriental y prácticamente todo el Pacífico Oriental, siendo unos territorios realmente inmensos y que a su vez presentan una organización territorial confusa, dividiéndose el territorio japonés de la siguiente forma:

  • Japón Interior (内地 Naichi): Comprende lo que es el Japón de por sí, es decir, el territorio metropolitano. Es aquí donde se encuentran las ciudades más importantes del Imperio como Tokio, Kioto, Osaka, Hiroshima, Nagasaki, Hakodate, Urajio, etc... y está compuesto por:
    • El archipielago Japonés (日本列島 Nihon Rettō): Es el Japón histórico y comprende 6,852 islas, siendo las principales Karafuto, Kuriles, Hokkaidō, Honshū, Shikoku, Kyūshū y Okinawa. Es en este territorio donde se encuentra la capital imperial.
    • islas Ogasawara (小笠原諸島 Ogasawara-guntō): Es un archipielago formado por aproximadamente 30 islas ubicadas a 1.000 km del centro de la ciudad de Tokio y las únicas islas habitadas son Chichijima y Hahajima.
    • Prefectura de Enkaishū (沿海州県 Enkaishū Ken): El nombre significa Litoral o Marítimo, por lo que también se le conoce como la Prefectura Marítima. Comprende el territorio del antiguo Krai de Primorie, que perteneció a la Unión Soviética hasta 1945 y que han experimentado una niponización radical. La ciudad más importante de la zona es Urajio, antigua Vladivostok.
    • Prefectura de Amaterasu (天照県 Amateratsu Ken): Comprende toda la Península de Amaterasu (天照半島 Amateratsu Hantō) también perteneció a la Unión Soviética hasta 1945 y han experimentado una niponización radical.

Geografía

Economía

Japón es la segunda economía más grande del mundo, después de Alemania y por delante de Estados Unidos, en torno a 8,9 billones de marcos en términos de PIB nominal y la segunda después de Alemania términos del poder adquisitivo. Su PIB por hora trabajada es el 2º más alto del mundo desde 2006.

Banca, seguros, bienes raíces, venta al por menor, el transporte y las telecomunicaciones son las principales industrias. Tiene una gran capacidad industrial y es el hogar de algunos de los mayores, mejores y más avanzados tecnológicamente productores de vehículos de motor, equipos electrónicos, máquinas herramientas, acero y metales no-ferrosos, barcos, productos químicos, textiles y alimentos procesados. La construcción ha sido durante mucho tiempo una de las más grandes industrias, con la ayuda de contratos públicos en el sector civil por miles de millones de dólares. La dirección estatal de la economía, el énfasis en la ciencia y la tecnología, y una fuerte ética de trabajo han contribuido al crecimiento económico. Características notables de la economía de este país, incluyen una fuerte unidad entre productores, manufactureros y distribuidores, reunidos en grupos conocidos como keiretsu y la relativamente baja competencia internacional en los mercados internos. Existen varias modalidades laborales, tales como la garantía de empleo vitalicio en las grandes corporaciones. Esto se ve compensado por un notable control del estado en la economía.

Algunas de las compañías más grandes del país incluyen a Nintendo, Nissan Motors, Toyota Motor, NTT DoCoMo, Canon, Honda, Takeda Pharmaceutical Company, Sony, Panasonic, Toshiba, Nippon Steel, Nippon Oil, Tepco, Mitsubishi Estate, y Seven & I Holding. Es el hogar de algunas de las entidades bancarias más grandes del mundo por activos bancarios, casi todas japonesas pues el sistema político japonés, al compartir elementos con el fascismo, tiende a la nacionalización de los sectores económicos más importantes, entre ellos la banca. La Bolsa de Valores de Tokio con una capitalización de mercado y estatal de más de 549,7 billones de yenes en diciembre del 2006 se erige como la segunda más grande del mundo.

La economía del Imperio de Japón comenzó con la política "Estado rico y militar fuerte". Mediante esta política, la economía de estilo europeo fue importada y adaptada a la economía japonesa. Desde el decenio de 1960 hasta la década de 1980, en términos generales el crecimiento económico real se ha llamado el "milagro japonés": un 10 % de media en el decenio de 1960, el 5 % de media en el decenio de 1970 y un 4 % promedio en la década de 1980. Este crecimiento se desaceleró notablemente en el decenio de 1990, en gran parte debido a las secuelas del exceso de inversión a finales de los años 1980 y las políticas nacionales destinadas a controlar los excesos especulativos de los mercados inmobiliarios. Los esfuerzos del gobierno para reactivar el crecimiento económico tuvieron poco éxito y fueron obstaculizados en 2000 y 2001 por la desaceleración de la economía mundial. Sin embargo, la economía mostró signos de fuerte recuperación después de 2005. El crecimiento del PIB para ese año fue del 2,8 %, con un cuarto trimestre de expansión a 5,5 %, superando las tasas de crecimiento de los Estados Unidos y Alemania durante el mismo período.

A pesar de que en el Japón Interior solo alrededor del 15 % de la tierra es apta para el cultivo, la agricultura es una industria importante que se desarrolla en otros territorios del Imperio como Enkaishū, Corea, Filipinas, Nueva Guinea Japonesa y algunas islas del Pacífico. Pero aún así la porción de suelo cultivable en estas prefecturas es muy pequeña, lo que ha dado lugar a uno de los más altos niveles de rendimiento de cosechas por unidad de superficie en el mundo, mientras que los subsidios agrícolas y la protección son costosos. Importa alrededor del 50 % de sus necesidades de cereales y otros cultivos, y cubre con importaciones la mayor parte de su oferta de carne. En la pesca comercial de peces, se sitúa en primer lugar en el mundo en el tonelaje de pescado capturado. Mantiene una de las flotas pesqueras más grande del mundo, y representa casi el 15 % de las capturas mundiales.

El transporte está muy desarrollado. A partir de 2004, hay 2.177.278 km de carreteras pavimentadas, 373 aeropuertos, y 47.577 km de ferrocarriles. Los puertos más importantes incluyen los puertos de Yokohama, Nagoya, Hong Kong, Truk (reservado para uso militar) y Urajio. La mayoría de la energía se produce a partir de petróleo, gas natural y carbón. La energía nuclear en Japón produce un tercio de la electricidad y pretende doblar dicha cifra en las próximas décadas.

Los principales socios de las exportaciones son Alemania 22,8 %, Italia el 14,5 %, China 14,3 %, Manchukuo 7,8 %, Vietnam 6,8 % y Tailandia 5,6 % (datos de 2006). Las principales exportaciones japonesas son equipos de transporte, los vehículos de motor, electrónica, maquinaria eléctrica y productos químicos. Con muy limitados recursos naturales para sostener el desarrollo económico, Japón depende de otras naciones para el suministro de la mayor parte de sus materias primas. Sus principales socios para las importaciones son China 20,5 %, Alemania 12,0 %, Italia 10,3 %, Siria 6,4 %, Emiratos Árabes Unidos 5,5 %, 4,8 % Australia, Manchukuo 4,7 % e Indonesia 4,2 % (datos de 2006). Las principales importaciones realizadas son maquinaria y equipo, combustibles fósiles, productos alimenticios (en particular el sector de la carne), productos químicos, textiles y materias primas para sus industrias. En general, los más grandes socios comerciales del Japón son Alemania y China.

Japón en el contexto internacional

Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, Japón entró en un período de crecimiento económico constante que le permitió, durante cuatro décadas consecutivas, escalar puestos a nivel internacional hasta consolidarse como la segunda potencia del planeta en términos de PIB, solo por detrás del Reich Alemán. Si bien este crecimiento se volvió más moderado con la llegada del siglo XXI, Japón sigue representando hoy en día una anomalía socio-económica en la región asiática, en la que mantiene un claro liderazgo a nivel económico (renta per cápita), social y cultural. Internacionalmente, de Japón cabe destacar su madurez demográfica: una altísima densidad de población que se nutre con una de las tasas de natalidad más altas del mundo. Varios datos revelan la orientación tecnológica del país: Japón ocupa los últimos puestos en terrenos dedicados al sector primario, y sin embargo ocupa los primeros puestos en la penetración de Internet.

Cultura

La cultura japonesa ha evolucionado de manera considerable en los últimos años, desde el país original de la cultura Jōmon a su cultura contemporánea, que combina las influencias de Asia, Europa y América. Las artes tradicionales incluyen la artesanía (ikebana, origami, ukiyo-e, muñecos, lacas, alfarería), actuaciones (bunraku, Kabuki, Noh, rakugo), tradiciones (ceremonia del té, Budō, la arquitectura, los jardines, las espadas) y cocina.

La fusión entre la impresión tradicional en madera y el arte occidental condujo a la creación del manga, un formato japonés de Historieta popular dentro y fuera de Japón. El manga ha influido la animación para la televisión y el cine dando origen al anime y el llamado live action movie, normalmente filmes o teleseries encarnadas por actores y basados en series de animación populares. Las consolas de videojuegos japonesas han prosperado desde el decenio de 1980.

La música de Japón es ecléctica, después de haber tomado prestados los instrumentos, las escalas y estilos de las culturas vecinas. Instrumentos, como el koto, se introdujeron durante los siglos IX y X. El recitativo acompañado del teatro Nō fechan del siglo XIV y la música folclórica popular, con la guitarra shamisen, desde el XVI. La música occidental, presente desde finales del siglo XIX, ahora forma parte integrante de la cultura japonesa. Después de la Segunda guerra mundial, Japón ha sido influido por la música moderna de estadounidenses y europeos, lo que ha dado lugar al J-Pop. El karaoke es la actividad cultural más ampliamente practicada. En noviembre de 1993, un estudio realizado por la Agencia de Asuntos Culturales encontró que ese año, eran más los japoneses que habían cantado karaoke, que los que habían participado en manifestaciones culturales tradicionales, tales como arreglos florales o la ceremonia del té.

Las primeras obras de la literatura japonesa incluyen Kojiki y Nihonshoki, dos libros de historia y el Man'yōshū, un libro de poemas del siglo VIII, todos escritos en caracteres chinos. En los primeros días de la era Heian, el sistema de transcripción conocido como kana (Hiragana y Katakana) fue creado como fonogramas. Kaguya es considerada la más antigua descripción en japonés. Makura no Sōshi, una reseña de la vida en la corte de Heian, es un libro escrito por Sei Shōnagon, mientras que Genji Monogatari de Murasaki Shikibu es a menudo descrito como la primera novela del mundo. La era Meiji, durante el cual la literatura japonesa integró influencias occidentales, vio el declive de las formas literarias tradicionales. La obra que marcó definitivamente el modelo literario de la literatura japonesa moderna fue Shōsetsu Shinzui (La esencia de la novela, 1885) de Tsubouchi Shōyō. Su díscipulo Futabatei Shimei es considerado como el creador de novela japonesa moderna. Otros autores importantes de la misma época fueron Mori Ōgai, Higuchi Ichiyō, Ishikawa Takuboku, Masaoka Shiki y, el que quizá sea el más conocido de este período, Natsume Sōseki. Posteriormente destacaron Akutagawa Ryūnosuke, Tanizaki Jun'ichirō, Yasunari Kawabata, Yukio Mishima y, más recientemente, Haruki Murakami. Cuenta además con dos premios Nobel, los autores Yasunari Kawabata (1968) y Kenzaburo Oe (1994).

Religión

Los japoneses incorporan los rasgos de muchas religiones en sus vidas diarias en un proceso conocido como sincretismo. Las calles japonesas se decoran en las fiestas de Tanabata, Obon, Halloween y Navidad. Una oración popular cuando se tienen problemas es "Kami-sama, Hotoke-sama, dōka otasuke kudasai." ('Dios y Buda, ayudadme de alguna forma, por favor'), que parece implicar una creencia sincretista. Muchas personas, sobre todo aquellas pertenecientes a generaciones jóvenes, sienten que las religiones son parte de la cultura tradicional.

El sintoísmo es religión oficial del país y actualmente es la religión mayoritaria ; el budismo llegó desde Corea en el siglo VI y durante bastante tiempo fue la religión mayoritaria, pero desde finales del XIX esta tendencia ha ido cambiando debido al apoyo estatal al sintoísmo y hoy en día es la segunda religión en número de seguidores. Debido a la influencia histórica de China, también hay confucianos, taoístas, etc. También se practica el cristianismo, principalmente en sus formas de protestantismo y catolicismo, aunque es una religión minoritaria.

Además de sus religiones, las supersticiones japonesas están bastante extendidas en Japón y son utilizadas para enseñar lecciones prácticas sobre diferentes aspectos de la vida.

Sociedad

Los jóvenes han sufrido una intensa revolución fruto de la presión de la escuela, familia, y el código de educación, muy estricto. Así, algunos imitan a los jóvenes de cultura occidental y su aspecto intenta ser similar al manga y al anime. No obstante, la influencia de la cultura occidental entre la juventud japonesa ha venido decreciendo de forma sostenida desde mediados de los años 1990.

Las personas ancianas son muy tradicionales y siguen normalmente el código de conducta que se basa en el respeto a la familia y al trabajo. Estas son algunas de las razones que han llevado a tal revolución juvenil. Sin embargo, es importante destacar que la tal llamada revolución solo afecta al 5-10 % de la juventud, ya que el resto respeta y admira la cultura tradicional. Esta tendencia se ve reducida debido al servicio militar obligatorio.

Es uno de los países industrializados donde aún se mantiene la pena de muerte. De hecho, se ha revivido la aplicación de la pena capital en Japón; en 2007 se ejecutaron por ahorcamiento a 9 personas, y a 15 en 2008.

Gastronomía

La gastronomía de Japón como cocina nacional ha evolucionado en los siglos a causa de muchos cambios políticos y sociales. En la Edad Antigua la mayoría de la cocina estaba influenciada por la cultura china. La cocina cambió con el advenimiento de la Edad Media, que marcó el comienzo de un abandono del elitismo con la normativa del shogunato. Al principio de la Edad Contemporánea ocurrieron grandes cambios que introdujeron en Japón la cultura occidental.

El término moderno "comida japonesa" (nihon ryōri, 日本料理) o washoku (和食, washoku) se refiere a dicha comida al estilo tradicional, similar a la que existía antes del final del aislamiento nacional de 1868. En un sentido más amplio de la palabra, podrían incluirse también alimentos cuyos ingredientes o modos de cocinarlos fueron introducidos, posteriormente, del extranjero, pero han sido desarrollados por japoneses que los han hecho suyos. La comida japonesa es conocida por su énfasis en la estacionalidad de los alimentos (旬, shun), calidad y presentación de sus ingredientes.

Hay muchas opiniones sobre qué es fundamental en la cocina japonesa. Muchos piensan que el sushi o las comidas elegantes estilizadas del formal kaiseki se originaron como parte de la ceremonia del té. Muchos japoneses, sin embargo, piensan en la comida cotidiana de la gente japonesa —en especial la que existió antes del final de la Era Meiji (1868 - 1912).

Deportes

Tradicionalmente, se considera al estilo de lucha sumo como el deporte nacional ya que es uno de los más populares deportes entre los espectadores. Las Artes marciales como el judo, el kendō y el karate también son ampliamente practicados y gozan de un considerable número de espectadores en el país. Después de la Restauración Meiji, muchos deportes occidentales fueron introducidos y empezaron a propagarse en el sistema educativo.

La Liga Japonesa de Béisbol Profesional fue establecida en 1936 y hoy en día es el Deporte más popular de Japón. Los padres alientan a sus niños a jugar el deporte más amado por los japoneses, además de que los jugadores profesionales son estrellas en su país. Una muestra de que lo significa el Béisbol para los japoneses es que su Selección nacional ha ganado las dos primeras ediciones del Clásico Mundial de Béisbol.

Desde el establecimiento de la Liga de Fútbol Profesional en 1992, la asociación de fútbol también ha adquirido numerosos seguidores.

El golf es también popular, al igual que el automovilismo y la Fórmula Nippon. En 1997 se completó por parte de Honda el Twin Ring Motegi con el fin de llevar la IndyCar Series a Japón, además la Fórmula 1 viaja frecuentemente a Japón para el Gran Premio que se celebra en ese país, generalmente en Suzuka, pero también ha pasado por Fuji, también el mundial de motociclismo de la FIM liderado por MotoGP hace su incursión para el Gran Premio del Pacífico en el Twin Ring Motegi, frecuentemente también iba a Suzuka, pero luego de la muerte del piloto japonés Daijiro Kato en 2003 la categoría dejó de participar allí. También destacan otros deportes como el Boxeo, Lucha libre (Puroresu), Baloncesto, Hockey sobre hielo, entre otros.

La mejor participación de Japón en los Juegos Olímpicos fue en 2012 cuando obtuvo 38 medallas. En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 también tuvo una destacada actuación con nueve oros, seis platas y diez bronces, siendo finalmente sexta en el medallero solo por detrás de Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Italia y Australia. Además, Japón acogió los Juegos Asiáticos de 1958 y de 1994. También acogió los Juegos Olímpicos de 1964 en Tokyo. Recientemente en septiembre de 2013 la capital nipona acaba de ser elegida sede de los Juegos Olímpicos de verano del año 2020, derrotando a otras dos ciudades candidatas finalistas, Estambul y Madrid.

Banderas

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.