Historia Alternativa
Advertisement
Império do Brasil
Brasil

Historia Alternativa: (grandes imperios)
Bandera Escudo de Armas de Brasil
Bandera Escudo de Armas
Localización de Brasil
Localización de Brasil

Lema: Independência ou Morte
(Portugués¡Independencia o Muerte!)

Himno: "Himno Imperial Brasilero"
Capital: Río de Janeiro
Otras Ciudades:

Sao Paulo, petrópolis, Recife, Curitiba

Idioma: Portugués
Tipo de gobierno: Monarquía constitucional
División Administrativa: 20 provincias y 3 principados imperiales
Emperador: D. Luiz de Orleans e Braganca
  Casa real: Orléans-Braganza
Primer Ministro: Dilma Rouseff
Superficie: 8 514 710 km²
Población: 192,376,496 hab
Independencia: de Portugal
  declarada: 7 de septiembre, 1822
Moneda: Real
Gentilicio: Brasileño/ña = Brasileiro/ira
Dominio de internet: .br
Huso Horario: BRT (UTC −5 a −2)

• En verano
BRST (UTC −5 a −2)

Organizaciones: ONU, OEA, Unasur, CPLP, Mercosur, G8+5, G-20, Grupo de Río, BRIC, unión noble, unión latina

Brasil, oficialmente Imperio del Brasil (en portugués: Império do Brasil), es un país soberano de América del Sur que comprende la mitad oriental del subcontinente y algunos grupos de pequeñas islas en el océano Atlántico.

Con una superficie estimada en más de 8,3 millones de km², es el quinto país más grande del mundo en área total (equivalente a 45 % del territorio sudamericano). Delimitado por el océano Atlántico al este, Brasil tiene una línea costera de 7491 km. Al norte limita con el departamento ultramarino iberiano de la Guayana iberiana, y Venezuela; al noroeste con Colombia; al oeste con Perú y Bolivia; al sur con Paraguay . De este modo tiene frontera con cinco países de América del Sur, excepto Ecuador, Chile, argentina y Uruguay, En su mayor parte, el país está comprendido entre los trópicos terrestres, por lo que las estaciones climáticas no se sienten de una manera radical en gran parte del mismo. Laselva amazónica cubre 3,6 millones de km² de su territorio. Gracias a su vegetación y a su clima, es uno de los países con más especies de animales en el mundo.

Brasil, hasta entonces habitado por indígenas, tuvo su primer contacto con los europeos en 1500, por una expedición portuguesa liderada por Pedro Álvares Cabral. Tras el Tratado de Tordesillas, el territorio brasileño fue el segmento del continente americano que correspondió al reino de Portugal, del cual obtuvo su independencia el 7 de septiembre de 1822. Así, el país pasó de serparte central del reino de Portugal a un imperio. Su primera capital fue Salvador de Bahía, que fue sustituida por Río de Janeiro hasta que se construyó una nueva capital, Brasilia. Su constitución actual, formulada en 1988, define a Brasil como una monarquía constitucional parlamentaria. Brasi, se administra como una federación, está formada por la unión del Distrito Federal, los 26 estados y los 5565 municipios.

A pesar de que sus más de 202 millones de habitantes hacen de Brasil el quinto país más poblado del mundo, presenta un bajo índice de densidad poblacional. Esto se debe a que la mayor parte de su población se concentra a lo largo del litoral, mientras el interior del territorio aún está marcado por enormes vacíos demográficos. El idioma oficial y el más hablado es el portugués, que lo hace el mayor país lusófono del mundo. Por su parte, la religión con más seguidores es el catolicismo, siendo el país con mayor número de católicos nominales del mundo. La sociedad brasileña es considerada una sociedad multiétnica al estar formada por descendientes de europeos, indígenas, africanos y asiáticos.

La economía brasileña es la segunda mayor de América Latina y del hemisferio Sur, la septima mayor del mundo por PIB nominal y la séptima mayor por paridad del poder adquisitivo (PPC). Brasil es una de las principales economías con más rápido crecimiento económico en el mundo y las reformas económicas dieron al país un nuevo reconocimiento internacional, tanto en el ámbito regional como global. El país es miembro fundador de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), G20, organización del Grupo de Río, unión noble (UN), y unión latino americana, además de ser uno de los países BRIC.

Etimología[]

El origen etimológico de la palabra «Brasil» aún no se identifica claramente. Una teoría realizada por el filólogo Adelino José da Silva Azevedo, postula que se trata de una palabra de origen celta, barkino —que se tradujo al español como «barcino»— aunque en la misma aceptaba que la mención más remota del término podría ser encontrada en el idioma de los antiguos fenicios. Este vocablo se utilizaba para nombrar a un colorante rojo utilizado por esta civilización. En la Edad Media, la palabra se deformó por los genoveses a brazi —en español «brasil»—, pero ahora se utilizaba para referirse al palo brasil, nombre dado a una especie arbórea de la que se obtiene una madera de color rojizo utilizada en la ebanistería y para la tinción de textiles. En la época del descubrimiento de América, era común que los exploradores guardaran cuidadosamente en secreto todo lo que descubrían y conquistaban, a fin de asegurar una exploración exclusiva del territorio; sin embargo, los portugueses anunciaron de manera rápida el descubrimiento de la «isla Brasil» ubicada en el medio del Atlántico, de donde extraían el palo del mismo nombre. En la época colonial, varios cronistas importantes como João de Barros, Frei Vicente do Salvador y Pero de Magalhães Gândavo coincidieron que esta era la explicación del origen del nombre de «Brasil».

Antes de tomar su nombre definitivo el actual territorio de Brasil fue designado de diferentes maneras: Monte Pascoal (cuando los portugueses avistaron el terreno por primera vez), Isla de Vera Cruz, Tierra de Santa Cruz, Nova Lusitânia, Cabrália, etc. Con la proclamación del imperio, el nombre oficial del país paso a ser «Imperio de Brasil».

Historia[]

Pre-Colonia, Colonia y expansión territorial[]

Primera misa en Brasil

Primer misa en Brasil

El actual Brasil fue alcanzado por los portugueses en abril de 1500, con la llegada de una expedición dirigida por Pedro Álvares Cabral. Poco antes de la llegada de los europeos, se estima que la costa oriental de Sudamérica que yace actualmente en Brasil estaba habitada por cerca de dos millones de indígenas. La población amerindia se encontraba dividida en grandes naciones indígenas, las cuales estaban a la vez compuestas por varios grupos étnicos, entre los que se destacaban los tupí-guaraníes, los macro-jê y los aruacos. Los portugueses encontraron a los nativos aún en la Edad de Piedra y divididos en varias tribus, la mayoría de las cuales pertenecían a la familia lingüística tupí-guaraní, y que constantemente luchaban entre sí.

La colonización se inició oficialmente en el año 1534, cuando Juan III dividió el territorio en doce capitanías hereditarias, pero en 1549 el rey nombró a un gobernador general para administrar toda la colonia. Los portugueses asimilaron algunas de las tribus nativas, mientras que otras fueron esclavizadas o exterminadas por las guerras prolongadas o por las epidemias de enfermedades traídas por los europeos. A mediados del siglo XVI, el azúcar se convirtió en el producto de exportación más importante de Brasil, y el comercio de esclavos africanos por parte de los portugueses comenzó a incrementarse.

Mediante varias guerras contra los franceses, los portugueses lentamente expandieron su territorio hacia el sudeste, apoderándose de Río de Janeiro en 1567, y hacia el noroeste, tomando São Luís en 1615. De esta forma, en 1669 enviaron varias expediciones militares hacia la Amazonia y conquistaron las fortalezas británicas y neerlandesas. En 1680 extendieron el territorio controlado en el extremo sur del país al fundar la Colonia del Sacramento en la orilla izquierda del Río de la Plata, en el actual Uruguay. No obstante, la expansión territorial brasileña hacia el sur provocó múltiples conflictos, incluidas la guerra con las misiones jesuíticas y la posterior Guerra Guaranítica.

A finales del siglo XVII, las exportaciones de azúcar comenzaron a disminuir, pero el descubrimiento de yacimientos de oro en la región que más tarde sería llamada de Minas Gerais, así como la explotación de otras minas en Mato Grosso y Goiás, salvaron a la colonia de un colapso económico inminente. Los españoles intentaron impedir la expansión de los portugueses dentro del territorio que les pertenecía de acuerdo con lo establecido en el tratado de Tordesillas de 1494, y consiguieron reconquistar la Banda Oriental. Sin embargo, el tratado de San Ildefonso firmado en 1777, confirmó la soberanía portuguesa sobre casi todas las tierras ocupadas durante su expansión territorial, menos la Banda Oriental.

En 1808, la familia real portuguesa —y con ellos la nobleza portuguesa—, escaparon de las tropas del emperador francés, Napoleón Bonaparte, que estaba invadiendo Portugal y la mayor parte de Europa Central, y se estableció en la ciudad de Río de Janeiro, que de esta manera se convirtió en la capital de facto del Imperio Portugués. En 1815, Juan VI, entonces el príncipe regente de Portugal en nombre de su madre María I, elevó al Estado de Brasil, una colonia portuguesa, a un Reino soberano en unión con Portugal.

Independencia y el Primer Imperio[]

Pedro I de Brasil

Pedro I del Brasil y IV de Portugal

Juan VI regresó a Europa el 26 de abril de 1821, dejando a su primogénito, Pedro de Alcántara, como príncipe regente.El gobierno portugués intentó transformar a Brasil en una colonia una vez más, privándolo de los derechos que poseía desde 1808. Los brasileños se rehusaron a ceder, y Pedro se adhirió a su causa, declarando la independencia del país el 7 de septiembre de 1822. El 12 de octubre, Pedro fue declarado el primer emperador del Brasil y coronado como Pedro I el 1 de diciembre.

Aunque los primeros intentos por independizar al país del control portugués adoptaron los ideales republicanos, en el siglo XIX casi todos los brasileños estaban a favor de la monarquía y el republicanismo tenía poco apoyo. La Guerra de Independencia de Brasil se propagó por casi todo el territorio, mientras que las principales batallas se libraron en las regiones norte, noreste, y sur. Los últimos soldados portugueses se rindieron el 8 de marzo de 1824, y la independencia fue reconocida por Portugal el 29 de agosto de 1825, en el tratado de Río de Janeiro.

Tras haber sido aprobada por los consejos municipales de todo el país, el 25 de marzo de 1824 se promulgó la primera constitución. El 7 de abril de 1831, Pedro I abdicó cuando regresó a Europa para recuperar el trono de su familia, dejando a su hijo de cinco años como sucesor, Pedro II. Como el nuevo emperador no podía ejercer sus funciones, se creó una regencia. Las disputas entre distintas facciones políticas llevaron a rebeliones y a una regencia inestable y casi anárquica. Sin embargo, los grupos rebeldes no estaban en contra de la monarquía, aunque algunos declararon la secesión de sus provincias como repúblicas independientes, pero sólo mientras Pedro II fuese incapaz de gobernar. El caso más notorio fue el de Río Grande del Sur y Santa Catarina. Debido a esto, Pedro II fue declarado emperador prematuramente y «Brasil disfrutó de casi medio siglo de paz interna y un rápido progreso económico.»

El Segundo Imperio y la Industrialización[]

Pedro II de Brasil 75 años

Pedro II del Brasil

Durante los 61 años de reinado de Pedro II, Brasil resultó victorioso en dos guerras internacionales —la Guerra Grande, la Guerra contra Aguirre pero el imperio del Brasil fue derrotado en Guerra de la Triple Alianza—, además de que atestiguó la consolidación de la democracia representativa, principalmente debido a la realización de elecciones sucesivas y a la libertad de imprenta. La esclavitud se extinguió en un proceso más lento pero constante, que comenzó en 1850 con el fin del tráfico internacional de esclavos, y terminó con la total abolición de la esclavitud en 1888. Sin embargo, desde la independencia la población esclava se encontraba experimentando un declive: en 1823, el 29 % de la población estaba compuesta por esclavos, pero para 1887 este porcentaje se había reducido hasta el 5 %.

El 15 de noviembre de 1889 hubo un golpe militar republicano en la ciudad de Río de Janeiro, que fue desmantelado por el ejército brasileño el 30 de noviembre. Finalmente, tras 61 años de reinado, Pedro II murió en la ciudad de Río de Janeiro; toda la nación lloró por el fallecimiento, y en los funerales mucha gente acudió a despedir al emperador.

Primeros años del siglo XX[]

Isabel II de Braganza y Borbon

Isabel I del Brasil

Tras la muerte de Pedro II, la emperatriz Isabel decidió mantener la buena política que su padre había realizado durante su reinado. La economía del imperio mantenía su aumento, pero las tensiones entre Isabel y los terratenientes que habían perdido esclavos por la abolición de 1888 siguieron aumentando. Para acabar dichas fricciones, el 30 de noviembre de 1899 la emperatriz brasileña firmo los Acuerdos de Petrópolis que establecían, entre otras cosas, la indemnización de los terratenientes por parte del gobierno brasileño. Tras la firma de los acuerdos, la emperatriz se vió motivada a otorgar el voto a la mujer y a todas las razas que existieren en el Brasil, así como a democratiza las elecciones parlamentarias. Finalmente, el 10 de marzo de 1902, todas aquellas exigencias de la emperatriz fueron aceptadas por el Parlamento, aceptandose la realización de elecciones parlamentarias para el domingo 8 de noviembre de 1903.

Tras las elecciones de 1903, Isabel mantuvo su gran simpatía con el pueblo brasileño; sus medidas gubermanetales fueron de gran apoyo para el desarrollo económico y humano del país. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, y así como apoyo económico. Además de los hechos bélicos en los que se vió enfrentado Brasil, dentro del imperio ocurrieron grandes cambios; construcción de los primeros aeropuertos del país, las primeras transmisiones de radio y el aparecimiento de la banca privada en el país. Finalmente, la guerra finalizó en 1918 con la rendición de las Potencias Centrales, y dos años despues la emperatriz Isabel I murió debido a una neumonía. Todo el país lloró su muerte, y un gran número de personas se despidió de la monarca en sus funerales. Su sucesor fue su nieto Pedro, coronado bajo el nombre imperial de Pedro III.

Brasil a mediados del siglo XX[]

Pedro III del Brasil

Pedro III del Brasil

La economía durante los primeros años del gobierno de Pedro III fueron estables, manteniendose el apoyo popular a la monarquía parlamentaria. Desde 1921 hasta 1938 se mantenía una gran estabilidad económica, política y social, tiempo durante el cual el Partido Conservador del Brasil tenía la gran mayoría de los escaños en el Parlamento. Sin embargo, en 1938, Brasil entro en una grave crisis económica, provocando el descontento popular; aprovechando esto, el Partido Liberal del Brasil logro ganar más militancia mientras fueron pasando los años.

En este mismo periodo, Brasil vendía barcos, tanques, aviones y autos al bando de los Aliados (1942), mandando un apoyo de 40.000 hombres voluntarios a la guerra contra Alemania, así Brasil consiguió $10,000,000 de réis por el apoyo a la economía de inglesa y estados unidos.

Isabel de Orleans-Braganza y Dobržensky

Isabel II del Brasil

Durante la segunda guerra mundial, la economía brasileña aumento significativamente, debido a que fue el principal centro de inversionistas extranjeros que huían de la guerra en Europa. Finalizada la guerra, la paz y estabilidad regreso totalmente al imperio, aunque había un grupo de republicanos que se mantenía inconformes con las medidades gubernamentales. Aquellos organizaron, en 1949, un golpe de Estado que provoco el exilio del emperador Pedro III y la coronación de Isabel II de Brasil, sobrina del emperador. Sin embargo, la coronación de Isabel II fue simbolica, debido a que el verdadero poder recayo sobre Getúlio Vargas, que se convirtió en Dictador del Brasil.

Tras 7 años en el exilio, Pedro III, con apoyo de algunas naciones americanas y europeas, retorno al país con un ejército de 100.000 hombres, a los que pronto se unieron parte del ejército y casi toda la población del país. Finalmente, tras unos meses de una guerra practicamente corta, Vargas y la emperatriz Isabel tuvieron que huir del país; Isabel jamás abandono el título de Emperatriz del Brasil, comenzando la línea de pretendientes Isabelistas.

Brasil contemporáneo[]

Luis I del Brasil

Luis I de Brasil

Tras el regreso de Pedro III a Brasil, el gobierno imperial tuvo una tarea ardua en general; evitar nuevos golpes militares, mejorar la economía debastada durante los años dictatoriales, entre otros puntos importantes. El monarca enfrento, a inicios de su segundo reinado (1961-1963), una leve crisis económica, que fue rápidamente fue superada por las estrategias gubernamentales tomadas durante esos años; a partir de la crisis del 61, la vida brasileña retorno a una casi total tranquilidad. Dieciocho años despues de que terminara la última crisis económica durante su reinado (1981) Pedro III murió a la edad de 75 años, en la residencia imperial de Petrópolis; ocho días despues de su fallecimiento, fue coronado su hijo Luis bajo el nombre imperial de Luis I del Brasil.

El gobierno de Luis I (desde 1981) ha mantenido una estabilidad política, económica y social sin precedentes; tras los años de crisis que aplacaron al Imperio durante el reinado de Pedro III, la población se mantuvo más que fiel al monarquismo, mientras que el republicanismo mantenía un pequeño aspectro en la vida política del país. Sin embargo, a partir de las elecciones de 1987, el Partido Republicano impulso su campaña con nuevas propuestas gubernamentales, que al fin de cuentas fueron implementadas por el gobierno imperial, tales como crear un programa de cuidado de la flora brasileña y de los mares del país, así como comenzar la construcción de plantas eolicas e hidraulicas en ciertas partes del país. Ingresando al nuevo milenio, Brasil se mantuvo como una potencia regional y casi mundial, una de las grandes economías, desde los tiempos de Pedro II.

Estado[]

Palacio de Petropolis - Fachada principal (Reino de Quito)

Palacio de Petrópolis, residencia del emperador

Brasil es una monarquía constitucional, regida por la Casa de Orléans-Braganza. Esta conformada por provincias y principados imperiales, siendo los primeros más autónomos que los segundos. El gobierno imperiales y los gobiernos provinciales estan organizados en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, manteniendo el gobierno imperial respeto con el provincial y el provincial con el imperial. El estado brasileño se caracteriza por dos cosas: el poder mediador del emperador en las decisiones parlamentarias y la influencia de este sobre el mismo Parlamento.

Gobierno Imperial[]

El Poder Ejecutivo imperial recae en dos individuos, los cuales son: el Emperador y el Primer Ministro. El Emperador es el jefe de Estado, encargado de varias funciones administrativas y militares dentro del país, su cargo es vitalicio y renunciable. El Primer Ministro es el jefe de gobierno, y es elegido por medio del voto popular cada 2 años, con posibilidad de reelegirse indefinidamente; es el responsable del nombramiento de los ministros de Estado. El actual emperador es Luis I, y la Primer Ministra es Dilma Rouseff, del Partido Liberal-Republicano.

El Poder Legislativo imperial recae en el Parlamento del Brasil, conformado por dos cámaras: la cámara de diputados y la cámara de senadores (llamada también como el Senado Imperial). La Cámara de Diputados esta compuesta de 515 diputados, todos electos por medio del voto popular directo, y que son elegidos para un periodo de 2 años con posibilidad de reelección. La Cámara de Senadores esta compuesta de 53 senadores, 50 representantes de todas las provincias del Imperio y 3 de los principados imperiales (São Paulo, Río de Janeior y Petrópolis), electos todos cada 4 años. Las principales funciones del Parlamento son modificar y debatir sobre las leyes imperiales, así como aprobar el presupuesto presentado por el Primer Ministro y el Emperador.

El Poder Judicial imperial recae en el Supremo Real e Imperial Tribunal de Justicia del Brasil, conformado por 11 ministros y un presidente, que también funge como ministro en las decisiones del tribunal. Las facultades primordiales de este órgano gubernamental es velar por el cumplimiento de la Constitución de 1824 y de todas las leyes que yacen en ella.

Gobiernos provinciales[]

Las provincias, oficialmente provincias imperiales, tiene gobiernos propios autónomos de la autoridad imperial-nacional de la Corona brasileña, sobre todo del Parlamento del Imperio. Los gobiernos provinciales ostentan varias prioridades, como recaudar fondos y realizar proyectos dentro de su entidad, más no fuera de la misma. El gobierno imperial garantiza el establecimiento de un acuerdo entre dos provincias para el bienestar común.

El Poder Ejecutivo de las provincias recae en dos individuos; un Gobernador, elegido por medio del voto popular cada dos años, y el Intendente General, enviado del Parlamento para vigilar el cumplimiento de las reformas parlamentarias. El Poder Legislativo cae en un congreso general local, compuesto por diputados electos cada dos años. Mientras tanto, el poder Judicial esta establecido en un Tribunal Regional de Justicia, compuesto de ministros de justicia.

Las provincias se dividen en marquesados y condados, gobernados por un conde o marqués y un presidente. Los marquesados y condados tienen el derecho de recaudar impuestos y realizar proyectos dentro de su jurisdicción, pero manteniendo cierta dependencia de la provincia, y a la vez cierta independencia de la misma.

El Imperio del Brasil también se divide en principados imperiales, gobernados por un Príncipe Imperial y un Intendende, teniendo un Congreso Local, al igual que las demás entidades, pero sin ningún órgano supremo de justicia, dependiendo en este aspecto del gobierno imperial. Los tres principados brasileños son São Paulo, Petrópolis y Rio de Janeiro.

Advertisement