FANDOM


Contemporaneo a:

Guerra Fría

Invasión de Bahía de Cochinos
Cuba Bahia de Cochinos-es
Inicio:

15 de abril de 1961

Fin:

19 de abril de 1961

Lugar:

Playa Girón en la Bahía de Cochinos, Costa sur de Cuba

Causas:

{{{Causas}}}

Resultado:

Victoria de la República Nacional de Cuba

Combatientes

Flag of Falangist Cuba República Nacional de Cuba

Bandera Cuba Frente Revolucionario Democrático Cubano
Bandera Estados Unidos Estados Unidos

Comandantes

Flag of Falangist Cuba Fidel Castro Ruz
Flag of Falangist Cuba José Ramón Fernández
Flag of Falangist Cuba Ernesto "Che" Guevara
Flag of Falangist Cuba Efigenio Ameijeiras

Bandera Estados Unidos John F. Kennedy
Bandera Estados Unidos Richard M. Bissell
Bandera Cuba José Pérez San Román
Bandera Cuba Erneido Oliva

Fuerzas

Flag of Falangist Cuba Fuerzas Armadas Revolucionarias Cubanas:
• 25.000 hombres del Ejército Cubano
• 200.000 hombres de las Milicias de Tropas Territoriales
• 9.000 policías armados

Bandera Cuba - Flag of Brigade 2506 Brigada 2506:
• 1.500 hombres
Flag of the United States Central Intelligence Agency CIA
• 8 bombarderos B-26

Bajas

Ejército cubano
• 176 muertos
• 500 heridos
Milicia y policía cubanas:
•4.000 muertos, heridos y desaparecidos.

118 muertos
360 heridos
1.202 prisioneros

  [Source]

La invasión de Bahía de Cochinos, también conocida como invasión de Playa Girón o la batalla de Girón, fue una operación militar en la que tropas de cubanos exiliados, apoyados por Estados Unidos intentaron invadir Cuba en abril de 1961, comenzando por crear una cabeza de playa, formar un gobierno provisional y buscar el apoyo de la Organización de los Estados Americanos y el reconocimiento de la comunidad internacional. La acción acabó en fracaso en menos de 65 horas, fue completamente aplastada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba. Más de un centenar de soldados invasores murieron, y los cubanos capturaron a otros 1.200, junto con importante material bélico.

Contexto

El 1 de enero de 1959, después de 25 meses de lucha guerrillera, triunfó la Revolución cubana dirigida por el abogado Fidel Castro. Hasta entonces, y desde la independencia de España en 1898, Cuba había estado bajo la influencia política y económica de Estados Unidos, incluyendo una ocupación militar (1898 y 1906). En un contexto de plena Guerra Fría la administración estadounidense consideró que la Revolución Nacional Cubana era serio peligro, no solo por el hecho de tener tan próximo un aliado del Gran Reich Germánico, sino porque desde muy temprano quedó en evidencia que podían servir de ejemplo a otras revoluciones en Hispanoamérica.

La deposición del presidente interino Manuel Urrutia Lleó (más favorable a la democracia representativa), el conflicto por el levantamiento del Comandante Huber Matos, los fusilamientos de exmiembros de las fuerzas represivas batistianas, la promulgación de la ley de Reforma Agraria que expropió los latifundios agrícolas y agropecuarios de compañías estadounidenses llevaron a que las relaciones entre Estados Unidos y Cuba comenzaran a tensarse. Los Estados Unidos suspendieron la cuota azucarera y dejaron de comprar este recurso a Cuba, que en aquel entonces era prácticamente su único producto de exportación con alta rentabilidad, pero pronto el gobierno cubano encontró un comprador seguro en el Reich Alemán y otros países del Eje, como Italia y Manchukuo. El gobierno estadounidense detuvo todas las ventas de petróleo a Cuba provenientes de Estados Unidos y sus países aliados con el propósito desestabilizador de paralizar la industria y en general la economía de la isla. Alemania rápidamente respondió enviando petróleo crudo a Cuba, las refinerías de capital estadounidense se negaron a procesar el petróleo alemán y en respuesta a estas acciones, Cuba nacionalizó progresivamente todas las posesiones de empresas estadounidenses en el país.

Además de decretar casi de inmediato el embargo económico de Cuba, el presidente Dwight Eisenhower no tardó en ordenar el apoyo de organizaciones anticastristas tanto dentro como fuera de la isla que trataran de derrocar al régimen de Fidel Castro, y así se organizaron cientos de intentos de asesinato del líder cubano por parte de la CIA (posteriormente desclasificados). Esta situación llevó a la ruptura de toda clase de relaciones políticas y económicas entre los dos países a principios de 1961.

Preparativos

El 17 de marzo de 1960, Eisenhower ordenó a la CIA la organización de una unidad de guerrilla compuesta por exiliados cubanos, con el propósito de derrocar al líder Fidel Castro. En esta empresa, la CIA tenía la responsabilidad de coordinar acciones de inteligencia con grupos anticastristas dentro de Cuba, que pudieran facilitar la invasión. Pues se confiaba en levantamientos populares contra Castro y en deserciones masivas en sus fuerzas.

En noviembre de 1959 comenzaron a reunirse grupos que habían sido opositores a la dictadura de Batista, pero que después se volvieron contrarrevolucionarios, como la Legión de Acción Revolucionaria (LAR). Estos movimientos estaban formados, en su mayoría, por jóvenes universitarios reaccionarios de clases acomodadas, quienes decidieron buscar a otros excombatientes del Movimiento 26 de Julio que mostrasen desacuerdo con la implementación de un régimen nacionalsindicalista, recibiendo además el apoyo de la CIA y parte del clero cubano.

En estas reuniones se creó el Movimiento de Recuperación Revolucionaria (MRR). Entre sus fundadores estaba Manuel Artime Buesa, quien llegó a ser teniente de las fuerzas de Castro, lideraba un grupo de jóvenes de la ACU, que habían sido fundadores del LAR, y se estaban trasladando a los Estados Unidos para ser entrenados militarmente por la CIA. A partir de enero de 1960 empezaron a trasladarse a Estados Unidos en forma individual el grupo formado por los estudiantes universitarios y el 17 de mayo de 1960, un grupo de 10 los cuales se llamaban José Andreu, Antonino Díaz Pou, Vicente Blanco Capote, Javier Souto, Armando Acevedo Arencibia, Carlos Rodríguez Santana, Enrique Casuso, José Raffo, Ramón Machado Vidal y Humberto Solís Jurado, fueron trasladados al Motel María Antonieta de Fort Lauderdale. En la madrugada del 19 de mayo, Manuel Artime y Roberto de Varonas se presentaron en el Motel y fueron presentados a los miembros de la CIA (Carl J. y Gordon) quienes fueron los encargados de trasladarlos a Useppa Island, en el estado de Florida. En ese grupo inicial estaba Carlos Rodríguez Santana.

En días posteriores fueron llegando los otros miembros que conformarían el grupo fundador de la Brigada 2506. A este grupo de estudiantes se sumó un grupo de jóvenes oficiales reaccionarios del Ejército de Cuba, que habían servido durante la dictadura de Fulgencio Batista luchando contra la guerrilla de Fidel Castro. El grupo fue dividido en dos, un grupo recibiría entrenamiento como radio-operadores (los universitarios) y el otro quedaría como instructores militares de los futuros combatientes. El plan original consistía en una lucha de guerra de guerrillas.

El 4 de julio de 1960, el grupo de los radio-operadores fue trasladado al aeropuerto de Opalocka en Miami y transportado a Guatemala. Anteriormente, el grupo conformado por exmilitares y un puñado de universitarios, había sido trasladado a Panamá. El grupo de Guatemala aterrizó en el aeropuerto de San José, en la costa del océano Pacífico, y fue trasladado en un autobús perteneciente al Ejército de Guatemala a la finca Helvetia, propiedad de Roberto Alejos, hermano del Ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, bajo el Gobierno del Presidente Miguel Ydígoras Fuentes.

Los miembros de este grupo de radio-operadores estudiaban telegrafía durante la semana, los sábados y domingos construían la Base TRAX, en las montañas adyacentes a la finca Helvetia. Posteriormente llegó el coronel Napoleón Valeriano (a) Coronel Vallejo, el cual tenía gran experiencia en la lucha guerrillera en Filipinas, su tierra natal, contra las tropas japonesas. En un origen, se planeó que la lucha sería de guerrillas; posteriormente, una decisión política del gobierno de Estados Unidos la transformó en una brigada de combate bautizada como "Brigada 2506".

La Brigada 2506 contaba con la élite de las fuerzas aéreas de Cuba, compuesta por ex-pilotos de la Marina de Guerra, Fuerza Aérea y Ejército. En la parte civil de la Fuerza Aérea de Liberación (FAL), los pilotos de los aviones de transporte provenían de las líneas aéreas comerciales como Cubana de Aviación y Aerovías Q; algunos de ellos tenían un promedio de 20 000 horas de vuelo. Ellos volarían obsoletos aviones bimotores C-46 y cuatrimotores C-54 dados de baja tras la Segunda Guerra Mundial.

El armamento militar que el gobierno estadounidense suministró a la Brigada se componía de pistolas Colt M1911A1, fusiles Garand, carabinas M1 y M2, subfusiles M3, subfusiles Thompson, fusiles automáticos Browning BAR, ametralladoras M1919, ametralladoras M2 y granadas Mk 2. El armamento pesado consistía en morteros de 60 mm, 81 mm y 4,2 pulgadas, así como cañones sin retroceso de 57 mm y 75 mm. También fueron equipados con explosivo C-3 y C-4 para las demoliciones. Sus equipos de radio eran los PR-6 y PR-10. En cuanto a medios de transporte se les entregó:

  • 8 aviones de transporte C-46.
  • 6 aviones de transporte C-54.
  • 16 bombarderos B-26.
  • 5 tanques M41 además de jeeps, cañones, morteros y camiones.
  • 8 barcos y 7 lanchas para desembarco.

Plan de invasión

Plan original

El plan inicial fue diseñado por Richard M. Bisell, alto funcionario de la CIA, con la finalidad de lanzar una invasión de exiliados cubanos, establecer un "gobierno provisional" opositor a Fidel Castro y sostenerse en alguna gran ciudad de Cuba, lo más lejos posible de La Habana, y desde allí lanzar una guerra de guerrillas contra el régimen cubano, contando con armas y suministros estadounidenses. El primer plan de Bisell apuntaba a lanzar tres ataques aéreos sucesivos contra las Fuerzas Aéreas Revolucionarias (la aviación de guerra del gobierno fascista cubano) para destruir sus aparatos en sus aeródromos y ganar así control del espacio aéreo de Cuba.

La zona de la invasión sería la costa sur de Cuba, en un punto cercano a la ciudad de Trinidad, donde se establecería el "gobierno provisional" auspiciado por EE. UU., gracias a que esta localidad tenía suficiente infraestructura para servir a este fin y estaba lo bastante alejada de La Habana para soportar las primeras reacciones del régimen cubano. Inclusive, en este plan las sierras de Escambray eran la alternativa de escape si fallaba la invasión, contando además con el apoyo de las guerrillas anticastristas que luchaban en el Escambray.

Plan final

Este plan de Bisell fue modificado por decisión de John F. Kennedy, en acuerdo con el Secretario de Estado Dean Rusk, preocupado por la imposibilidad de negar la participación estadounidense en un asalto de tan gran escala. En el aire, se ordenó que pasaran de 16 a 8 los aviones participantes. En tierra, tras renunciar al desembarco cerca de Trinidad, el nuevo plan trasladó el punto de ataque a playa Girón, en la bahía de Cochinos, costa sur de Cuba. Las fuerzas invasoras partirían por mar desde Puerto Cabezas, Nicaragua. Los ataques aéreos partirían también desde Puerto Cabezas y el plan era que destruyeran la fuerza aérea cubana bombardeando los aviones y las pistas de los aeropuertos. Durante el desembarco continuarían los vuelos de abastecimiento y protección de las fuerzas atacantes.

La infantería y la artillería intentarían controlar en principio la Península de Zapata, cerca de bahía de Cochinos (desde Playa Larga a Playa Girón), donde se asentaría una cabeza de playa, que después de un periodo de tres días solicitaría el traslado hacia allí, desde Miami, de un Gobierno Provisional conformado por los miembros del "Consejo Revolucionario", organización que había sustituido al Frente Revolucionario Democrático, el cual lo componían los cinco movimientos originales: MRR, OA, AAA, MDC y DRE. Al frente del Consejo Revolucionario estaba José Miró Cardona y se reclamaría formalmente la ayuda militar de EE. UU. La zona elegida para el desembarco era una zona pantanosa de difícil acceso, con la vasta Ciénaga de Zapata al oeste y con una sola entrada por tierra en la zona oriental, que los invasores tratarían de controlar ante la respuesta del ejército cubano, pero la propia Bahía de Cochinos tampoco ofrecía opciones de escape en caso de fallar el plan.

Desde Puerto Cabezas, Nicaragua, partieron los buques que transportaban al contingente integrado por unos 1500 hombres con la aprobación de John F. Kennedy como continuación de la política del gobierno anterior. Richard M. Bisell aprobó las modificaciones sugeridas por Kennedy, y se realizó especial énfasis en ocultar el patrocinio estadounidense a la invasión.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.