Historia Alternativa
Advertisement

Jacinto Caamaño Moraleja (Madrid, 1759–1825) fue un oficial naval español, recordado por ser el líder de una de las grandes exploraciones española de la costas del Pacífico del Noroeste de Norteamérica.

Orígenes[]

Jacinto Caamaño Moraleja nació en Madrid en 1759 y provenía de una familia aristocrática de Galicia.  Entró en la Armada española como aventurero a los 18 años, y dos años más tarde, ya era alférez de navío.

Unos años más tarde formó parte de una expedición político-comercial a Constantinopla para establecer relaciones comerciales con Turquía, Polonia y Rusia.

Pacífico Norte[]

Tras un rápido viaje en 1787 a Cuba, fue elegido después, en 1789, por Juan Francisco de la Bodega y Quadra –en ese momento al frente del departamento mexicano de San Blas, en la costa del Pacífico de México, con sede en San Blas, el puerto principal de la exploración de la costa del Pacífico noroeste– como integrante de un grupo de jóvenes oficiales para que fuesen asignados a la exploración de las costas del Pacífico noroeste. En ese momento ya era teniente de fragata y le acompañaba su cuñado, Francisco de Eliza, que se distinguirá como gobernador del Fuerte de San Miguel, en el estrecho de Nootka, en la costa occidental de la isla de Quadra. En el barco en que viajaban a México iba el recientemente nombrado virrey de Nueva España, Don Juan Vicente de Güemes Pacheco y Padilla, 2º conde de Revillagigedo.

El 3 de febrero de 1790 Caamaño participó en una expedición a la costa noroeste norteamericana del océano Pacífico. Estaba al mando de la fragata Nuestra Señora del Rosario (también conocida como La Princesa), de 189 toneladas, construida en San Blas para la exploración del Norte. No fue más allá de Nutka en ese viaje, pero en su siguiente viaje, dos años más tarde, en 1792, logró llegó hasta la bahía de Bucareli (Alaska - llamada así en homenaje al virrey de Nueva España), al mando de la fragata Aránzazu, una corbeta construida en Cavite, en las islas Filipinas.

NSRosario 7

Caamaño nombró el canal Príncipe, el canal de Laredo, la isla Campania, el estrecho Campania, la isla Aristazabal y la isla Gil. Numerosos nombres bautizados por Caamaño han sobrevivido, como la bahía de Córdoba, el canal de Revillagigedo, las bocas de Quadra, y en lo que ahora se llama Paso Caamaño (en su honor), la isla Zayas (en honor de su segundo piloto).

Actividad posterior[]

De 1794 a 1807 se desempeñó en diversos cargos entre México y Perú.  

Luego se estableció en Santa Cruz de Nuca, donde escribió "Extracto del diario de las navegaciones, exploraciones y descubrimientos hechos en la América septentrional por don Jacinto Caamaño, teniente de navío de la Real Armada y comandante de la fragata de su Majestad nombrada «Nuestra Señora de Aránzazu» desde el Puerto de San Blas de donde salió el 20 de marzo del año de 1792".

Vea también[]

Advertisement