Historia Alternativa
Advertisement

Lázaro de Ribera y Espinoza de los Monteros fue Gobernador Intendente del Paraguay de 1796 a 1806. Su gobierno es considerado como uno de los más progresistas pero aún con poca simpatía de su población. Impulsó la construcción de embarcaciones y durante su gobierno se hizo un censo a los habitantes de la provincia.

Lázaro de Ribera

Gobernador e Intendente de la Real Hacienda del Paraguay. Natural de Málaga, España. Descendía de una noble familia. Hijo de Pedro Antonio dé Ribera y de Francisca Cayetana Espinozá de los Monteros.

Fue enviado a Chiloé en una comisión, y esta remota provincia despertó su curiosidad, redactó sus impresiones en un Discurso.

Pasó luego a Lima y a la provincia de Mojos (o Moxos) en carácter de primer gobernador político militar (1784-92). En 1792 funda San Ramón Nonato con indígenas que ha sacado de Magdalena (región de Beni) y es remplazado por Miguel Zamora y Triviño, 2º gobernador político militar de la provincia de Moxos (1792-1802).

El 7 de abril de 1796 se hace cargo de su puesto como Gobernador Intendente del Paraguay. Su gestión se centró en conocer muy en serio los problemas de la provincia. Levantó un censo general que arrojaba una población de 97.480 habitantes con cincuenta y tres parroquias de blancos y mestizos, catorce reducciones de indios y tres pueblos de mulatos libres.

Apenas asumido el mando, se dirige por escrito al Cabildo de Asunción, en procura de su dictamen sobre un plan, que en líneas generales desarrollaba, para el fomento de la instrucción pública. Se mostraba Ribera partidario de extender los beneficios de la misma hasta a los indios, los cuales debían aprender a expresarse oralmente y por escrito en español.  Proponía la creación de una escuela central o seminario en Asunción, a la cual concurrirían los muchachos mejor dotados de las diversas reducciones indígenas, para retornar luego a sus pueblos a constituirse, a su vez, en maestros de sus conterráneos. Para estimular la integración de estos indios a la vida provincial, consideraba útil su coeducación en dicha escuela con los hijos de los criollos españoles.

También tuvo las preocupaciones de sus antecesores; sostenía la necesidad de la incursión en el Chaco, el problema de las milicias, la pobreza extrema de la provincia y era un acérrimo crítico de las encomiendas.

Durante el gobierno de Ribera se dio impulso a los astilleros de Angostura y Pilar para la construcción de navíos.

Luego del traslado de los charavanás (parcialidad de los guanás, que vienen a Asunción a hacer trabajos temporales y suelen quedarse para escapar del dominio de los mbayá) a las tierras de Caazapá (julio de 1797), el gobernador Lázaro de Ribera bautiza la nueva reducción como San Juan Nepomuceno (Caazapá; Paraguay) (20 de noviembre), en recuerdo de la fundada por los jesuitas en 1760 también para los chanás y nombra a su primer doctrinero, el franciscano Antonio Bogarín (30 de diciembre).

Mbayás

El 31 de enero de 1798 firmó en Pueblo Atirá  un tratado con el embajador mbayá (nación independiente al Norte de Paraguay que simpatiza con los portugueses) Etiganuite, alias Luis Zavala, y el líder de los guanás (habitantes del NO del actual Paraguay) Francisco Chupé Etelanoé, que representa a 9 caciques.

Del 16 al 25 de septiembre de 1801 sitió el Forte Coimbra (fuerte levantado en 1775), al oeste del río Paraguay, desalojando a los portugueses.  Los expedicionarios al regreso establecieron el fuerte de San José del Apa. Consolidó la frontera al sur del río Igurey.  Pudo proclamar orgullos "...no quedan lusitanos al Oeste del río Paraguay..."

Dejó el gobierno en 1806, cuando fue reemplazado por Bernardo de Velazco. "Jamás la provincia del Paraguay había conocido época más brillante que la de Ribera".  Lázaro de Ribera es probablemente el gobernador que mejor representa al despotismo ilustrado del siglo XVIII de España.

Advertisement