Historia Alternativa
Advertisement

La Ley de Trado y Amistades Extranjeras fue una ley que entró en vigor el 31 de marzo de 1824 hasta el 4 de septiembre de 1830 y vuelta a poner en vigor de 2 de septiembre de 1834 a 3 de septiembre de 1838. La ley fue creada por el cónsul Lucas Alamán durante el periodo del Consulado Imperial y activa durante sus dos periodos como Primer Ministro de México.

La ley daba la capacidad al cónsul o Primer Ministro de poder elegir a 5 ministros plenipotenciarios a la vez (diplomáticos y embajadores a partir de 1826) sin la necesidad de consultarlo con otro cónsul o con el Congreso de la Unión. Dándole total control a quien ocupe ese cargo de las relaciones del Imperio con el extranjero.

Marco histórico[]

El Imperio Mexicano para el momento de su independencia era un país que se encontraba en la miseria económica y demográfica al no tener ni capital ni industria alguna y con su población atomizada a lo largo del país. Las fricciones internas, que causarían posteriormente las guerra republicanas, habían dejado debilitado el poder central y lo paralizaban de realizar cualquier medida que pudiera solucionar los problemas del Imperio. Esta misma debilidad interna se traducía en un miedo en cuanto a los intereses territoriales y comerciales de las potencias extranjeras, especialmente de los Estados Unidos y el Reino Unido.

Advertisement