Historia Alternativa
Advertisement
Historia Alternativa

México es un país en América, colindando con Colombia, Estados Unidos, Canadá, Brasil y Venezuela. Su actual presidente es Marcelo Ebrard, filial al Partido Socialdemócrata.

Punto de Divergencia

En nuestra realidad, durante la guerra de Independencia, Hidalgo tenía paso libre hacia la Ciudad de México después de la Batalla del Monte de las Cruces, a pocas semanas de que el movimiento hubiese empezado. Pero Hidalgo se negó a ir en dirección a Ciudad de México, y optó por irse a Guadalajara, a pesar de que el general Ignacio Allende lo presionase para ir en dirección a Ciudad de México.

Aquí vemos como Hidalgo toma el consejo de Allende y toma la capital de una vez por todas, acortando la Independencia significativamente y el daño a la nación siendo mucho menor, pero mas importante, los líderes insurgentes vivieron, y ellos son los que construyen la nación mexicana.

Independencia (1810-1813)

México empezó su Movimiento Independentista el 16 de septiembre de 1810 en Dolores, Guanajuato, llamando a la rebelión del pueblo mexicano el cura Miguel Hidalgo, el general Ignacio Allende y el abogado Juan Aldama. Estos hombres tuvieron bastantes victorias en la zona del Bajío, sobre todo en la batalla del Monte de las Cruces (30 de octubre), en la cual prácticamente se despejó el camino hacia la Ciudad de México. Hubo poca resistencia del ejército realista en la caminata insurgente hacia el corazón de la Ciudad de México. Al llegar Hidalgo, Allende y Aldama a Palacio Virreinal, se juntó a todos los notables militares, políticos e intelectuales filiales al movimiento insurgente para escribir la declaración de Independencia el 7 de noviembre de 1810. Al día siguiente, se nombraría Presidente de la Nación a Miguel Hidalgo, Generalísimo a Ignacio Allende y Vicepresidente a Juan Aldama. Se acordó que el término de Hidalgo y Aldama durarían hasta el 15 de enero de 1815, cual se especificaría en la Constitución de 1813.

Nuevos insurgentes se irían sumando al movimientos. El cura José Ma. Morelos en Michoacán y Guerrero, Francisco Javier Mina en Tabasco, los Quintana Roo en la península yucateca, José González Hermosillo en el sur de Sinaloa, Víctor Rosales en Zacatecas y el cura y diputado Miguel Ramos Arizpe en Coahuila.

Después de esto los insurgentes lanzaron una campaña al este, capturando Puebla y Veracruz en cuestión de semanas. Luego siguieron batallando hacia el sur del Virreinato, la cual se les facilitó, ya que había pocos caminos y la zona era selvática y los insurgentes se especializaron en combate de guerrillas. Tras conseguir todo el territorio al Sur y Este de la Ciudad de México en todo el Virreinato hacia mediados de 1811, Allende presionó para crear e instruir un ejército mas profesional para combatir a los realistas en el Bajío, la Nueva Galicia y las zonas desérticas del Norte; a lo que Hidalgo y Aldama aceptaron. Con su ejército formado e instruido para principios de 1812, Allende marchó hacia Guadalajara, la que capturó el 13 de abril de 1812, con una victoria aplastante; tomando de por medio León, Guanajuato, Irapuato y más. El 7 de junio Colima y Manzanillo caerían a manos de Allende, cortando así Michoacán de las comunicaciones virreinales. El general Morelos sería el encargado de hacer caer Morelia, Uruapan, Pátzcuaro, Zihuatanejo, Zamora y Apatzingán para el 5 de agosto. Ignacio López Rayón, Mariano Jiménez e Ignacio Aldama lanzaron una ofensiva hacia el norte de la Ciudad de México, asegurando su protección y tomando las ciudades de Pachuca, Actopan, Ixmiquilpan, Tulancingo y Poza Rica. Los ejércitos de Allende habrían tomado Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí y Tepic para octubre. En Tampico se encuentran reunidos los reductos del gobierno virreinal así como el 70% de sus efectivos. Y para hacerlo peor, Morelos tomó Tuxtla Gtz., Villahermosa, Coatzacoalcos y Juchitán mientras Allende lanzaba su última gran ofensiva.

Para el 11 de noviembre el generalísimo Allende se había hecho paso hacia Tampico, en gran parte a los más de 40 generales bajo su mando. El 20 de noviembre se libraría la batalla que terminaría con la Independencia, la batalla de Tampico. El general Félix Calleja no pudo con semejante baja moral y superioridad numérica, y el 26 de noviembre, Félix Calleja, el virrey Francisco Javier Venegas y los altos mandos virreinales y militares se entregaron a Allende.

Se formó un consejo militar, el cual juzgaría a los realistas. A la mayoría de ellos se les declaró culpable, y a ellos se les fusiló. Entre estos realistas se encontraban el virrey Francisco Javier Venegas y el general Félix María Calleja. Los fusilamientos se dieron en todo el país de enero a marzo de 1813. México se pudo dar este lujo ya que se aprovechó de la gran inestabilidad que se estaba viviendo en España.

Tras consolidar la Independencia, se estableció el Congreso de la Unión, el cual junto al gabinete de Hidalgo, escribieron la Constitución de 1813, el día 12 de abril, una Constitución de porte conservador, en el cual se establecían la mayoría de los ideales de Hidalgo. Si no hubiese sido por la influencia de Morelos y Aldama, Hidalgo hacía a México de una monarquía en la cual iba a regir un monarca europeo. Establecía que los términos presidenciales así como las legislaturas durarían 5 años, y que a partir de 1815, el Congreso de la Unión, así como el Presidente y Vicepresidente se elegirían mediante sufragio masculino universal. Desde 1813, México apoyó a los demás movimientos independentistas en el Nuevo Mundo, principalmente a Colombia y el Río de la Plata, creando así el gobierno buenas relaciones con Simón Bolívar y José de San Martín. Con un considerable apoyo mexicano el último país en independizarse durante este movimiento fue Bolivia, en julio de 1819.

Guerras Napoleónicas (1813-1819)

Los primeros países en reconocer y apoyar a México (sin contar los demás países que se acababan de independizar) fueron Francia, Marruecos y Portugal. Con las guerras Napoleónicas en curso México tenía tres opciones: unirse a los franceses y seguir sus ideales y seguir combatiendo a los españoles (los liberales apoyaban esto), estar neutrales (algunos unitarios apoyaban esto) o apoyar al Reino Unido y poder consolidarse globalmente (los conservadores apoyaban esto). Hidalgo, a pesar de ser un conservador, optaba por quedar neutral. Pero al momento de quedar a manos del Congreso, se declaró guerra al Reino Unido y se formó una alianza con Francia, a cambio de la Guyana francesa, así como reconocer la independencia haitiana; Francia accedió. Entonces México, el cual se empezaba a poner de pie, estaba de nuevo en guerra. México tenía una flota aceptable, teniendo en cuenta que alcanzaron a robarse todos los barcos en la Nueva España pertenecientes a la Armada Real (son contar a Cuba y las demás colonias caribeñas); así como un ejército joven con poca experiencia. México prometió la llegada de estas tropas para el 16 de noviembre de 1813.

México envió 125,000 tropas a Burdeos, acompañados de los generales Ignacio Allende, Guadalupe Victoria, Nicolás Bravo, Ignacio Aldama y al coronel (el cual sería promovido a general en el transcurso de guerra) Francisco Xavier Mina. Lo único atractivo de estas tropas era su experiencia en combate de guerrillas, razón por la cual serían asignados principalmente en la Guerra de Independencia española. Aparte de esto, los altos mandos mexicanos asignaban a sus tropas cuidadosamente. A los que eran del cálido norte los asignaban a la zona desértica española del sur, a los pertenecientes a las Sierras Madres a los Alpes, así como a los Pirineos. Y al resto, principalmente del centro y del sur, se les asignarían diversas zonas como el resto de la Península Ibérica y en el frente del Rin.

Francisco Xavier Mina sobresalió en la Independencia Española, ya que el era español y conocía ciertas partes del país y los caminos. Para marzo de 1816, Mina controlaba casi toda la península y por ello casi no había tropas francesas; y los franceses se pudieron enfocar más con los británicos, rusos, austriacos y prusianos. En la batalla de Cádiz, el 17 de abril de 1816, en conjunto con un bloqueo naval francés y mexicano, así como las tropas de Mina por tierra, se capturó al Consejo de Regencia. Mina, siendo un liberal le dio apoyo político a los mas liberales de la Regencia, a pesar de que estaban en guerra.

Mientras todo esto ocurría, Napoleón había ya capturado Viena, Berlín, Königsberg y Budapest; logrando así la capitulación de los austriacos y prusianos; asimismo el apresamiento de las familias reales (Francisco II de Austria y Federico Guillermo III de Prusia).

Después de asegurar la península ibérica, el Congreso de la Unión aceptó enviar mas tropas a Europa. Trimestralmente llegaban 6,000 tropas y equipo a Burdeos.

Ya que Estados Unidos sentía cierto rencor por su derrota en la guerra de 1812, acordaron firmar un tratado de alianza con los franceses y mexicanos; tomando a los británicos por la retaguardia y expulsándolos de Canadá para enero de 1818. Pero antes, tropas y barcos estadounidenses y mexicanos se ocuparon de tomar las posesiones británicas restantes en América.

En marzo de 1817, casi todo el ejército mexicano y francés marcharon hacia Moscú, la cual se encontraba a mas de mil kilómetros de su punto de partida, Varsovia. Tras varias escaramuzas y enfrentamientos, las tropas llegaron a Minsk en mayo. En julio, ya estaban en Smolensk. Y en septiembre, combatieron en Podolsk, el último bastión ruso antes de Moscú. Los generales mexicanos y franceses apuraron a Bonaparte para atacar de una vez, antes de que el frío ruso mortal atacase. Napoleón aceptó, y el 23 de septiembre todos los generales entraron al Kremlin.

Tras la victoriosa campaña rusa, los franceses apuraban para marchar hacia San Petersburgo (a mas de 600 km de Moscú) , pero los mexicanos no querían, diciendo que para cuando llegasen, el frío ruso iba a consumir a las tropas y resultaría en una derrota aplastante.

Sin el apoyo mexicano, Napoleón decidió quedarse en Moscú hasta que el invierno pasase. Esto resultó en la atrición de las tropas. Los generales mexicanos le hicieron llegar al Presidente Morelos que lo mejor sería que los refuerzos y suministros se quedasen en Varsovia, y que para mediados de febrero del año siguiente, marchasen hacia Nóvgorod, ciudad en la cual todas las tropas se reunirían. Morelos aceptó, y en noviembre Victoria, Mina y Bravo marcharon hacia el oeste para supervisar y entrenar a las tropas en Varsovia.

Tras mucha espera y especulación, todas las tropas llegaron a Nóvgorod el 17 de marzo de 1818. Toda esta espera fue de gran ayuda a las tropas, ya que se recuperaron totalmente. El 12 de febrero fue la batalla de San Petersburgo, en la cual los rusos perdieron su capital, y Alejandro I no alcanzó a huir.

Los rusos negaban la capitulación, y las tropas francesas y mexicanas aceptaron que los franceses marcharían hacia París, mientras que los mexicanos marcharían hacia el sur, con su objetivo en Sebastopol. Los mexicanos marcharían hacia París en cuanto las tropas estadounidenses llegasen al sur de Rusia. A los mexicanos les fue bastante bien, alcanzando tomar toda Ucrania, Sebastopol incluida. Llegado este punto, los mexicanos veían a Tsaritsyn como el último punto necesario para la capitulación rusa. Los mexicanos no lograban penetrar el cerco ruso, y los estadounidenses no llegaban. Ya era abril, y los mexicanos lograron capturar Tsaritsyn, y con la familia real capturada, así como todos los generales rusos capturados, muertos o vencidos, el Imperio ruso finalmente capituló el 28 de abril de 1818.

Ya con tan solo el Reino Unido como último gran contrincante, los estadounidenses, mexicanos y franceses acordaron llevar la gran parte de sus flotas para acumularlas en el canal inglés. Todo fue de acuerdo al plan, y para noviembre, la imponente flota inglesa era ahora la impotente flota inglesa.

En enero de 1819, se llevó a cabo un asalto anfibio a las playas de Dover, Portsmouth, Bournemouth y Plymouth. Para este entonces, la victoria era inminente. Y para hacer las cosas peores hacia los ingleses, en ese mismo mes, se levantaron en armas rebeldes irlandeses, escoceses y galeses.

Los ingleses asediaron las ciudades costeras que habían sido tomadas e intentaron retener a los rebeldes, pero el 13 de febrero de 1819, los galeses habían tomado ya Cardiff y Swansea, así como formado un propio gobierno provisional. Lo mismo pasó en Escocia el 28 de febrero con las ciudades de Glasgow, Edinburgo, Iverness, Aberdeen y Dundee. El 4 de marzo pasó lo mismo en Irlanda con las ciudades de Dublín, Cork, Limerick, Belfast y Galway. El 20 de marzo, diplomáticos y líderes de los 3 movimientos independentistas se reunieron y declararon su independencia ese mismo día.

El 24, se rompió el cerco en Plymouth, y los estadounidenses tomaron todo Cornwall. El 3 de abril, ya habían roto el cerco todos los asedios, y Londres se encontraba bajo asedio. Los independentistas atacaron desde el norte a los ingleses, tomando Leeds, Mánchester y Liverpool el 12 de abril. El 30 de abril tomaron Londres y capturaron a la familia real. El 5 de mayo, la aristocracia y los generales ingleses decidieron capitular. Esta fecha fue muy importante para Francia, ya que ese mismo día hace 30 años había comenzado la Revolución, y después de tres largas décadas, Francia finalmente tenía paz.

México ya tenía paz, pero no podía retirar sus tropas de Europa, no sin antes firmar el tratado de paz.

Tratado de Nottingham (1819)

Firmado el 2 de julio de 1819, en Nottingham, Reino Unido. Estos son los cambios para los países perdedores:

Reino Unido: Entregará sus posesiones coloniales de Oceanía a Francia, Canadá a Estados Unidos, y las posesiones caribeñas a México. Le reconoce la independecia a Escocia, Galés e Irlanda. Cambia su nombre a Reino de Inglaterra.

Austria, Prusia y Sacro Imperio Romano: Entregará sus posesiones del oeste a Francia, se liberará a el Ducado de Polonia, Reino de Austria, Reino de Hungría, Reino de Bohemia, Reino de Yugoslavia, Pomerania, Brandenburgo, Sajonia, Turingia, Königsberg y entregaban Mecklenburgo a Dinamarca.

Imperio Ruso: Entrega Alaska a México, libera a Estados Bálticos, Ucrania, Bielorrusia, Siberia y cede tierra a Polonia. Cambia su nombre a Reino de Rusia.

Reino de España: Reconoce la independencia de todos los países sublevados en América Látina, entrega sus posesiones caribeñas a México y libera a las Filipinas.

Reino de Holanda: Entrega sus posesiones caribeñas a México, el resto es anexionado por Francia.

Tratado Guerrero-Monroe (1820)

Dadas las disputas territoriales que se tenían al norte del país, México accedió a un tratado para delimitar la frontera, firmada por los mismos presidentes Vicente Guerrero y James Monroe el 26 de febrero de 1820.

El tratado afirmaba que México se quedaba con Oklahoma, Kansas, Colorado, Wyoming, Idaho, Oregon, Columbia, Yukón y Alaska. Mientras que Estados Unidos con Nebraska, las Dakotas, Montana, Alberta y Saskatchewan.

Al llegar a la Ciudad de México, Guerrero fue criticado de haber dejado que los estadounidenses 'robasen' tierra.

Guerra con Gran Colombia (1828-1829)

Aprovechando que Colombia se metió en guerra con Perú en 1828, el Congreso de la Unión decidió declararle la guerra a la Gran Colombia el 2 de agosto de 1828 con el objetivo de anexionarse Panamá.

Los movimientos mexicanos empezaron con hacerle bloqueo naval a los puertos de Cartagena, Barranquilla, Caracas y Guayaquil. Mientras tanto, para septiembre México logró apropiarse de Panamá, mientras que los peruanos marchaban en Quito. Para diciembre, México se encontraba a las puertas de Medellín y Cartagena, y los peruanos lo mismo en Cali. Tras un ataque coordinado el 16 de enero de 1829, las tres ciudades cayeron y la Gran Colombia accedió a un tratado de paz.

México se anexionó Panamá, y Perú se apropió de las reclamaciones que ya tenían, así como de Ecuador.

La inestabilidad fue tal en Colombia, que para enero de 1830, Venezuela, la parte oriental del país se sublevó y así la Gran Colombia se separó en Colombia y Venezuela.

Guerra con Haití (1832)

José María González Hermosillo, al entrar a la presidencia, dejó muy en claro desde la campaña presidencial que quería comprar Haití.

De junio de 1830 a abril de 1832, México envío varias ofertas generosas de oferta, pero el presidente Jean-Pierre Boyer declinó todas. Es por eso, que el 12 de junio de 1832, el Congreso de la Unión le declaró la guerra a Haití. En agosto y septiembre se realizaron desembarcos en Santo Domingo, Puerto Príncipe, Puerto Plata, Cabo Haitiano y Jacmel. Para noviembre, los mexicanos ocupaban todo el oeste de la isla, así como Concepción de la Vega, eso significando que la última ciudad grande que le quedaba a Haití era Santiago de los Caballeros, el último refugio de Boyer. Al caer la ciudad el 12 de diciembre de 1832, Haití capituló y Boyer fue capturado.

El tratado de Veracruz se firmó el 3 de enero de 1833. Este tratado acordaba que dentro de un año se sostendría un referéndum al pueblo haitiano, con la cuestión que si querían ser anexados por México, hacerse una República formal, o convertirse en una monarquía. Mientras tanto, una regencia conformada de 5 haitianos se ocuparían del país.

Boyer fue enviado a la Prisión Lecumberri a causa de unos documentos encontrados en Haití que lo incriminaban de corrupción extrema, crímenes atroces en contra del pueblo haitiano y crímenes de guerra durante la guerra de Revolución.

Tras un juicio finalizado el 15 de diciembre de 1833, y con aprobación internacional, Boyer fue declarado culpable y fusilado el 1 de enero de 1834. Esto dio un masivo empuje de popularidad a optar por la opción de anexión, aparte de que la regencia estaba a punto de empezar una guerra civil por la cuestión del poder.

El referéndum del 3 de enero de 1834 dio a resultado la anexión haitiana.

Colonos estadounidenses (1820's-1830's)

Durante los 1820's y 1830's Estados Unidos había mandado a colonos a poblar las casi desoladas zonas mexicanas de Oregon, Yuta y Texas. Todo esto para luego reclamar dichos territorios como suyos. Los mexicanos veían la estrategia estadounidense a leguas de distancia, pero querían la guerra para poder así confirmar dominación americana y potencia global.

Levantamiento de Yuta (1833)

A pesar de que Yuta fue el terreno que menos colonos había recibido, fue el primero en sublevarse.

El 12 de marzo de 1833, los rebeldes, comandados por Alfred Cumming y Brigham Young, se sublevaron en Ogden. Pero lo que no sabían, es que los mexicanos sabían de su sublevación y el general Santa Anna los esperaba en Provo. Ahí, los 250 yutanos fueron vencidos frente a los 200 entrenados y equipados mexicanos, que aparte los tomaron por sorpresa; en la primera batalla de Provo, 20 de marzo de 1833.

Después de la derrota, Cumming y Young se retiraron hacia Ogden. Ahí los recibieron 500 nuevos soldados amigos, muchos de los cuales acababan de llegar de Estados Unidos como 'colonos'. Al llegar Santa Anna con sus 150 hombres a Ogden el 28 de marzo, no esperaba encontrarse con semejante desventaja numérica. Santa Anna huyó definitivamente hacia Arizona con tan solo 30 hombres.

Mientras llégase un nuevo general a suplir a Santa Anna, José Joaquín de Herrera mandó a 480 soldados mexicanos apostados en Arizona al mando de 5 coroneles. Esto para evitar que los yutanos pudiesen tomar el sur del estado y mantener la línea. En su mayoría, hubo escaramuzas entre mexicanos y yutanos, sin un gran cambio en el frente de batalla.

El encargado de relevarlo sería el general Francisco Xavier Mina. Mina llegó a Denver, Colorado, con 3,000 hombres el 11 de junio, mientras tanto los yutanos ya habían formado un gobierno provisional con Cumming como presidente y Young como generalísimo. Mina marchó hacia territorio yutano, y en el bosque de Manti-La Sal lo sorprendieron 50 yutanos que estaban de patrulla, y uno que estaba a caballo fue el único sobreviviente del enfrentamiento y le informó a los rebeldes en Provo de la presencia mexicana. Los rebeldes tomaron posiciones defensivas esperando el ataque mexicano. Los rebeldes eran unos 700, y no sabían del número de los mexicanos, cual era de unos 3000 hombres.

El 25 de junio, ocurrió la segunda batalla de Provo. Incluso Young había llegado a defender el pueblo. Al empezar la batalla, los yutanos sabían de una vez que no tenían oportunidad con un ejército mas de 4 veces mas grande, mejor entrenado y equipado, pero Young no quiso informar de esto a sus soldados y dejó que los hostigamientos siguieran por un día mas. Al final, Young fue capturado y perecieron mas de 600 yutanos, mientras que tan solo 50 mexicanos habían muerto.

El 30 de junio Mina llegó a Ogden, donde se encontraba Cumming con su gobierno provisional. El 5 de julio Cumming, Young y los otros 20 miembros del gobierno provisional fueron fusilados.

A causa de la sublevación, todos los colonos estadounidenses fueron expulsados de Yuta y sus terrenos, granjas y negocios fueron entregados a mexicanos.

Esto tensó las relaciones con Estados Unidos.

Rebelión texana (1835)

El 13 de febrero de 1835, Samuel Houston, Stephen Austin, William Travis, James Fannin, Jim Bowie y Davy Crockett se levantaron en armas en San Antonio, Texas. Al enterarse de esto el general de la zona, Pedro María Anaya, decidió sitiar San Antonio.

Así que el 16 de febrero de 1835, empezó el sitio de San Antonio, los mexicanos contando con 600 hombres, mientras los texanos con 200.

El 12 de marzo, llegó un subordinado de Aldama para poder ser sus ojos y oídos en el lugar, el general Francisco Javier Mina. Sería el segundo al mando, detrás del general Anaya.

El sitio fue largo y longevo. Para mediados de marzo, el gobierno estadounidense había presionado al presidente Juan Aldama para liberar a los rebeldes. El presidente se negaba, aclamando que al momento de ser liberados, ellos volverían a atacar. Pero ofreció liberarlos, si dejaban las armas. El gobierno estadounidense aceptó, así como los rebeldes texanos. Así que al acordar esto, el presidente Aldama le ordenó el 22 de abril al general Anaya que dejase el sitio y que pusiese presos a los rebeldes. Pero, el general Anaya los liberó, los encadenó y los llevó a la cercana misión del Álamo. Ahí, el 25 de abril, el general mandó a fusilar a los 6 líderes, mientras que a los cerca de 150 soldados (los otros cercanos a 50 habían muerto durante el sitio) se les encerró en la iglesia y se les quemó vivos.

Todo esto mientras Mina se encargaba de sofocar una rebelión menor de colonos en San Jacinto.

Al oír de esto, Juan Aldama mandó a apresar a Anaya, y el 5 de junio de ese mismo año, se le fusiló en Lecumberri por crímenes de guerra.

Guerra con Estados Unidos (1835-1836)

El gobierno estadounidense presionó a Aldama para que compensase a los colonos estadounidenses, incluso Aldama llegó a amenazar con expulsar a los colonos de territorio mexicano.

Andrew Jackson y el Congreso estadounidense respondieron con una declaración de guerra el 11 de noviembre de 1835. Tras esta noticia, los colonos estadounidenses huyeron hacia el este, a causa del miedo de las represalias mexicanas. Pero el movimiento de civiles al este ralentizaron los movimientos estadounidenses.

La primera batalla se vivió el 25 de noviembre, en el cual un grupo de 2000 estadounidenses fueron sorprendidos por 4000 mexicanos en Lafayette, Luisiana. Los estadounidenses se replegarían a Baton Rouge, pero estaban siendo perseguidos, así que se volvieron a replegar a Nueva Orleans. Para cuando entraron a Nueva Orleans, tan solo regresaron 1000 estadounidenses. El 27, el general Mina (el que estaba al mando de los ahora 3500 mexicanos) pidió la capitulación de Luisiana. El gobernador Edward Douglass White aceptaba, aclamando que velaba por la seguridad de los civiles, pero el coronel Robert Field Stockton se negaba, aclamando que esto sería un golpe fatal en la guerra. La disputa entre los dos hombres siguió durante horas, y en un ataque de ira de Stockton, este disparó al corazón de White; este último muriendo al instante. Los guardaespaldas de White dispararon inmediatamente a Stockton, y las tropas al ver lo que había pasado, empezaron a dispararse entre ellos. Mina, al percatarse de esto, esperó unos minutos, luego entro rampante a Nueva Orleans, para ver que unos pocos cientos de soldados estadounidenses seguían con vida. Al rendirse finalmente los estadounidenses, quedaban unos 400 vivos. De esta manera, Mina tomó Luisiana, cientos de kilogramos que habían llegado a Nueva Orleans para abastecer el frente de batalla, y un golpe a la moral estadounidense en cuestión de 4 días.

El general Victoria, quien estaba al mando del frente de Misuri, atacó Kansas City, poniendo sitio a la ciudad durante una semana, para después atacar con sus 1800 hombres a los 2000 que se encontraban. Victoria por poco logró la victoria, con perdidas abismales.

Al general Bravo le había tomado el frente más duro, el canadiense. Lo bueno es que los estadounidenses no se preocuparon mucho por ese frente, y logró avanzar relativamente fácil.

A Guerrero le tocó el frente de Minnesota y no se tardó en tomar Minneapolis, tomándolo en tan solo el primer mes de guerra.

Lo mismo con Guerrero y el estado de Arkansas, aunque a los estadounidenses no parecía importarles demasiado ese estado.

Mientras tanto, Hermosillo alcanzó a tomar todo Iowa en cuestión de mes y medio.

Después de febrero de 1836, no se vieron hostilidades hasta abril. Mina aprovechó desde febrero hasta abril para pedirle al presidente Aldama los suministros y hombres que se pudieran para la guarnición de Luisiana. Los demás generales al ver la situación, se enojaron con Mina y Aldama. Pero Mina pedía paciencia, y Aldama confiaba ciegamente en Mina debido a sus heroicas acciones pasadas en esta guerra y en las demás. Con todo listo, Mina avanzó hacia el este con dirección a Jackson, Misisipi el 5 de abril, contando con 30000 hombres. Ahí, la guarnición misisipiana de tan solo 2500 hombres al ver semejante ejército, pusieron poca resistencia y huyeron corriendo hacia Tuscaloosa, Alabama, llegarían ahí dos días después tan solo 1000 misisipianos. Mina llegó a Tuscaloosa el día 8, y batió a la guarnición alamabiense como al residuo de la misisipiana. De ahí, los 2000 estadounidenses que lograron huir, huyeron hacia Birmingham. En Birmingham se juntaron 500 hombres mas. Pero no fue suficiente y al llegar Mina esa noche se tuvieron que replegar al sur, a Montgomery. Pero Mina quería seguir hacia el este para tomar Atlanta, así que le ordenó al coronel Juan Álvarez que persiguiese a los estadounidenses hacia el sur, a dirección a Montgomery. Mina le dio a Álvarez 7500 hombres.

Álvarez llegó a Montgomery el 11 de abril, y los civiles ya habían sido evacuados. La batalla duró 2 días, y de los 1500 hombres que se encontraban ahí, huyeron 250. Los perseguidos tenían la opción de irse al sur o al este, pero tenían miedo de encontrarse con el ejército de Mina si iban en esa dirección. Por eso, decidieron marcharse hacia el sur a Mobile. Álvarez logró tomar la ciudad el día 15 tras un batalla en la que perdió 400 hombres, mientras que los estadounidenses 1000, y los otros 400 sobrevivientes optaron por rendirse en vez de seguir huyendo. Con esta batalla, la totalidad de Alabama estaba controlada por México.

Ese mismo día, Mina había llegado a Atlanta con sus 22000 hombres. El gobernador de Georgia (William Schley) había sido notificado de la llegada de Mina con anterioridad, así que pidió apoyo masivo a los gobernadores de Florida, Tennessee, y de las dos Carolinas. El gobernador de la Florida, se negó, ya que veía el ataque de Álvarez como inminente. Pero los gobernadores de Tennessee y las dos Carolinas aceptaron. Schley logró juntar 20000 hombres, la mayoría de ellos siendo milicia, mientras Mina tenía el mejor ejército de las Américas. Mina decidió establecerse alrededor de Atlanta y darle sitio.

Mientras tanto Álvarez había tomado ya Pensacola y Tallahassee. Richard K. Call (el gobernador de Florida) logró reunir 8000 hombres a través de todo su estado y los fortificó en Jacksonville, cual sería el enfrentamiento decisivo para el control de Florida.

Álvarez al llegar a Jacksonville el 30 de abril, contaba con 6000 hombres, y alineó sus hombres de manera que alineaba Jacksonville a la distancia. Al pasar esto, Call hizo lo mismo. Pero esto era una distracción de Álvarez frente al inexperto en combate Call. En la noche del segundo de mayo movió sus tropas a un pueblo que se encuentra al oeste de Jacksonville, Baldwin. Ahí concentró sus 6000 hombres para atacar a los cerca de 500 que se encontraban defendiendo esa parte de Jacksonville. Esto hizo que Call y sus hombres se desplegaran a la cercana costa. Pero Call no tenía en cuenta la superioridad mexicana en la mar, y estando ya estacionado en la costa, los barcos mexicanos bombardearon su posición. En el mismo bombardeo Call falleció y sus tropas se dispersaron a todos lados. Pero Álvarez ya rodeaba todas sus posiciones y fue una matanza estadounidense. Tan solo 100 sobrevivieron, mientras que 800 mexicanos murieron. Al concluir la batalla Álvarez le asignó 1900 hombres a su mayor Pedro Ampudia y Grimarest para que fuera a asegurar la península. Álvarez optó marchar hacia el norte, hacia Atlanta con sus 400 hombres.    

Álvarez llegó a Atlanta el 11 de mayo de 1836, y el sitio de Mina seguía en lugar. La llegada de Álvarez a Atlanta le llegó de maravilla a Mina, ya que ahora contaba con 26000 hombres. Al principio Mina estaba furioso con Álvarez, ya que se había tardado alrededor de un mes, teniendo en cuenta la relativa sencilla labor que le encargó, y con los tantos hombres que había perdido en Birmingham. Pero Álvarez se apresuró a contarle que aparte de Birmingham había tomado toda Florida y asignado a su mejor hombre asegurar la península con otros 1000 hombres. Al contarle esto, se evitó una muy posible disputa entre estos dos hombres.    

Noticia del importante sitio había llegado a D.C., y el mismísimo Andrew Jackson mandó 25000 hombres para rodear las posiciones de Mina y asegurar su captura. Estas tropas estaban a cargo de los general Winfield Scott y Zachary Taylor. Mina oyó noticia de este movimiento, y optó por retirarse momentáneamente a un pueblo al sur, Macon. Al entar Scott y Taylor a Atlanta, Mina empezó a marchar para volver a sitiar Atlanta. Ahora Mina con sus 26000 hombres tenía sitiado a los 45000 hombres de Taylor, Scott y el gobernador Schley. A pesar de que los estadounidenses eran superior en número no se atrevían a romper el cerco ya que dentro de Atlanta casi no habían suministros y de los 45000 hombres, 40000 eran de milicia, es decir, hombres que apenas saben como sostener un arma. Pero Schley quería romper el cerco, pero ambos Taylor y Scott se negaban. Después de una semana de disputas Schley llegó al límite de la cordura y se suicidó; recordemos que Schley era un hombre dedicado a la política y lo que ahí estaba viviendo era una carnicería. Y obviamente, Taylor y Scott empezaron a sospechar uno del otro. Y simultáneamente, a cada uno le había llegado evidencia suficiente de que fue el otro el causante de la muerte de Schley. Y sucedió lo que había pasado en Nueva Orleans. Taylor y Scott empezaron una batalla de casa por casa, en la que morían 3500 soldados estadounidenses diariamente.    

Mina estaba deleitado por el resultado. Lo que no sabían los estadounidenses es que Mina había logrado falsificar evidencia y de alguna manera logró que llegaran a sus manos. El día 31 de mayo, Taylor logró capturar a Scott. Pero para estas alturas, tan solo quedaban con vida 7000 estadounidenses. El día 4 de junio fue fusilado Scott. Al día siguiente Mina entró a Atlanta, venciendo con facilidad a Taylor. Mina destruyó toda la evidencia falsa que el había plantado y mandó a Taylor a D.C. para que lo enjuiciaran las autoridades estadounidenses.    

Andrew Jackson vió que en casi todo momento México tenía superioridad sobre el frente del sur, así que ordenó un contraataque en todos los demás frentes, ya que el suponía que se habían desviado recursos de otros frentes para abastecer a Mina. Pero estaba equivocado, tan solo había subestimado a México. En esta ofensiva, 55000 estadounidenses atacaron por todos los frentes. Esta ofensiva había empezado el 25 de junio de 1836, y terminó el 10 de julio con pocas victorias estadounidenses, pero siendo la derrota el predominante valor. Los de las barras y las estrellas perdieron 25000 soldados, mientras que sus contrincantes 10000.    

Ya habían sucedido tres grandes derrotas para Estados Unidos, la perdida de Luisiana, la ofensiva de Mina en la que perdieron Alabama, Florida y Georgia, y la gran ofensiva que terminó en desastre. El partido político Whig consideraban a esto tres strikes para el presidente Jackson, y pedían o la renuncia de el, o la derrota de Estados Unidos. Mientras el Capitolio 'ardía' en esta disputa, Juan Aldama decidió lanzar un contraataque del 30 de julio al 30 de agosto. Esta ofensiva fue una gran victoria frente a la debilitada Estados Unidos. Se tomaron los estados de Misuri, Wisconsin, Illinois, Tennessee, Carolina del Norte y Carolina del Sur (hay que recordar que estos 3 últimos habían perdido sus guarniciones en el sitio a Atlanta). La presión sobre Jackson aumentó, y para empeorar las cosas, Aldama mandó bloqueo naval a las ciudades costera de Wilmington, Norfolk, se adentraron bastante al río Potomac (llegando y bombardeando ciertas partes de Washington D.C.), Baltimore, Filadelfia, Nueva York y Boston. Estos bloqueos se completaron del 7 al 10 de agosto. Debido al peligro de los barcos, el Congreso así como la Presidencia de los Estados Unidos se movieron a Pittsburgh, Pensilvania. Para estas alturas, nadie quería a Jackson en el poder, pero el no lo quería soltar. Mientras la Presidencia evacuaba la capital el día 10, Jackson fue disparado en la nuca por un mismo guardaespaldas, mientras el se subía a su carruaje. Esto hizo que el Vicepresidente Martin Van Buren jurara lealtad al país el día 12 de agosto (ya en Pittsburgh) para tomar el puesto de Presidente.    

Con los bloqueos navales, Aldama realizó invasiones anfibias en todas las ciudades que se encontraban en esa situación. Cayendo así la capital Washington D.C., el centro financiero Nueva York, la ciudad de las universidades, Boston, y demás.  Tras estos desembarcos, las tropas apuntaron a Indianápolis, Louisville, Columbus, Detroit, Cleveland, Richmond y Pittsburgh. Van Buren era un anti-esclavista, por lo que aprovechó que casi toda el área esclavista estaba tomado y abolió la esclavitud el día 2 de septiembre de 1836.    

Indianápolis cayó el 5, Lousville el 14, Richmond el 22, Columbus el 3 de octubre, Detroit el 12, Cleveland el 16, y empezó el sitio de Pittsburgh el día 24 de octubre. La ciudad se rindió el día 27 y Estados Unidos capituló ese mismo día. La guerra empezó el 11 de noviembre de 1835 y finalizado el 27 de octubre. Ni siquiera un año duró la maldita guerra. El tratado de Pittsburgh fue firmado el día 17 de enero de 1837.    

Tratado de Pittsburgh (1837)

El tratado decía que México se anexaría los estados de Nebraska, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Montana, Alberta, Minnesota, Iowa, Misuri, Arkansas, Luisiana, Florida, y extensos territorios al sur de Misisipi y Alabama, para así unir los estados de Luisiana y Florida. Este territorio sin nombre sería repartido entre Luisiana y Florida. Estados Unidos liberaría Canadá y México compensaría a Estados Unidos con 30 millones de pesos. También establecía que todo ciudadano estadounidense se tendría que marchar del país mexicano para evitar lo ocurrido en Texas y Yuta. Firmado el día 17 de enero de 1837.

Leyes Aldama (1840)

Estas leyes fueron pasadas por el Congreso de la Unión el día 12 de enero de 1840, a tan solo 3 días de que el presidente Juan Aldama dejara la Presidencia para entregársela al conservador Nicolás Bravo. Juan Aldama había dedicado su vida política durante su periodo Las leyes eran de carácter liberal, y si se hubiera atrasado a otra sesión, el para entonces presidente Agustín de Iturbide las pudo haber vetado, ya que el estaba en contra. En resumen estas leyes dictaban:

  1. Se establecerían nuevas instituciones y secretarías gubernamentales que en esos tiempos se veían como radicales, inclusive innecesarias. Por ejemplo: el INFONAVIT (Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores), de Turismo, de Salud, de Medio Ambiente, y la mas polémica de todas: la de Educación Pública, la cual establecía que el gobierno tenía la obligación de darle educación a todo menor de edad. Esta redució el nivel de analfabetización significativamente en las siguientes décadas.
  2. Le quitaba poder a la Presidencia y le otorgaba a los Estados.
  3. Se repartía gratuitamente 25 hectáreas a cualquiera que estuviese dispuesto a asentarse en los Estados que se encontraban al norte del río Bravo.
  4. Sufragio universal (incluido el femenino).
  5. Libertad de culto

A pesar del nombre, estas leyes fueron promovidas por gran parte del partido Liberal; entre ellos José María Hermosillo, Miguel Ramos Arizpe, Ignacio Aldama, Víctor Rosales, Vicente Guerrero, Mariano Jiménez, Francisco Xavier Mina, Valentín Gómez Farías, etc.

La Semana Triste (1842)

Este acontecimiento ocurrió del 5 al 11 de marzo de 1842, en el cual el Ejército y la Policía Federal capturaron y asesinaron a notables figuras liberales; todo esto a ordenes del presidente Agustín de Iturbide para consolidar el poder conservador. Todo esto había sido planeado con cautela por los altos mandos del Partido Conservador; pero a pesar de esto, el plan llegó a oídos de muchos durante los días 3 y 4. Es por este motivo que muchos habían ya logrado escapar del país. Y para el resto de liberales, que no habían salido del país porque no habían oído, o porque lo ignoraron, o porque decidieron pelear, su suerte no sería mucha. Uno de ellos sería el ex-presidente y ahora senador Juan Aldama, quien fue asesinado el 6, mientras salía de una sesión en el Congreso. Otras figuras notables de talla liberal o que estaban en desacuerdo con Iturbide y que morirían durante esa semana serían: Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Miguel Ramos Arizpe, Víctor Rosales, etc. Inclusive apresarían al ya anciano, padre de la patría y ex-presidente José María Morelos y Pavón, quien moriría en prisión dos años después.

Una figura liberal que no huyó ni sucumbió fue el general Francisco Xavier Mina, quien logró levantar tres guarniciones en armas: la de Guanajuato, la de Jalisco y la de San Luis Potosí, pero con 17,500 hombres se enfrentó al general Antonio López de Santa Anna quien había reunido tantas guarniciones como pudo, contando con 27,000 hombres.

Esta batalla decidiría el triunfo del autoritarismo de los conservadores sobre México. El plan de Mina era ir en dirección a Veracruz para levantar en armas esa guarnición, después la de Puebla y eventualmente la Ciudad de México. Pero el ejército de Mina fue interceptado en Poza Rica por Santa Anna y Mina se replegó a Xalapa. Ahí la guarnición de Veracruz se declaró en favor de Iturbide.

Mina optó por marchar hacia Puebla, dónde el gobernador Valentín Canalizo lo recibió a cañonazos. Mina optó por rodear la ciudad y marchar directo a la Ciudad de México. Las tropas de Santa Anna lograron interceptarlo en Chalco, a escasos kilómetros de la capital. Mina perdió y huyó al exilio en Colombia.

Revolución de Panamá (1845-1848)

Al ver que Antonio López de Santa Anna había sido elegido presidente de manera ilícita y poco cambio se veía en el país, las figuras del liberalismo mexicano en su exilio no oficial, se reunieron durante las primeras dos semanas de abril de 1845 en Medellín, Colombia. Acordaron que el levantamiento empezaría el 12 de noviembre de 1845 en Panamá, comandado por Francisco Xavier Mina.

Al llegar a Panamá el 21 de mayo, fue descubierto a principios de junio por el gobernador Mariano Arosemena, quien en vez de apresarlos, se les unió al movimiento. El 12 de noviembre, el Estado de Panamá se sublevó del gobierno conservador. Las tropas reunidas por Mina, marcharon hacia San José, donde el 15 de noviembre también se les unió el gobernador Francisco María Oreamuno Bonilla, y así Mina ganó otro estado. Ahí se reabasteció y marchó hacia Managua.

Llegó a Managua el 18 de noviembre, y ahí el conservador gobernador Norberto Ramírez Areas le dio batalla. Mina contaba con 7,000 hombres, y Ramírez con 4,000. Mina lo venció fácilmente gracias a su superioridad y su amplia experiencia. Mina entró en Managua el día 20, y al día siguiente Ramírez fue fusilado.

Ahora Mina se encontraba en camino hacia Tegucigalpa. Al llegar el día 22, el liberal gobernador Francisco Ferrera se le unió. Se dice que alrededor de este día, llegó a los oídos de Santa Anna la sublevación de Panamá.

Para este entonces Mina dio bandera verde para los políticos liberales mexicanos liberales que se encontraban en Medellín para que formasen un gobierno provisional en Panamá. Mina marchó hacia San Salvador el día 24, donde fue recibido por balazos por el gobernador conservador Juan Lindo. Mina contaba con 10,000 hombres, y Lindo con los 2,800 de la guarnición de El Salvador, ya que los refuerzos de Iturbide no habían llegado. Lindo murió en batalla el día 25 y la ciudad capituló al siguiente día.

Las tropas que Santa Anna había enviado se fortificaron en Guatemala, por esta razón Mina optó por marchar en dirección a Belice, a ver si ahí encontraba mas apoyo. En Belice encontró amistad a manos del gobernador, quien le entregó sus 2,500 hombres de guarnición, así como mas suministros. Mina marchó hacia Guatemala y llegó ahí el día 3 de diciembre. El gobernador Rafael Carrera no le ofrecía nada mas que la muerte, y Mina con sus 11,500 hombres se enfrentó a los 15,000 de Carrera. Carrera fue capturado el día 4 y entregado a Mina mientras la batalla aun seguía. Aun con la batalla en curso, Carrera fue fusilado el día 5, y a las horas la ciudad capituló.

Al llegar a Tuxtla Gutiérrez fue recibido dentro de las puertas por el liberal gobernador Domingo Ruíz Molina. Ruíz Molina le entregó la guarnición de 4,500 hombres, así como otros 9,000 que habían llegado de refuerzos a ordenes del presidente Santa Anna. Aquí, Mina tenía un plan, tomar toda la península yucateca y Tabasco para dejar un angosto frente de batalla y así poder manejarlo con mayor facilidad, y así reclutar soldados mayas, los cuales se encontraban enojados por las políticas de Iturbide y Santa Anna. Pero por el momento, empezó la marcha hacia Villahermosa.

El gobernador del Estado, el conservador Juan de Dios Salazar, estacionó las tropas de guarnición así como las mismas que habían llegado por orden de Iturbide en Teapa, contando con 10,000 efectivos. Mina llegó a Teapa el día 16 de diciembre. Ahí contaba con 20,000 hombres, el doble de los del gobernador. Mina lo venció, y de Dios Salazar alcanzó a huir, contando en ese entonces con 6,000 hombres, en dirección a Villahermosa. Ya con mejor fortificación en Villahermosa, dio mas batalla, pero aun así sucumbió frente a los 18,000 de Mina, y se replegó de nuevo hacia Comalcalco. Para ese entonces contaba con tan solo 2,500 hombres, mientras Mina con 16,000. Mina lo alcanzó en Comalcalco el día 2 de enero de 1846. Ahí de Dios Salazar fue oficialmente vencido y fusilado el día 4.

Mina fue a Villahermosa para establecer ahí su cuartel general. Ahí le envió al gobernador de Yucatán, (aún no existían los estados de Campeche y Quintana Roo) (el único que abiertamente confesó ser liberal durante el gobierno de Iturbide, pero que para ellos era intocable, Andrés Quintana Roo, quien ya había ejercido como senador, diputado, y había sido candidato presidencial en 1845, filial al Partido Liberal, pero ya sabemos como fue) una carta pidiendo su alianza, a la cual el aceptó. Quintana Roo le entregó la guarnición de 6,500 hombres a Mina.

Ya asentado, Mina envió al general Juan Álvarez a efectuar el plan de reclutación (envió a Álvarez y no a asimismo ya que el era español y Álvarez era mestizo). Mina con sus 21,500 hombres empezó a fortificar la frontera de Tabasco/Chiapas-Veracruz/Oaxaca. El día 13 de enero, llegó el general Canalizo a Coatzacoalcos con 16,000 hombres, y el general y ex-presidente Agustín de Iturbide en Juchitán con otros 16,000 hombres. Mientras tanto, Quintana Roo, Ruíz Molina, Ferrera, Arosemena y Oreamuno (los gobernadores que habían capitulado a favor de Mina) enviaron cartas a los gobernadores de Cuba, Haití, Jamaica y Florida a invitarlos a levantarse en armas. El gobernador cubano, el joven que había mentido por su edad (que según sus propias palabras "para ayudar a Cuba de la dictadura de los conservadores") para poder gobernar, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo. El aceptó. El gobernador haitiano, Jean-Baptiste Riché aceptó (al principio titubeaba, pero fue presionado por la élite intelectual para aceptar). El gobernador jamaiquino, Rev Clarke, al ver que Haití y Cuba habían aceptado y no le quedaba mucha opción, aceptó. El gobernador de Florida, Santiago Vidaurri, también aceptó. De esta forma, los liberales ahora tenían control total sobre el Caribe. El día 24 de febrero, se enfrentaron las flotas caribeñas contra las de Veracruz; al final ganaron las caribeñas y empezaría una serie de longevos asedios sobre Veracruz, Tampico y Nueva Orleans.

Entre los meses de enero a junio, ocurrieron ciertos enfrentamientos entre liberales y conservadores en la frontera Tabasco/Chiapas-Veracruz/Oaxaca, pero Canalizo e Iturbide no lograban quebrar las fortificaciones y experiencia de Mina. En abril, Canalizo e Iturbide decidieron también establecer una serie de fortificaciones en la frontera, ya que se esperaban un fuerte contraataque. Pero Mina no tenía intención alguna de ello, tan solo seguía entrenando a sus hombres y esperando el regreso de Álvarez. El día 13 de mayo, llegaron a Cancún 12,500 hombres provenientes de los Estados de Cuba, Florida, Haití y Jamaica.

El general Anastasio Bustamante fue enviado a Luisiana para tomar Florida, y Bustamante fue victorioso, y alcanzó a capturar a Vidaurri, quien fue fusilado el día 22 de junio de 1836. Otras serie de asedios navales comenzaron en Miami, Ciudad Morelos (antes Jacksonville) y Tampa.

Juan Álvarez llegó a Villahermosa con 75,000 mayas reclutados el día 4 de agosto. Este era el ejército mas grande que México había presenciado. Mina empezó a darles entrenamiento riguroso, para que empezasen a ser grandes soldados. Iturbide y Canalizo, al ver que no se venía ningún contraataque, decidieron atacar a las fuerzas de Mina. Empezaron tomando Pichucalco, Teapa y Tila las primeras dos semanas de octubre, cortando efectivamente las líneas de comunicación entre Villahermosa y Tuxtla Gutiérrez. El masivo ejército de Mina contaba con dos meses de entrenamiento cuando esto pasó, y decidió llevarse a la carga los 34,000 hombres que contaba con anterioridad, junto a otros 25,000 mayas, juntando un ejército de 59,000 hombres. Mina partió hacia Teapa con esos 59,000 hombres el 17 de octubre , mientras Álvarez marchó hacia Tila con otros 35,000 mayas (cabe decir que todos traían rifles, munición suficiente y vestimenta digna). El coronel Santos Degollado se quedó en Villahermosa, resguardando la ciudad con 10,000 mayas.

En Teapa, Mina se encontró con 5,000 soldados que estaban comandados por el general José Mariano Salas, quien no tuvo mas opción que huir al oeste, contando con unos 200 hombres en su huida. Sorpresivamente, no se encontró con ninguna autoridad mexicana hasta que llegó a Veracruz. Mina, naturalmente, tomó Teapa con facilidad. Álvarez al llegar a Tila el día 19, encontró resistencia, ahí se encontraba el general Valentín Canalizo, con 15,000 soldados. El día 21, la ciudad capituló pero Canalizo no, el había perdido 8,000 soldados mientras Álvarez 6,000. Canalizo huyó en dirección a Teapa, donde esperaba encontrarse con Iturbide. Pero Iturbide se encontraba en Pichucalco. Al llegar a Teapa, se encontró con el masivo ejército de 55,000 hombres de Mina, quien no tardó en capturar a Canalizo el día 23. El día 24, Iturbide confiado como nadie mas partió de Pichucalco hacia Teapa (no sabía del número monstruoso de soldados) con 15,000 hombres. Ahí se encontró con los 84,000 hombres de Mina y Álvarez. Fue una batalla desastrosa, el ejército de Álvarez alcanzó a rodear a Iturbide, pero logró escapar hacia el norte, a Huimanguillo, contando con tan solo 300 soldados, el resto habían sido aniquilados o capturados en Teapa. Iturbide huyó definitivamente hacia la Ciudad de México. El primero de noviembre, Valentín Canalizo logró huir hacia la Ciudad de México

Naturalmente, Mina retomó Pichucalco, y optó por contraatacar. Tomó Coatzacoalcos y Juchitán los días 12 y 17 de noviembre, respectivamente. Al oír de la toma de Juchitán, el gobernador de Oaxaca, Benito Juárez se levantó en armas contra el gobierno de Santa Anna el 22 de noviembre. El día 30, se levantó en armas el gobernador de Guerrero, Miguel García. El gobernador de Michoacán, Melchor Ocampo, también optó por las armas el día 2 de diciembre. Al oír todo esto, Mina se trasladó a Oaxaca, para poder ir hacia Tehuacán. Tomó Tehuacán el 18 de diciembre, en el que tan solo 2,300 hombres no pudieron hacerle frente al ejército de 20,000 hombres que llevaba. El 28 tomó Orizaba y Córdoba. Mientras tanto, Álvarez se llevó otros 20,000 soldados, con los cuales tomó Izúcar (3 de enero de 1847), Cuautla (7 de enero) y Cuernavaca (11 de enero). Santos Degollado tomó otros 20,000 hombres para tomar Tecomán, Colima y Manzanillo, durante las primeras dos semanas de febrero. El 12 de febrero, Degollado capturó al conservador gobernador Manuel Álvarez Zamora, y este fue fusilado el 14. El gobernador de Puebla, Juan Múgica y Osorio, dejó las armas para unirse a Mina, el día 23 de febrero.

El día 3 de marzo, Iturbide terminó una campaña que empezó al norte del país (campaña contra los apaches). Al regresar no sabía del jolgorio que estaba ocurriendo, y que Santa Anna poca acción había tomado. Al ver todo el éxito militar de Mina, alistó un ejército de 30,000 soldados lo mas rápido que pudo, y se enfrentó a las fuerzas de Degollado el 3 de abril en Zamora. A pesar de que Degollado contaba con 18,000 hombres en ese momento, logró vencer a Iturbide, quien perdió gracias a los motines y levantamientos de su ejército. Hay que recordar que la mayoría eran ciudadanos corrientes que estaban en contra del conservadurismo. Iturbide se replegó hacia la Ciudad de México, donde le informó de todo lo ocurrido con los liberales. Al llegar, encontró al presidente teniendo una lujosa fiesta con los empresarios del país mientras el sur del país se desangraba. Esta acción hizo que Iturbide se separase de Santa Anna. Iturbide apuró a Santa Anna a tomar acción, quien finalmente aceptó. Reunió las guarniciones de San Luis Potosí, Jalisco, Puebla, Durango, Zacatecas, Veracruz y Tamaulipas. Todas estas guarniciones juntas sumaban 45,000 efectivos bien entrenados. Pero al oír de la noticia, los regimientos de Puebla (gobernador: Juan Múgica Osorio), Tamaulipas (gobernador: Antonio Canales Rosillo), San Luis Potosí (gobernador: Julián de los Reyes), Durango (gobernador: José de Urrea) y Zacatecas (gobernador: José González Echeverría) se levantaron en armas en contra de Iturbide y Santa Anna. El ex-vicepresidente Lucas Alamán se encontraba en Zacatecas con motivo del despliegue de tropas, pero fue asesinado bajo ordenes de González Echeverría el 10 de mayo. Así, 5 de los 7 estados consultados no aceptaron, y para hacerlo peor, se sublevaron. Ahora, el masivo ejército de Santa Anna contaba con tan solo 10,000 efectivos. Santa Anna había perdido todas las esperanzas, ya que los liberales contaban con alrededor de 100,000 soldados mientras que los conservadores con unos 30,000, la mayoría de ellos esparcidos por el país.

Aprovechando los asedios navales, Mina lanzó una invasión naval al fuerte de San Juan de Ulúa, el cual fue tomado el día 28 de mayo, y la totalidad de la ciudad de Veracruz el 31. De ahí, Mina lanzó un ataque coordinado del sur y el este para atacar Xalapa, cual cayó el 8 de junio. Mina atacó Poza Rica el 15 de junio, teniendo así el estado de Veracruz en su totalidad bajo su poder. Esta acción hacía que la Ciudad de México, el Estado de México y el Estado de Hidalgo se encontraran rodeados. Mina encomendó a Álvarez la toma del Estado de Hidalgo y el del de México. Hidalgo caería en su totalidad el día 7 de julio y el Estado de México el 29 de julio. El 31 de julio, Álvarez empezó el asedio a la Ciudad de México, en la cual aun se hallaban Agustín de Iturbide y Santa Anna y las demás figuras del conservadurismo.

El 9 de agosto Degollado tomó Guadalajara (y así capituló el estado de Jalisco), el 23 tomó Tepic (y así capituló todo Nayarit), y el 12 de septiembre Antonio Canales Rosillo tomó Monterrey y así todo Nuevo León.

Canales Rosillo, Degollado, de los Reyes, de Urrea, González Echeverría y Múgica Osorio lanzaron una campaña para tomar los estados de Sonora, Sinaloas, Chihuahua, California, Baja California, Coahuila, Tejas, Luisiana, Florida, Arizona y Nuevo México. Esta campaña empezó el primero de noviembre de 1847 y terminó en una rotunda victoria el 15 abril de 1848.

Y en la Ciudad de México, los mismos conservadores apresaron a Iturbide, Santa Anna y el vicepresidente Manuel Díez de Bonilla en Lecumberri, alegando que ya no podían seguir órdenes de estos hombres, los cuales habían manejado de manera desastrosa la rebelión. Esto ocurrió el 18 de noviembre de 1847. El mismo día se instauró una regencia compuesta de 10 hombres: Manuel de la Peña y Peña, Anastasio Bustamante, José Justo Corro, Francisco Javier Echeverría, Valentín Canalizo, Mariano Paredes y Arrrillaga, José Mariano Salas, Manuel María Lombardini, Martín Carrera y Rómulo Díaz de la Vega.

El sitio a la ciudad de México terminó el 12 de abril de 1848, y la batalla de la Ciudad de México empezó. Los liberales contaban con 60,000 soldados y los conservadores con 15,000. Fue una fácil victoria para los liberales, la cual culminó el 22 de abril con la captura de las prominentes figuras del conservadurismo. Ese mismo día, todos ellos con un puesto público fueron forzados a renunciar, incluidos Iturbide y Santa Anna (este hecho acabó formalmente con la Revolución de Panamá). Una regencia formada por Francisco Xavier Mina (presidente de la regencia), Juan Álvarez, Santos Degollado, Valentín Gómez Farías, Benito Juárez, Melchor Ocampo, Juan Múgica Osorio, Andrés Quintana Roo, Carlos Manuel de Céspedes, Mariano Arosemena y José Joaquín de Herrera fue hecha el día 24 de abril de 1848.

El primero de mayo de 1848 fueron fusilados en Lecumberri Agustín de Iturbide, Antonio López de Santa Anna, Manuel Díez de Bonilla, Manuel de la Peña y Peña, Anastasio Bustamante, José Justo Corro, Francisco Javier Echeverría, Valentín Canalizo, Mariano Paredes y Arrillaga, José Mariano Salas, Manuel María Lombardini, Martín Carrera y Rómulo Díaz de la Vega; por ordenes de la regencia. A lo largo de las siguientes dos semanas seguirían siendo fusilados miembros notables del conservadurismo; ministros con Iturbide y Santa Anna, gobernadores y demás funcionarios.

La regencia decidió que el presidente se designaría el 15 de enero de 1850, cual era el final oficial del termino de Santa Anna.

Reconstrucción del país (1848)

El 5 de mayo de 1848, el Congreso de la Unión prohibió actividades del Partido Conservador en los próximos 10 años (hasta el 5 de mayo de 1858). Del 8 al 10 de mayo, el Congreso y la Regencia eligieron los gobernadores de los Estados sin uno. Así como se creó la Secretaría de Caminos (el 13 de mayo), la cual se encargó de reconstruir las carreteras del país en un ambicioso plan de 7 años.

Del 18 de mayo al 20 de junio se realizaron 11 sesiones en las cuales se discutieron y debatieron las propuestas de la Constitución de 1848, la cual ratificaba las Leyes Aldama y reescribía las leyes del país, casi todas eran ahora de carácter liberal.

El 28 de junio se cambió el nombre del estado de Nuevo México a Aldama, en honor al difunto ex-presidente.

El 2 de julio se agregó en San Lázaro (sede del Congreso de la Unión) lo que sería conocido como 'Muro de Honor', en el cual se agregarían nombres de notables mexicanos, teniendo este muro un cupo de 300 nombres. Los nombres serían acomodados en orden cronológico en el cual sus hazañas los hicieron merecedores de estar ahí.

Melchor Ocampo promovió la educación, de la cual se pasó una reforma el 12 de agosto.

El 16 de septiembre, en honor al 38° aniversario de la Independencia, se creó un Monumento a los héroes de la Revolución en el cual se enterrarían sus restos.

El 11 de octubre, se pasó una ley de austeridad, con una vigencia hasta el 14 de enero de 1850.

El 17 de noviembre, la Regencia aprobó el proyecto de mejorar el sistema de acueductos, puentes y presas al norte del país.

El 2 de diciembre, el Congreso aprobó la ley de Mejora de la Vivienda del Indígena; en la cual se construían caminos que conectaban las ciudades con los pueblos indígenas, se le entregaban mayores recursos a estas comunidades y se les daban los mismos derechos.

El 28 de diciembre se ratificaron como oficiales, además del español, 67 lenguas indígenas.

Aparte de estas, el Congreso y la Regencia aprobaron otras leyes que para 1850 ya mostraban mejoría en el país.

Elecciones para el período 1850-1855

En estas elecciones, se postuló para el Partido Liberal el Presidente de la Regencia, Francisco Xavier Mina, y como Vicepresidente a Valentín Gómez Farías. Como Independientes se postuló Manuel Crescencio Rejón, velando por los ideales conservadores.

Los resultados en las boletas fueran las siguientes:

1.- Partido Liberal: Francisco Xavier Mina- 3,783,211 votantes (94.6%)

2.- Independiente: Manuel Crescencio Rejón- 213,533 votantes (5.4%)

Estas elecciones también supusieron la mayoría de asientos en el Congreso para los liberales.

Cámara Baja: 460 asientos del Partido Liberal y 40 asientos independientes (Conservadores)

Presidente de la Cámara Baja: Melchor Ocampo

Cámara Alta: 119 asientos del Partido Liberal y 9 asientos independientes (Conservadores)

Presidente de la Cámara Alta: Andrés Quintana Roo

Advertisement