FANDOM


Estrellita Esta es una Historia Alternativa Destacada!
Nagy-Magyar Rország es una Historia Alternativa Destacada, lo que significa que ha sido identificada como una de las mejores historias alternativas producidas por la Comunidad. Si usted ve una forma en que esta historia alternativa puede ser actualizada o mejorada sin comprometer el trabajo anterior, por favor dígalo en la discusión de esta pagina.
Wiki Esta Historia Alternativa tiene un autor. Cualquier cambio debe ser primero consultado con esta persona antes de editar.


Cono de construcción Esta pagina está en construcción.

Es posible que a causa de ello haya lagunas de contenido o deficiencias de formato. Por favor no edites o agregues algo a este articulo. Propone cualquier cambio en la pagina de discusión.

1526 d.C, los húngaros pierden la Batalla de Mohacs frente a Suleiman II "el Magnifico", batalla en la que muere el joven soberano Luis II, sin dejar descendencia. Esta derrota marcará el inicio de una sangrienta guerra civil, asi como la decadencia de Hungría como potencia regional y mundial, conllevando su anexión al Imperio Austro-Hungaro...

¿Y si Hungría hubiera ganado la Batalla de Mohacs?

Reino de Hungría

Bandera del Reino de la Gran Hungría


Introducción a NLT

Los sucesos

El 29 de Agosto de 1526, tuvo lugar un enfrentamiento decisivo entre las fuerzas combinadas hungaras, bajo el mando de Luis II Jagellon, Rey de Hungría y Bohemia, contra las del Sultán Soliman II, lider del Imperio Otomano. Esta batalla ocurriría en Mohacs, un pueblo úbicado a 170 kilometros al sureste de las ciudades de Buda y Pest, dentro del territorio húngaro.

Disposición de las fuerzas.

Esta batalla, desarrollada en el contexto de una guerra de agresión otomana, venía además complicada por las divisiones dentro del ejército combinado húngaro, cumpuesto de tropas imperiales, checas, croatas, bohemias y polacas, paises que estaban aliados con Hungría o eran sus vasallos.

Mientras que los checos se negaban a ser comandados por los húngaros, los croatas llegaron tarde a la batalla y los imperiales y polacos estaban sosteniendo su propia guerra contra el Papa, por lo que no estaban en condiciones de apoyar suficientemente a los húngaros. Los bohemios simplemente se negaron a unirse a la batalla, alegando que aquel no era un problema suyo, pese a que supuestamente Luis II también era su rey. Para rematarlo, los húngaros basaban su doctrina de guerra en las cargas de caballería, una tecnica que por entonces estaba claramente desfasada..

Frente a esta disparidad de criterios, los turcos presentaban un ejército unificado, con un mando único y centralizado, sin otros frentes abiertos y bajo el mando de un comandante experimentado, que había podido reunir unas tropas superiores en número a las fuerzas coaligadas. Sus hombres estaban equipados con las armas de fuego mas avanzadas que podía producir el Imperio Otomano y contaban con pequeñas unidades de gran movilidad y poder de fuego.

Resultado NLT

Hungría sufrió la mas estrpitosa de las derrotas. Una arremetida frontal otomana acabó con cualquier vestigio de resistencia y con el propio rey, aniquilando virtualmente a todo el ejército hungaro con una brutal combinación de artillería y fuego cerrado de mosquetes.

Resultado alterno.

En lo mas crudo de la batalla, Luis II ordenó a sus tropas retirarse, en vez de a los pantanos cercanos al Danubio, a la cercana ciudad de Mohacs. Habiendo comprobado que las cargas de caballería no servían de nada, optó por retirarse a una posición que no hiciera tan facil batir a sus tropas como era aquella llanura.

Con los otomanos pisandoles los talones, los restos del ejército húngaro llegaron a la ciudad y se refugiaron dentro, llevandose con ellos todos los cañones que pudieron encontrar. Una vez dentro, se prepararon para resistir el asedio, sabiendo que los otomanos no disponían de embarcaciones para impedir el trasiego de suministros por el Danubio.

La batalla había pasado a convertirse en un sítio de dificil resolución. Únicamente la llegada de refuerzos para una u otra parte lo resolvería.

Tres dias mas tarde, cuando ya nadie contaba con ellos, llegaron las escasas fuerzas bohemias leales a Luis II, apoyadas por refuerzos húngaros que habían conseguido por el camino. Conocedores de las técnicas modernas y equipados con armas de fuego, atacaron a los sitiadores por el costado, logrando pillarlos por sorpresa. Esto permitió que una salida de las fuerzas coaligadas terminara de dislocar el dispositivo otomano.

Suleiman II se libró por los pelos de ser capturado y logró huir fuera de las fronteras húngaras con los restos de sus tropas, prometiendo volver a vengarse.

Primeras medidas

Se había ganado la batalla, pero no la guerra; el territorio otomano aun estaba intacto y solo era cuestión de tiempo que Suleiman regresara con un ejército aun mas grande que el anterior. Luis II así lo comprendió, de modo que decidió prepararse para ello.

Su humor no mejoró cuando le informaron de que una sublevación en Bohemia había proclamado un nuevo rey, asi como de que en Transilvania los nobles locales habían elegido a Janos Szapolyai como Rey de Hungría, dandole por muerto en el combate. Era de suponer que, cuando se enterasen de que seguía vivo, se produjera una guerra civil.

En estas circunstancias, Su Majestad ordenó a sus generales poner en practica lo aprendido en Mohacs. Ya no habría mas cargas de caballería; en su lugar, se adoptarían las formaciones otomanas. Eso requería reentrenar a las tropas y conseguir material para armas de fuego; incluso contando con los pertrechos que Suleiman había olvidado, era claramente insuficiente.

La Reforma húngara

Con una población mayoritariamente afín a la Reforma, y pese a la repugnancia que a los nobles leales al Rey inspiraba el protestantismo (religión del usurpador Janos Szapolyai), Hungría se orientó hacia esta religión.

La motivación sería triple: la expropiación de los recursos de la rica Iglesia Católica Húngara sanearía las arcas del reino. Por otra parte, la población estaría mas dispuesta a apoyar guerras contra "herejes" con sus impuestos y sus propias personas como soldados. Y por tercero, la apertura a los intelectuales protestantes favorecería el desarrollo de las infraestructuras húngaras.

Luis III, sucesor de Luis II, lo vió claro: en 1549, rompió con la Iglesia Católica y proclamó su adhesión a la causa protestante. Consecuentemente, Hungría participaría en las guerras de religión en el lado protestante, junto a Inglaterra y otras naciones que habían hecho suyas las tesis de Lutero.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.