Historia Alternativa
Advertisement

Princesa real de Quito, con el trato de Su Alteza Real, fue un título nobiliario del Reino de Quito que se otorgaba de manera exclusiva a una de las hijas no herederas de un monarca en funciones, aunque también se podía distinguir con éste honor a una de sus nietas.

Se trataba de un título de gracia, es decir que el monarca podía o no, distinguir con el mismo a una de sus hijas o nietas legítimas. De igual forma, solo podía existir una persona titulada a la vez; es decir que si una princesa real permanecía con vida, el título no podía volver a ser entregado hasta la muerte de la anterior. Por derecho, una princesa real conservaba también el honor de gran duquesa de Quito.

Historia

El título fue creado por el rey Juan Pío para su única hija, Rosa, a quien deseaba distinguir con un rango equiparable al del príncipe de Quito aunque no fuese la heredera. Es por ello que las princesas reales estaban en un rango similar a éste último, y no inferior, aunque no hayan tenido posibilidades de acceder al trono.

La única ocasión que una princesa real fue heredera del trono quiteño, sucedió cuando la misma princesa Rosa se convirtió en sucesora inminente de su hermano Carlos I; y ya que su el título era equiparable con el de princesa de Quito, lo siguió usando hasta su propia investidura como reina, en 1857.

Lista de princesas reales de Quito

  • Rosa de Quito, entre 1810 y 1857.
  • María Luisa de Quito y Prusia, entre 1857 y 1900.
  • Carolina de Quito, entre 1903 y 1932.
  • Alejandra de Quito, entre 1935 y 1937 (extraoficialmente hasta su muerte, en 1999).

Véase también

Advertisement