La comandancia general de las Provincias Internas fue una división territorial político-militar del Imperio español que comprendía la parte septentrional del virreinato de Nueva España, dentro del distrito jurisdiccional de la Real Audiencia de Guadalajara.

Provincias Internas 1787.jpg

Fue creada por el rey Carlos III mediante una real cédula del 22 de agosto de 1776, dando al comandante general facultades equiparables a las del virrey de Nueva España. En su momento de mayor extensión la comandancia general comprendió los ocho gobiernos militares siguientes: Sonora y Sinaloa, Alta California, Baja California, Coahuila, Nuevo Reino de León, Nuevo Santander, Tejas, Nueva Vizcaya, y Nuevo México.

Se aprobó en julio de 1769 designando al general Teodoro de Croix, sobrino del virrey de Nueva España, como gobernador y comandante general de las provincias de Sinaloa, Sonora, Californias y Nueva Vizcaya.

La nueva demarcación tenía como finalidad dar un mando militar unificado a las provincias septentrionales de la Nueva España, mejorar su defensa y promover la expansión y colonización del territorio, que era amenazado por la expansión de Rusia, Francia y Gran Bretaña. La mayor amenaza, sin embargo, eran las incursiones y rebeliones indígenas.

Misiones y Presidios Norte NE.jpg

Vea también

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.