Historia Alternativa
Advertisement
Symbol wait Este artículo es una propuesta para la historia Estados Unidos de Hispanoamérica.
Reino de Quebec
Quebec

Historia Alternativa: Estados Unidos de Hispanoamérica

Equivalente en NLT: Quebec
Bandera Escudo de Armas de Quebec
Bandera Escudo de Armas
Localización de Quebec
Localización de Quebec
Capital: Ciudad de Quebec
Ciudad Principal: Montreal
Idioma: Frances
Religión: Catolicismo
Tipo de gobierno: Monarquía Constitucional Parlamentaria
Rey de los Quebecitas: Felipe Napoleón I
  Casa real: Casa de Orleans-Bonaparte
Primer Ministro de Quebec:
Población: 32,564,873 habitantes
Independencia: de Reino Unido
  declarada: 13 de marzo de 1850
  reconocida: 15 marzo de 1850
Moneda: Amero
Gentilicio: Quebecita
Organizaciones: CN, CS


Quebec, oficialmente conocido como Reino de Quebec, es un estado monárquico constitucional ubicado en la región noreste de América del Norte, cuya capital está ubicada en Ciudad de Quebec. Sus fronteras se encuentran organizadas al oeste con Canadá, al este el Océano Atlántico, al sur con Estados Unidos y al norte con la región de Grandes Lagos.

Es la única nación francófona de América, conocida por su enorme patriotismo y nacionalismo. Es la 5ta economía del continente, su sistema político es una de las más estables y transparentes del continente y posee un nivel de riqueza económica elevada.

Historia[]

Situación de Quebec[]

Durante estos años, la región de Quebec se encontraba en un considerable descontento tras la progresiva marginación y segregación presente dentro de Canadá, esto dio lugar a un constante malestar dentro de la población, la cual se veía privada de oportunidades en la administración pública dado que los puestos en cargos públicos dentro del propio Quebec estaban llenos de puros funcionarios de habla inglesa que marginaban a cualquier habitante de habla francesa y los pocos dentro de estos se encontraban completamente apartados de funciones importantes, esto sumado de la privación de crecimiento económico para los comerciantes y artesanos locales que estaban completamente desfavorecidos frente a los comerciantes de habla inglesa, lo cual llevo a que muy pocos comercios de habitantes quebecitas pudieran ser capaces de prosperar.

Esto se vio agravado con la revolución industrial y la enorme cantidad de problemas económicos que estaban causando una considerable pobreza dentro de la región, creciendo en miseria y abandono que hicieron que el 48% de los habitantes de Quebec vivieran en la pobreza e incluso miseria más deplorable. Este estado de marginación fue callado por las autoridades inglesas que hicieron cuanto pudieron para hacer de la situación un problema menor. Esta situación llevo finalmente a que altos miembros de la aristocracia comenzaran a pensar en la posibilidad de la independencia como una opción para la prosperidad y libertad de la nación. Inspirados en las independencias de Hispanoamérica y Estados unidos donde habían triunfados las ideas de la libertad y el poder y crecimiento que ambas naciones habían desarrollado a lo largo de años.

La posibilidad de una posible independencia se comenzó a ver como plausible cuando parte de la aristocracia de la región tenía como socio comercial en Hispanoamérica a la Villa Napoleón, donde la Familia Bonaparte se había instalado tras su caída en Francia y donde se habían establecido como ricos señores de la ciudad y siendo de las familias más ricas del país entero. Por ello, se vio una posibilidad de desarrollar la independencia de la región bajo esta familia que había llevado a Francia a su mayor apogeo. Por ello, un grupo de 12 aristócratas de las más importantes familias de Quebec se embarcaron para dar su propuesta a la Familia Bonaparte.

Familia Bonaparte y la independencia[]

Napoleón II

Napoleón II Bonaparte, sería el arquitecto de la financiación y apoyo de la independencia de Quebec.

Tras exiliarse en Hispanoamérica, Napoleón I se había asentado en la región de Centroamérica, fundando la Villa Napoleón una ciudad importante que comenzó a crecer de manera rápida, sumado a los más de 5000 soldados franceses que habían desertado en la Campaña de Nicaragua, sumado también a más de un millón de partidarios napoleónicos venidos desde Europa. La ciudad creciendo de manera rápida, con las buenas relaciones de Napoleón con los proceres hispanoamericanos (Simón Bolívar y Agustín de Iturbide principalmente) permitió a Napoleón y su pequeña ciudad crecer hasta convertirse en una de las polis más importantes de todo el país. Napoleón I murió para 1830, habiendo dejado a su hijo migrado de Europa, Napoleón II una riqueza considerable y una influencia considerable en la política local. La ciudad de Villa Napoleón se convirtió en el centro francófono principal donde los partidarios liberales de todos partes del mundo se reunían.

Para inicios de 1844, Napoleón II en sus reuniones con varios comerciantes de origen quebecitas supo de la deplorable situación de los habitantes de la región. Se le indico que las elites estaban buscando ayuda para planear una insurrección y emanciparse de Gran Bretaña y constituirse como una nación independiente. El líder de los Bonaparte debatió la situación a profundidad, ya que la misma propuesta era muy peligrosa, ya que, a pesar de su poder económico y contactos políticos en Hispanoamérica, Napoleón II era poco probable que pudiera realizar una insurrección a través de su propia autoría. Igualmente, el cabeza de la familia no estaba interesado en apoyar la causa a menos que su familia se viera beneficiada en algo.

Por ello, Napoleón II acepto en ayudar para la causa de Quebec, bajo varias condiciones:

  • Quebec debía convertirse en una monarquía, donde un integrante de la Familia Bonaparte debía de ser coronado como soberano del reino en cuestión.
  • La aristocracia debía de aceptar la total autoridad de la Familia Bonaparte para la preparación y planificación de la insurrección (Napoleón II era veterano de guerra por luchar junto a los hispanoamericanos en campañas en Texas y otros territorios)
  • En caso de que Napoleón II muriese, sería una de sus hijas quien se haría de la corona, aboliéndose la Ley Sálica (Napoleón II tenía 3 hijas, pero no tenía hijos varones que pudiesen heredar el trono)
  • El gabinete de gobierno de Quebec sería formado por una mitad local y otra proveniente de Villa Napoleón, donde de esta forma, se podría contar con miembros leales al monarca y de igual manera, desarrollar las actividades económicas dentro de la Villa que se mantendría como un puerto comercial dentro de Hispanoamérica.

Con estas condiciones, Napoleón II se aseguraba de forjarse un país para su familia, además de que podría de esta forma saldría con grandes ganancias para esta empresa. Igualmente, estaba asegurándose de no correr riesgos, además de que identifico los posibles aliados de la aristocracia local que podrían ser parte del movimiento y posibles aliados en el futuro.

Se firmaría en enero de 1846, el Pacto de Villa Napoleón donde la aristocracia quebecita aseguraba su lealtad a Napoleón II y aceptaba la formación del futuro Reino de Quebec después de la independencia.

Napoleón II busco el apoyo del gobierno hispanoamericano para la empresa, en estos años gobernaba en su segundo mandato Antonio José de Sucre, quien era conocido del líder de la Casa Napoleón. El presidente fue contactado por Napoleón II en una de sus visitas a Caracas, allí dio a conocer las distintas reuniones de Napoleón II y la aristocracia de Quebec para realizar una insurrección para liberar el territorio de la influencia británica. La propuesta fue hallada por el presidente como un enorme problema, ya que Sucre era partidario de una relación amistosa con Reino Unido y a pesar de la situación de Quebec y su población, el presidente se mostró bastante renuente en apoyar la propuesta, aunque esto no evito que varios miembros del país se vieran interesados en la posibilidad de debilitar a Reino Unido en América y ganarse un posible aliado en el continente. Entre ellos, estaban Francisco de Paula Santander, Juan Manuel de Rosas, Juan José Flores entre otros quienes ante la posibilidad de forjar un nuevo aliado en la región les permitió la oportunidad comercial que podría forjarse al apoyar la independencia de Quebec.

Por ello, Napoleón II fue haciéndose de apoyos dentro de los círculos del Partido Liberal y Conservador, quienes buscaban debilitar la influencia de Gran Bretaña en la región del norte de América. Igualmente, el apoyo a la Familia Napoleón era palpable dentro de la aristocracia y elite del país, debido a su importancia en la guerra de independencia y también, la propia reputación de Napoleón II quien había participado en la represión de la Rebelión de Texas, ante lo cual, el líder de la Casa Napoleón se vio ayudado de la población bonapartista de origen francés de la ciudad, quienes estaban interesados en apoyar a sus hermanos de Quebec, empezando en secreto a formarse una legión compuesta de partidarios bonapartistas quienes esperaban ayudar a vencer a los británicos.

Revolución de Quebec (1848-50)[]

Alzamiento Nacional[]

Ejército voluntario Bonapartista[]

Batalla de Ciudad de Quebec[]

Conquista de Montreal[]

Tratado de Santo Domingo[]

Reino de Quebec[]

Tras la firma del Tratado de Santo Domingo, Quebec volvió a ser independiente con las tierras ya demarcadas bajo su anterior estado. Como había sido pactado por los dirigentes de la independencia, la nación se transformó un reino bajo el gobierno de la entonces Luisa María Napoleón, la primogénita de Napoleón II y la cual había sido aceptada como reina del territorio.

Primeros años[]

Unión de la Casa Bonaparte y Orleans[]

Crecimiento[]

Constitución de 1882[]

Industrialización tardía[]

Siglo XX[]

Neutralidad en la Primera Guerra Mundial[]

El estallido de la Primera Guerra Mundial en Europa llevo a la nación a proclamar la neutralidad durante el conflicto. Si bien en Quebec había un gran porcentaje de personas que deseaban establecer un apoyo directo hacía Alemania, la situación de la nación para realizar una campaña en Europa se consideró innecesariamente costosa. Igualmente, las relaciones franco-quebecitas no habían quedado en buen término después de la Crisis de Fachoda, que llevo a la nación a ponerse de lado de Francia, lo cual llevo a la militarización de la frontera con Canadá y que casi estallo en una guerra producto de las tensiones entre los partidos que apoyaban la acción bélica. Quebec, por tanto, adapto una postura totalmente neutral manteniendo las relaciones con los bandos pudiendo comerciar tranquilamente entre las alianzas beligerantes. Esta postura fue mal recibida tanto por los franceses como los quebecitas más belicosos quienes buscaron el apoyo de la nación americana cuando la situación de Francia empeoraba durante la campaña de 1916-17. La neutralidad de Quebec llevo a cierta presión de los británicos para empujar a la nación hacía la guerra con la intención de inmiscuirla en el conflicto.

Sin embargo, la postura tanto del Rey Napoleón José I se mantuvo orientada hacia la neutralidad que fue apoyada por el gobierno en su mayoría. Esta situación casi se volcó cuando los alemanes reactivaron la guerra submarina sin restricción y causando grandes problemas para el comercio quebecita, con la perdida de dos mercantes en los meses de junio y octubre de 1917. A pesar de estos incidentes, la nación mantuvo su lugar como potencia neutral. La finalización de la guerra en 1918 fue vista con agrado por muchos quebecitas ante la victoria contra los alemanes. Mientras que la nación a pesar de los ataques submarinos pudo mantener sus ingresos comerciales de manera estable e incluso con una incremente de las ganancias al ser una de las pocas naciones que habían mantenido su neutralidad durante la guerra como España u Holanda.

Le Belle Epoqué[]

Gran Depresión[]

Segunda Guerra Mundial[]

Acorazado Richeliu en la Bahia de Montreal

Acorazado Richelieu en la Bahía de Montreal, el acorazado deserto a Quebec tras la Caída de Francia, serviría como buque insignia de la Real Marina durante 30 años.

El estallido de la guerra en Europa fue inicialmente observado con neutralidad por Quebec. Sin embargo, la Caída de Francia causo que los restos de las fuerzas armadas que se habían negado a jurar lealtad a la Francia de Vichy se abocaron en desbandada hacía América. Liderados por el General de la ahora Francia Libre, Charles De Gaulle, más de 20,000 soldados desertaron en dirección a Quebec, naves de la Marine Nationale francesa se dirigieron igualmente en el conocido Gran Escape a Quebec, donde fueron perdidos varios buques. El más importante fue el Acorazado Richelieu, el cual fue adoptado por la Real Marina de Quebec como su buque insignia tras ser internado en Montreal.

Alemania declaro la guerra a Quebec en agosto de 1937, al negarse la nación a devolver los buques y a entregar a los desertores. Quebec fue la única nación americana en enfrentarse en un primer momento a los alemanes, sufriendo fuertemente el reino cuando los submarinos alemanes atacaron a las aguas nacionales, incluyendo la incursión del acorazado Bismarck y el crucero pesado Blücher que causaron estragos en la navegación antes de que el Richelieu junto a varias unidades auxiliares los hicieran retirarse en el Combate de Groenlandia en marzo de 1938.

Guerra Helada[]

Actualidad[]

Gobierno y política[]

Relaciones exteriores[]

Fuerzas Armadas[]

Organización territorial[]

Advertisement