FANDOM


En construcción.

PDD: El rey de Francia encabeza él mismo los ejércitos hacia París, evitando que los revoluicionarios tomen la bastilla pero causando una tremenda carnicería.


Las noticias de la masacre realizada por los ejércitos encabezados por el propio rey de Francia sobre la capital se esparcen por todo el reino causando más revueltas. Éstas estallaron en especial en Aquitania, Lorena y Provenza, siendo los núcleos principales Burdeos, Marsella y Nancy. El objetivo de las protestas era derrocar al rey por ser demasiado sanginario y lo catalogaban de sádico (eso creían los revolucionarios, simple propaganda para reclutar más soldados). Luis XVI mandó a los soldados, que tomaron Nancy y acabaron con la revuelta en Lorena en 3 meses, pero en el sur la revuelta se extendió enormemente. Un ejército francés de 2,400 hombres falló en tomar Lyon siendo repelido por una guarnición de sólo 300 revolucionarios que en una rápida contraofensiva ocuparon todo el lado sur del río Loira excepto Orléans.

Luis pidió ayuda al emperador Maximiliano de Austria, que aceptó enviar tropas de apoyo desde Milán porque Luis estaba casado con una Habsburgo. Los austríacos invadieron Francia a través de los Alpes y capturaron Tolón llegando hasta Marsella, pero siendo detenidos. Otro ejército austríaco desde los países bajos alejó a los revolucionarios de Orléans. En París, el rey creía que los austríacos no tenían demasiado buenas intenciones, y trató de buscar el apoyo de España, que aceptó e invadió Francia por el sur, capturando Perpiñán, Pau y sitiando Tolosa. España se anexionó el Rosellón con pequeñas protestas de Francia, temiendo la ruptura de los Pactos de Faimilia (alianzas militares franco-españolas). La revuelta fue totalmente suprimida en Noviembre de 1790 con la caída de Burdeos y la posterior ejecución de los líderes rebeldes.

Guerra de Haití

La guerra había dejado una Francia débil, con la mayoría de sus fortalezas ahora bien conocidas por su principal enemigo, Austria. Francia debía de modificar las fortalezas, pero carecía totalmente de fondos por la guerra y la crisis económica que ya sufría. La solución fue buscar nuevas formas de conseguir un mayor comercio, en especial el de esclavos. Francia fundó pequeños fuertes en la Costa de Oro y Guinea, haciendo la competencia a los Portugueses y Holandeses que ya tenían fuertes allí. Casi todos los esclavos fueron enviados a Haití, dónde se reunieron con algunos líderes de la ya ocurrida revolución contra el rey y estos les convencieron de que les apoyaran en un intento de rebeldía. Una insurrección de los esclavos negros armados por los terratenientes blancos se inició en 1793 en contra del gobierno francés. Francia, que tenía una flota adecuada y un ejército aún respetable reaccionó rápidamente, pero la revuelta fue imposible de parar. EE.UU. ofreció armas a los rebeldes con el fin de evitar una mayor influencia del absolutismo sobre el nuevo continente. Gran Bretaña descubrió esto y en respuesta invadió Haití, que Francia consideraba como propio. Francia no estaba para nada en condiciones de seguir con la lucha, y decidió simplemente abandonar la isla. España decidió intervenir una vez que Francia se retiró con el fin de recuperar la totalidad de la Española. España también invadió Haití y capturó armas estadounidenses, amenazando a EE.UU. para que se mantenga fuera de la guerra. Inglaterra dio la misma respuesta y los EUA temiendo una guerra perdida contra España e Inglaterra dejó de vender armas a los haitianos, que se rindieron finalmente para 1796. Ahora quedaba el asunto de que hacer con Haití, pues Francia abandonó la zona y el territorio estaba dividido entre Españoles e Ingleses al final se decidió por entregar Haití a España, hecho que tensó más las relaciones hispano-francesas debilitadas tras la anexión del Rosellón, pero el enfrentamiento no llegó a mayores.

Ahora Francia solo poseía 4 colonias en las Américas: San Pedro y Miquelón (Una pequeña isla debajo de Terranova), Guadalupe, Martinica y la Guayana Francesa, además de algunas posesiones africanas (Costa de oro y Senegal) y las colonias comerciales en la India.

La Europa de principios del siglo XIX

Al igual que en NLT, Polonia había sido dividida entre Rusia, Prusia y Austria en 1795, y sin el Sacro Imperio debilitado por las guerras revolucionarias francesas, los intentos de revolución polaca fallaron sucesivamente. Las ideas del nacionalismo ilustrado no se extendían adecuadamente por Europa al seguir todas sus naciones controladas por estados absolutistas y totalitarios (excepto las notables excepciones de Gran Bretaña, Suiza, Venecia y Holanda). En 1800 se firmó el acta de unión entre el reino de Irlanda y el de Gran Bretaña, dando lugar al año siguiente al Reino de Gran Bretaña e Irlanda. En 1805 hubo un intento de expulsar a los Otomanos de Egipto, que fracasó pero acabó con la instalación de un reino vasallo egipcio bajo la dinastía de los Alí. En 1806 Egipto invadió Hejaz para expulsar a los árabes saudíes y llegar a tomar Riad en 1808, acabando con el reino saudí. Debido a que Napoleón nunca invadió España, las américas siguieron fieles al régimen del rey, y cualquier negación a hacerlo era reprimida por el ejército. En la década de 1810, las principales potencias Europeas buscaron expandir sus colonias en África y Asia y enviaron las primeras expediciones al interior de África; Holanda reclamó la mitad de Australia la cual le fue concedida por Gran Bretaña a cambio de respetar los derechos comerciales ingleses en la India y África; y en 1817 los franceses atacaron los fuertes holandeses en la Costa de Oro quedándose con su colonia. Este hecho causó una corta guerra franco-holandesa en la que Austria se vio arrastrada cuando ambos bandos invadieron los países bajos austríacos aunque no hubo ningún resultado decisivo y Francia se quedó con sus pretensiones en África. En 1814, EE.UU. le propuso a España comprar Luisiana por 27.000 dólares. España aceptó el trato con la condición de que Estados Unidos no hiciera ninguna reclamación sobre Florida o el territorio de Oregón (el cúal sería oficialmente divido entre España y Gran Bretaña en 1856 por el paralelo 52).

Gran Guerra Turca

El Imperio Otomano retenía aún un enorme ejército, una armada considerable y sobre todo una ansias expansionistas enormes. Ellos (con notable ayuda egipcia) atacaron los reinos del Sudán en 1824 y los conquistaron. Su siguiente objetivo sería invadir la península itálica y iniciaron un ataque hacia Malta en Octubre de 1827. Los otomanos asaltaron repetidamente la fortaleza de la Valleta y los caballeros de la Orden de Malta repelieron los asaltos uno tras otro. Venecia, España y Austria se ofrecieron como garantes de Malta y amenazaron a los otomanos con una declaración de guerra si no se retiraban. Los otomanos se negaron y atacaron las islas jónicas y la posesión española de Orán. Rusia declaró la guerra al Imperio Otomano e invadió Besarabia mientras los austríacos sitiaban Belgrado. En Marzo de 1829 la flota combinada hispano-veneciana destruyó a la Otomana en la bahía de Trípoli (Fue conocida esta batalla como la segunda batalla de Lepanto), sin su flota, los otomanos estacionados en Malta fueron masacrados perdiendo 17.000 soldados. Los españoles aguantaron el sitio de Orán durante 3 meses hasta que la ciudad cayó solo para ser recuperada en Octubre de 1828 y tras esto los españoles invadieron Algeria que conquistaron para Marzo de 1829. Un desembarco Veneciano en Abril recapturó la islas jónicas y seguidamente asaltaron la península del Peloponeso, dónde encontraron un amplio apoyo de la población griega local, que proclamaron un estado helénico. La revolución se extendió por todos los balcanes al paso de los ejércitos ruso-austríacos que ya habían cruzado el Danubio y se acercaban a Sofía y Nis. Un golpe en Egipto expulsó finalmente a los otomanos de allí. En 1830 los Españoles invadieron Túnez y enviaron expediciones a la isla de Creta, que se conquistó en 1 mes. Los greco-venecianos y ruso-austríacos hicieron contacto en Tesalónika y los otomanos indignados tuvieron que pedir la paz o perderían más territorio. En el tratado final, Malta le fue entregada al Reino de las dos Sicilias, España obtenía Algeria, a Venecia se le entregaba Creta y el puerto de Durres en Albania. Austría se anexionó Bosnia y todos los vasallos otomanos se declararon estados soveranos, incluyendo 3 estados nuevos, Grecia, Bulgaria y Egipto. Los Rusos obtuvieron Besarabia y partes del cáucaso otomano. Tras esta guerra Europa veía como un antiguo poder se desvanecía y las potencias antiguas volvían a resurgir.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.