Historia Alternativa
Advertisement

La Revolución rusa de 1905 fue una ola de agitación política de masas a lo largo de grandes zonas del Imperio ruso ocurrida a lo largo del año 1905.

Causas[]

Algunos de los altercados estaban dirigidos contra el gobierno, otros simplemente carecían de objeto más allá de reclamos muy puntuales de la clase obrera o del campesinado. Se dieron casos de terrorismo, huelgas de trabajadores, disturbios campesinos y motines militares, teniendo todos en común una insatisfacción popular generalizada hacia el régimen del zar Nicolás II de Rusia. La revolución condujo al establecimiento de una monarquía constitucional muy limitada y a la Duma Estatal del Imperio ruso.

Inicio[]

El 9 de enero de 1905, día conocido como «Domingo Sangriento», hubo una marcha pacífica de protesta de obreros en San Petersburgo. El objetivo de la marcha era entregar al zar una petición de mejoras laborales, y la formaban familias trabajadoras enteras. Iba encabezada por un sacerdote, el clérigo Georgi Gapón y no respondía a ninguna consigna política: era fundamentalmente obrera y campesina, al punto que numerosos obreros avanzaban llevando íconos religiosos y cruces, sin armas.  La manifestación fue salvajemente aplastada por soldados de infantería y tropas cosacas, apostados enfrente del Palacio de Invierno.

Razones[]

La represión del "Domingo Sangriento" hizo posible que muchos elementos de la sociedad rusa emprendieran una protesta activa. Cada grupo tenía sus propios objetivos, e incluso dentro de clases similares no existía un liderazgo predominante. Los principales colectivos movilizados fueron los campesinos (razones económicas), los obreros (razones económicas y antiindustrialismo), los intelectuales y liberales (en lo concerniente a los derechos civiles), las fuerzas armadas (razones económicas) y grupos étnicos minoritarios (libertad cultural y política).

Huelga[]

Más de 400 000 trabajadores se habían unido a una huelga general en la capital rusa a finales de enero de 1905. Esta actividad se propagó rápidamente a otros centros industriales en Polonia, Finlandia y la costa báltica. El 13 de enero, en Riga, murieron 70 manifestantes en una batalla campal con la policía imperial y, unos cuantos días después, en las calles de Varsovia, 100 huelguistas fueron disparados por tropas imperiales. En febrero hubo huelgas en la cuenca minera del Cáucaso y en abril en las fincas y minas de los Urales y más allá de la cordillera.  En marzo, todas las universidades fueron obligadas a cerrar hasta fin de año en tanto docentes y alumnos eran "animadores" de las huelgas y protestas, haciendo que se unieran estudiantes radicales a los trabajadores en huelga.  Para el 13 de octubre estalló una huelga general de los ferrocarriles: no habría ningún tren en activo en todo el Imperio ruso.

Nacionalistas[]

Los grupos nacionalistas estaban furiosos a causa de la rusificación llevada a cabo desde el reinado de Alejandro II. Los polacos, fineses y las provincias bálticas reivindicaban la autonomía.  Los colectivos musulmanes también fueron especialmente activos (el Primer Congreso de la Unión Musulmana se celebraría en agosto de 1905).

Fin[]

Los disturbios acabaron en diciembre con un repunte final en Moscú. Entre el 5 y el 7 de diciembre, un comité bolchevique forzó una huelga general mediante amenazas a aquellos que no la respetasen. El Gobierno envió tropas el día 7, dando comienzo a una cruenta batalla calle por calle. 

Tras haber demandado una liberalización más profunda, y servido como plataforma para «agitadores», la Primera Duma fue disuelta por el zar en julio de 1906. 

Vea También[]

Advertisement