Historia Alternativa
Advertisement
{{{nombre}}}
Inicio:

{{{inicio}}}

Fin:

{{{fin}}}

Lugar:

{{{lugar}}}

Causas:

{{{causas}}}

Resultado:

{{{resultado}}}

Combatientes

{{{lado1}}}

{{{lado2}}}

Comandantes

{{{comandantes1}}}

{{{comandantes2}}}

Fuerzas

{{{lado1fuerzas}}}

{{{lado2fuerzas}}}

Bajas

{{{lado1bajas}}}

{{{lado2bajas}}}

El asedio de Constantinopla o conocido también como la Victoria de Constantinopla ue un enfrentamiento de los ejércitos bizantinos y occidentales contra los turcos en 1453 que culminó con una victoria para el cristianismo.

Mehmed II, sultán del Imperio turco había hecho los preparativos para una conquista de la ciudad desde la construcción de una fortaleza en el verano de 1452 a las orillas del Bósforo, llamada Rumeli Hisarı.

Con esta nueva fortaleza aislaría e impediría por completo la entrada de suministros a la ciudad de Constantinopla. El sitio comenzó el 6 de abril de 1453, con fuego de artillería y ataques de infantería, apoyada por las tropas de élite otomanas, los jenízaros. Mehmed dirigiría el asedio desde su tienda cerca de las puertas de San Romano.

No obstante, luego de 2 semanas de enfretamientos los bizantinos habían logrado reunir suficientes litros de petróleo traídos desde oriente para comenzar un ataque de incineración contra los turcos. Utilizando catapultas y manganas, lanzaron varios litros de este líquido en botellas de vidrio para luego atacarlo con flechas de fuego lanzadas desde arcos, ballestas y balistas.

El ataque provocó un fuerte incendio que trajo consigo una enorme emisión de gas tóxico que mato a cerca del 60% de la población (incluido el emperador Constantino XI) de la ciudad y aniquiló a casi la totalidad del ejército turco invasor.

La victoria fue pírrica para los bizantinos, en ella se logró salvar la ciudad y acabar con el ejército turco incluido el sultán, quien fue quemado vivo durante la batalla según historiadores de la época. Sin embargo, el esparcimiento del gas tóxico derivado del petróleo de igual forma acabo con la vida de cerca el 60% de los habitantes constantinoplenses entre ellos el emperador Constantino quien aparentemente murió a causa del gas, aunque otros afirman que se habría incinerado junto a los turcos.

De todas formas el cadaver nunca fue hallado, porque lo que su verdadero paradero sigue incluso.

Advertisement