Historia Alternativa
Advertisement

El Sudán Anglo-Egipcio se refiere a la manera en que Sudán fue administrada desde 1899, cuando era un condominio del Jedivato de Egipto y el Reino Unido. Era un país de África, situado al noreste del continente y su capital era Jartum o Kartum.

Egipto-Sudán 1910

Población[]

La población de Sudán es una combinación de africanos indígenas con lengua madre nilo-sahariana y descendientes de emigrantes de la península arábiga. Debido a un proceso de arabización, común al resto del mundo musulmán, la cultura árabe predomina en Sudán. La mayoría de la población profesa el islam. Sudán tiene 597 tribus que hablan unas 400 lenguas y dialectos diferentes y tiene dos principales grupos culturales —africanos negros arabizados (pero también algunos árabes egipcios, no negroides) y africanos negros no árabes— con cientos de divisiones étnicas y tribales y grupos lingüísticos, lo que hace que la colaboración efectiva entre ellos sea un problema grave.

El 90 % de la población trabaja en el sector agrícola.

Geografía[]

Sudán está situado en el norte de África, a orillas del mar Rojo. El río Nilo cruza el país de sur a norte. En el centro se encuentra una gran llanura, bordeada al este y al oeste por montañas. En el sur el clima es tropical, mientras que en el norte es desértico, donde las temperaturas sobrepasan diariamente los 42 °C.

Sudán angloegipcio

Historia[]

Con la apertura del canal de Suez en 1869, la importancia económica y estratégica de Egipto y Sudán aumentó de forma exponencial, atrayendo la atención imperial de las Grandes Potencias, en particular el Reino Unido.

En 1882, a invitación de Tewfik, jedive de Egipto, los británicos bombardearon la ciudad egipcia de Alejandría y el puerto principal de Sudán y, posteriormente, invadieron el país. Las fuerzas británicas derrocaron al gobierno Orabi en El Cairo y procedieron a ocupar el resto de Egipto y Sudán en 1882. Aunque oficialmente la autoridad de Tewfik había sido restaurada, en realidad, los británicos tomaron el control de gran parte de Egipto y de los asuntos sudaneses.

En 1885 la presencia militar británica en Sudán era relativamente limitada y, finalmente, estalló la revuelta. La rebelión en Sudán, encabezada por el líder religioso sudanés Muhammad ibn Abdalla, el autoproclamado Mahdi (El Guiado), era a la vez político y religioso. Abdalla no quería sólo expulsar a los británicos, sino derrocar a la monarquía, considerada como laica y apoyada por Occidente, y sustituirlo por un gobierno islámico puro. Las fuerzas de Tewfik y las del Reino Unido se vieron obligadas a retirarse de casi toda Sudán con Abdalla estableciendo un Estado teocrático.

Lord Kitchener dirigió campañas militares en Sudán desde 1896 hasta 1898. Con la superioridad militar , los británicos obligaron a Egipto a aceptar el control británico en Sudán. Considerando que la influencia británica en Egipto era oficialmente de asesoramiento (aunque en realidad era mucho más directo), los británicos insistían en que su papel en el Sudán se formalizará. Así, se alcanzó un acuerdo en 1899 estableciendo el gobierno anglo-egipcio, en el que Sudán será administrado por un gobernador general nombrado por Egipto con el consentimiento británico.

Nueva Rebelión[]

Cuando el 1º de julio de 1910 estalla la Revolución Nahda (Renacimiento) en El Cairo, los dirigentes sudaneses aprovechan la situación.

Véase También[]

Advertisement